El viento acariciaba su rostro, mientras el sueño y el cansancio acumulado por esos días de horror que había vivido hasta hace pocos minutos, finalmente comenzaba a acecharla. Una pequeña sacudida la despertaron nuevamente, aun estaba en medio del mar, pero no importaba eso de momento, ella se sentía feliz, claro por el hecho de finalmente estar libre y segura y junto a … el.

Sonrió ligeramente, sus brazos que rodeaban su cintura, se aferraron con mas fuerza y recargo su frente en su ancha y fuerte espalda.

-Ocurre algo?- Escucho que el le había preguntado con su voz tan fuerte y amable a la vez.

-Estoy exhausta- Murmuro suavemente.

-Es de esperarse, pero no te preocupes Ashley pronto estarás en casa- Comento el, mientras aceleraba la moto-acuática aun mas.

Es verdad, pronto ella estaría en casa, volvería a su rutina habitual y… perdería contacto con Leon S. Kennedy.

-Podríamos… hacer una escala?-

-Hmmm?- Leon frunció las cejas, y volteo ligeramente hacia atrás para observar a la chica rubia. –Una escala? No entiendo Ashley, esperaba que estuvieras ansiosa por llegar a tu casa-

-Estoy muy cansada, estoy sucia y… no quiero presentarme de esta forma ante mi padre, sobre todo porque toda prensa estará acechándonos, no puedo presentarme de esa forma ante las cámaras-

-Después de haber sido secuestrada y que tu vida estuvo en riesgo total… te importa mas el "que dirán"?-

-No lo entenderías- Murmuro la chica, mientras bajaba la vista y escondía su rostro pegándolo aun mas a su espalda.

-Pues para ser francos es verdad, no te entiendo, aun asi, no puedo hacer escalas, tengo que llevarte directamente hacia donde esta tu padre-

-Pero Leon!-

-Nada de peros… mi misión es llevarte sana y salva hasta donde esta tu padre, si nos desviáramos del camino la fuerza naval, aérea y marítima ahora estarían detrás de mi sabes?-Sonrió Leon, mientras Ashley torcía la boca suavemente.

-Vayamos a un hotel, de ahí le hablare a mi padre, le diré que todo está bien, que aún estamos lejos de casa, que me deje darme una ducha, cambiarme de ropa y…-

-Y tu padre te diría que manda un jet privado por ti, aunque te encontrases en china EL QUERRIA que llegaras YA a casa-

Era inútil nada de lo que la chica decía hacia desistir a Leon de que se desviaran un momento. Claro que quería llegar a casa ella también, pero… a la vez deseaba que el trayecto se volviera mas lento, estar con Leon asi sin monstruos al acecho ni aldeanos locos era como un sueño.

-Como es posible que en tan poco tiempo, me haya enamorado tanto de ti?- Pensaba la rubia, mientras se aferraba mas al chico y claro que tenia esa respuesta, después de que su vida había estado en peligro y de que sus esperanzas de ser rescatada eran nulas, llego a su rescate aquel hombre, fuerte y de buen parecido, que sin titubear había hasta arriesgado su vida una y otra vez todo por ella. –Pero… solo fueron ordenes… lo hizo por deber, por dinero, por mi… padre- Se lamento mentalmente, puesto que Leon no mostraba otro interés aparte o más bien un interés que a ella le conviniera.

Un incomodo silencio había aparecido entre ellos dos, cuando el video-transmisor que Leon portaba timbro.

-Leon, repórtate-

-Tanto tiempo sin hablarnos Hunnigan- Sonrió el chico, mientras disminuía la velocidad para poner atención a la chica de lentes.

-Hemos dado con su localización, en cuanto pisen tierra un helicóptero estará esperándolos-

-Nuevamente te has puesto tus gafas- Dijo Leon quien al parecer no ponía atención en lo que la chica le estaba informando.

-Me estas poniendo atención?- Pregunto Hunnigan con la boca fruncida.

-Ya, ya… que en cuanto pisemos tierra un helicóptero estará esperando a por nosotros-

-Bien, entonces no hay más que decir-

-Y qué? No me vas a felicitar por la misión que he resuelto?- Pregunto de manera picara el chico, mientras Ashley mostraba facciones deprimidas, sin que Leon se diera cuenta.

-Aun no cantes victoria Kennedy, la misión termina, cuando la joya "se refiere a Ashley" este en los brazos del señor presidente-

-Bueno en ese caso… quizás después podríamos ir a algún lugar a celebrar por mi buen desempeño-

-Eres un caso perdido- Murmuro Hunnigan, sin embargo, se había sonrojado ligeramente, antes de cortar comunicación.

-Eso a mi me pareció un "acepto" a ti no Ashley?- Pregunto inocente, girando el rostro para ver a la chica rubia.

-Vámonos…- Murmuro esta, con la cabeza gacha, haciendo que Leon se sorprendiera ligeramente, puesto que su estado de ánimo había cambiado tan repentinamente.

-Bien… vámonos- No le quedo de otra a Leon mas que regresar su vista al frente y acelerar nuevamente. Después de 15 minutos más por fin visualizaron costa.

Era todo un caos, en cuanto pisaron tierra, todo un pelotón había hecho cerca para que nada ni nadie pudiera acercarse a la rubia, la escoltaron hasta el helicóptero, donde Leon también abordo, para después dirigirse en este hacia la casa blanca.

-Es impresionante, toda la milicia reunida para escoltarnos a tu casa, pero cuando hubo peligro real, solo tu y yo supimos darle frente a la situación- Leon volteo a ver Ashley, pero ella continuo en silencio, mirando a través de la ventanilla. Así que Leon desistió de querer hacer la charla.

Media hora más tarde, llegaron por fin al destino.

Bajaron del helicóptero escoltados igualmente por personal del ejercito, pero Leon se quedo estático, al ver junto al presidente a una chica que se le hacia conocida, mucho muy conocida, Ashley se percato de que Leon se había detenido y también detuvo el paso.

-Claire?- Murmuro suavemente el castaño, ladeando ligeramente la cabeza.

-Claire?- Ashley repitió el nombre que Leon había proclamado dirigiendo la vista a donde el la dirigía, para ver a la castaña.

-Pero que…- Antes de que Leon terminara la frase, la castaña, se abalanzo a abrazarle. Leon se quedo quieto, mientras Ashley al ver esa escena, camino de prisa hasta llegar con su padre.