Declaimer: los personajes, en su mayoría, pertenecen a Stephenie Meyer. La historia en su idioma original pertenece a caracol.

Aclaración: esta historia tiene una primera parte llamada "A Rite of Passage", recomiendo leerla no solo para comprender mejor la secuela, sino porque es uno de los mejores ff que leí, como dije yo no lo traduje, sino iOvs Anna Cullen Ross, y está completo en su perfil para el que quiera.

Bueno sin más, desde ya muchas gracias al que lea esta traducción, y que la disfruten tanto como yo disfruto traduciéndola…

The Way Back

(El camino de Regreso)

Capítulo 1

Salí de la sala de conferencias aún en las nubes, soñando despierta entre "Tempestad e Ímpetu"* y la preocupación más mundana de la necesidad sobre depilar mis piernas esta noche, cuando me encontré a mi misma caminando al lado de una chica rubia la cual particularmente no me gustaba.

"¿Eres Isabella, verdad?" - Preguntó mientras se cepillaba hacia atrás su ondulado cabello y movía sus caderas mas de lo que era físicamente necesario en el caminar femenino, todo al mismo tiempo que sacudía su casi inexistente minifalda.

"¿Mh?"- Fue todo lo que murmuré mientras me preguntaba sí realmente ella se sentiría cómoda en su escasa vestimenta, o era un sacrificio que estaba dispuesta a hacer para atraer al alguien o pertenecer a algo. Casi me sentí conmovida por este pensamiento. Tal vez éramos más cercanas de lo que pensaba. ¿No estábamos todos tratando de averiguar a dónde pertenecíamos después de todo? Pero dije casi. No completamente conmovida.

"Soy Cammie"- Ella dijo señalando su prominente escote.

"¿Encantada de... conocerte?" – Respondí todavía preguntándome cuáles serían sus segundas intenciones para querer conocerme. No me estaba menospreciando, simplemente no podía ver su programa todavía.

"¿Cómo estás, Izzy, Bella?"

"Puedes llamarme Fred" – Dije cansada de lo duro que ella estaba tratando.

"Eres una chica extraña."

"Y tu eres muy perspicaz" – Me burlé.

"De todas formas, ¿tienes un compañero para el proyecto de mitad de ciclo?"- Preguntó ignorando completamente lo que acababa de decir.

"Pensaba hacerlo sola" – Respondí.

"¿Qué sobre mí?" – Dijo mostrando su mejor sonrisa ensayada.

"¿Qué sobre ti?" –Pregunté haciendo reflejo de su pregunta.

"Podríamos ser compañeras. Sé que eres muy buena en clase, ¿pero sabes?, yo podría ayudarte fuera de clases. En el mundo real."

Sabía hacia donde estaba yendo, pero decidí seguirle la corriente, solo por diversión.

"¿Y con eso qué quieres decir?"

"Que podría hacerte un cambio de imagen y podrías venir conmigo a algunas fiestas y esas cosas, ya sabes, para conseguir algunos chicos interesantes."

¿Era ella la Madre Teresa de las muchachas fiesteras?

"¿Y que sucede si no tengo ese tipo de inclinaciones? Tal vez estaría mas interesada en que me ayudaras… de otra manera…"

"Yo… tú… ¿te refieres…?"

Oh, como me disfrutaba shockeando a chicas como ésta.

Podría actuar toda consternada, pero me imaginaba que luego de los suficientes Jello Shots*, ella lo haría sin problemas.

"Sólo te estoy tomando el pelo. No te preocupes. Soy TODA de los chicos."

"¿Entonces quieres que seamos compañeras y que te ayude con tu apariencia?"

"Bueno, ya tengo un hada madrina que todavía trata de meter algo de feminidad dentro de mi." Dije sonriendo al pensamiento de la apariencia aduendada de Alice.

"Podría hacerte entrar en las mejores fiestas."

Esta chica obviamente no sabía que yo tenía prohibidas todas las cosas Greek. O el hecho de que ya tenía un chico, ¡diablos! Tenía un hombre más que interesado en salir conmigo.

"Será como el statu quo, ya sabes, ¿como Hannibal Lecter?"

¿Era real?

"Ah… ¿quid pro quo*?"- Le ofrecí.

"Lo que sea. Podrías tener a algunos de los chicos que te miran, ¿sabes? No eres un caso completamente perdido. Solamente necesitas cierta orientación."

Lo hizo. No más "señorita amable" para ella.

"¿De verdad lo crees? ¡Oh, eso sería tan maravilloso!". Dije con un muy obvio falso entusiasmo. Sin embargo eso pasó desapercibido para mi "buena amiga".

"¿Entonces serías mi compañera?" – Me preguntó mientras notaba una muy familiar figura en mi visión periférica.

"¿Me conseguirías un chico?"- Pregunté directamente.

"Por supuesto. Amo ayudar a la gente, es como… mi vocación."

"¿Qué hay sobre… ese?"- Dije señalando al objeto de mi deseo.

"No lo se…"- Ella dijo mirando de cerca al hombre caminando hacia la sala de conferencias. –"Podrías intentar, pero tal vez deberías comenzar con algo menos ambicioso, alguien que esté dentro de tu misma liga." Me contestó.

"Tienes razón. Él es de ensueño." Dije preguntándome si es así como las personas nos veían. ¿Realmente las personas piensan que estaba tan fuera de mi liga? Me negaba a pensar que era el caso de caridad de Edward. Podría no ser una persona poco convencional, pero tampoco iba a gritar un "no soy digna" en letanía*.

"Él sin dudas lo es"- Ella estuvo de acuerdo conmigo.

"Oh, creo que te está mirando"- Bromeé.

"¿Eso crees?"- Dijo claramente halagada, y ya pude verla fantaseando con él.

"¡Mira! Está saludando"- Noté.

"Lo está."

"Y viene para acá. Desearía ser como tú." – Dije tratando de sonar medio sincera. Me había dado cuenta que no necesitaba trabajar muy duro para tratar de convencerla.

El chico al que habíamos estado mirando, quien, sin saberlo Cammie, había estado compartiendo mi cama por bastante tiempo, finalmente se aproximó a nosotras. Y sin decir una palabra, se acercó a mí y me dio un largo beso en los labios mientras colocaba sus brazos alrededor de mi cintura. Después me miró a los ojos y dijo para el desdén de mi "compañera":

"Hola preciosa."

Miré de nuevo a Cammie y dije:

"¡Oh Cammie, gracias! Estando cinco minutos contigo ya hiciste mi vida mucho menos asquerosa." Y comencé a caminar lejos sosteniendo la mano de Edward.

"¿Torturando rubias otra vez? Pensé que habías dejado eso." Me dijo jalándome más cerca mientras caminábamos.

"Lo se. Recaí otra vez. Pero ella fue tan amable en ofrecerse a cambiarme del patito feo que soy a un no-tan-feo patito, por el bajo precio de incluir su nombre en mi proyecto de mitad de ciclo." Dije en mi defensa.

"¿No le dijiste que ya eres un cisne*?" Preguntó con una gran sonrisa.

"¿Está de gira con ese material? Porque déjame decirte que es bastante pobre."

"Pero aún me quieres." Dijo robándome un beso rápido.

"¿Qué puedo decir? Soy una persona bizarra, después de todo."

"¿Terminaste por hoy entonces?"

"Si. ¿Podemos hacer algo divertido?"

"Nope. Día de mudanza, ¿recuerdas? Tenemos un montón de cosas que hacer y a un fastidioso Emmett esperando."

"Dejémoslo, él puede hacer la mayoría del trabajo pesado."

"Probablemente pueda, ¿pero quieres que él mueva las guitarras?" preguntó sabiendo que no podría dejar que eso sucediera.

"Tienes un buen punto Cullen. Vamos."

Nos estábamos mudando de los dormitorios a un apartamento.

Nosotros tres.

Mudarme a mi primer apartamento había sido un hito largamente esperado, incluso aunque no había logrado un par de cosas relacionadas con el comienzo de la adultez, como graduarme de la universidad, conseguir un trabajo y ser autosuficiente. Pero, no obstante, había significado mucho. Un pequeño espacio al que podría llamar mío, y un muy caliente cuerpo que descansaría junto a mi noche tras noche sin razón de irse, plenamente conocedores de que la cama en la que reposamos era nuestra, no mía ni de él. Una cama comprada con el único propósito de dormir y hacer el amor sobre ella, una cama tamaño queen, mas grande que nuestras ex-camas dobles.

Tuvimos que soportar la vida de dormitorio por un año.

Y ya tuvimos suficiente con eso.

Carlisle y Esme acordaron, que aunque eso fuera molesto, era algo necesario para la formación del carácter y por lo tanto un experiencia irremplazable. Y fueron inflexibles al respecto.

No habían estado muy emocionados con respecto a mudarnos juntos tan pronto, pero fue una decisión adulta. Era algo que estaba fuera de sus manos ahora, desde que Emmett, Edward y yo estábamos pagando por el techo sobre nuestras cabezas con el proverbial fruto de nuestro trabajo.

Nos mudamos a un pequeño y agradable apartamento: era acogedor, con tres acogedores dormitorios, un baño, y situado cerca de la escuela. Acogedor es un código para decir diminuto y feo como el infierno, pero, sin embargo, lleno de carácter a nuestros ojos.

Emmett estaba completamente seguro de que la tercera habitación sería para los huéspedes, ignorando para lo que sea que la necesitáramos, y estaba bien con ello. Rose estaba asistiendo a una escuela para chicas a unos cuarenta y cinco minutos de nosotros y el acuerdo funcionaba.

La primera noche fue interesante y rara. Se sintió extraño saber que por primera vez uno de nosotros no estaba sólo de visita.

"¿Cuál es el problema contigo? Eres consiente de que hemos dormido en la misma cama desde que tenemos diez, ¿verdad?" Edward me preguntó cuando se dio cuenta de que me estaba tomando más tiempo del normal para ir a la cama.

"Lo se. Es sólo que es diferente."

"¿Tienes miedo de no ser capaz de echarme a patadas si te enojas conmigo?" Dijo bromeando, pero a decir verdad, lo había echado a patadas de mi habitación en el pasado.

"Tal vez. Pero siempre puedo echarte a patadas. El sofá es agradable." Dije despreocupadamente, lo que lo llevó a levantarse de la cama y caminar hasta estar parado detrás de mí, mientras yo estaba en frente del espejo perdiendo el tiempo.

"No puedo creer que luego de diecinueve años de conocerme, mejor que nadie más, y nueve de compartir mi cama-"

"Muchas veces fue mi cama." Lo interrumpí.

"Como sea. Como estaba diciendo, no puedo creer que luego de nueve años de compartir una cama conmigo, las ultimas dos como amantes, tú, de toda la gente, te está acobardando."

"No me estoy acobardando." Estallé de vuelta.

"Entonces demuéstramelo. Se feliz. Pensé que esto era lo que queríamos." Dijo mirando directamente a mi reflejo en el espejo.

"Por supuesto que quería esto, y soy muy feliz. Es solo que creo que me va a tomar un poco acostumbrarme a esto." Dije girándome para mirarlo.

"¿Entonces quieres bautizar nuestra nueva cama?". Dijo sonriendo de nuevo y abrazándome.

"Tienes una sola cosa en la mente." Le respondí.

"Escucha. Entiendo lo que estás diciendo. No soy un idiota. Solamente quiero estar contento, mirar hacia delante." Dijo recuperando una mirada seria.

"Supongo que simplemente siento como que salté directamente a la adultez sin obtener muchas otras experiencia primero." Dije.

"Pienso que saltamos de cabeza a la adultez luego de el bebé." Me dijo teniendo mucha razón. Pero aún me sentía cautelosa.

"¿No tienes miedo de la vida a veces? Siempre eres el animoso. Juro que si no te amara te odiaría."

"Si, tengo miedo a la vida. Pero sólo no me detengo en esas cosas porque no puedo hacer nada al respecto."

"Juro que a veces siento que me introduje dentro del mundo sin un manual de usuario cuando todos los demás si lo hicieron."

"Eso es porque eres un alma nueva." Me dijo Edward dejando besos de mariposa sobre mi cuello.

"Dios, por favor dime que no he estado durmiendo con alguien que está en el horóscopo y el New Age."

"¿Está de gira con ese material?". Me dijo mirándome a los ojos.

"Hey chicos, será mejor que estén vestidos." Dijo Emmett mientras habría nuestra puerta y nos girábamos para verlo.

"Vas a tener que aprender a golpear la puerta si este acuerdo va a funcionar hermano." Dijo Edward.

"Tal vez deberíamos establecer un código o algo de eso, como cuando hay un calcetín alrededor del pomo de la puerta…." Dije sarcásticamente.

"No te preocupes Bella, no creo que me impresiones. Aunque no se que sería peor: verte desnuda o sufrir tu cinismo y sarcasmo." Me dijo Emmett saltando a nuestra cama vacía. "Esto es vida, todavía no hicieron sus suciedades aquí, ¿verdad? Eso sería grave." Dijo tratando de molestarnos.

"Lo estoy intentando…." Edward le devolvió el golpe.

"Viviste bajo el mismo techo que yo Emmett, ¿cuál es la diferencia?". Dije volviendo a sus preocupaciones.

"¿Qué hay sobre el hecho de que mamá y papá no están aquí? ¿O sobre ustedes dos sacudiendo y atacándome a mi?" Me respondió Emmett.

"No te preocupes Em. No te vamos a hacer nada malo…. Que no te hayamos hecho antes." Dije.

"Pienso que deberíamos unir nuestras mentes por el bien común en vez de pelear entre nosotros, como tratar de prevenir que mamá nos visite todos los meses." Agregó Edward.

"Eso me recuerda, que ella dijo que tiene los edredones, toallas y lo que todavía no tenemos para el apartamento, y que va a venir la semana que viene con las muestras de pintura." Dije recordando mi anterior charla con Esme.

"Entonces Em, ¿cuándo va avenir Rose de visita? ¿O por cuánto tiempo vas a estar sufriendo por tu frustración sexual?". Dije picando a Emmett mientras ya estaba preocupado por la noticia de que Esme vendría en el primer fin de semana en nuestro nuevo lugar, en vez de tener más tiempo con Rose.

"¿Edward, puedes mantener a tu mujer en la raya?". Dijo enfadado.

"¿Crees que puedo?". Respondió haciéndome reír, aunque no estaba preparada para la respuesta de Emmett.

"Más de lo que le gustaría aceptar."

¿Tenía razón? ¿Me habían domesticado? ¿Quebrantado? Por un momento me pregunté si no nos habíamos convertido en caricaturas de nosotros mismos, completamente descubiertos por alguien más.

¿De eso se trataba ser adulto? ¿De ser un triste recuerdo de lo que éramos antes?

¿Realmente gastamos nuestros años de adolescentes esperando a descubrir quienes somos? ¿Afirmando lo que definitivamente no éramos (si el esfuerzo anterior resultaba muy complicado)? ¿Intentando ser lo que no éramos, probando que podíamos estar frescos, tranquilos y cómodos en nuestra propia piel?

¿Todo para que la adultez sea una peregrinación de regreso a la búsqueda de quienes fuimos en primer lugar?

¿Allí es hacia donde nos dirigíamos?

¿La adultez es algo que solo está aferrándose desesperadamente a nuestros anteriores nosotros?, tratando de decir: ¿lo ves? Sigo siendo yo. No soy mi trabajo, mi esposo/esposa, mis hijos, mi política, mis creencias, mi marca de pasta dental que compro una y otra vez en el supermercado.

No.

Esa sólo soy yo. Sin completar aun mis años de adolescencia y ya estaba resintiendo mi inaugural camino hacia la edad adulta.

Pero podría haber estado en mi último año de adolescencia y sin embargo mi suerte, o más bien mi estupidez, ya me había impulsado dentro de la adultez años antes.

Edward tenía razón: soy una cobarde. Esto no era solamente sobre nuestra relación.

Era sobre mí, sobre mi vida. Pero el concepto de mí estaba muy envuelto alrededor del concepto de él.

¿Perdimos el camino de donde se distingue cuando comienza él y donde termino yo?

La simbiosis* nunca me pareció tan extrema como en ese momento.

Ese había sido el pesimismo que me estaba arrastrando. Siempre trate tan duro para tener confianza y ser valiente…. Y ahora sentía que no tenía ese impulso.

Salir de mi infancia, de mis irresponsables y despreocupados años de adolescente, del dormitorio de la universidad, y luego ser introducida a la vida adulta.

No podría nunca más fingir que era una niña.

No era sólo salir, sino entrar, juntos, dentro de lo desconocido.

Había sido un hito de verdad.

Y ahora era simplemente otro recuerdo dentro de una caja.

La proverbial caja del rompimiento que contiene solo las reliquias de una relación que murió: adornos que no tienen ningún significado para nadie excepto para las dos personas enamoradas.

Tristes restos de un ahora futuro imposible, el cual no importa cuan mal terminó, es muy difícil de desechar. Casi imposible.

Nuestro final fue muy tranquilo: alineamos planos sin darnos cuenta de lo que estaba sucediendo…

Final del primer capítulo. Como verán son sin títulos, la autora lo hizo así, y yo no puedo cambiarlo. Ahora les dejo algunos datos sobre las palabras o frases con un *:

*Tempestad e Ímpetu (Sturm and Drang): fue un movimiento literario (también en parte musical y de artes visuales) desarrollado en Alemania en el siglo XVIII, que básicamente se basó en otorgarles a los escritores y artistas la libertad de expresión.

*Jello shots: son shots de gelatina con vodka, y a lo que Bella se refiere es a que si Cammie bebe los suficientes de estos, no estaría tan consternada por su propuesta.

*Quid pro quo: significa "algo para algo"; en la película y libro, el doctor Hannival Lecter, se refiere a que va a dar algo de si mismo si a su vez también recibe algo a cambio. Seria un favor por otro favor. Y la tonta de Cammi dice statu quo, otra cosa...

*Letanía: son unas series de alabanzas y súplicas cristianas, que tienen un cierto orden, e invoca a Cristo, la virgen y los santos.

*Cuando Edward le dice a Bella que si no le dijo que ya era un cisne, hace referencia a su apellido, Swan= cisne... por si no se sabía.

*Simbiosis: relación estrecha y persistente entre organismos.

Bueno creo que nada mas...