Damas y caballeros, el final llegó (La triste verdad)

Espero que hayan disfrutado este fic como yo lo hice escribiendolo :)

Gracias a todos los lectores fieles que lo siguieron hasta aquí

Capítulo 11 "Golpe final"

~Raven ~

- Escúchenme, en cada punta de la estrella debe ir cada una –Señala Jacob a las demás –En una iré yo

- ¿Y nosotros qué? –Cuestiona K

- Máximo 3 personas deben estar en la punta de la estrella para que todo salga bien –Informa Jacob –Así que uno o dos se pondrá con cada chica

Todos asentimos y nos ponemos en posición. Como yo seré quien reciba la energía de todos, me toca estar en medio del diamante. En una punta están Whitefire junto a K e Idkazun. Terra está con Chico Bestia. Starfire y Robin. Abeja junto a Cyborg y Aqualand. Ángel junto a Veloz. Y por último está Jacob con los gemelos Más y Menos

- Es el momento –Murmuro lista para esto

Toda la estrella empieza a brillar intensivamente, deshaciéndose de las llamas azules. En cada punta, salían luces de diferentes colores, justamente del pecho de cada uno de mis amigos. Las luces viajan por toda la estrella, directamente hacia el diamante. Las luces lo llenan completamente y los símbolos comienzan a girar alrededor de mí. Podía sentir la energía subiendo por mis pies hasta mi pecho, sentía todo el poder de mis amigos dentro de mí. Un gran destello sale de mi pecho y me rodea completamente.

La barrera se rompe completamente, pero ahora es Kurayami la que se queda quieta viéndome con temor. Pude ver que mi imagen había cambiado, ahora vestía un largo vestido blanco con una capa del mismo color. Mis cabellos eran largos, me cubrían parte de la espalda.

- Es tu fin Kurayami –Hablo al fin

Alzo mis manos y las junto. De ellas salen un gran resplandor. Apunto hacia Kurayami y formo una gran esfera de energía sobre mí. La disparo con dificultad a toda velocidad. La esfera intercepta a Kurayami, envolviéndola en una gran luz. Sólo escucho un grito desgarrador de su parte, viendo como era desintegrada por la luz junto a su ejército. Esa luz envuelve todo el lugar completamente.

Escucho voces lejanas y luego un gran silencio, estaba agotada, no sentía mi cuerpo. Abro los ojos con pesadez y me encuentro en mi habitación. Esperen un momento ¿Cómo llegué aquí? Sólo recuerdo la batalla contra Kurayami y esa enorme luz…no, no me digan que… ¿Acaso…todo fue un sueño? Estaba a punto de creerlo cuando me percato de algo: llevaba puesto el vestido blanco, y mi cabello estaba a mitad de espalda, entonces no fue un sueño. La puerta se abre, dando paso a Ángel

- ¡Raven-san! Al fin despertaste –Se dirige a mí y me abraza

- ¿Cómo llegué aquí? ¿Qué pasó? –Estaba llena de dudas, por eso no respondí al abrazo

- Se acabó todo, ganamos, ganaste –Me sonríe –Quedaste inconsciente tras tu último ataque y te trajimos a casa. Llevas 3 días dormida, realmente estabas agotada

- ¿Todos están bien? –Pregunto algo preocupada

- Sí, al momento en que te desmayaste, nuestras energías volvieron. Algunos también se desmayaron después –Me comenta

- ¿Quiénes fueron? –Pregunto interesada

- Jacob, Syrius y White-chan, son los que más energía gastaron, cayeron inconscientes junto contigo. Pero no te preocupes, están bien, de hecho, ya despertaron –Se apresura a decirme. Suspiro de alivio –Bueno ¿Gustas comer algo?

- Claro –Asiento –Dame un momento para cambiarme

- Hai –Asiente y se retira

Me cambio el vestido blanco por mi ropa de siempre. Ahora lo único diferente en mí era mi cabello ¿Debería cortármelo? ¿O me lo dejo? Bueno, luego me decido. Camino rumbo a la sala principal. Llegando, encuentro a mis amigos, los Titanes Tokio y los Titanes Este. Miro a todas partes buscando a Jacob ¿Se habrá ido?

- Lo bueno es que todo acabó –Escucho su voz, y lo veo platicando con Syrius en el sofá. Voltea a mi dirección y sonríe –Hola Rachel, que bueno que despertaras ya

- Me alegro que todo terminara, al fin podremos descansar –Comenta Chico Bestia

- Sí –Se levanta Jacob de su asiento –Supongo que es hora de irme

. Oye, ahora que lo pienso, no he visto a tu hermano Jason desde ese día ¿Qué le pasó? –Pregunto interesada

Logro ver que todos los demás bajan las miradas, y Jacob reflejaba tristeza en su mirar

- Jason…está muerto –Me deja sin palabras ¿Acaso lo mató Kurayami? –Él…se sacrificó en un hechizo.

-¿Cuál? –Cuestiono sola. Al parecer los demás ya lo saben

- ¿No te has preguntado cómo es que regresaron Katherine, Tara y Koriand? –Me pregunta Jacob, la verdad, no lo había hecho -¿Recuerdas lo que Jason dijo antes de que la batalla comenzara?

*Flashback*

- No vine a matar a nadie –Aclara Jason al vernos en guardia –Vine a desearles suerte y a decirles algo –Baja la mirada, se le notaba…arrepentimiento y… ¿decisión? –Voy a corregir mi error

Antes de que pudiéramos hablar, él desaparece, dejándonos en duda.

*Fin del flashback*

- Jason hizo un hechizo de resurrección, pero como esos hechizos son realmente poderosos para un solo individuo, él…tuvo que sacrificar su vida –Concluye Jacob con la explicación

- ¿Entonces ahora estarás sólo? –Le pregunto

- Es lo más probable –Baja la mirada

- ¿Y qué vas a hacer de ahora en adelante? –Le pregunta Ángel

- No lo sé, nuestra…bueno, mi misión era cumplir la profecía y acabar con Kurayami. Ahora que acabó todo, no sé qué hacer ahora con mi vida.

- ¿Sabes? Si quieres…puedes parte de los Titanes –Le ofrece Ángel –Siempre estamos en búsqueda de gente que deseen combatir el mal

- ¿Te gustaría ser parte de nosotros? –Le ofrece Whitefire un comunicador titán

Jacob se queda pensativo un momento al ver el comunicador, enseguida, sonríe y lo toma

- Acepto

- ¡Genial! –Grita Ángel de alegría –Bienvenido a los Titanes Tokio

- Un momento –Habla Veloz – ¿Se va con ustedes?

- Claro, así ya seremos 5 –Contesta K

- Bueno, un nuevo integrante al equipo Tokio, bienvenido Jacob –Dijo Robin

- Gracias a todos, será un gran placer formar parte de ustedes –Agradece Jacob

- Por cierto Jacob –Le habla Ángel –Recuerda una cosa, de ahora en adelante no nos llamaras por nuestros nombre, sino por nuestros nombres de superhéroe ¿De acuerdo?

-De acuerdo…Ángel –Sonríe al responder y… ¿Se sonroja? Curioso

La tarde había pasado rápidamente. Por idea de Cyborg y Chico Bestia principalmente, hicimos una celebración por la victoria y por la llegada de nuestro nuevo compañero y amigo Jacob. Ahora yo me encontraba meditando frente al atardecer. Estaba tan tranquila, hasta que escucho la puerta de la azotea abrirse. Volteo y encuentro a Syrius

- Lamento mucho interrumpir, sólo quería saber por qué te fuiste de la reunión –Me pregunta mientras se acercaba a donde estaba, hasta sentarse a mi lado, también levitando.

- Sólo quería relajarme un poco, ya que como empezaron a jugar videojuegos, no quería escuchar una tonta discusión de parte de Cyborg y Chico Bestia –Escucho una risa entre dientes de Syrius

- Sobre eso, pasó algo gracioso, tal parece que Jacob es excelente en videojuegos y les ganó a todos ahí presentes

- Interesante –La verdad eso no me importaba mucho, aunque debo admitir que de tan sólo pensar en la rabieta de esos dos, daba algo de risa. De repente, recordé algo que tenía que preguntar ahora mismo –Syrius –Le llamo –Lo que pasó antes de que las chicas aparecieran… lo que me dijiste ¿Es verdad?

Syrius queda callado un largo tiempo viendo el atardecer, al parecer que lo que dijo…fue sólo por el momento.

- Sí, es verdad –Finalmente responde, mirándome con una sonrisa –En verdad siento eso hacia a ti. Me gustas mucho Raven

Sentía mi mejillas arder, no había duda que me estaba sonrojando, lo bueno es que traía la capucha puesta, pero el viento sopló fuertemente, quitándomela.

- No te tienes que apenar Raven. Bueno, ya conoces mis sentimientos hacia ti, aunque me hubiera gustado decírtelo en un momento apropiado. Me gustaría saber qué piensas sobre mí. Si no sientes nada hacia mí, no te preocupes, podemos seguir siendo amigos –Me aclara tranquilamente. Me sorprende que se mantenga firme en una situación así

- Yo… –Ahora no sabía que decir. Le tengo afecto a Syrius, pero será… ¿Amor?

-No te presionaré –Se pone de pie –Te dejaré pensar a solas, siento que te estoy incomodando

Él se retira de inmediato, dejándome sola, pensando. Pasó una hora mientras pensaba en mis sentimientos, ya había tomado una decisión. Bajo a la sala, donde encuentro que todos los Titanes ya estaban por partir.

- Syrius, debo decirte algo –Le llamo y le hago señales de que venga

Él se dirige hacia a mí de inmediato

- ¿Sucede algo? –Pregunta cortésmente

- Yo…quería decirte la respuesta –Voy directo al grano. Veo que me mira con atención –Yo…he pensado que…bueno…quisiera que siguiéramos siendo amigos por ahora

-Entiendo –Asiente sonriendo –Tal vez…algún día…las cosas cambien

- Quizás –Le contesto también sonriendo, sabía que quería decir

Nos despedimos y luego todos partieron para sus respectivas torres. Quedamos sólo nosotros.

- Bueno, ya todo vuelve a la rutina –Habla Terra

- Sí, pero algo ha cambiado –Comenta Chico Bestia

- ¿Qué cosa? –Pregunta Starfire con interés

- ¡Que esta vez, después de 40 derrotas consecutivas, le ganaré a Cyborg en los videojuegos! –Contesta con un dedo en alto

Todos nos quedamos mirándolo, todo en gran silencio. Este enanito verde no cambiará al parecer, no importa lo que pase. Sólo veo que Cyborg toma el reto de Chico Bestia y empiezan a jugar. Yo me retiro a mi habitación a leer un poco y a meditar. Llegando, veo algo en mi cama. Al llegar a ella, logro ver una cajita de terciopelo negra. Al abrirla, descubro un brazalete de piedras negras con plateado, muy elegante. Encuentro una nota en la cajita:

Raven

Sé que tu respuesta fue distinta a la que pensé, y decidiste que sólo seremos amigos, pero no pude evitar entregarte este brazalete que compré sólo para ti. Espero que te guste. Respeto tu decisión, pero para mí hay un dicho "El corazón puede cambiar con el tiempo"

Syrius

Sonrío y luego me coloco el brazalete

- Es verdad Syrius –Murmuro –El corazón cambia con el tiempo. Y mis pensamientos acaban de cambiar.

El fin