~Fairy Tail no me pertenece es de Hiro Mashima-sensei, solo soy una loca fan que juega son su personajes~


"Palabras Mágicas"

Capítulo 1:

Jamás me pude haber imaginado que mi aburrida vida pudiera dar un giro, y convertirse en la entretenida y alocada que tengo ahora, yo creo que se debe mayoritariamente a FAIRY TAIL desde el momento en que me uní, todo mi mundo cambio, incluso el modo en que veo las cosas.

El haber conocido a Natsu y Happy en esa calle, puede significar, que mi destino era encontrarme con todas estas maravillosas personas.

Así es mi vida. Despertar en la mañana en mi acogedora casa y encontrarme que no estoy sola, siempre hay un intruso ahí. Antes me asustaba ahora realmente me asusto cuando no hay nadie… los cambios en mi rutina ¿Qué irónico no?

Esta mañana era el turno de Gray –sin mucha ropa como de costumbre- se encontraba dormido en mi sofá… rabia ya no sentía, pero unas ganas tremendas de molestarlo, me acerque en silencio, tratando de borrar mi presencia pero… no resulto. Antes siquiera de despertarlo el ya encontraba de pie en posición de ataque.

Quede perpleja de susto, aunque no me debería sorprender tanto, digo es un experto en combate y un gran mago, era lógico que sintiera mi presencia, al final sigo siendo la más lenta de todo nuestro equipo, no era nada comparada a la monstruosa fuerza de Erza y Natsu, supongo que Happy debe estar a la medida mía.

-G-Gray… tranquilo soy yo Lucy- suspire, parece que todavía esta adormilado- te quedaste en mi casa otra vez ¿no?

-¿Lucy? Cierto, es que llegue recién de una misión y tu casa es la más cercana para descansar –se rasco la cabeza en modo de disculpa- perdón por asustarte. Ya me voy. Solo quería tomar un respiro. Por cierto ¿no has visto a Natsu? Le dije a ese idiota que cuando llegara de mi misión resolveríamos la disputa del otro día.

-Todavía no se ha pasado por acá –seguramente ya vendría, siempre lo hacía- apenas llegue le aviso que lo estás buscando para eh… "conversar"

-Okey, te veo luego –se despedía con un aire de cansado.

-Emh… Gray, no es por nada pero… ¿Dónde está tu ropa? –siempre le pasaba lo mismo, pero ya lo conocía tan bien que no le parecía raro, esto sucede siempre que tienes a un exhibicionista como amigo.

-¡Demonios! ¿Cuándo fue? ¿En qué momento? –empezó a tocarse el dorso, muchísimas veces para convencerse así mismo de que solo llevaba los bóxer puestos-¡Porque siempre me pasa lo mismo!

El joven pelinegro tomo su pertenencias que estaban esparcidas por el suelo y se largó de la casa por la ventana. De nuevo ahí, quedaba demostrado que no era una persona común y corriente, pues la casa de Lucy se encontraba más o menos a dos pisos de altura, por lo que un individuo "común" no hubiera resistido una caída así.

-¡Qué envidia me dan! Nose cómo se las arreglan para colarse en casas ajenas –la joven rubia se desplomo sobre el sofá en el que se había encontrado Gray y medito un momento.

-Ahh… mejor me voy a dar un baño, tanto pensar en mis amigos me frustra, todavía creo que todos ellos están locos- al decir eso una sencilla sonrisa apareció en su rostro, de algún modo, la locura también se encontraba en ella sino, no se entendería tan bien con ellos.

Lucy se encontraba frente al espejo de su baño, se arreglaba el cabello con un moño de modo que cuando tomara el baño este no le estorbara, su cuerpo solo estaba cubierto por una toalla, cuando un estruendoso ruido, la desconcentro de su trabajo.

-¡LUCYYYYYY! –Esa voz era inconfundible para ella- ¿HAS VISTO AL IDIOTA DE GRAY?- si era Natsu-

-¡Aye! No lo logramos encontrar en el gremio- esa era otra voz, que Lucy podría reconocer en cualquier parte… Happy, el peludo y minino amigo de ellos-

Al no oír respuesta de la chica, Natsu y Happy se dirigieron hacia la puerta del baño, donde casi siempre se encontraba ella.

-¡Ohh! Ahí estas, pensé que no había nadie- el con su cabello rosado y su típica sonrisa se adentró aún más al cuarto- Deberías contestar cuanto te llamen "Luigi"-

-Aye… es cierto, es de muuuy mala educación no responder, nunca lo espere de ti Lucy- El gato azul ya volaba por el cuarto son sus alitas blancas- ahora, ¿sabes dónde está Gray?-

-¡Ustedes son los de la mala educación! ¿No ven que estoy en "paños menores" además de estar en el baño?, y vienen aquí como si nada a interrumpir mi privacidad, parece que no tienen muy claro lo que es educación- la furia la estaba invadiendo, pero estos dos chicos ni se percataron del ánimo de la rubia.- Ahora… ¡Salgan de Aquí y esperen afuera!- se escuchó un portazo y los dos se quedaron en el comedor esperando a su amiga-

-¿No crees que Lucy anda media rara estos días?- pregunto el pelirosado a su amigo.

-Debe ser por la edad, las mujeres cuando van envejeciendo se ponen más pesadas- respondió en susurro Happy.

-¿Qué vamos hacer ahora? No nos respondió nada sobre Gray, estaba seguro que ella sabría algo- Natsu se desplomó sobre el suelo tratando de crear un especie de "pataleta"- Me da miedo ir a preguntar a Erza, pero creo que el Bastardo de Hielo no sería tan tonto para ir a esconderse con ella.

-Aye… Erza es siempre muy aterradora cuando trata de parar siempre sus peleas- Happy también se recostó con Natsu en el suelo- ¿Qué vamos hacer ahora? Me aburro… Lucy se va a tomar su tiempo- dijo con desanimo

-Mmmm…. Supongo que Lucy no se molestara con nosotros si revisamos un poco sus cosas para matar el aburrimiento- se levantó y se dispuso a entrar en habitación de la chica- además si pasa algo es culpa de ella por no ayudarnos en el momento en que llegamos.

-Aye!- respondió feliz el minino.

-La chica se encontraba en su tibia tina de baño, muy frustrada, la única cosa que le molestaba de esos dos, era que nunca respetaban su privacidad… ¿era mucho lo que ella pedía? Después de todo, ellos casi siempre se burlaban a costa de ella, entraban y salían de su casa por gusto y ¿no podían siquiera respetar esa mínima regla?- Estaba tan concentrada en sus pensamientos que no percato de que sus revoltosos amigos no estaban provocando ruido alguno, que… para ellos era "una mala señal".

-¿Natsu, Happy? ¿Qué están haciendo?- pregunto desde el cuarto la rubia- no hubo respuesta alguna de parte de los muchachos- pensó un momento, alomejor con algo de suerte los chicos hubieran optado por largarse de ahí y regresar en un rato más. –Estaba muy equivocada en pensar algo así de simple para ellos.

-Happy, tu revisa ese lado y yo este otro, siento que Lucy esconde cosas que podrían ser muy reveladoras- Afirmo Natsu.

-Aye! Si fuera el caso sería muy divertido mostrarlo en el gremio ¿no?-respondió el gato

-¡Sí! Jajaja…. Ya me imagino la cara de Lucy- Natsu comenzó a reírse mientras revisaba el primer cajón que tenía más cercano.

-¡Hey Natsu! Mira lo encontré… -Happy trataba de llamar la atención de su amigo, para que le ayudara a sacar un curioso bolso, que se hallaba debajo de la cama de la rubia- parecía contener los secretos más ocultos de Lucy, debido al lugar donde se encontraba. Entre los dos jalaron el condenado objeto hasta hacerlo volar por la habitación, aterrizo junto a la puerta, donde se desparramo todo el contenido de este.

-¿Qué demonios es eso Happy?- interrogo el joven- no parece tan grandioso que digamos.

-A-aye… -contesto con tristeza Happy.

El contenido trataba solo de fotografías que Lucy había recortado de algunas revistas, todas ellas de Gremios que a Lucy le gustaban desde pequeña. Natsu concluyo que deberían corresponder al tiempo en que la joven todavía no formaba parte de Fairy Tail. Nada interesante para el gusto de él.

-Sigamos buscando…- ordeno al fin Natsu.

Y así continuaron por unos minutos, hasta que se cansaron de no poder encontrar nada interesante para el gusto de ambos. Las principales cosas que tenía la chica eran libros, revistas, una que otra ropa interior reveladora y puras estupideces para niñas… Nada que mereciera la atención de ellos.

En el momento en que Natsu se iba a rendir –cosa rara en él- Happy grito desde un rincón donde se hallaba un pequeño mueble con llave.

-¡Natsu! Ahora sí que encontré algo bueno ¡Mira! –Señalaba el pequeño mueble, y para suerte de ambos, en este instante se encontraba sin llave- se ve muy sospechoso. Te apuesto mi pescado de la tarde en que encontramos algo demasiado importante.

-¡Yuuujuuuu! Esto realmente me enciende… -se acercó junto al gato y con extremo cuidado, comenzó a abrir el cajón- ¿qué es esto?

-Mmm… parece un libro… de nuevo- desanimado contesto Happy- ¿Qué dice la portada?

-"Mis hermosas Memorias". Que cursi.- dijo Natsu.

-¡Ábrelo! Debe contener algo bueno, sino no estaría metido en este mueble con llave.- Dijo desde el aire Happy.

-Bueno, qué más da… no creo que perdamos nada.- respondió al fin Natsu.

Al abrir el Libro, se sorprendieron, este libro no contenía texto, como ellos pensaron, sino muchas fotografías… todas estas de ella pero estando en el Gremio, otras capturas mientras estaban en misión, fotos de él y Happy. Erza con Gray riendo. El abuelo con Mira, Elfman peleando conmigo y muchas otras más.

Natsu y Happy comenzaron a darse cuenta que este pequeño libro –mejor dicho álbum- representaba para Lucy mucho más de lo que ellos creían.

-Natsu… nunca espere esto de Lucy… ¡ES UNA ACOSADORA!- el pequeño gato grito tan fuerte que Natsu, tuvo que taparle la boca para que la chica no se enterara de lo que estaban haciendo.

-¡shhh! Cállate Happy, no ves que Lucy nos puede pillar.

Siguieron revisando el Álbum, todas las fotografías mostraban a todos muy felices y viviendo la "normal" en el gremio. Mientras avanzaban las paginas comenzaron a ver imágenes de Lucy, pero cuando era pequeña, una les llamo la atención, había una mujer muy hermosa, con un aire parecido a Lucy, supusieron que debería ser su madre, estaba marcada con bordes dorados, y era la única imagen donde aparecida, en todas las demás no había rastro de ella.

-Supongo, que esta debe ser una de las cosas más importante para Lucy ¿No Happy?-comento el pelirosado.

-Aye…

-¡Mira esta! –el chico apuntaba a una fotografía que estaba al final del álbum y se encontraba Lucy con su padre montados en una bicicleta- parece que hasta el padre de Lucy era simpático en sus tiempos- el chico todavía se acordaba de la tragedia que provoco este tipo anteriormente junto al gremio Phantom- Lucy sigue igual de feíta desde que era chica… Jajajaja….

-¡Cierto Natsu!- grito de nuevo Happy.

Lucy ya estaba a punto de salir de la tina cuando escucha las risas de sus compañeros de equipo. Era obvio que todavía no se habían ido, y escuchando el escándalo que tenían afuera nada bueno estaban haciendo.

-NATSU, HAPPY- gritaba la rubia desde el baño- ¿Qué están haciendo allí afuera?

Los chicos se sobresaltaron con los gritos de la joven, y sin pensarlo dos veces salieron corriendo desde el dormitorio al living.

-N-nada… ¿no confías en nosotros Lucy?- respondió apuradamente Happy.

-E-es verdad, solo apúrate en salir, todavía tengo que encontrar al bastardo de Gray- dijo alarmado Natsu.

-Okay… ya salgo! –contesto desde adentro Lucy.

Happy y Natsu comenzaron a suspirar aliviados, al haberse salvado de que los pillaran con las manos en la masa, pero todavía no se daban cuenta, que al Salir tan rápido, se traían consigo el álbum de la chica en las manos.

-Uff… menos mal que somos rápidos- afirmo Happy- imagínate que nos hubiera visto ahí- se relajó- ¿Natsu que llevas ahí?- apuntando a las manos del chico.

-¿Ah? Esto…- se le agrandaron los ojos al darse cuenta que lo que llevaba en las manos era su crimen y perdición- ¡¿Qué Hacemos Happy? –grito con miedo el pelirosado.

-wahhh! No quiero que nos pillen… ¡Escóndelo! Nose… hácelo desaparecer- gritaba con pánico el gato.

Happy no pudo haber dicho peores palabras en aquel momento, Natsu intranquilo con la situación que se encontraba, tomo el libro con ambas manos y le prendió Fuego, acto que según él haría desaparecer la evidencia del Crimen.

-¡Idiota! ¿Qué has hecho? –exclamo el gato- ahora si que estamos muertos.

-¡Lo siento! Fue lo único que se me ocurrió- respondió con amargura el mago.

Ambos comenzaron a sudar extremadamente, ahora no había nada que pudieran hacer. De la nada a Natsu se le ocurrio un plan –raro en él-

-Em… Lucy? –comenzó a hablar Natsu- encontré un álbum muy interesante aquí, se llama Mis Hermosas memorias….

-Ah? Ese! si me acuerdo… ¿Qué pasa con el?- contesto la rubia.

-¿Me lo prestas? Es que hiciste un excelente trabajo en esto, me gustaría mostrárselo a los demás… ¿no te molesta?- exclamo Natsu.

-¡No! Ese definitivamente no… es muy valioso para mí- exclamo la rubia.

Los chicos se desmoronaron al comprender lo que habían hecho, y no supieron que responder. Al cabo de un minuto Lucy volvió a hablar.

-¿De verdad creen que es un buen trabajo? –pregunto con entusiasmo la chica.

-¡SI! ¡Es lo mejor que he visto!- afirmo Happy

-Bueno… si les gusta tanto… esta bien, pero prométanme que no les mostraran mis fotografías de cuando era pequeña, es algo embarazoso y tengan mucho cuidado con el ¿si?- respondió al fin la chica con algo de rubor en su cara.

Natsu y Happy apenas escucharon la respuesta salieron corriendo de la casa, con el fin de esconder las evidencias de su crimen.

Al cabo de unos minutos Lucy salió del cuarto para encontrarse con los chicos, pero no había nadie en ese lugar.

- Que raro… pensé que me estaban esperando, ni modo, voy a tener que irme sola al gremio, supongo que deben estar allá molestando. –Tomó sus cosas, y salió de su hogar con destino su Gremio.-


¿Qué tal? espero que les haya gustado, este es mi primer fic en publicar, estoy algo nerviosa, ojala los disfruten.

¡Recibo cualquier consejo! en serio ^^ y sean bondadosos conmigo déjenme un Reviews si?

Akira