Capitulo 13. Tratos

Solo teniamos dos opciones en ese momento. Abandonar y huir lo mas rapido que pudieramos. O quedarnos a esperar nuestro final. Era imposible sobrevivir a esa locura. Ya no era solo Shino, ahora se le unia Kiragi, en las victimas de este desquiciante hospital. Quizas era el lugar, quizas fuera la gente, quizas eran nuestras propias enfermedades, pero lo unico que haciamos era sumirnos mas y mas en esta locura. Sin duda hubiera preferido trabajar en una pelicula de terror, pues de esa manera en cualquier momento el director diria corte y todos sonreiriamos por la escena bien hecha y saldriamos a cualquier lugar a pasear. Pero esto no era una pelicula, mucho menos una pesadilla de la pudiera despertar. Esto era la vida real. Y nos estaba enloqueciendo a todos.

El ambiente despues de ese accidente fue realmente pesado. Un aura aun mas terrorifica rodeaba al hospital. Por todos lados se escuchaban murmullos de la "loca" que se habia suicidado lanzandose de la azotea. A nadie parecia importarle que esa chica estuviera muerta. Platicaban del suceso como si platicaran sobre un partido de futbol y de que desayunaron esa mañana. A esas personas no les importaba nadie. Pero solo una persona era la mas afectada de todos. Cada vez que entraba a la cafeteria se hacia un silencio perturbador y todos fijaban su mirada en el. El doctor de la loca suicida. Despues de que hiciera su recorrido hasta la mesa de sus compañeros, los susurros envolvian el lugar mientras miraban despectivamente al pobre Akasuna. El parecia ignorarlos, aunque mas que ignorarlos parecia desconectado de la realidad. Siempre con la mirada perdida, mientras revolvia desganadamente el platillo de sopa el cual nunca probaba. Itachi lo miraba con preocupacion, sin saber que palabras decir. El lo conocia de toda la vida, y solo una cosa lo habia afectado tanto como para terminar en el mismo estado en el que se encontraba ahora. Cuando su madre cayo en la locura y dejo de reconocerlo como a su hijo. Quizas esa chica era mas importante para el pelirrojo de lo que el lograba comprender. Naruto se sentia furioso, aunque no era muy cercano de Sasori, entendia a la perfeccion sus sentimientos, el no era el unico que habia perdido a alguien a causa de la "terapia". Ya no podria continuar con esto, deberia hablar con Tsunade en ese mismo momento y hacerla entrar en razon. De esa manera todo esto terminaria de una vez por todas y ya no habria muertes innecesarias. Sakura contemplaba a los tres chicos. Podia notar la preocupacion de Itachi por su mejor amigo. La frustracion de Naruto al saber que no podia hacer nada ante esta situacion. La agonia de Sasori al no haber podido salvar a alguien que se habia vuelto muy importante para el. Y ella se sintio debil, impotente, en estos momentos en los que ellos se encontraban en ese estado alguien debia ser fuerte y ayudarlos, servir de flotador en ese mar de desesperacion. Pero era debil, tanto como ellos y no podia hacer nada.

Dos manos golpearon la mesa y Naruto se levanto de golpe. Itachi y Sakura levantaron la mirada confundidos, Sasori ni siquiera se dio cuenta de la extraña reaccion.

-Esto no puede continuar- el ojiazul comenzo a caminar hacia la entrada de la cafeteria.

-Naruto ¿a donde vas?- pregunto Sakura preocupada.

-Ire a hablar con Tsunade-sama- diciendo esto el rubio salio de la habitacion y se dirigio hacia la oficina principal.

Sakura hizo ademan de seguirlo pero en ese momento entro a la cafeteria una mujer de cabellos negros y cortos, la cual respondia al nombre de Shizune. Se acerco directamente a su mesa y contemplo por unos segundos al pelirrojo para despues hablar.

-Tiene una llamada Sasori-san- el chico se levanto, aun con la mirada perdida y camino hacia el vestibulo sin decir palabra alguna. Parecia un robot o un zombie. O quizas un cuerpo sin alma, controlado por ordenes sin oponerse a cualquier cosa. Itachi lo miro preocupado, sintiendo el dolor de su amigo, lo unico que Sakura atino a hacer fue colocar su mano sobre la de Itachi, intentando infundirle un poco de apoyo, el le sonrio triste y despues volvio a mirar el lugar donde su amigo habia estado hasta hace unos momentos.

El pelirrojo cambio de expresion al escuchar la voz al otro lado del telefono. En sus ojos aparecio un mar de emociones, desesperacion, tristeza, agonia, dolor. Vida, en su mirada se notaba una vez mas la vida. La voz al otro lado del telefono temblaba, pero era coherente, despues de averse enterado de esa noticia.

-Sasori-san... me han explicado lo sucedido... pero...queria escucharlo de sus palabras- dijo una voz suave, dulce, pero llena de tristeza.

-Kiragi a muerto- dijo Sasori con algo de sequedad y dolor al recordar -se suicido, nadie pudo detenerla...-

-solo queria saber... como fue que sucedio... como fue que la dejaron libre- Sasori sintio una puñalada, sabia que esa pregunta era ¿como fue que la dejaste libre?

-Preferiria que vinieras, sera mucho mas facil hablarlo en persona- Sasori se quedo en silencio -Y podrias verla...- desde el incidente no se le habia pasado esa idea por la cabeza, sabia que el cuerpo de la chica aun se encontraba en la morgue, pero no habia sido lo suficientemente valiente para ir a verla.

-esta bien, voy para alla- colgaron al otro lado de la linea y Sasori se quedo inmovil. No queria hacer eso. Sabia que si continuaba al final colapsaria. Pero ya no habia vuelta atras. El chico se encontraba en camino. La viva imagen de aquella chica. Se pregunto que seria mas doloroso, ver a la chica muerta sobre aquella fria cama de hospital... y verla en aquel chico, creyendo que aun seguia viva. Se sento impaciente en el vestibulo del hospital, esperando la llegada del Kurotsuki.

La puerta se abrio de un golpe. Y un chico rubio camino con furia hacia el escritorio de la directora del hospital. La mujer levanto la mirada, sorprendida por la intromision, pero al ver que solo se trataba de aquel doctor inexperto volvio la vista a los papeles. Naruto camino furioso y en un acto brusco arrebato los papeles de la mano de la mujer y los lanzo lejos. Ella lo miro estupefacta, esperando escuchar los motivos del berrinche del chico.

-¿Como es posible que permita que esto continue?- al principio la rubia no entendio, pero se quedo helada, temiendo por lo peor. Que aquellos novatos hayan descubierto el secreto.

-No se de que me hablas-

-Claro que lo sabe, ¿por que diablos matan a los pacientes con esas estupidas terapias?- Tsunade palidecio, pero bajo la mirada fingiendo no darle importancia.

-Si lo dices por el incidente de Kiragi ella fue la que se suicido, no fue la terapia-

-Lo digo por Minato!- grito Naruto y la mujer levanto la mirada sorprendida.

-¿Como sabes de Minato?-

-El es mi padre- susurro Naruto con furia contenida -Recuerda a Hinata? la loca que ve fantasmas, pues los ve de verdad-

-¿como puedes creer en las palabras de un enfermo mental?-

-Por que yo lo he visto, y eh investigado-

-Naruto sientate-

-¿Por que deberia hacerlo?-

-Que te sientes- de repente el tono de voz de la rubia era desesperado. Naruto no tuvo otra opcion mas que obedecer.

-¿Has oido lo que curar tus fobias enfrentando tus miedos?- Naruto simplemente asintio.-No se te ocurrio la idea, de que quizas con el dolor podria curarse la locura-

-de que...-

-es tonta la idea, pero tiene bases, y puede que sea probable, como saberlo, quien sabe... lo unico que nos quedo fue comenza a experimentar-

-¿experimentar con humanos?-

-de esa manera serian mas efectivos los resultados-

-son unos demonios- la mujer rio con tristeza y frustracion.

-¿deseas ver una? ¿una terapia de verdad? ¿con tus propios ojos?-

-¿para que querria eso?-

-quizas de esa manera puedas entender... por lo que nosotros estamos pasando- Naruto se quedo en silencio, y pudo notar el dolor, la frustracion en el rostro de la mujer rubia que siempre se mostraba fuerte. La pesada carga que llevaba en sus hombros. Y finalmente acepto.

Paso una hora, quizas dos. Y finalmente el chico llego. Entro casi tropezando al lugar y despues camino hacia donde se encontraba Sasori. El pelirrojo al momento de verlo se quedo paralizado. El parecido era sorprendente y casi desquiciante. Era como si tuviera a esa chica justo enfrente de el. Desvio la mirada y camino por los pasillos, haciendo un leve gesto al chico para que lo siguiera, este le obedecio en silencio. Era tranquilizador ese momento, o al menos eso penso Sasori. El hecho de "verla con vida" lo habia aliviado de ese mar de desesperacion. Sabia que solo se estaba engañando, que todo era mas que una ilusion creada por su subconciente, queriendo cambiar todo lo malo de la realidad en la que ahora se encontraba. Pero toda esperanza desaparecio en el momento en el que se detuvo frente a la puerta de metal, que encima de ella tenia un letrero en el que escribian la palabra "Morgue". Levanto la mano hasta la perilla de la puerta, sentia como si su cuerpo no respondiera y su mano temblaba. Tardo varios segundos en poder abrir la puerta, dejando que esta cediera lentamente, incapaz de echar una ojeada dentro. Sin embargo la puerta se abrio por completo, y en medio de la habitacion, sobre una cama de metal, habia un cuerpo cubierto con una sabana perfectamente blanca, y lo unico que se podia ver eran unos rebeldes cabellos negros y una delicada mano que colgaba de la cama. Sasori sintio como si su alma hubiera abandonado su cuerpo, como si no pudiera respirar. Algo golpeo su hombro y un desesperado joven entro corriendo a la habitacion, cayendo de rodillas junto a la cama y tomando la mano de aquel cuerpo sin vida. Las lagrimas no dejaban de fluir de aquellos ojos verdes y Sasori entendio que no debia quedarse solo ahi mirando y debia de darle una buena explicacion a aquel chico que habia perdido lo mas importante que tenia.

-Esa mañana la habian llevado a terapia, no me habian permitido mirarla, sabian que me opondria a que la llevaran a ese lugar llamado terapia y querian ahorrarse los problemas de contener a este tonto e inexperto doctor- comenzo a hablar Sasori con una sonrisa triste -No tengo idea de lo que sucedio en ese lugar, yo me encontraba en los jardines, esperando a que terminaran su tratamiento...- se quedo en silencio -Algo salio mal, un alboroto se armo en el hospital y de repente ella se encontraba caminando peligrosamente en la azotea, amenazando con lanzarse... yo vi todo desde abajo... vi como ella se burlaba de los doctores que intentaban detenerla, los unicos que abrian logrado detenerla. Luego volteo y me miro... y sonrio... y se dejo caer hacia la nada- Sasori no podia continuar, su vista se nublo y por sus mejillas rodaron unas cuantas lagrimas, se cubrio la boca y Kyosuke levanto la mirada, examinando al doctor -Yo no pude hacer nada, simplemente mire impotente como todo sucedia... como ella moria frente a mis ojos... apesar de que prometi que la protegeria... yo la deje morir...-

-Sasori-san, no se sienta culpable, usted hizo todo lo que pudo- Kyo se puso de pie y coloco su mano sobre el hombro del pelirrojo, dedicandole una tierna sonrisa. -Kiragi siempre fue asi, siempre buscaba la idea mas radical para arreglar las cosas, nunca pensaba en las consecuencias, su lado impulsivo era lo mas encantador de ella- Kyo desvio la mirada hacia la manta y con la mano temblorosa la recorrio, dejando visible el rostro de la pelinegra. -Parece que estuviera durmiendo, siempre anhele ver ese rostro lleno de paz, como se encuentra ahora, ella siempre tenia pesadillas, siempre se agitaba en sueños, nunca vi que tuviera un sueño tranquilo, lloraba cada noche y corria a mi cuarto, presa de las pesadillas, pidiendome que durmiera a su lado... No podia negarme a esos ojos rojizos llenos de lagrimas, cada noche dormia en mi cuarto, pero las pesadillas continuaban, nunca estaba tranquila...- Sonrio triste y unas cuantas lagrimas se escaparon de sus ojos y se agacho para besar la frente fria de la pelinegra -Por fin puedes tener sueños tranquilos... no sabes cuanto me alegro- acaricio su mejilla contemplando su rostro.

-¿Deseas llevarte el cuerpo?- Sasori intervino, ese cuerpo llevaba muchos dias ahi, en cualquier momento seria lanzado a la fosa comun.

-No puedo hacerlo... cuando fue internada en este lugar para mis padres fue como si ella muriera, inclusive en la cripa familiar ya esta su tumba, y hubo un funeral... Lo importante para mis padres era desaparecer toda prueba de que su hija la "loca" seguia con vida, no querian que los vecinos se enteraran de que su hija habia sido internada en un hospital psiquiatrico, no les importo montar ese estupido teatrito... Sasori-san... creo que usted sabra que hacer con el cuerpo- el chico sonrio y penso en dirigirse hacia la salida, pero una mano desesperada tomo la suya.

-No puedes irte asi, no hasta saber toda la verdad, al menos tu puedes salir de aqui, nosotros ya estamos condenados y el mundo se debe enterar de lo que sucede en este lugar- Kyosuke se quedo atonito.

-¿Que que demonios ha..?- pero se quedo en silencio al ver la mirada desesperada del doctor.

-En este lugar se estan llevando a cabo asesinatos, ellos fueron los que asesinaron a tu hermana, y tambien a uno de nuestros colegas... hacen "terapias" son sesiones donde maltratan el cuerpo de los pacientes, no tengo idea de porque lo hagan, pero estan locos, a tu hermana la llevaron a ese lugar, mira las cicatrices de su cuerpo, los doctores dicen a los familiares que los pacientes fueron los que se los causaron, pero es una vil mentira, es lo que le hacen a los pacientes en las terapias, debes de contarselo a los medios, deben de enterarse de esta maldita pesadilla, nosotros ya estamos condenados, si no cedemos a sus planes nos mataran, pero tu aun puedes salir de aqui, tienes que avisar a los medios, deben de detener esto- Kyosuke se quedo en silencio y se limito a asentir, algo temeroso, pero haria lo que pudiera.

Naruto caminaba por un pasillo el cual no conocia. Era una de las partes prohibidas del hospital. Frente a el caminaba un doctor de cabellos negros, no decia palabra alguna, era demasiado palido y sus ojos estaban adornados por dos ojeras purpuras, en momentos se le iba el aire y comenzaba a toser, deteniendo totalmente su marcha y recargando su cuerpo contra el muro. Su nombre era Hayate Gekko /uno de los examinadores del examen chunnin, por si no lo recuerdan/ a Naruto le preocupo un tanto ese hombre, se preguntaba si realmente se encontraba bien, parecia que tuviera una fuerte tuberculosis.

-¿Estas preparado para esto, Naruto-kun?- pregunto despues de aver recuperado el aire.

-Eso espero- se dijo asi mismo Naruto, mientras que Hayate abria la puerta que conducia a la terapia.

Una mujer rubia miraba triste hacia la nada, estaba arta de todo eso. Sonreia amargamente. Sabia que se habia convertido en un demonio, en el peor de todos. Golpeaba un pequeño control remoto, mientras miraba las camaras de seguridad y escuchaba varias cintas de grabacion. Un hombre con inumerables cicatrices en el rostro, llamado Morino Ibiki, entro a la habitacion, y dejo caer varios cables sobre la mesa de la directora.

-Asi que este es el precio que debemos pagar para mantener el secreto- le dijo a la rubia.

-Es triste, que nos hayamos convertido en esto-

-No nos dejaron otra opcion-

-Que tonto, no se dan cuenta que tenemos camaras en cada una de las habitaciones de este establecimiento, inclusive microfonos, es el manicomio con mas seguridad del mundo-

-¿Que haremos con el otro?-

-Espera Morino, alguien mas se encargara de el-

Kyosuke salio del hospital algo apresurado y ansioso. No sabia que debia hacer, lo unico que le quedaba era seguir las indicaciones que aquel doctor pelirrojo le habia dado. Tenia miedo, y aun se sentia triste y devastado. La imagen de Kiragi sobre esa cama de metal le habia destrozado, pero las palabras de Sasori le habian distraido cuando menos un poco. Se subio a su automovil y prendio el motor, se coloco el cinturon de seguridad y salio rumbo a la ciudad. El camino estaba lleno de curvas peligrosas, sin embargo el acelero mas y mas. Estaba desesperado, no podia dejar de pensar en las palabras de Sasori, debia darle fin a esa locura, el destino de esos doctores estaba en sus manos. La musica sonaba a todo volumen. Necesitaba algo que lo distrajera de la vision de su hermana muerta, de su adorada hermana, la unica mujer a la que amaba de verdad, muerta. En ese momento un letrero de desviacion, ni siquiera se dio cuenta de cuando fue que lo atravezo, intento frenar, se acercaba un acantilado. Los frenos fallaron, no podia detenerse, eso era su final. Desesperado intento con el freno de mano pero era imposible, a la velocidad que iba la camioneta no podia detenerse. Iba a morir, el tambien iba a morir. Pero el no lo queria. Tenia miedo, mucho miedo. No queria morir. Varias lagrimas de desesperacion llenaron su rostro, y en ese momento sintio como una mano tomaba la suya, giro lentamente su cabeza hacia el asiento del copiloto, y ella estaba ahi. Aquellos ojos rojos, ese cabello desordenado, y una sonrisa amable, que le decia que no debia temer. Kyosuke se sintio tranquilo. La miro con una sonrisa y felicidad inimaginable, ella estaba ahi.

Quizas solo fue su propio reflejo en la ventana, quizas ella estaba realmente ahi, no importa lo que fuera eso ayudo a que Kyosuke no pasara penas en sus ultimos momentos.

-Juntos hasta al final- susurro antes de que la camioneta cayera en el acantilado, estrellandose y haciendose añicos, creando una gran explosion. Despues de eso, nada.


Bueno, si no me equivoco hasta aqui habia actualizado en Fanfic. es, habia subido otro capitulo en mi face pero hasta ahi lo habia dejado. Lo que me preocupa es que ya esta cerca del final y siento que he perdido un poco el talento con el fandom de Naruto, espero no arruinar los proximos capitulos.

Agradezco mucho a Marcia Andrea por continuar leyendo esta extraña historia, espero no decepcionarte con el proximo capitulo. Me alegra encontrar aqui personas del otro fandom, aunque lamento el haber tardado mas de 2 años en poder retomar la historia. Bueno, sin mas que decir me despido.

Ciao~~