CAPÍTULO 2:

Hola-dijo él-¿te asuste?

No para nada, es que Charlie está ahí abajo y…- en serio me pegó un susto de esos que te trauman para siempre-…bueno no quiero que suba y te encuentre aquí, ya sabes como es.

Y como has estado?- Siempre que se iba a cazar o no estaba cerca de mí se preocupaba. Claro. Yo era una simple humana, a la que cualquier cosa podría matar, a la que cualquier cosa podría hacerle daño. Me amaba tanto… parecía como si ese amor me lo pasara a mí a través de una capa invisible que yo sentía cuando la transfusión estaba hecha, porque cada vez que él estaba cerca de mí yo sentía que mi corazón daba brincos de alegría al verlo. Y entonces… si todo era amor y felicidad con Edward. ¿qué pasaba con Jacob? Ahora si va a estallar una revolución ahí adentro.

Bella…- oh! jum, me había olvidado que estaba ahí, genial! Estaba peleando conmigo misma en frente de alguien que me miraba como si fuera una loca! Y no era para menos.

Ah? qué?- tardé un poco en asimilar la información- ah sí ¿yo? estoy bien, muy bien-. Si ya sé, no sé mentir.

Estás segura? Te dije alguna vez que no sabes mentir?- ok si! Soy un fracaso, jamás le podré mentir, de que me sirve que no me sepa leer la mente si igual lo descubre todo.

Si me lo has dicho muchas veces- dije con una sonrisa y él me la respondió con una sonrisa torcida.

¿Porque siempre que me lanzaba una de esas sonrisas tenía que caer a sus pies?, ahora sí estoy confundida- mmm, me das un minuto?-pregunté con un toque de esperanza a que me dijera que sí.

Ok voy a dar una vuelta por ahí- uff- adiós- y me dio un beso de esos que me volvían loca.

Ahora que ya no había nadie agarré mi celular y marqué su número

Esperé a que contestaran mientras se oía ese sonido irritante cuando esperas a que te contesten. Iba a cortar cuando:

Hola diga?-respondieron al otro lado del auricular.