Capítulo I.

El amor no siempre es amor.

Y es así como ésta noche termino… estoy solo sin esa dama a la cual tanto amé, a la cual tanto amo y a la cual probablemente amaré. Sí bien yo conduje la situación a este punto, me arrepiento, me duele, pero éste no fue el mejor, éste no fue el peor, simplemente fue el único final posible.

En este momento de mi vida, sería un mentiroso si dijera que no me arrepiento de nada, pues me arrepiento de todos los besos que no le di, por todos los "te amo" que no le dije, de todas las miradas que ocupé en otras personas pero de lo que más me arrepiento es de no haber demostrado que la amaba como aún lo hago. Sé que extrañaré esos días por el resto de mi vida, sé que extrañaré sus labios por los días que me queden y pensaré en su última mirada de amor.

Porque el amor no siempre es bello, el amor no siempre es eterno, pues éste viene y va pero el dolor de perderlo se queda clavado como astilla en el corazón del enamorado, porque es más frágil un corazón de un hombre, escondido tras un muro de piedra, el cual jamás ha sufrido, que el corazón de una fémina el cual a razón de caídas se vuelve fuerte.

Hoy vivo de los restos de mi alma, un alma cansada que vive sin corazón, pues el corazón hace tantas noches que se ha cansado de luchar, hace tantas noches que dejó de latir por un amor que se encargó de acabar con sus deseos de vivir.

En ésta vida sólo quedarán los recuerdos de un amor que no supe aprovechar.

Porque no puedes reclamar como amor cuando no sabes lo que es sufrir, cuando no lo has dado todo por verla feliz, cuando no te importa ni tú mismo nombre con tal de repetir el suyo en las noches.

Porque la podrás odiar, odiarás a todo aquel que la ame, a todo aquel que la bese, a todo aquel que la lastime, pero más te odiarás a ti por ser el motivo de todo aquello y será entonces cuando descubrirás que en realidad la amas, porque preferirás verla feliz mientras tú mueres de desamor a verla contigo y verla llorar de dolor.

Así entenderás de una vez que Romeo no fue un gran amante, pues su arranque de ira no hiso más que matar a la misma Julieta.

Saben… los amores de novelas no existen pues una vez que dejas pasar la oportunidad, ésta jamás regresa, no todo es puro, no todo es romance… el amor no siempre es amor.