La única excepción Lo único en que pensaba era en aquel día; aquel día que por el resto de su vida detestaría…

-Y pensar que odio el trabajo… ¿Por qué no me habría mandado a una misión?..¡Por lo menos sería más fácil que trabajar como burro todo el día, con tantos papeles y tonterías que solo me sacan de quicio!- Dijo la castaña mientras llenaba un escritorio de papeles que cargaba. –Jah! ¿Se supone que para esto soy un ninja?- Rió para ella mientras dejaba la solitaria oficina, se adentró a la oficina de los hermanos del Kazekage y escucho con atención lo que ellos discutían con enojo y estrés.
-¿Sinceramente creen que Gaara quiera asistir?... Me refiero a que una cosa es que acceda a que el evento se lleve a cabo, ¿¡Pero a que él quiera ir a inaugurarlo!? ¡Será complicado!- Dijo Kankuro con algo de disgusto. -Eso no pasara ni en un millón de años, él aún cree que la gente le tiene miedo. Hablo enserio, aún no está muy convencido de que la gente lo acepte… así que apoyo a Kankuro.-Dijo Matsuri como si nada ni nadie le importase, pues estaba realmente enojada, todos querían obligar al Kazekage a hacer algo que no quería. -¿Qué rayos sucede?... Quién se creen para decidir si Gaara ira o no ¡Ya estoy harta de escucharlos discutir! Si de verdad quiere ir irá y si no, ¡NO! ¡Y punto! ¡Ahora largo de aquí!-
Temari estaba furiosa de que todas las discusiones tenían que ser en la oficina. Matsuri la vio directamente a los ojos, frunció el ceño y salió echando chispas, Kankuro se sorprendió al ver la reacción de Matsuri. -¿Temari podrías tranquilizarte?.. Ya sabes como todos esos tipos.- Dijo refiriéndose al consejo. -Solo buscaban desesperar a los Sabaku no- Kankuro rasco su cabeza un par de veces. –De acuerdo pero si vuelve a ocurrir me largo a una misión.- Temari rodó los ojos, y estampo una libreta en la frente, realmente estaba cansada de tantas tonterías. -Oye… ¿sabes por qué Matsuri puso esa cara? Parecía enfadada, últimamente está muy corajuda, y de mal genio, como Gaara solía ser….ya sabes… extraña...-. Temari lo miró con una gran intriga. –No lo sé.- El sereno Kazekage solo hojeaba documento tras documento, escuchó un gran azotón de puerta del otro lado del pasillo y puso atención en aquellos reclamos que venían de fuera.. -¡Estúpidos! ¡Estoy harta! ¡Soy una ninja! ¡No debería estar aquí! ¡¿Acaso creen que soy sirvienta!...- Matsuri estaba harta del trabajo absurdo que Baki le había dado ya que por el momento las mujeres de la aldea no podían ir a misiones de rango alto. -¡En cuanto acabe ese festival tomare unas buenas vacaciones!-Inflo sus mejillas y dejo salir el aire hacia arriba, levantando sus cabellos.- ¿Eso deseas?- Preguntó el pelirrojo con seriedad mientras veía entrar a su aprendiz a la a oficina. -Si, en verdad si Kage...- Matsuri desvió la mirada un tanto frustrada y apenada pues supuso que él había escuchado todo lo que dijo en el pasillo. -Entonces vete, y vuelve después del festival, irás a una misión con Temari.- Matsuri sonrió con felicidad, era lo que más anhelaba. -Pero no tendrás vacaciones después de eso.- A Matsuri no le importo, sabía que tenía que ir a más misiones y muchas cosas más, pero era mejor que estar encerrada en una oficina sin hacer nada… -De acuerdo.- Matsuri dijo eso antes de que la emoción el ganase y abrazara al Kage, el pelirrojo no entendió porque lo hacía pero le daba igual, en ese momento Matsuri enrojeció –"Pero que estoy haciendo".-Pensó, para salir corriendo de la oficina. -¡Qué asco! ¿Que eh hecho? ¿Cómo qué asco?..¡Bien que te gusto Matsuri!... - ¡No! Imposible el Kazekage era un fastidio, dejo de ser su sensei y la ignoraba por completo. -Idiota.-Susurro. Matsuri estaba realmente resignada a perder la amistad de Gaara, y desde que se convirtió en Kage le daba igual ser o no su alumna. Gaara por otro lado siguió como si nada hubiese pasado, no le daba importancia. Simplemente le daba igual. Aunque sabía que pasaría un mes entero sin ver a su alumna… -¿Qué…? Pero si ya no es mi alumna….- Suspiro y cubrió con sus manos la cara. - Cuando se es Kazekage todo cambia.-Le dijo Kankuro. – ¿De qué hablas?- Gaara lo miro con nerviosismo. -No te agás! Te escuche, es más ni siquiera te diste cuenta cuando entre por pensar en… ya sabes… tus cosas…-Kankuro lo miro rodando los ojos con sonrisa escucho todo desde el otro lado de la puerta… incluso lo que había pasado con Matsuri, sonrió y se despegó de la puerta para seguir caminando hacia el pelirrojo. / Matsuri pensó en aquel festival que se realizaría en Sunagakure... -Es realmente deprimente- susurró y cerró los ojos frente a la luna. - Usted jamás me vera como algo más que su alumna.- Dejo salir una lagrima, pero no perdió la postura y frunció el ceño... -¡ERES UN ESTÚPIDO!- Gritó cubriendo sus ojos con las manos. -¡Pero ya verás! Te arrepentirás de haberme olvidado!- Dio media vuelta y entro a la cama, pensando en por que se había enamorado tanto de ese chico. Historia Editada en 2015