Disclaimer: Solo la trama me pertenece.
Summary: Viñeta; Jace juega. Él no imagina, no siente, solo toca y muerde; solo se deja llevar y no piensa. Jace/Alec. Slash. Para Cafesitodeldia.
Nota: Esto es un regalo (atrasado) de cumpleaños para mi esposa Annie aka Cafesitodeldia because she's amazing just the way she is (l) y cumplió años. Esposa, you know, ya casi tienes edad para comprar Tequila sin que te hagan un drama, así que, ¡felicidades! Perdona lo atrasado, y que quizá esto sea una mierda, lo de siempre. Te amo, te adoro, te quiero, y no se que haría sin ti ( k )
Advertencia: Slash. Bueno, SE SUPONE. Umh, seh.


He plays

«El error perfecto, tu pecado favorito».

Jace juega. Él no imagina, no siente, solo toca y muerde; solo se deja llevar y no piensa. Para que así no se sienta tan mal, para que así no es tan error, tan pecado. Para así, no dejar de ser tan perfecto. Él no (quiere) ensuciarse, pero hay algo, algo en la manera en que Alec lo mira, con esa adoración, que sí, lo llama. Él si lo admite. Admite que le gusta tentar y ser tentado, que le agrada ser la lujuria corriendo por sus venas, que adora ser el error de pocos, la envidia de muchos.

—No te muevas, Alec.

Quieto. Alec va a cerrar los ojos, porque esperar lo mata. Esperar, suponer algo que va a pasar, lo asfixia, lo ahoga. Se ahoga en lo que siente (porque Alec siente por los dos, él quiere por Jace, él es el amor -Jace es la violencia) y se deja aniquilar por el momento. La mano dentro de su pantalón, los labios en su cuello, lo lastiman, lo amenazan. Y él sabe que esta mal, sabe que su (parabatai) no lo hace por la misma razón que él, que Jace es lo salvaje, lo imprudente, una ley rota, y un suspiro atorado detrás de los labios, pero es que no puede, Alec no puede dejar de sentir, de querer.

Jace juega. Él no imagina, no siente, solo toca y muerde; solo se deja llevar y no piensa. Alec sabe que es difícil, el encontrar al (amor) en la persona equivocada. El no desear nada en la vida, y lo único que anhelas es lo único que no puedes tener. Vivir de fantasías rotas, quebradas, siempre pidiendo menos, siempre queriendo más. Nunca lo va aceptar, a pesar de que la verdad esta tatuada en su piel, tras sus parpados, en cada vena y cada roce. Porque con Jace es solo remordimiento cayendo por sus mejillas, un beso robado (prestado) —alquilado— entre los dedos. No es nada, nunca es nada, pero lo es todo.

—Muévete, Alec, ¡muévete!

Los dedos bailando sobre carne caliente, la lengua tanteando la piel prohibida. Las caricias son mas como golpes, mas como jaloneos, como una pelea, un baile mal ensayado, una rutina sin planear. Es mas jadeos, gruñidos, gemidos, mas ruidos que palabras, mas bruscos que suaves, mas salado que dulce.

Jace también sabe que esta mal. Quizá lo hace por eso, pero es que no lo puede evitar. No puede negar el hecho de desear el pecado y caer en lo eterno. (Él es siempre perfecto). Los años pesan en su conciencia, cada vez más sucia, cada vez mas negra, pero la mancha más, como si nunca fuera suficiente. (Jamás es suficiente). Es el pecado favorito de Alec, su error perfecto cayendo de su mejilla. La piedra con la que cae, y cae, y a veces esta tan cansado que ya no se levanta, y solo se queda ahí, para ser utilizado.

Jace juega. Él no imagina, no siente, solo toca y muerde; solo se deja llevar y no piensa.

(Él nunca piensa).


Las criticas constructivas ayudan a mejorar. Deja un review :3
-Analu.