Disclaimer: Los personajes de Hetalia que aquí se presentan no me pertenecen, sino a Hidekazu Himaruya (gran genio mundia xD), ni siquiera México es mio (es de los mexicanos) xD, aunque sí hice yo algo del personaje n_n

Advertencias: yaoi, lemmon proximamente, violencia ¿leve?, drama, un poco de OoC (me es dificil a veces captar a Rusia), y alguno que otro sentimiento nacionalista que me surjió y lo puse.

Kary: Privet!

Inner: Bueno... ¡Al fin!; hemos escrito el primer capitulo de una historia que hemos venido planeando desde hace mucho.

Kary: ¡RusiaxMéxico!, aunque aún no tenemos yaoi en este capitulo, si acaso algunas palabras que hacen emocionarse a quien busca captar cualquier insinuación xD, serán una serie de capitulos sonbre una extraña relacion de estos dos países, y va desde que se conocen (que es el "recuerdo" que está en cursivas) hasta... ¡Mucho más!, sólo que quiero aclararles que la fecha en donde se desarrolla la historia no la tengo definida (imaginensela ustedes, puede ser en unos pocos años o dentro de varios n_n)

Inner: por cierto, es un solo México, porque así se me hace mejor (aunque a veces tambien piensamos que deberían ser dos)

Kary: Esperamos que les guste, y algunos comentarios sobre la forma en la que escribibos los aclararemos al final.


Sin miedos.

Circunstancias que nos unen.

El moreno permanecía simplemente en su lugar, movía su cabeza mirando a todas partes, arrancando destellos blancos de la luz con su cabello negro, por mientras pasaba sus oscuros ojos chocolate por todos los presentes…

Y lo vio otra vez: con su sonrisa tan perpetua como los hielos de su territorio, pero aún así, mantenía un porte de imponencia que se reflejaba en su mirada violeta; de nuevo estaba en desacuerdo con Estados Unidos, y se podía notar su enfado con tan sólo mirarle a los ojos; ni siquiera era necesario observar esa aura negra que emanaba de su interior… varios países a su alrededor estaban aterrados y temían lo que pudiera pasar con ellos si Rusia perdía el control y se alejaban un poco del alvino.

Él sin embargo, lo miraba; como embobado por esa fría expresión que a los demás les causaba tanto miedo; desde que había comenzado a asistir a las reuniones mundiales, se había fijado en la gran nación, que había logrado despertar en él un sentimiento de admiración… o quizás otra cosa, pero no lo sabía…

A esas alturas sus hermanos ya se habían dado cuenta de lo que pasaba, y no perdían la oportunidad de "aconsejarle" sobre lo que sería mejor para él: que el ruso podría ser peligroso, que si no había escuchado todas las cosas que se decían sobre él… que era muy violento… pero él no los escuchaba; iba a ser lo que se le viniera en gana; después de todo él era un guerrero, el descendiente de dos grandes culturas mesoamericanas, él era…

-¿México-san?-susurró una suave voz a su lado.

-¿Qué pasa Canadá?*

-¿Te pasa algo?

-No jaja- se pasó la mano por la nuca y sonrió con seguridad- sólo me distraje un poco- fijó su vista de nuevo en Rusia, que continuaba su pelea con el gringo; las otras naciones observaban sin intervenir; ni siquiera Alemania hablaba, sino que se limitaba a observar y escuchar lo que decían las potencias, disponiendo toda su atención por si de alguna manera algo llegaba a afectarle a él o a Italia*.

Los comentarios fueron aumentando de mordacidad, y las respuestas eran cada vez más violentas… ¿de qué era la pelea esta vez?... ya ni siquiera se acordaban; los motivos se habían olvidado hace mucho y ahora sólo decían comentarios sin sentido buscando dañar al otro.

-… si sigues así te vas a quedar solo en tu propio continente, América*- finalizó el ruso como si le diera un consejo; Alfred bajó la mirada; la mayoría de los países pensaron que el ruso había "ganado". Por lo menos por esta ocasión…

-…oh, por supuesto…- se había equivocado- aunque no lo creas voy a seguir tu consejo, Rusia; de cualquier manera no quiero que me hagan compañía por miedo… o por LASTIMA*- hizo énfasis en esa última palabra; Iván abrió mucho los ojos y bajó la vista; a unos lugares de ahí México lo veía con la boca abierta: había estado seguro de que Rusia iba a poner en su lugar al gringo esta vez.

El siberiano apretó fuerte sus ojos y se levantó; bajo la atónita mirada de las naciones, rodeó la mesa y salió de ahí, cerrando la puerta con un fuerte golpe; América sonrió de medio lado con superioridad y continuó con la reunión como si no hubiera pasado nada.

El moreno bajó la vista y se levantó disimuladamente.

-Voy al baño- dijo en voz baja ante la curiosa mirada del pequeño canadiense y las de desaprobación que sus hermanos le mandaban desde sus lugares.

Sin embargo al salir de ahí, buscó rápidamente al ruso, pasando por algunos salones del hotel en donde era la reunión y en donde se hospedaba la mayoría… pasados unos minutos en los que casi se daba por vencido, se dispuso a volver a la reunión, sin embargo, vio la figura de un hombre alto a lo lejos: estaba afuera, en el jardín, y para ser exactos, en donde había girasoles.

El mexicano sin pensarlo dos veces, se acercó al mayor lentamente, haciendo sonar sus pasos para no tomar desprevenido al ruso; éste, al escuchar los pasos volteó y miró de reojo al moreno, luego le dio la espalda nuevamente.

-¿Viniste a burlarte de mí, México?

-Eee… ¡no!, ¡por supuesto que no!- Rusia no le contestó, por lo que México se puso junto a él y le dio unas palmaditas en la espalda; sin querer, se dio cuenta de que el mayor había estado llorando. Iván al verse descubierto, tomó al menor por el cuello y lo empujó contra un árbol.

-¿Acaso estás aquí por lastima entonces?- le preguntó recordando las palabras de Alfred.

-N-no- le costó trabajo responder pues Iván le estaba sacando el aire, sin embargo sus palabras sonaron firmes.

-¡¿Entonces?

-C-creí, q-que necesitarías u-un amigo…- el más alto se le quedó viendo un momento y luego lo soltó.

-¿Tú quieres ser mi amigo?

-¡Claro!, ¿Pos' por qué no?*

-¿No me tienes miedo?- le dijo y lo miró a los ojos; a propósito, el aura oscura volvió y lo rodeó.

-¿Miedo?, jaja ¿Qué es eso?- le respondió alegremente; el aura oscura desapareció e Iván le sonrió- ¿'tonces? ¿Amigos?- Rusia lo miró receloso por un momento, pero el mexicano le clavó sus ojos color chocolate- ¡Ándale!- estiró una mano y cortó un girasol para Iván- ¿Va?

-¡Da!- le respondió… pero algo le decía, que ese joven iba a ser otra cosa que un amigo…

**o**

Dolor… solamente dolor… los golpes habían terminado, pero Alfred aún seguía ahí: mirándolo mientras permanecía en el suelo e incapaz de poderse levantar… lo había golpeado de nuevo, y eso que tan sólo habían pasado unas horas desde que terminó la reunión mundial en Europa, aunque al parecer todos los países ya se habían ido del lugar de la junta, y tan sólo quedaban él y su "querido" vecino…

El capitalista se paró junto a él y se puso en cuclillas para verlo mejor.

-¿Lo ves México?, es por eso que no te debes oponer a mí- su voz sonaba fría, y completamente distante a ese tono infantil que era tan característico del rubio- ¿Qué opinas ahora de mi propuesta?- el mexicano lo miró a los ojos con profundo odio.

-Q-que… que t-te puedes ir al infierno c-con tu pro-propuesta; p-porque no voy a aceptar…- el güero lo tomó de los cabellos y lo estampó contra el suelo un par de veces más, haciendo que volviera a sangrar; luego se levantó y se dirigió a la puerta de aquella pequeña estancia, pero antes de salir por ella agregó:

-Considera esto como un paro a nuestras relaciones comerciales… nos vemos México…- y se escucharon sus pasos alejarse.

El moreno se quedó en el suelo sin moverse; tenía la boca abierta y los ojos enrojecidos, pero no por eso húmedos… y ya ni siquiera tenía que esforzarse por contener las lágrimas: estas simplemente ya no salían… como lo odiaba: al otro americano, a las crisis que lo azotaban a cada momento, a sus dirigentes que sólo pensaban en sí mismos, y a la forma en que tenía que soportar todo eso por el bien de su gente…

Pero ahora sí todo se había echado a perder: Estados Unidos había roto sus relaciones comerciales*, y estaba seguro de que no volvería a reanudarlas hasta que aceptara su propuesta… pero no quería hacerlo: no podía aceptar venderle más barato toda la materia prima que le venía, eso sería su ruina, y por consiguiente, la de los que vivían en su país…

Trató de incorporarse, pero no tenía la fuerza suficiente en esos momentos; empezó a ver todo borroso a su alrededor y sus ojos se comenzaron a cerrar sin que pudiera evitarlo; en ese momento sintió un par de fuertes y enormes brazos que lo levantaban con cuidado, y antes de caer inconsciente, escuchó una vos grave y agradable decirle:

-Vas a estar bien México… te lo prometo…

**o**

Algunos rayos de luz chocaron contra sus parpados y lo despertaron, aunque no abrió los ojos al momento: se sentía reconfortado y calientito; había pocos sonidos a su alrededor, y ninguno de ellos le revelaba en dónde se encontraba. Se acurrucó un poco más entre las cobijas, notando que eran por lo menos tres, pero no le producían calor.

Decidió abrir los ojos, y en cuanto estos se adaptaron a la luz que entraba por una ventana lateral, pudo observar la estancia en donde se encontraba: era una amplia recamara, de aspecto rústico y acogedor; las paredes eran café oscuro, pero había uno que otro tapiz que les daba un color diferente. Miró a sus costados, y se encontró en una cama con dosel, y de una madera parecida a la de las paredes; se giró hacia la ventana, pero no pudo ver más que la blanca luz que entraba y unos puntitos blancos de… ¿nieve?

Trató de incorporarse, pero un dolor en el torso lo hizo volverse a acostar: por lo visto no se había recuperado del todo, pero… ¿Dónde estaba?, ¿Por qué lo habían traído?, ¿Quién? y lo más importante: ¿Dónde había una botella de Tequila? (es buena para el estrés xD); justo cuando estas preguntas le daban vueltas por la cabeza, escuchó la puerta abrirse y unos pasos ligeros que se acercaban a él, además estos se acompañaban con un curioso sonido de tambores.

Al poco, una chica llegó junto a su cama y depositó una bandeja sobre la mesita de noche, al verla, el mexicano la reconoció de inmediato:

-¿U-ucrania?*- la muchacha se sobresaltó un poco, pero luego le sonrió al moreno.

-Veo que ya te despertaste; ¿te sientes mejor?

-Sí… algo… ¿dónde estamos?, ¿en Ucrania?

-Jiji, no, estamos en Rusia; al parecer mi hermano te trajo aquí ayer en la tarde y luego me llamó para que te atendiera… estaba tan preocupado que no me pude negar- miró con cariño al latino, que parecía un poco desconcertado.

-¿Rusia-san?

-Sí, me parece que aún está dormido… se acostó tarde para ver como estabas- México se sonrojó un poco, por lo que se metió dentro de las cobijas para que no se notara- ¡Ah, por cierto!, será mejor que recobres energías- lo ayudó a incorporarse sobre la cama, y le dio un plato que estaba sobre la bandeja que había traído- comételo todo y descansa otro poco, mi hermano vendrá a verte cuando despierte- le dedicó un última sonrisa y se dirigió a la salida; antes de que se fuera, México musitó:

-Señorita Ucrania- ella lo volteó a ver- gracias.

-De nada- y la puerta se cerró suavemente.

México se quedó un momento en silencio y luego comenzó a comer; la ucraniana tenía razón: poco a poco se comenzó a sentir mejor, y además apagó el hambre que no se había dado cuenta que tenía. Cuando terminó, dejó el plato en la mesita y se estiró un poco, ahora sintiendo apenas un leve dolor.

Recordó entonces lo que había pasado hace apenas unas pocas horas y apretó los puños sobre las cobijas con rabia y sintió una horrible sensación de nervios a la que no estaba muy acostumbrado. Permaneció inmóvil quién sabe cuánto tiempo más, hasta que de nuevo escuchó pasos que se acercaban: esta vez eran más pesados que los anteriores y no iban acompañados de ningún otro sonido.

Al instante relajó el rostro y miró hacia la puerta, para dirigirle una amplia y simpática sonrisa a aquél que acababa de entrar; Rusia le correspondió levantando la mano y diciéndole:

-Privet*, México-kun… ¿te sientes mejor?- éste asintió- me alegro- acercó una silla y se sentó junto a la cama; el silencio imperó por un momento, en el que el mexicano permanecía con la cabeza ligeramente agachada, y el ruso lo veía sin dejar de sonreír.

-Gracias… por ayudarme…- agregó al ver que el otro no entendía.

-No es nada; la verdad me alegra haber podido ayudar a México-kun- el moreno se puso ligeramente rojo- y me gustaría poder ayudarlo más.

-No puedes hacer que mis dirigentes dejen de ser corruptos.

-No me refiero a eso… lo sé todo; hoy salió en las noticias: América rompió relaciones contigo…

-… sí, es cierto… es lo último que le faltaba pera terminar de fregarme…- sonrió amargamente- su invasión… la mitad de mi territorio, y ahora esto…- la cruda realidad le golpeó de nuevo provocándole un nudo en la garganta; dobló las rodillas y se abrazó a sí mismo como buscando protección- a pesar de todo sé que sigo dependiendo de él y no sé que voy a hacer ahora… mis hermanos también tienen sus problemas y no creo que sólo con la ayuda de Brasil* pueda arreglar las cosas… aunque tampoco quiero darle problemas a él- ¿Por qué le contaba esto al ruso?: ni él mismo lo sabía, pero el mayor le daba una increíble confianza y de cierto modo lo hacía sentir seguro- quizás… termine desapareciendo, pero… lo que más me duele es… lo que le pueda pasar a mi gente…- ante lo último sintió un frío recorrerle por todo el cuerpo; puso su rostro entre sus rodillas y experimentó una sensación de completa soledad.

Estando así, no notó cuando Rusia se levantó de su lugar; en cambio, sí sintió cuando un par de enormes brazos lo rodearon y lo acercaron al cuerpo del mayor, quien lo acurrucó contra su pecho y le revolvió el cabello como niño chiquito; cualquier otro país se hubiera asustado ante este contacto con el soviético, sin embargo México sólo sintió un confortante hormigueo recorriéndole el cuerpo, y él también abrazó al ruso.

-No te preocupes, México-kun… yo estoy aquí y te voy a ayudar…- el menor levantó el rostro y lo miró a los ojos; Iván se sorprendió de que no hubiera estado llorando- tal vez no pueda arreglar tus problemas con América, pero te tengo otra propuesta… ¿México quiere ser uno con Rusia?


Algo de información extra (aunque puedes omitirlo)

Canadá: bueno, tengo una larga lista de buenas razones para pensar que México sí recordaría a Canadá (seguro muchos de ustedes también piensan lo mismo), como por ejemplo, que ambos somos los "queridos vecinos" de Estados Unidos, o que somos de Norteamérica; pero también, leí en una encuesta, que los canadienses nos tienen en un buen término a los mexicanos (en la misma encuesta, decía que la mitad de los estadounidenses nos tenían en malos términos, y sólo un 45% piensa bien de nosotros, sin embargo, el 92% de los canadienses nos tienen simpatía, y sólo el 6% tiene una actitud negativa por México) además de que los mexicanos también los tenemos en buenos términos a ellos (por lo menos mejores que a los gringos)

Alemania e Italia: aunque en el manga y el animé, sacan que estos dos países sólo se conocieron hasta la primera guerra mundial, sé que se conocían desde antes; de hecho, ambos lograron su unificación gracias a que se establecieron alianzas mutuas en contra de Austria y Francia, en las que se buscó el beneficio para ambos; esto fue durante la segunda mitad del siglo XIX, y aunque bien puede ser que Italia sólo haya conocido a Prusia (el estado más grande y por el que se unificó Alemania) yo pienso que tuvo tratos con Alemania entera y unificada.

Solo en su propio continente: bueno, como todos los mexicanos sabemos, Estados Unidos nos quitó más de la mitad de nuestro territorio (a mi me costó superarlo xD) sin embargo, lo que muchos de nosotros no sabíamos (me cuento), es que los gringos de aquellos tiempos, luego de la independencia de los demás países latinos, también invadieron muchas otras partes de Latinoamérica; he de decir también que en Canadá hubo preocupaciones, porque gran cantidad de dinero que se usó para su desarrollo, era proveniente de Estados Unidos (vaya compañero de continente que tenemos)

México y Rusia: sé que esto ya lo han leído en otros fics: México fue uno de los primeros países que hizo trato con Rusia (más específicamente con la URSS), y precisamente el año pasado, la relación entre ambos países cumplió 120 años (largo periodo de relaciones) además, de que los rusos también nos tienen en buenos términos (incluso hay un batallón llamado Francisco Villa), y estoy segura de que saben más de nosotros que nosotros de ellos (una excepción con los que vemos Hetalia xD)

Relaciones comerciales con EUA: sí, sí, aún dependemos muchísimo de ellos; es nuestro principal comprador (me parece que luego está Canadá, pero no estoy muy segura), a pesar de ello, Estados Unidos depende de nosotros más de lo que parece, puesto que es el segundo país al que más le compra (disculpen, pero no sé qué país es su principal vendedor)

Ucrania: También mantenemos relaciones importantes con Ucrania, incluso cuando se disolvió la Unión Soviética, durante los siguientes años, México restableció tratados con este país, y hoy en día se consideran relaciones importantes (claro que no son de las más importantes para los dos, pero de que hay cierta "amistad" entre países, la hay)

"Privet": Es más o menos como sonaría el "hola" ruso.

Brasil: Bueno, aquí México mencionó a "sus hermanos", o sea a los demás países de Latinoamérica (y aunque Brasil estuvo bajo la "tutela" de Portugal, para mí también cuenta), pero menciona específicamente a Brasil, porque es la mayor potencia económica latina (luego sigue México y luego Argentina)

Es esto, o mi libro de historia, Wikipedia, las embajadas de los diversos países, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el profesor de historia y yo estamos locos.


Kary: uy, espero que les haya gustado, porque lo escirbí como 5 veces y no me terminó de convencer... (acepto cualquier critica constructiva); a ver, en cuanto al caracter de México:

Inner: sabemos que parece bipolar, pero hay razones para ello, y se aclararán en el momento justo, al igual de la razón por la que no llora... esperampos que en los proximos capitulos saquemos mejor su caracter, y las demás cosas ya se verá u_u

Kary: y antes de otra cosa, les pido una cosa:

Inner: ¿Qué nombre quieren que le pongamos a México?, es que veo en muchos fics que le ponen Pedro, pero a mí no me convence del todo ese nombre, así que también se me ocurrió que podría ser Juan, Luis, Alejandro o José (son comunes, sobretodo el de Alejandro, que segun encuestas es el mas usado), pero como no vine a alegar por ese punto, dejaré que ustedes decidan, y ya pondré el nombre que me diga la mayoría en el siguiente capitulo; de hecho tambien hay una encuesta en mi perfil, así que pueden votar ahi tambien si quieren (contare ambas cosas)

Kary: esperamos desde reviews hasta bombas atomicas (aunque un Vodka o un Tequila nunca hace mal xD), y nos vemos para la otra (trataré de subir en menos de una semana, aunque me es difícil escribir con tanta tarea ups)

Inner: proshchaite!