Saludos! Aqui me reporto, Marionette of the life.

Como lo comenté en el fic navideño, les traigo una secuela de "La persona oculta bajo la máscara de hielo", agradezco a todos los que me sigieron en ese fic n_Bueno, el sumary no esta bien., lo sé. Bueno, como saben, las profecías pueden ser buenas o malas, pero habrá una que caerá en manos de una titán, involucrando a todas sus amigas más cercanas, tambien a sus amigos. La demonio encerrada en el infierno, aquella que quería liberar Idkazun, despertará y vendrá a causar caos a la Tierra. El camino estará lleno de cruda realidad y sacrifios ¿Lo podrá soportar y enfrentarse a ella?

Esta historia estará narrada a puntos de vistas de varios, no solo yo

~...~ (Es por quien es narrado)

Capítulo 1 "Pesadilla y cambios"

~Raven ~

Me encontraba en un sitio completamente destruido y desconocido para mí. Era un mundo distinto, no estaba en la Tierra o en Azarath, de eso podía estar segura; este lugar era una zona repleta de un bosque espeso de un tono muy oscuro y varios árboles derribados o calcinados, el cielo era un carmesí algo oscuro, casi como la vital sangre. Me encontraba en las afueras del bosque con un gran lago al frente que refleja el cielo sangriento. En la orilla del lago había dos sábanas cubriendo dos cuerpos inertes. Al acercarme a ellos, me percaté de algo que me dejó realmente asustada: uno de los cuerpos sujetaba un comunicador titán en la mano sin vida. Quería saber si era alguien que yo conocía, así que tomé valor y me acerqué al cuerpo con el comunicador para quitar la sábana, cuando de repente…

Desperté de un susto y con una respiración irregular, todo fue una pesadilla. Pero lo extraño es que he tenido este sueño durante días, esto me ha estado atormentando en las noches. Cuando soñé con eso la primera vez, lo dejé pasar, pero no es normal que lo sueñe cada día, de seguro, debe ser una visión, pero ¿Será cierto? Espero que no.

Me levanté y decidí ignorar el sueño de nuevo ¿Qué mas puedo hacer? Si mis amigos se enteran de esto, posiblemente se preocuparían, y eso deseo evitarlo a toda costa. Cuando me alisté, salí de mi habitación, dirigiéndome a desayunar. Llegando, encontré la pelea matutina entre Cyborg y Chico Bestia por el desayuno. Terra se encontraba a un lado con una sonrisa en su rostro, debe de divertirle la situación, ya que estos dos se pelean como bebés. También me percaté de que sólo estaban ellos, faltaban dos.

- Esta vez no vamos a desayunar esa basura llamada tofu ¿Me oíste Bestia? –Dijo Cyborg

- Me toca hacer el desayuno, y este día, el menú es tofu –Le responde Bestia

- No comeré esa basura

- No es basura

- Que si lo es

- Que no

La discusión duró un buen rato con esos dos y solo se escuchaban sus gritos en toda la habitación. Terra suspiró, girando su mirada hacia mí

- Ah, buenos días Raven

- Buenos días. La misma discusión de siempre.

- Exacto

- Por cierto ¿Dónde están Robin y Starfire?

- Quizás estén en el techo, los dos juntitos –Dijo en forma burlona Cyborg

Pero el comentario y la sonrisa burlona de Cyborg desaparecen cuando entra Robin con unos papeles en mano, directo a la cocina por una manzana

- Oye Robin – Le llama Cyborg

- ¿Mm?

- ¿Y tu novia? –Preguntó el otro burlón de sonrisa tonta

- ¿No está aquí? –Voltea la mirada, alzando una ceja

- No. Pensamos que estaban en la azotea. –Dijo Terra

- No, yo estaba en mi habitación revisando los archivos de los criminales de la semana.

- Quizás siga dormida –Respondo sin dejarme notar interés

- Voy a ver –Se dirige a la puerta mientras le daba una mordida a la manzana

- Es hora de que el príncipe despierte a su amada princesa con el primer beso de amor –Dijo Bestia con un tono dramático, vestido como Shakespeare y sosteniendo la calavera en la mano.

Aun de espaldas, se pudo notar una vena en la cabeza de Robin, y no lo pensó dos veces para aventarle la manzana mordida a la cabeza de Bestia, dejándolo aturdido por el impacto. Cyborg reía por la reacción de Robin y lo tonto que se veía Chico Bestia con esa ropa y Terra también rompió a risas por lo sucedido.

- Iré a ver si ya despertó –Dijo aun con el coraje del mal chiste de Chico Bestia, lo cual no me impresiona, ya que este no sabe cuando callarse la boca.

~Starfire~

Desperté abriendo ojo por ojo y levantándome algo lento según yo. Me arreglé lo antes posible para ir a desayunar, ya que mi estómago me pedía alimento. Cuando me alisaba el cabello, escuché la puerta tocar

- Star, soy Robin ¿Ya te levantaste?

- Si, voy enseguida.

Me terminé de arreglar y salí, encontrando a Robin recargado a un lado de la puerta.

- ¿Lista?

- Sí –Respondí con muchos ánimos

Ambos nos dirigimos hacia la habitación principal, y al llegar, somos recibidos por Cyborg y Chico Bestia que aventaban pétalos de rosas en el aire, no entendía porque, pero al parecer a Robin no le gustó, ya que los fulminaba con una mirada a nuestros amigos.

Después del desayuno, cada uno se dedicó a realizar algo diferente: Cyborg y Chico Bestia se pusieron a jugar un videojuego que recién compraron, era uno de carreras, a mi parecer; Terra los acompañaba, viendo el juego, Raven se fue a su habitación a leer, Robin al gimnasio y yo en mi habitación con Zedita a un lado mío. Fui a mi ropero y saqué una caja con un listón verde y la abrí, dejándose ver un kimono muy bonito que me hizo Ángel hace días: era color morado con flores negras y los tallos de estas con un verde oscuro, y la cinta era un lila muy clarito. Cuando me lo puse, sentía que faltaba algo para que se viera mejor; después de un rato de buscar la respuesta, la encontré. Me dirigí a mi peinador, a una cajita musical de madera que me regaló Raven hace poco, lo abrí y saqué mi relicario de corazón dorado. Me lo puse y me mire en el espejo; con esto recordé la noche de navidad, aquella mágica noche en la Robin me lo regaló

*Flashback*

Era una noche nevada muy hermosa; el manto de nieve cubría la torre y la ciudad. Robin me pidió que nos dirigiéramos a la azotea sin que nos vieran, al principio no entendí la razón por la cual Robin estaba sonrojado ¿Qué le daba pena?

Llegando, vimos como los copos seguían descendiendo del cielo oscuro, era muy bello. Yo después le di de regalo una bufanda que había logrado hacer con la ayuda de Ángel

-Starfire

- ¿Si?

Sacó del bolsillo de su bolsillo una cajita y me lo entrega.

- Para ti –me lo dijo con pena –Feliz navidad

- Muchas gracias –le respondí con una sonrisa al tomar la cajita. Al abrirla, descubrí el relicario dorado; esté tenía una grabación en la parte delantera que decía "Robin y Starfire for ever" Muy hermoso

- Ábrelo y verás algo –Dijo de repente Robin, sin ocultar su sonrojo.

Asiento y abro el relicario, viendo con asombro una foto: una foto de nuestro primer beso formal como pareja oficial en Tokio. Al lado había una escritura en cursiva.

Starfire:

Aunque sé que no me expreso

Quiero decirte, al menos aquí escrito

Que en verdad yo te amo

Siempre estaré a tu lado

Es una promesa que siempre te protegeré

Robin

- La fotografía la tomó Cyborg –Responde Robin –Cuando la descubrí, después de reclamarle, se la pedí para el relicario.

- Robin, es muy hermoso –Logro decir –En verdad, muchas gracias

- No hay nada que agradecer. –Me sonríe

*Fin del flashback*

Sonreí por el recuerdo frente al espejo sin dejar de mirar el relicario. Casi no lo uso por temor que en las batallas que tenemos se me caiga y se pierda; esto es algo muy valioso para mí, me dolería perderlo. Sonó la puerta y fui a abrir, encontrando a Robin con una hoja de papel en mano y su mirada en ella.

- Star, recibí un mensaje de los titanes de Tokio, van a venir de visi…- Alza la vista hacia mí

Se quedó viéndome un rato y se sonroja ¿Por que? ¡Por X´hal! Olvidé que traía el kimono.

- ¿Y…esa ropa?

- Ángel me lo mandó hace tiempo y no me lo he probado.

- Ya veo –Mira el relicario y sonríe –Lo traes puesto

- Sí –Le sonrío

Unos momentos después se escucha una nave aterrizando; mi hermana y sus compañeros habían llegado.

~Whitefire~

Aterrizamos nuestra nave y fuimos recibidos por todos. Muchas veces extraño la torre, vivir ahí y con ellos; pero ahora soy la líder de los Titanes Tokio, y en verdad pienso que es mejor así, ya que me agrada el trabajo de mi equipo y su compañía.

- Bienvenidos –Dijo Robin

- Que onda –Saluda K -¿Cómo han ido las cosas?

- Todo en orden

- Como siempre – Dijo Ángel con una sonrisa. Después se dirige hacia Star -¿Y bien? ¿Te mediste el kimono?

- Sí, esta muy bonito, me encantó –Respondió con una sonrisa, la típica sonrisa que la caracteriza.

- Yoka ta (Que alivio), por un momento pensé que no te gustaría.

- No es verdad amiga Ángel, tus diseños siempre son increíbles.

- Me da mucho gusto escuchar eso

- Bueno ¿Van a pasar o no? –Dijo Bestia

Pasamos y una vez en la sala, nos sentamos en el sofá

- ¿Cómo les ha ido con respecto a los criminales de Tokio? –Pregunta Robin

- Nada grave, todo tranquilo, incluso para dormir

- Es bueno saber eso

De la nada aparece Modoki, la pequeña bola blanca con orejas largas y esa esfera lila en la frente; se coloca atrás de Chico Bestia, no se porque y toma aire para decir:

- ¡MODOKI HA VUELTO! –Grita a todo pulmón, dándole un gran susto a Bestia. Él en seguida se convierte en gato y salta hasta el techo, clavando sus uñas en el techo con el pelo erizado; típico gato asustado. Vaya que daba risa su expresión, pero fue más chistoso cuando se nota que el mundo lo odia o simplemente no se sostuvo bien, ya que cae encima de Robin, que no hace falta decir que se quita de encima.

- White, controla a tu cosa –Me reclama Chico Bestia

- No soy cosa, soy Modoki, Chico Animal –Contesta con una vena en la cabecita

- Y ahora yo te digo que soy Chico Bestia –Responde también con vena en la cabeza, realmente la cara se me hacía graciosa.

- Nomás lo dice por responder –Dijo K con tono burlón, aunque no reprimió la risa al ver a ambos.

- Por cierto –Interrumpo –No adivinaran que pasó durante una práctica de hechicería mía

- ¿Qué cosa? –Interroga mi hermana

- Digamos que algo de ADN de alguien, tras un ritual que estaba haciendo, se creó algo nuevo –Explico lo mejor que podía, porque bueno, lo que pasó realmente fue extraño.

- Bueno, déjate de rodeos, dinos que fue –Me reclama Cyborg

- Fue esto –Con un movimiento de manos, hago aparecer una pelota negra en la palma de mi mano

- ¿Una pelota? –Interroga Raven -¿Es para Modoki o qué?

- No exactamente –Responde K –Miren bien

Todos se me acercan y ven que la "pelota" se estaba moviendo. La bola empieza a flotar y se convierte en un Modoki versión negra, sólo que la esfera no tenia color alguno.

- ¿Otra cosa? –Pregunta Chico Bestia

EL pequeño negrito aterriza en mis manos y voltea para todas partes con mirada interrogante.

- ¿Dónde estoy? –Pregunta para luego dirigirme la mirada -¿Dónde me encuentro Zetsubaashi-ojou? (Señorita Zetsubarashi)

- Estás en la torre de los Jóvenes Titanes –Le respondo con sencillez.

- ¿Y qué fue lo que pasó? –Me pregunta Raven

- No sabría describir bien –Le comento –Todo fue causa de un accidente. Verán, intentaba hacer ese hechizo de clonación por medio del hielo, pero Modoki se aparece y un resplandor rompe el hielo que tenía en frente y nos impacta a los dos. Quedé inconsciente un rato y cuando despierto, encontré a la versión negra de Modoki, al parecer el hechizo tomó a Modoki y lo clonó

- Eso fue lo primero que se nos vino a la mente al verla inconsciente, el ritual y la cosa negra –Termina K

- Escuchamos un golpe y fuimos a su habitación –Explica Ángel

- Eso explica todo –Dijo Raven

- ¿Van a conservarlo? –Pregunta Starfire

- No lo sé, ya está uno con nosotros –Respondo –Pensamos que si podrían tenerlo ustedes

- ¿Nosotros? –Pregunta Robin

- Tiene las mismas especialidades de Modoki, pero no tiene dueño –Explico. Señalo la esfera sin color –De lo poco que sé, la esfera toma el color del poder de su dueño.

- Bueno, ¿Y quién se hace cargo de él? –Lo señala Raven

- Pues, White-chan es la dueña de Modoki ¿Qué tal Star-sempai? (Sempai es superior) Para que las hermanas se mantengan al contacto.

- Estoy de acuerdo –Asiente mi hermana –Seré su dueña

La criatura vuela de mi mano hacia las manos de Starfire, mostrando una sonrisa.

- ¿Cuál será mi nombre ojou? –Pregunta el negrito

- Modoki es el nombre de tu otro yo, te pondré…Mokona

La esfera de Mokona se torna verde como los ojos de mi hermana en un santiamén, ante las miradas sorprendidas de todos.

- Ahora que tiene dueña, se torna el color al poder de ella –Explica para despejar duda. –La mía es lila por una mezcla que tengo en mi interior que luego les diré –Les cuento, ya que la historia es extraña, hasta para mí… pero la revelaré después.

- Entendido –Responden todos.

- Oye Robin ¿Puedo hablar contigo? –Logro escuchar a K, pero lo curioso es que sonaba serio

- Claro –Contesta asintiendo Robin

- Pero en otro lugar ¿A la azotea?

- Ok –Escucho su respuesta con cierta duda

Veo a ambos desaparecer por la puerta, dejándome con la duda.

Las cosas van tranquilas ¿Pero cuando empezará todo?

En el proxima capítulo, una declaración será hecha y las cosas se tornarán extrañas a ojos de todos, justo minutos despues de la declaración

Proximo capítulo: "Declaración e inicia los misterios"

Dejen sus reviews para decirme si les gustó y si quieren que le continue n_n