¡Hola!

Aquí reportándome con la contii, hay lemmon

Espero que les guste.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Cap XII

Correspondidos…

¿Él realmente dijo eso?

¡Dijo que la quiere a ella! Y no solo eso, él por primera vez la llamó Sakura ¡Y se escuchó endemoniadamente bien!

-Yo…. Pues…- Balbuceaba, en realidad eso era lo único que podía hacer, él la tomó por sorpresa.

Él desvió su mirada a un lado, había hablado mas de lo debía, pero ¿que mas da? Esa era la verdad, eso era lo que él sentía en ese momento, que había sentido desde la primera vez que la hizo suya.

Él de verdad la quiere, solamente a ella… a Sakura.

A nadie más….

Ella seguía inmóvil en su lugar, ambos estaban a una distancia de un metro; sin embargo, para Sakura era como si sasuke estuviese a ½ centímetro de ella.

No supo como explicar lo que sentía en ese momento, pero lo cierto es que en sus labios se dibujó la más tierna y especial sonrisa, una sonrisa que mostraba la dicha ¡Si! Exactamente eso era lo que ella sentía ¡Dicha!

Sasuke la miró, y se dio cuenta de que ella sonreía a la nada, frunció el seño pues pensó que tal vez, ella se estaba burlando de él.

-¿De que te ríes?- preguntó seriamente con un leve sonrojo en sus mejillas.

Sakura salió de sus pensamientos, y recién en ese momento se dio cuenta de que ¡sonreía! se sintió como tonta, y su nerviosismo creció al ver al Uchiha mirarla con esos ojos negros, se veía igual que ella "Incómodo con la situación"

-No me estoy burlando de ti…- dijo molesta entender a lo que venia el pelinegro.

-¿Entonces por qué sonríes?- preguntó con el ceño fruncido, aunque en realidad no estaba molesto ¿como molestarse? si a él le encanta esa hermosa sonrisa.

-Pues…- comenzó a jugar con sus dedos, estaba más que nerviosa-Yo… "¿Que mas da?"- pensó, dio un largo suspiro, para luego responder a su pregunta- Es que… estoy feliz- respondió con sinceridad mirando el piso- La gente sonríe cuando esta feliz ¿no?- dijo irónicamente para mirarlo.

Sasuke no respondió nada, solo la miró con curiosidad.

¿Acaso estaba feliz por lo que él le acababa de decir?

Eso era más que obvio…

¿Significa que ella siente algo por él?

Ella seguía sonriendo, esta vez mirándolo a los ojos. Él no pudo evitar contagiarse con esa dulce sonrisa, y por primera vez, en casi 5 años…

Sonrió…

De la manera mas pura y sincera que su ser le permitió. Hecho esto, desvió su mirada de nuevo, algo apenado.

El silencio no tardó en inundar la habitación, un silencio para nada incómodo, más bien el silencio más reconfortante que podía existir.

Sakura miró todo a su alrededor, luego miró detenidamente a sasuke, realmente era bastante atractivo, brazos gruesos y fuertes, su pecho bien formado, esos profundos y misteriosos ojos negros…

Pero eso no es lo que a ella le atrae de él, aunque no lo crean, lo que a ella le encantaba de este chico, era su personalidad, esa frialdad, que nunca le conteste manteniendo el misterio en él, la manera como frunce el ceño... por alguna razón la vuelve loca.

Sonrío a medio lado al tener ese pensamiento "Me vuelve loca" ¿es eso cierto Sakura?

Luego su mirada se posó en la bolsita de heroína que traía en la mano, frunció el ceño ¡Esa perra le trajo la droga! ¡No lo podía creer!

Suspiró largo y pesadamente, eso llamó la atención de sasuke. Ella le regaló una tierna sonrisa.

-¡Tengo una idea!- dijo emocionada- ¿Por que no salimos a dar una vuelta?- propuso con su sonrisa.

Él la miró confundido ¿por qué salir? Él no quería salir a ningún lado.

-Ven, vamos- estiró su mano hacia él.

¿Acaso se había vuelto loca?

-Sasuke…- llamó al ver que el chico no se movía de su lugar…- Por que no vamos a…

-No quiero…- respondió secamente.

-¿Por que?- preguntó algo decepcionada y confundida.

-No quiero salir… es todo…- la miró con seriedad, pensó que ella protestaría por eso, pero se sorprendió al ver que ella sonreía.

-Está bien…- sonrío…- "trabajaremos en eso" – pensó.

Sakura caminó hacia él y pasó por su lado para luego sentarse en la cama. Todo bajo la seria y atenta mirada del pelinegro.

-Tenemos que deshacernos de esto- dijo ella seriamente- si mamá lo ve, estamos perdidos- lo miró, notó que este tenía el ceño fruncido-¿Que pasa?- preguntó extrañada.

-Nada… - desvió su mirada- ¿Por que… siempre me ayudas?- dijo sin mirarla.

Ella bajó la vista algo apenada, sus mejillas se tiñeron de rojo ¿Por qué lo ayuda? Esa pregunta se la hizo desde la primera vez que lo cubrió… recién en este preciso momento, obtuvo la respuesta.

Porque lo quiere, ella quiere a sasuke, algo que no quería que ocurriese, sucedió ¿pero acaso está enamorada de él?

-Ya me habías echo esa pregunta- respondió en un susurro, el cual sasuke escuchó perfectamente.

Él no respondió nada, sino que caminó hasta ella y se sentó a su lado.

-Lo único que puedo decirte es que… lo hago porque…- tomó aire para dar un largo suspiro- ¡No lo se! No se que me pasa…- dijo sinceramente. Él la miró detenidamente- Pero parece que… yo misma estoy rompiendo el trato- dijo con la mirada fija en el frente, él sonrío a medio lado al entender a que se refería la chica "El trato es… No enamorarse" algo que ella misma dijo.

-Así parece- respondió él con tranquilidad, ella soltó una risita avergonzada y tapó su rostro con ambas manos.

-Esto es ridículo…- dijo mas para ella que para él...- Se supone que deberías estar cumpliendo con el tratamiento ¿y yo que hago?- él la miró- solo estorbar, confundir, empeorar las cosas- era mas bien un reproche lo que hacía, estaba hablando en susurros pero sasuke la escuchaba perfectamente- Y aun sabiendo que…

-¿Quieres callarte?- dijo molesto, ella lo miró confundida- Hablas demasiado…- se quejo de la chica.

-Oye eso dolió- dijo ella con el ceño fruncido, enderezándose para mirarlo de frente- Parece que lo grosero no se te quita- habló molesta. Él se enderezó como lo hizo ella quedando así enfrentados.

-¿Grosero?- frunció el ceño, mirándola directamente, cosa que puso nerviosa a la pelirrosa.

-emmm… si…- desvió su mirada para no verlo.

-¿Y que mas soy?- preguntó lentamente tomándola por el mentón para que ella lo mirara.

-Olvídalo- intentó desviar de nuevo la mirada pero él no la dejó, en vez de eso, acercó su rostro a unos centímetros de ella, aspirando su exquisito aroma-E…Escucha… debo… ir a…- la respiración de sasuke no la dejaba concentrarse.

-¡Sakura!- se escuchó desde afuera, era la voz de… si, adivinaron, su madre…

Sakura se exaltó y se separó un poco de sasuke, el cual obviamente estaba molesto por la interrupción.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Esa misteriosa llamada la había dejado pensativa por un buen rato ¿por que el teléfono de Shizune? Bueno eso era lo de menos ahora… lo que en realidad debía preocuparle era lo que esa mujer dijo de Orochimaru ¿Por que debía tener cuidado con él? Bien, sabía que no era muy amigable que se diga, pero nunca ha hecho una falta en nada.

No que ella sepa….

Luego de meditarlo por unos minutos, llegó a la conclusión de que si quería buscar respuestas, entonces debía investigar a esa persona… a Orochimaru… pero ¿como?

-¿Como hacerlo?- se preguntó, necesitaba ayuda, pero ¿de quien?- Tsunade- se levantó de su asiento de golpe ¡claro! ¡Ella seguramente la ayudaría! A Tsunade no le agrada Orochimaru, así que seguramente no se negaría a ayudarla.

Pero ¿ayudarla a que?

Volvió a sentarse en la silla de su escritorio a pensar.

Unos minutos después, una idea vino a su mente "Seguirlo día y noche sin descanso" Saber que hace fuera del hospital, saber que hace en su casa y todas esas cosas.

El único problema aquí, era que ella no podía investigarlo así como así, ella es Doctora, tiene a dos pacientes en su casa a los cuales no debe descuidar, necesitaba idear un mejor plan, que estuviera dentro de los límites de su vida laboral.

¿Por que no buscar a alguien que se encargue de eso? ¡Si! Esa es una magnifica idea, ese alguien seguirá a Orochimaru día y noche, y luego se lo informará a ella ¿Cómo no se le ocurrió antes?

Ahora, la tarea era encontrar a ese alguien…

Se hundió en su silla y suspiró, estaba cansada y eso que el día apenas empezaba, cerró los ojos por unos segundos y bostezó.

Su localizador comenzó a sonar, lo revisó y vio que era una emergencia en la habitación 215.

-¿Ahora que?- se levantó y corrió a la salida del laboratorio, y antes de salir de su casa, se dirigió a la planta alta a avisarle a Sakura y dejarla a cargo de sus 2 chicos, ellos no eran agresivos con ella, así que no había problema, de lo único que debía ocuparse su hija era de mantenerlos separados por el momento, luego trabajarían en la convivencia, entre los 3. si, Sakura debía aprender a convivir con Kiba… y eso no iba a ser para nada fácil.

-¡Sakura!- llamó a la puerta de su habitación, tocó un par de veces y al ver que su hija no contestó, ella misma abrió, le pareció extraño que su hija no estuviese allí.

-Si ¿que sucede ma'?- escuchó la voz de su hija a sus espaldas, volteo a verla y se dio cuenta de que esta salía de la habitación de sasuke, aunque no le pareció para nada extraño, pues Sakura venía con una cesta de ropa sucia en su mano.

Nada sospechosa…

-escucha, tengo una emergencia- Sakura la miraba con serenidad- tu estas a cargo ahora…- su hija sonrío.

-De acuerdo ¿pero te tardarás?- preguntó interesada.

-No lo se Sakura…- contestó algo apresurada- debo irme…- dicho esto, le dio un beso en la frente a su hija y se dispuso a ir al hospital.

-Cuídate ma'…- susurró.

La Dra. Salió de la casa y subió rápidamente a su auto estacionado frente a su casa poniéndolo en marcha hacia el hospital.

Al llegar allá, una de las pasantes le explicó lo que pasaba… uno de sus pacientes más nuevos, sufrió una sobredosis de droga.

¿Como se drogó? Al hacerse esa pregunta el Dr. Orochimaru, pasó por su lado, con una sonrisa de suficiencia.

-Buenos días Dra. Haruno…- habló lentamente mirándola a los ojos y luego seguir su camino. Ella no contestó, solo lo miró con recelo.

Luego entró al área de emergencia… hoy sería un largo día.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sakura vio como su madre se fue de su casa al hospital, iba a quedarse sola en la casa con esos dos chicos, quien sabe por cuanto tiempo, suspiró y luego sonrío al saber que al menos estaría otro rato a solas con "su sasuke".

-"¡Que pervertida soy!"- pensó

Su mirada se posó en la cesta que traía entre manos, así que decidió llevarla abajo para lavarla, y luego de eso cocinaría el desayuno de los dos chicos, Sasuke y Kiba…

Curiosamente al pensar en ese chico, ya no sentía esa fea sensación de molestia y dolor, al parecer no sintió nada, y eso era realmente bueno ¿no?

Bajó las escaleras procurando no tropezarse con ningún escalón… una vez cumplido su cometido, fue a lavar la ropa, descargándola en la lavadora, luego de eso se fue a la cocina y preparar algo para el desayuno… Rámen…

Una vez que la lavadora marcó el final del lavado y secado de la ropa, Sakura la sacó de esta… luego sirvió la comida en dos platos encima de una bandeja para luego subir a llevárselo a los chicos.

Subió las escaleras, con toda la calma posible, no quería derramar ni un poco de esto, al llegar arriba sana y salva(la comida) suspiró aliviada y sonrío divertida.

Primero le llevaría la comida a Kiba, luego a Sasuke.

Tocó un par de veces, pero nadie contestó, volvió a tocar, esta vez más fuerte y nada, así que a regañadientes, decidió entrar por su cuenta.

Al hacerlo, se encontró con una sorpresita.

Kiba acababa de salir de la ducha, estaba en toalla, su pecho goteaba agua que venía de su cabello, aunque lo negara, y valla que lo hacía, se veía realmente guapo, ese pensamiento la hizo sonrojar… pues Kiba en ese estado, le hizo recordar la desnudez de cierto pelinegro, el cual había estado así frente a sus ojos mas de una vez.

Kiba sonrió a medio lado al ver la reacción de la chica, sabia que ella aun sentía algo por él, estaba más que seguro de eso.

Que gran equivocación kiba…

-¿Que pasa?- preguntó pasando otra toalla que traía en sus manos por sus mojados cabellos.

Sakura al escuchar su voz, reaccionó, borrando de su mente al "sasuke semidesnudo".

-Tu desayuno…- dijo seriamente pasando por su lado y dejando el tazón en su mesita de noche….

-Sakura…- llamó lentamente, quiso acercarse a ella, pero Sakura antes de que el llegara donde ella estaba, dio media vuelta y se dispuso a salir de esa incómoda habitación…

Frunció el ceño al recordar, que su "amiga" Ino había acabado con su vida en este mismo lugar…

Salió de allí lo más rápido que pudo cerrando la puerta tras su cuerpo… dando un suspiro de alivio al hacerlo

Esta habitación si que le traía amargos recuerdos.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Se había quedado sentado en el mismo lugar donde estaba antes de que fuesen interrumpidos por esa mujer.

Tenía el ceño fruncido ¡como le molestaba que ella no estuviera con él! Y ahora se tarda ¿que estará haciendo?

Se levantó de golpe de la cama y se encaminó a paso rápido a la puerta, la iba a buscar, no soportaba estar ni un segundo lejos de ella.

Abrió la puerta bruscamente, e intentó salir, pero al hacerlo tropezó levemente con la culpable de su desesperación.

Ella lo miraba con curiosidad y sorpresa, se veía realmente hermosa frente a sus ojos.

-Oh- río divertida- me asustaste…- lo miró fijamente, él tenia el ceño fruncido- ¿Que?- miró a ambos lados.

-¿Por que tardaste tanto?- preguntó molesto. Ella se sorprendió con la pregunta, luego frunció el ceño.

-¿Por que me tarde?- dijo molesta- tal vez por esto- alzó un poco la bandeja para que el mirase la comida.

Él desvió su mirada, en sus mejillas se podía ver un leve sonrojo.

-No vuelvas a hacerlo…- susurró.

-¿El desayuno?- preguntó incrédula, él la miró con el ceño fruncido, mas ella soltó una pequeña carcajada- Solo Bromeaba…- dijo entre risas- ¿Vas a dejarme entrar?- lo miró curiosa.

Él se hizo a un lado, dándole espacio para que ella pudiese pasar.

-espero que te guste…- puso la bandeja en la mesita de noche-Es Rámen…- exclamó alegre. Él solo se acercó lentamente a la cama y se sentó- ¿No comerás?- preguntó desilusionada.

-No tengo hambre…- se dejó caer cruzando sus brazos tras su cabeza.

-"¿Es lo único que sabe decir?"- se preguntó-De acuerdo…- lo miró con el ceño fruncido- Si no comes, entonces me iré- infló las mejillas como una niña pequeña, eso lo divirtió un poco mas no dijo nada, solo la miró con una ceja levantada.

-Bien…- se sentó de nuevo- Solo un poco- ella sonrió emocionada y le pasó el tazón de rámen al chico, el cual comenzó a comer poco a poco y sin ganas, aunque luego de una probada, pareció gustarle, pues comió un poco más rápido.

Ella lo miraba detenidamente, luego recordó algo que a ella le pareció muy gracioso.

No me moveré de aquí hasta que comas.

Antes ella obligaba al chico a comer, y él lo hacía solo para que ella se fuera… ahora es todo lo contrario…

El la miró y notó que sonreía de nuevo.

-¿De que te ríes?- preguntó dejando de comer, Sakura salió bruscamente de sus pensamientos.

-¿Que?- preguntó despistada, el la miraba con seriedad- de nada…- sonrío nerviosa.

Él al parecer había terminado de comer, pero…

-¿No comerás mas?- preguntó mirando el tazón del chico.

-No…- respondió secamente.

-Pero, ni siquiera comiste la mitad…- dijo con el ceño fruncido.

-Te dije que no tengo hambre…- dijo como si nada.

-Pero, deberías comer mas, no es…

-Sakura…- regañó, haciendo que la chica se callara al escuchar nuevamente su nombre salir de él.

Ella desvió nerviosa la mirada y mordió su labio inferior, luego jugó con sus dedos.

Él bajó la mirada al piso nervioso, aunque en realidad se sentía bien decir su nombre, quería decirlo una y otra vez, pero su orgullo no se lo permitía.

Un silencio incómodo se apoderó de ellos, demasiado incómodo para su gusto. Sakura quería cambiar de conversación, debía cambiar pues estaba más que nerviosa, y que mejor manera que romper el hielo, pues el silencio no la estaba ayudando para nada.

-Sasuke…- dijo aun jugando con sus dedos.

-¿Que?- preguntó mirando el piso.

-¿te gustaría estudiar?- lo miró. Él la miró a ella, un poco sorprendido.

-¿estudiar?

-Si… deberías estudiar conmigo- habló animada- seria increíble- se enderezó para mirarlo.

-No quiero…- dijo secamente.

-Tu nunca quieres nada- frunció el ceño.- vamos sasuke, así te recuperas y estudias a la vez…- trataba de convencerlo.

-No…- fue lo único que dijo desviando su mirada.

-Por favor…- lo miró con ojos de gato. Él la miró con el ceño fruncido, dio un suspiro de resignación ¿quien se resiste a esa mirada? Estaba claro que él no.

-Está bien- dijo a regañadientes. Ella ahogó un gritito de emoción en su garganta y sonrió complacida.

-Entonces empezaremos este mismo sábado- habló emocionada. Sasuke solo asintió, luego le dio el tazón a Sakura para que lo colocara en la mesita de nuevo.

-Oye Sasuke ¿Cuando es tu cumpleaños?- preguntó de repente, él la miró y luego volteo a otra parte.

-¿por que lo preguntas?- volvió a verla.

-Quiero saber mas de ti…- dijo sinceramente mirando al frente.

-Pues… ya pasó…- posó su mirada en la nada.

-¿En serio?- ella lo miró sorprendida- ¿Cuando?- preguntó interesada. El dio un suspiro, no le gustaba hablar de él, pero ella lo estaba preguntando, y él no podía negarse a ella.

-Pues…- ella lo miraba atentamente- La semana pasada…- susurró mas ella lo escuchó.

-¿Que? ¿Por que no me lo dijiste?- frunció el ceño.

-¿por que hacerlo? es ridículo- contestó secamente mirándola.

-Tal vez… oye ¿puedo darte un obsequio?- dijo animada- mañana iremos al centro comercial y…

-¿Por que no me lo das ahora?- dijo con voz seductora en el oído de la chica, ella se puso nerviosa.

-Pero no tengo nada…- respondió sin mirarlo

-Sabes lo que quiero…- ella lo miró confundida- ya te lo dije, no me hagas repetirlo- ella sonrió nerviosa y él se acercó mas a ella y comenzó a besarla en los labios, de una manera torturante y apasionada, ella sonreía entre el beso.

Si, ella sabe lo que él quiere, y es a ella…

Sus besos, viajaron nuevamente por el rostro de ella hasta llegar a su delgado cuello, mordisqueando y chapándolo, eso le sacó varios suspiros a la chica.

Sasuke tomó a Sakura por la cintura y la elevó un poco para acomodarla en la cama, cuando la acostó él se posesionó sobre ella.

Volvió a besarla, apretando con su mano derecha el pecho izquierdo de la chica. No pensaba ni quería esperar más, así que se deshizo de la camisa de Sakura, la cual no traía sostén en ese momento.

Comenzó a morder esos rosáceos pezones que lo volvían loco. Sakura dio un pequeño gemido y enredó sus dedos en el cabello del chico, quien se encargaba de torturarla mordiendo y chupando sus pezones.

El chico le quitó el short que traía ella y sin esperar metió su mano en la intimidad de la chica, ella apretó un poco las piernas al sentir dos de sus dedos en su vagina.

Él sonrió a medio lado al sentir a la chica estremecerse ante sus caricias.

Lo que ella no se esperaba era que Sasuke bajase su cabeza hasta su vajina y allí comenzar a…

-Espera…- apretó sus piernas y trató de alejar al chico de su intimidad, pero en vez de hacerlo, lo apretó más a ella.

Él introdujo su lengua en la intimidad de la chica, eso la estaba volviendo loca, era una sensación nueva y excitante para ella.

-Sas..Sasuke…- decía mientras gemía… el chico hundió mas su cabeza en ella, eso le sacó otro fuerte gemido.

Él movía lentamente su lengua en esa cavidad, torturando placenteramente a Sakura, quien sentía que llegaría al clímax.

Y sin más llegó al orgasmo, el cual seria el primero de esa mañana. Apretó fuertemente sus pies y arqueó su espalda, definitivamente había sido maravilloso, él se levantó solo un poco para verla, ella tenia los ojos cerrados, se veía tan bella.

Se quitó rápidamente los pantalones y la camisa, quedando así en boxers y comenzó a besarla desde el vientre hasta sus pechos, donde se deleitó nuevamente con estos.

Ella gemía de excitación, era increíble lo que sentía cuando él la besaba de esta manera.

Él subió hasta sus labios de nuevo, ahogando cualquier gemido de la chica, ella no aguantaba, quería que él la hiciera suya de nuevo, así que bajó sus manos por el pecho del chico hasta llegar al pliegue de su boxer, para quitárselo de una, Sasuke se separó solo un poco de ella para sonreír a medio lado.

Una vez que ella se deshizo de esa molesta prenda, tomó con su mano el miembro del chico, moviendo su mano arriba y abajo, haciendo que Sasuke gimiera roncamente.

Ella seguía con sus movimientos, volviendo loco al chico, él la detuvo antes de que ella terminara con su orgullo.

-Hazlo… ahora- decía entre gemidos- hazme tuya… Sasuke- enrolló sus piernas con la cintura del chico.

Él sonrío al escuchar a Sakura decir eso, así que sin más, acomodó entre sus piernas e introdujo poco a poco su miembro en la intimidad de ella, la cual estaba lista para él.

Entró en ella con cuidado, y ella se estremecía más y más al sentirlo mas profundo en su interior.

Él comenzó a moverse primero suave y calmado, Sakura dejó caer sus brazos a ambos lados de su cabeza, gimiendo y cerrando los ojos. Luego ella movió sus caderas indicándole al chico que lo hiciera más rápido, y como si se tratase de una orden, él comenzó a moverse rápido, entrando y saliendo de ella, entraba hasta lo más profundo para luego salir y volver a adentrarse.

Eso la excitaba más y más, él la tomó por las caderas para acercarla más a su cuerpo, moviéndola a su antojo.

Ambos gemían y jadeaban fuertemente, sentían que ya venía el clímax… estaba cerca.

Sasuke la penetraba lo más fuerte que podía, sentía que ya terminaría y así fue, ambos llegaron al tan deseado orgasmo.

Sakura se aferró a él y él a ella, dando un largo gemido. Él se corrió en el interior de la chica, una sensación irreal, el chico se dejó caer sobre ella.

Ambos cuerpos estaban sudados y exhaustos, con las respiraciones entrecortadas, sin embargo…

A Sakura, le llegó una pregunta a su cabeza.

-Sasuke…- dijo con dificultad, al estar cansada y al tenerlo a él encima de ella.

-¿mmm?- se hizo a un lado para acostarse.

-En que… ¿En que sentido… me quieres…?- preguntó mirando al techo. Él se quedó unos buenos minutos en silencio, haciendo que Sakura lo mirara- Sasuke, en que…

-En… Todos los sentidos…- respondió seriamente, sorprendiendo a la chica de sobremanera… sonrío ampliamente al escucharlo, luego se acercó a él para abrazarlo fuertemente.

Definitivamente se sentía dichosa de ser correspondida.

Dichosa al escuchar esas hermosas palabras que él dijo.

Sin embargo.

Lo que ninguno de los dos amantes sabia…

Era que alguien los había estado escuchando, del otro lado de la puerta…

Continuara…

::::::::::::::::::::::::::::::::::

Nos leemos en la contiii

Las amoooooooo

:::::::::::::::::::::::::::