Sí amigos, el último capítulo de mi mini fic XDDD

Sé que quizá debería poner a Kid, sus queridas y asimétricas pistolas…quizá hasta a Chrona-chan XD Pero realmente tengo miedo de terminar acabando con el fic ·_· así que sí, éste será el último capi XD

De todas formas…Ahora mismo voy a subir un capítulo de una cosa que escribí hace poco, otro fic de S.E empezado :D Peeeero…no sé, siento que no manejo bien a estos personajes XD La cosa es que me encanta esta serie ·_·

De cualquier forma, os lo dejo ^^

Black*Star cayó al suelo de bruces, y con él se llevó a su amigo de cabello blanco, que comenzó a reír, como si le hubiera hecho cosquillas en lugar de tirarle.

Sí, estaban borrados, ¡mierda! Sus novias les matarían, bueno, en realidad a Soul le matarían, Tsubaki era demasiado comprensiva para ello.

Tras la charla del chico del clan de la estrella con su arma al día después de la última borrachera de ésta (aunque con la resaca, Tsubaki no tenía muchas ganas de hablar, él la había convencido) ellos eran ya pareja, y además parecían bastante felices.

Y de ello ya habían pasado casi dos años.

-Viejo…¿por qué das vueltas?—Sonrió Black*Star de manera ebria, riendo tontamente momentos después.

-Yo no doy vueltas…-Se quejó Soul, las mejillas arreboladas por el alcohol.

-¡Sí lo hac…!—No pudo terminar. Tuvo que darse la vuelta a toda velocidad y apoyarse en una farola mientras vomitaba.

-¿Black*Star?—Se sorprendió levemente Soul, abriendo sus ojos carmesíes.

-…Jamás volveré a beber…-Masculló el de pelo azul sujetándose el estómago. Creo que no hace falta decir que mentía.

-¡MAKA-CHOP~!—Gritó una indudablemente conocida voz.

El libro tuvo un bonito encuentro con la cabeza de Soul, que cayó al suelo rodeado de un charquito de sangre y mascullando incoherencias, Black*Star se pegó a la pared más cercana, sorprendido y pensando de qué forma podría huir sin ser asesinado en el intento por la novia de su mejor amigo. Maka se giró hacia él, rodeada de un aura maligna y enorme enciclopedia en mano. Él miró de nuevo el cuerpo casi inerte de Soul y sintió un escalofrío, tragó fuertemente saliva y, al ver que ella daba un paso hacia él, comenzó a chillar:

-¡POR FAVOR, QUE ALGUIEN LE DIGA A TSUBAKI QUE LA QUIERO!—Chilló, como loco.-¡Y QUE QUIERO QUE NUESTRO HIJO SE LLAME COMO ORE-SAMA!

Maka sonrió, pero no una sonrisa maligna, si no una sarcástica.

-Si hubieras llegado antes a casa…-Masculló la rubia.

-¿Eh?—Farfulló el de pelo azul.

-¡Lleváis toda la tarde fuera!—Se enfadó Maka.-¡Soul no ha pasado ni un momento conmigo!

El aludido levantó de forma casi patética la cabeza blanca, mirando a su novia, que con un suspiro le ayudó a levantarse con casi mimo, lo que contrastaba con su anterior golpe. Bipolar.

-¿Y QUÉ TIENE QUE VER ESO CON LO QUE TE HE DICHO?—Black*Star aún no bajaba el tono de voz.

Al parecer, con el susto, se les había pasado casi toda la borrachera.

-Me han dicho que es niña.—Cortó otra voz.

Subida al muro, con los pies colgando, Tsubaki sonrió de forma vergonzosa, apartando la vista, Black*Star abrió la boca de par en par y chilló algo sobre su enorme grandeza, el arma se dejó caer del muro en los brazos de su novio (Maka pensaba presionarle para que le pidiera matrimonio a Tsubaki) y ambos se miraron de forma cariñosa antes de besarse. Otro beso con sabor a alcohol.

Minutos después, ellos se fueron, dejando solos a Soul y a Maka, ella aún tenía un brazo alrededor de la cintura de él, que sonreía mientras reposaba los labios en la coronilla de su novia.

-Les irá bien.—Sonrió de esa forma torcida tan característica él.

-Lo sé.—Asintió ella mientras le daba un beso en la mejilla.

Y, por un momento, Maka pensó cuánto faltaría para que su arma y ella tuvieran un hijo. O quizá para que él le pidiera matrimonio.

Deseó que el alcohol no influyera en ninguna de esas dos cosas.

¡Y fin~!

Quiero darle las gracias a todos aquellos que me han apoyado en mi primer fic en este fandom…¡De verdad, muchas gracias, que B*S os lo agradezca! XDD

¡Muchos besos~!