Los personajes que he utilizado no me pertenecen pertenecen a Craig Barlett y a nickelodeon, por otra parte la sinopsis es mía,pero si nickelodeon o Craig gustaran utilizar de ella para hacer más capítulos de Hey Arnold no me opongo para nada :D


-¡Vamos pheebs, lanza esa pelota ya- gritaba una mandona Helga

-Lanzando – respondió la oriental

-jajajajaja, helga es una niña gritona que parece chico, con sus orejas de chivo y su estúpido moño rosa jajajajajajaja, y ni siquiera sabes batear bien jajajaja- se mofaba un gordo Harold

-por favor Harold, la forma en la que hablas es tan poco elegante- comentaba una muy sofisticada y altiva Rhonda

-Sí flaco, en esta ocasión estoy de acuerdo con Rhonda, no te burles de Helga…- decía un moralista Gerald

Este ambiente es ya muy conocido, todos los chicos jugando beisbol en el campo Gerald, en esos 6 años que habían transcurrido todo seguía tan familiar, tan alegre, casi nada había cambiado, salvo un pequeño detalle…

-Hey, Laila, allí viene el amor de tu vida- decía con una sonrisa pícara Nadine.

-Arnold ternurita al fin llegaste- gritó con alegría una sonriente Laila

-Hola ángel- le decía Arnold mientras la miraba sonriente e iba a plantarle un beso en la frente; todos hicieron expresiones sonrientes al ver la romántica escena, bueno…. Casi todos, Helga tenía una expresión de lo más asqueada y…dolida; sí, dolida, simplemente no aguantaba ver como su ángel de cabellos dorados se acercaba a otra chica, otra chica que sencillamente no era ella.

"te odio Arnoldo, te odio con toda mi alma, no puedo creer que me hagas algo así, eres un cursi, un tonto soñador como te te…. Te amo Arnold no importa lo que pase nada cambiará eso" pensaba una muy triste Helga, como en todas las ocasiones que presenciaba esa escena, se escabulló de sus compañeros con la más silenciosa de las presencias, derramando una solitaria lagrimita que caía en el pasto, sin siquiera notar que habían dos personas que habían notado su desaparición... y una de ellas entre la muchedumbre la miraba con mucha atención ¿por qué se portaba así Helga Pataki?¿ qué puso haber visto que la pusiera tan mal?

De camino a casa…

-Hey, Helga espérame – le suplicaba una jadeante Pheobe que iba correteándola casi una cuadra atrás - ¿qué te sucede? _

-Na… na-da Pheebs, es s so-lo que…- contestaba una ahora llorosa Helga

-no soportas ver a Arnold con Laila, ¿no es así Hel?

- ¡Sí , Pheobe, sí! me duele en lo más hondo de mi alma, yo ya no sé la verdad qué hacer, no puedo sacármelo de la mente no puedo borrarlo de mi prescencia, pheebs yo yo... sólo quisiera que él nunca hubiera existido pheebs, sólo él me hace la existencia feliz un día, y al otro me la hace tan miserable!-

-Hel ya cálmate, tú sabes que Arnold no hace eso a propósito es que tu sabes que él es muy popular y todo , sobre todo desde que volvió de San Lorenzo con sus padres ¡Ay Hel! pero yo ya estoy cansada de verte sufrir por él y se me ha ocurrido una gran idea -

-¿A sí?-

-Helga, voy a demostrarte que si les das una oportunidad a los chicos encontrarás que te van a encontrar simpática, bonita y agradable ¡te olvidarás de Arnold al ver que no es el único que te puede prestar atención! Al menos por un rato Hel te darás cuenta que puedes ser felíz sin él-

-No puedo pheebs no puedo, no puedo no, no, no, no- ¡PLAF! No alcanzó a terminar su cantaleta porque Pheobe le plantó una soberana cachetada en el rostro

-¡Auch!, Gracias pheebs- suspiró Helga más calmada y con cara de alivio

-Lo siento Helga, estabas histérica- se disculpó pheobe

-¿Bien … y que tienes en mente?-

- Tú ya lo verás mañana Helga y verás lo preciosa que vas a quedar. Mañana visitaremos un par de lugares que te dejarán como nueva-

-¿Y por qué no hoy pheebs?-

-Esto…yo… tengo que verme con Gerald ne… digo en la heladería en 5 minutos Helga…- dijo Pheobe roja como un tomate

-Aaahhh, bien Pheebs se nota que traes arrastrando el ala al cabeza de cepillo jejeje-

-¡Helga!-

-ya Pheobe solo es una pequeña broma, suerte amiga que te vaya bien, mañana nos vemos-

"Ojalá tengas mejor suerte que yo en el amor Pheebs, que te vaya muy bien" se decía Helga mientras caminaba cuando justo al virar esquina ¡PUM! se estrelló con un chico alto, un tanto formido, bastante apuesto, de cabello rubio y ojos verdes..

-Disculpa Helga ¿te lastimé?-

-¡Arnold! – Se sorprendió Helga y puso su típica cara - Es decir ¡Apártate de mi camino tonto Cabeza de Balón! Cielos, ¿por qué siempre tienes que chocar conmigo, qué te sucede zopenco, siempre andas en las nubes y que ni se te ocurra pensar que me estrello contigo a propósito, ¿entiendes melenudo!Nunca!-

-Lo que tu digas Helga… Lo que tu digas- respondió un muy calmado Arnold mientras se levantaba para irse.

"Oh mi amado, cómo puedo mostrarte esta falsa máscara cada vez que nos vemos" se decía angustiada Helga. Se levantó y se fue a su casa pensando para sí "Dios, dudo que el plan de Pheobe me haga olvidarme de él tan fácilmente, apiádate de mí y deja que esto resulte, ayúdame a olvidarme de Arnold "

Mientras tanto en la casa de Arnold

-hola chaparrito, que tal te fue hoy?- preguntó phil un poco más viejo, pero no por ello menos jovial

-Nada mal abuelo,auch-

- hijo ¿qué te pasa?- pregunto su papá, miles uqe acababa de entrar a la cocina

- Nada pa, solo que choqué de nuevo con Helga

-Jajajja Hijo al parecer esa chica es muy especial para tí ¿no es así?

- papá estas equivocado, con helga nisiquiera somos amigos... me molesta todo el tiempo-

-pero fue ella la que te acompañó junto con Gerald en ese viaje peligroso a San Lorenzo ¿no?-

- Sí papá lo recuerdo..- dijo Arnold un tanto ruborizado y sobándose la nuca, recordando que en una parte de ese viaje, él había besado a Helga y le había dicho que la quería de verdad, ese momento había sido cierto: tan mágico y tan perfecto. Pero hace dos años cuando él había regresado y se había acercado a ella, había encontrado a una perfecta desconocida... de nuevo y como en los viejos tiempos ella se dedicaba a molestarlo con más intensidad que antes...

-Arnold, Arnold, ARNOLD- le gritaba el abuelo

-ay abuelo perdóname es que recordé un par de cosas que me pusieron un tanto... fuera de mí, creo que necesito recostarme y pensar las cosas-

Arnold se marchó a su habitación, pensando que tal vez debió haberle escrito a Helga en su estancia en San Lorenzo, tal vez así no se hubiera olvidado de él... Pero ahora ya era tarde, era novio de Laila hace ya 3 meses y estaba muy feliz con ella

-Helga fue la que se olvidó de mí, yo de ella no lo hice, ahora soy novio de Laila y ya no puedo echarme para atrás soy muy feliz con ella... o eso creo... - pensaba un tanto inconsicente Arnold


Bueno,este es mi primer fenfic, espero que les guste, es el inicio de muchos otros que haré algún día, fue mi primer capítulo, espero hacer muchos más. Porfa dejen reviews depende me gustaría conocer la opinión de los demás :D gracias