Una nueva historia.

Creo que diferente.

En uno de esos ataques de inspiración que tengo y como siempre juzgar vosotras…

…pero eso si; luego no me abandonéis a mitad de camino que me vengo abajo ok?

Si gusta bien y si no ; pues no pasa nada.

Los personajes de esta historia no me pertenecen. La trama si es mia.

UN DESEO DE AÑO NUEVO.

Aquella misma mañana; cuando salí de mi casa; colgué las pocas pertenencias que necesitaba y marché hacia la residencia de ancianos de Forks.

Recien empezaba las practicas en geriatría y estaba como loca de contenta. Pues cuidar ancianos era lo que yo ansiaba hacer desde que tuve edad de razonar.

Quizas se debiera a mi abuela Marie y la paciencia y cuidados que tuve con ella.

Papá trabajaba todo el dia y no podia hacerse cargo. Yo conbinaba a la perfeccion mis tareas escolares con el cuidado de mi abuela.

Cuando murió decidí dedicar mi vida al cuidado de las personas que no habían tenido tanta suerte como mi abuela.

La residencia " Amanecer" era una casa de tres plantas, con un amplio jardín y vistas impresionantes.

Estaba apostada justo en un claro del bosque; donde los ancianos gozaban de las vistas.

Cuando me abrieron la puerta, respondí con una sonrisa.

-Hola, soy Bella Swan.

La mujer que me miraba, correspondió de seguida a mi saludo, imitándome.

-Hola.- me tendiío su mano.- Soy Alice. Encantada. La jefa no está , pero me ha dejado encargada para que te guie en este tu primer dia.

Pasé delante de ella y me maravillé de lo amplia que era.

-Te adjudicaremos varios ancianos Bella. Así es como trabajamos aquí.- Alice me sonreía y yo a ella. Los pasillos eran largos pero amplios y los ancianos iban y venían mirándome extrañados.

-Aquí en esta lada están los encamados. Estos forman parte de las enfermeras. Ya que su tratamiento es mas delicado. Tú te encargaras en tus practicas, primeramente de uno. Su nombre es Edward Cullen y prácticamente no habla.

Asentí y nos dirigimos hacia la habitación del ancianito que debia cuidar.

Sigo¿? Besos hermosas!