LOLITA

CONOCIENDOTE:

Mi nombre es Bella, soy una chica rebelde y algo caprichosa, vivo con mi padre, ya que mi madre murió cuando yo era aún muy joven, mi padre se llama Charlie, él me cuida y trabaja por mí todo el tiempo, es dueño de una compañía. Tengo que admitir que me chocó muchísimo la muerte de mi madre, era muy pequeña, y fue muy duro para mí; así que decidí buscar el amor de mi madre en chicos; cuando alguien me gustaba no paraba hasta tenerlo en mi cama y luego me aburría e iba buscar a otro. Mi padre siempre intento que cambiara pero yo no quería ni podía, era mi manera de sentirme segura, no iba a cambiar. Por este motivo Charlie no traía a muchos amigos a la casa, por eso me sorprendió demasiado cuando me dijo que un amigo suyo vendría a cenar.

-Bella, hija, hoy quiero que te portes bien, él es el nuevo gerente de la compañía y es mi amigo, así que por favor compórtate.-dijo mirándome seriamente; seguro era un viejo horrible, y por eso lo traía.

-Si, claro.-dije rodando los ojos. Esto comportamiento con mi padre se había vuelto costumbre, ya ni lo pensaba, solo actuaba.

-Te quiero hija.- Era en estos momentos en los que demasiado culpable con Charlie, yo tan malcriada, y él siempre tan bueno; me abrazo y yo igual lo abracé.

-Yo también papá.- no era mucho de expresar mis sentamientos desde lo de mi mamá, así que eso era bastante para él.

Me fui a cambiar de ropa para esperar al dichoso amigo, mientras mi papá cocinaba; estaba leyendo una revista en la sala cuando tocaron el timbre.

-Bella abre, debe ser mi amigo.- gritó mi padre desde la cocina.

-Ok.- dije sin muchas ganas, y con excesiva pereza me fui hasta la entrada.

Abrí la puerta, aburrida hasta no poder más, y vi a un hombre maravilloso, era guapo, ojos verdes, cabello despeinado pero se veía genial en él; yo solo pude pensar: nueva victima.

-Hola, pasa, por favor.- trate de sonar sensual; palabras así ocasionaban erecciones en mis compañeros de la preparatoria.

-Gracias.- respondió algo incómodo.

-Hola-grito mi padre emocionado, acercándose a su amigo sexy.

-Bella, él es Edward; Edward, ella es Bella mi hija.- mi padre nos presentó, pero simplemente no podía quitarle la vista a ese hombre tan sensual.

-Hola-dijo con una maldita pero sexy voz.

-Hola-respondí, acercándome y dándole un beso en la comisura de los labios. Se puso muy nervioso, no se lo esperaba.

-Bueno, voy a darme una ducha, ya vengo, Bella ¿le harías compañía?- preguntó nervioso, con mi carácter nunca se sabía como reaccionaria.

-Seguro.- dije con una sonrisa de niña buena.

Mi papa se fue satisfecho, dejándome con Edward, era precisamente lo que quería.

-Eres Edward ¿verdad?-pregunté moviendo los ojos.

-Si.-dijo sonriendo.

-Lindo nombre.- alagué con una pequeña sonrisa.

-Gracias.- respondió sin prestarme mucha atención.

Me acerqué hacia él, y vi en su saco unas llaves apunto de caerse, "Esta es mi oportunidad" pensé.

Así que lo abrace sin motivo aparente, lo cual lo confundió un poco, y sus llaves cayeron.

-Uy, perdón, soy una torpe, lo siento mucho.-fingí, agachándome para recogerlas.

-No te preocupes.-trató de recogerlas, pero yo no podía perder esta oportunidad.

-Las recojo yo, las bote yo, ¿recuerdas?- el solo asintió, ocultando una sonrisa.

Me agache para recogerlas, para mi suerte me había puesto una mini de pliegues que se levantaba si te agachabas, dejando a la vista mi ropa interior, que era un hilo dental de encaje negro de Victoria Secret's; pero lo mejor fue que al agacharme deje mi trasero pegado a sus piernas y me frote en él, Edward jadeo levemente, no se muy bien si fue porque me froté en él o porque vio mi ropa interior, pero igual obtuve lo que quería, me levante, voltee lentamente y le devolví sus llaves.

-Toma, lindo.- dije con la sonrisa más inocente que pude.

-Gracias- su voz sonaba entrecortada, sin duda le afecto mis toquecitos.

-Edward estás que ardes y más si te vistes así, no sabes como quiero tenerte en este instante, a mi lado en mi cama ¿tú quieres?

Uyyy ¿Qué le dirá Edward? Es una nueva historia, ojale les guste, como ven habrá lemmon, así que a las que no le guste, por favor no lo lean. Dejen reviews si les gusto, si la odiaron, si tienen ideas, o lo que sea, me hacen muy feliz, los quiero mucho.

Con amor, Lucia Cullen.