¡Hola! ¿Cómo están? Espero que muy bien!

Bueno antes que nada mil perdón por la tardanza, aunque no fue mucha y pudo haber sido peor. El cap. supuestamente lo tenía que haber subido la semana pasada pero no tuve tiempo de terminarlo, es que empecé el curso de diseño y a la profesora no se le ocurrió mejor idea que mandarnos un trabajo practico y me llevo mucho tiempo terminarlo, además de que me enferme y cuando creí que ya estaba mejor me volví a enfermar ¿qué suerte tengo no?

Bueno no los entretengo más y los dejo para que lean este cap. que está un poquito largo en compensación.


Capitulo VI

Aclarando sentimientos

Su pelo largo y ondulado era agitado por el rebelde viento, que mecía esas hebras de un lado a otro, haciendo que ese aroma a rosas llegue hasta mis fosas nasales lográndome volver loco.

Veo su figura, que es deliciosamente entallada por un vestido corto de color rosa.

Me deleito viendo esas formadas piernas que son adornadas por unas sandalias, al igual que el vestido, rosadas.

Sonrió

Giras tu rostro y veo tu exquisito perfil: unos grandes y hermosos ojos iguales de dulce que la miel, tu nariz pequeña y refinada acompaña a la perfección a tus sonrojadas mejillas. Me estremezco al ver tus labios, no, tus apetitosos labios que están curvados en una tímida sonrisa.

Como quisiera volver a sentirlos, volver a tocarlos, volver a probar esos encantos…

Intento rodearte y no puedo… siempre me das tu espalda y como muchas otras veces intento tocarte, pero estas lejos…

Esta vez no lo estás, me sorprendo. Mi mano toca tu pequeño hombro. Que felicidad. De a poco veo que comienzas a girar, mi corazón se para y vuelve a latir con más intensidad, pareciera que quiere salir de mi pecho. Vas girando y… y…

Tin, tin, tin

Abrió los ojos y se movió tan rápido que cayó de la cama, el sonido del celular lo asusto. Maldito aparato.

Otra vez había soñado con ella y esta vez la pudo tocar…

Se paró y volvió a la cama, el celular volvió a sonar y atendió con muy pocas ganas

-hola-contesto de mala manera sabiendo quien era

-¡hola! ¿Como esta?- pregunto la risueña voz

-¿qué quieres? Taichí- se restregó los ojos

-¡vaya que humor!-se burló el Yagami-¿así le hablas a tu mejor amigo?

-¿que quieres?- volvió a preguntar irritado

-¿Qué? ¿Acaso no puedo llamar a mi mejor amigo que casualmente es una estrella de rock?- se burló el moreno

Suspiro resignado. Siempre lo mismo- sabes que antes de que me llamaras ESTABA DURMIENDO- le grito a ver si entendía y cortaba, pero parece que no, ya que se estaba riendo- si no mal recuerdo a ti no te gusta que te molesten cuando duermes ¿por qué molestas a los demás?

-pero si son las dos de la tarde, ni siquiera yo duermo hasta tan tarde- se defendió

-primero; recuerda que estoy al otro lado del mundo y aquí son las 6 de la mañana –le recordó exasperado- y segundo tu duermes hasta cualquier hora

El castaño largo otra carcajada- pero si yo no te llamo tú no te tomas el trabajo

-¿qué quieres?- le volvió a preguntar ¿por qué no lo llamaba más tarde?

-saber cómo estas, como te va en las giras y todas esas cosa, aunque no lo creas me preocupo por ti, amigo

-si como no. Estoy seguro que no puedes ni comer de tanto que me extrañas ¿no?-ironizo- a ver ¿qué quieres que te lleve?-sabia a la perfección que cuando el de ojos cafés llamaba era para pedirle que le llevara comida de los lugares que hacían las giras. Ya tenía una maleta de dulces y todos tenían el nombre Yagami

-¡oye! ¡me ofendes!-protesto-pero ya que lo mencionas… sé que van a New York ¡¿verdad? Y ahí venden unos chocolates que son deliciosos mmm…que rico ¿recuerdas los que nos traía Mimi? Esos que tienen mentitas…

Matt ya no lo escuchaba se quedó pensando en la dueña del nombre… Mimi… Mimi hace tiempo que no la veía

-¿Matt? ¿MATT? ¡MATT! ¿Sigues ahí?

-¿ah?.. Eh… si…si, los recuerdos ¿quieres de esos?

-¡si!- contesto mas que feliz el portador del valor

-…

-…

-oye Tai ¿y Sora?-murmuro

-aquí esta ¿quieres que te la pase?

-si, por favor

-¡hola Matt! ¿Cómo estas?-pregunto de manera efusiva la pelirroja

-muy bien gracias ¿y tú? ¿Como te trata esa cosa que dice ser mi amigo?

Escucho una risa de sora-bien. Me trata muy bien. Hoy cumplimos seis meses-respondió tímidamente- ¿como te va en las giras?

-por suerte muy bien. A pesar de que empezamos hace poco, llenamos los lugares a donde vamos… y las personas se vuelven locas- recordó a las chicas que casi lo descuartizan a la salida de un recital. El muy tonto se confió y pensó que eran mansitas. Gran error. Gran error

-dirás las chicas se vuelven locas- lo corrigió con burla

-creo que soy un imán para ellas- fanfarroneo el rubio

-jajaja…ya lo creo- se burló nuevamente, aunque sabía que eso era verdad

-Sora…-se aclaró la garganta-¿saben algo de Mimi?

-no…-la voz de la Takenouchi se apagó- no sabemos nada de ella. Fuimos a la casa de los Tachikawa y ellos no nos quieren decir nada. Dicen que no tienen hija y nos cierran la puerta en la cara. Lo único que sabemos es que esta en new york. No sé por qué los padres dicen esas cosas. Tengo tanto miedo que le haya pasado algo malo. La extraño tanto- escucho como se quebraba y era animada por Tai quien tomo el auricular

-oye amigo-su vos también se apagó- luego te llamo ¿si?

-si descuida. Adiós-corto el aparato y lo volvió a depositar donde estaba- ¿Mimi donde te metiste?

Se levantó de la cama y fue donde su maleta a sacar el único objeto que tenia de ella. Su capelina.

Se sentó en la cama y aspiro el olor del sombrero, aún conservaba el perfume de su dueña. Un exquisito aroma a floral.

Había pasado tantas cosas desde que ella se fue. Por ejemplo pasaron seis meses.

Seis largos mese donde los amigos de la Tachikawa no sabían nada de ella ni de su paradero.


6 meses antes

-¿cómo que se fue a New York?-pregunto la pelirroja. Que vestía sencillamente con una musculosa larga de un azul suave y un pantalón de jean azul.

-como lo oyes- le respondió el primogénito Ishida, apoyado contra la pared mostrando sus fabulosos pantalones negros que acompaño con una musculosa negra, que le queda divino.

Él había sido el encargado de contarles a todos la noticia a sus amigos apenas se enteró, así que esa misma noche estaban todos reunidos en su casa, enterados de la partida de la castaña

-no puede ser- susurro Kari vestida con una musculosa en rosa chicle, una minifalda amarilla y debajo de esta unas calzas cortas en fucsia y unas botas que para estar en comppose son… amarillas

-¿estás seguro hermano? Mimi jamás se iría, a ningún lado, sin antes despedirse de nosotros ¿por qué no lo haría ahora? Siempre lo hace-pregunto T.k, que traía una campera azul con detalles en rojo y un short en color caqui, negando que su "hermanita" se haya ido sin avisarle. Siempre lo hacía, de hecho él era el primero en enterarse de sus viajes

-no lo sé T.k. La madre me dijo que se fue a visitar a su amigo-dijo con un tono áspero- y que volvería pronto. Fue de vacaciones

-tal vez fue a las apuradas, ya saben cómo es Mimi siempre despistada y haciendo las cosas a último momento. No le habrá dado tiempo de avisarnos-dijo Tai sacándole dramatismo a la situación. Taichí tenia puesto una remera estilo polo color amarrillo suave y una bermuda en tela de jean

-ese eres TU, Tai- le dijo Izzi, quien traía puesto una campera en color verde y un pantalón de lino en color arena-pero tal vez tengas razón. Seguro que mañana todos recibimos un correo de ella, explicándonos los motivos de su partida y por qué no se despidió de nosotros

-no hay de qué preocuparse, seguro mañana sabemos noticias de ella-dijo el mayor del grupo, el superior Jou quien vestía una camisa en tonos anaranjado muy suaves y un pantalón oscuro

Todos sacaban conclusiones y daban por hecho que la ojimiel les mandaría un correo

Obviamente Yolei, que estaba arrinconada en un sillón estirando, nerviosa, las mangas de su camiseta amarrilla, sabia la verdad, sabía que no mandaría ningún correo, sabía que no volvería en mucho tiempo.

Estuvo callada toda la noche, y esto llamo poderosamente la atención de Ken

-Yolei ¿te encuentras bien?-pregunto de manera dulce- estas muy callada

La peli morada le dio una gran sonrisa- no te preocupes ken, estoy preocupada por Mimi es todo

-estoy seguro que ella está bien, y regresara pronto y podrán hacer todas esas cosa que ustedes hacen- le dio un beso en la frente- ¡vamos! Te llevo a tu casa.

Al otro día todos revisaron sus correos y quedaron sorprendidos de no encontrar ni un solo mensaje de su amiga.

Pasaron dos semanas en donde tampoco tenían noticias de la princesa y la angustia se iba apoderando de ellos. Pensaban en una y mil cosa que le podría a ver pasado, y para su desgracia ninguna era buena.

Ya cansada de la angustia, Sora decidió ir a la casa de los Tachikawa acompañada por T.k y Kari… a ver si ellos tenían información de su hija

Tocaron el timbre de la residencia y esperaron hacer atendidos

-Hola-saludo de mala manera la señora de la casa, como si la presencia de ellos le molestara

Anta tal discordial saludo, la portadora del amor se encogió de hombros, al igual que sus acompañantes que estaban sorprendidos por la actitud de la señora ¿porque era descortés? Si esa mujer hablaba cariñosamente hasta con las moscas

-hola señora Mímico-saludo correctamente con una reverencia incluida, a pesar de no merecerla. Sora vestía un pantalón recto color claro con una musculosa azul y arriba de esta una chaqueta celeste- venimos a ver si tenía noticias de Mimi

Al escuchar el nombre la señora se tensó y los ojos, por un segundo, se hicieron vidriosos, cosa que asusto a los chicos.

-no sé nada de la vida de esa irresponsable-grito furiosa- y tampoco quiero saber, así que les pido que no se aparezcan más por acá- y de un portazo les cerró la puerta en la cara

Los tres se quedaron pestañando sincronizadamente ¿que fue eso? ¿Que acababa de ocurrir?

-¿qué?-pregunto T.k, quien traía puesto un pantalón de jean, una remera y arriba de esta una campera

-¿que le pasa a esa mujer?- pregunto esta ves Kari quien vestía unas botas largas en negro una minifalda tableada en cuadrille verde y rojo y una camiseta en color arena

-no se-respondió la mayor de los tres

¿Por qué los trato así? ¿Por qué dijo que Mimi era una irresponsable? ¿Por qué no quiere saber nada de su hija? ¿Qué fue lo que ocurrió para que Mímico, quien adoraba a su hija, no quiera saber de ella?

Demasiadas preguntas y ninguna respuesta

-¿Y si le paso algo malo?- pregunto aterrada la menor Yagami

-no digas eso Kari, no le paso nada malo- Takaishi la abrazo tratando de darle consuelo, pero en realidad se consolaba así mismo. La sola idea de que le haya pasado algo malo a su amiga, le oprimía el pecho.

Mimi desde que la conoció sintió un gran aprecio hacia ella y con el tiempo se convirtió en su hermana política, dándole valor cuando le faltaba, abrazándolo, protegiéndolo (aunque no se sabe muy bien quien protegía a quien), y aunque tiene a su hermano Matt, quien hace casi lo mismo, tenerla a Mimi era diferente…

En la noche se volvieron a reunir, pero esta vez en la casa de Sora, quien le conto lo vivido esa tarde

Nadie lo podía creer ¿que le había pasado a Mimi? Se preguntaban todos

Yamato, quien traía puesto unos hermosos vaqueros en tono celeste una remera negra y arriba de esta una campera de hilo, los escuchaba y no daba crédito a lo que oía. Lo único que él esperaba era que no le pasara nada malo a la castaña. Se sentía responsable de su huida y eso le causaba un profundo dolor.

Aunque antes no la soportara, y tenía que aguantar su presencia y escuchar su odiosa vos. Por muy loco que esa, ahora le hacía falta, ver al grupo y no verla a ella, era una sensación que no le gustaba mucho y por mucho que lo negara la extrañaba, y para su desgracia la extrañaba más de lo necesario


Faltaban escasos días para que los Teenage wolves partieran a su gira. Ya estaba todo arreglado, pasarían por algunos países de Asia, unos cuantos de Europa y para finalizar visitarían el continente americano, más específicamente New York, Estados Unidos

En este tiempo transcurrido, un mes para ser exactos, tampoco había noticias de la portadora de la pureza

Sora estaba demasiado preocupada por su amiga. Estaba vestida con unas botas tejanas, un pantalón negro, una remera verde y un blazer negro. Estaba al pendiente del teléfono y del celular , todos los días revisaba su cuenta esperanzada que le llegara algún correo, aunque sabía que eso era imposible ya que a Mimi no le gustaba escribir. Sonrió al recordar ese "defecto" de su amiga y las veces que la regañaba por culpa de eso

Otra vez las lágrimas acudían a su rostro, en el momento que comenzó a descargar su angustia, el timbre de la casa sonó, el cual no dio importancia, pero por la insistencia del visitante, no tuvo más remedio que secarse las lágrimas, aspirar profundamente y abrir la puerta, como si nada pasara.

Se sorprendió al ver quien era y otra vez las lágrimas querían volver y sin pensarlo se acercó al cuerpo de su visitante, el cual se tensó por la cercanía, lo abrazo con fuerza, mientras volvía a llorar

-tranquila-le susurro Taichí, mientras la acercaba más a él y la abrazaba con fuerzas. Taichí vestía un pantalón de jean con una camisa

Se sentía a gusto con tenerla cerca, abrazarla de esta manera, pero el corazón se le encogía al escucharla sobar las lágrimas. Ya sabía cuál era el motivo de su tristeza, él se sentía igual, pero tenía que ser fuerte por ella, por los demás y hasta por él mismo

-Sora

Ella, con los ojitos rojo y todavía rebosando lágrimas, lo miro, sin apartarse de su abrazo.

Se quedaron mirando sin decir nada. A Tai no le salían las palabras, no sabía como expresarse, la tenía entre sus brazos, sentía su calor y notaba como subía y bajaba su pecho por la respiración. Miro sus ojos y sintió mucha pena y juro que cuando vuelva a ver a Mimi la retaría por hacerles esto

Sora se quedó viendo esa achocolatada mirada y sintió como sus mejillas iban prendiéndose. Estaban demasiado cerca. Se dedicó a observar su rostro. Si tan solo fuera treinta centímetros mas alta o él treinta centímetros más bajos, sus labios podrían rosarse perfectamente. Se odio por ser tan baja

Al parecer Tai pensó lo mismo ya que fue cerrando sus ojos, dejando que sus labios lo guíen hasta los de ella

Fue a penas un roce de labios, tan tímido y tan tierno. Sintió como los bellos del cuerpo se crispaban y como el corazón palpitaba. Trato de separarse para que ella no pensara que se había aprovechado de la situación, pero los labios de ella lo detuvieron y lo incitaron a que profundizara y el gustoso obedeció

Se separaron al cabo de unos minutos por la falta de aire, y el calor de sus mejilla no se hicieron esperar. Se quedaron en silencio, mirándose de nuevo. Sora le brindo una tímida sonrisa, a la cual Taichí devolvió una más grande mostrando todos sus dientes

-Tai...- murmuro ella apartando la mirada

-Sora-dijo él mirándola fijamente

-estoy… estoy enamorada de ti- lo dijo tan bajito que ni ella lo pudo oír bien. Pero a pesar de ello Tai si la oyó. La abrazo y le beso tiernamente la frente, se acercó a su oído y le susurro

-te amo

Sora abrió grande los ojos ante tal confeción y luego se fundió con él en un profundo beso.


Tiempo actual

-¡DESPIERTA HOLGAZAN!- se escuchó acompañado por unos fuertes golpes- en dos horas partimos

Yamato que ya estaba despierto se limitó a respirar y a cerrar los ojos en busca de paciencia ¿es que acaso no tiene derecho a dormir? Primero lo despierta Taichí y ahora viene este a molestarlo

-será mejor que me dé una ducha-dijo apoyando sus descalzos pies en el frio piso y tomo el sombrero para guardarlo

Ya en la ducha dejo que su mente pensara en ella. Todo los días, desde hace siete meses que lo hace

Luego de enterarse que Tai y Sora eran novios, no se sintió tan mal como el esperaba y eso lo desconcertó. Sora el amor de su vida y la mujer perfecta para él, siendo novia de otro chico que a su vez es su mejor amigo ¿cómo no le sintió mal eso? ¿Cómo es que no se enojó? ¿Cómo es que esta feliz por ellos?

Hizo muchas hipótesis para responderse esas preguntas

Primero: se le ocurrió pensar que como el chico era Tai y él le tiene un gran aprecio. Decidió hacerse a un lado así las dos personas que él quiere pueden ser felices.

Descarto la idea, ya sabía que el líder del grupo estaba enamorado de la chica pelirroja y aun así quería que Sora fuera su novia

Siguió pensando hipótesis para su reacción, pero todas tenían su contra, salvo una…

Era la única que no quería admitir, por ser dolorosa, decepciónate y por darse cuenta que se estuvo engañando a si mismo durante mucho tiempo

Él no estaba perdidamente enamorado de Sora como creía. No, el no sintió amor por ella, él confundió eso con cariño, con respeto, con admiración. Fue simplemente una fascinación y hasta cree que todo eso fue producto de envidia y rivalidad. Al darse cuenta que Tai también la quería él no podía ser menos

No. él no amo a sora, él… por mucho que le costó asimilarlo, se dio cuenta que de verdad, siempre estuvo enamorado de la princesa del rosa…

No sabe cómo, no sabe cuándo, no sabe por qué su corazón la eligió a ella… tan distinta, tan diferente

Tal vez se enamoró de ella el primer día que la vio, con esas ropas rosa y tan extrañas que solo a ella le quedaban bien, o tal vez fue cuando la oyó llorar, no tenía problemas de expresar sus sentimientos algo que él no podía permitirse hacer. Tal vez fue que era una niña extremadamente guapa… o tal vez cuando hizo el amor con ella, cuando le permitió ser el primero en su vida…


-¡hola Mimi! ¿Cómo estás? Nosotros estamos muy bien, aunque extrañándote un montón… te extrañamos muchísimo, nos haces falta. Sora y Kari cuando se acuerdan de ti se ponen tristes por no tener noticias tuyas y en esos momentos tengo ganas de contarle todo, pero me contengo y guardo silencio, aunque no lo creas se mantener mi boca cerrada

Con Ken estanos muy bien, Kari y T.k también lo están, hacen una pareja tan tierna, aunque Tai los molestas, no los deja estar solos ¿puedes creerlo?

Bueno aunque ahora como esta con Sora mucho tiempo de vigilarlos no tiene, ellos están muy bien y se los ve felices

¿Quién me falta? El superior Jou sigue con sus estudios como siempre, yo creo que dentro de poco lo tendremos que sacar dentro de un libro, porque el libro se lo va a comer... Izzi sigue descubriendo no sé qué cosa en su lapto y en todas las computadoras que tiene en su casa ¿viste cuantas tiene?

Sé que no quieres saber de él, pero como te habrás enterado dentro de unos días va a New York. Podrías hablar con él y decirle todo. Quieras o no él es el padre y tiene el derecho de saberlo, no importa cómo se haya portado en el pasado todos nos equivocamos y merecemos perdón.

Se despide con muchos besos y abrazos

Los quiere un montón

Tía Yolei

Mimi sonrió tristemente al terminar de leer el correo. Ella también los echaba de menos a todo, a todos. En especial a él- llevo sus manos a su vientre y lo abrazo con fuerza, una triste lagrima rodo por su mejilla.

Lo extrañaba y se odiaba por haberse ido así, tan rápido sin decirle nada, sin dejar que él decidiera si quería ser padre o no… pero luego recordaba lo que le dijo y lo odiaba y se alegraba de no haberle dicho nada. Al menos así le ahorraba tener que soportarla

Lo único que quiere es que él sea feliz, aunque él no la quiera ni un poquito, ella lo adora y siempre lo va a amar aunque no sea correspondido. Va a tratar de ser feliz con ese sentimiento y con el niño que espera de su gran amor

-Mimi ¿estas lista?

Se secó la lagrima rápido- sí, estaba leyendo un correo de Yolei- se levantó, con un poco de dificultad, mostrando un vestido rosado al mejor estilo Chanel, y fue hasta la puerta- ¿nos vamos?

-si- respondió Michael cerrando la puerta de la vivienda


-¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHHH! ¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHH! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!-se escuchaban gritos por todas partes.

Había chicas con cámara fotográficas, con carteles, con banderas, reporteros con sus cámaras, esperando la llegada del fantástico grupo juvenil japonés y al bombonazo del cantante The Teenage Wolves, que en cinco minutos aterrizaba en el aeropuerto internacional (n/a: yo estaría hecha una loca con una enorme cámara)

-¡wow! ¿Vieron toda las personas que vinieron a recibirnos?- dijo asombrado el tecladista

-¡si! Traten de mantenerse lo más alejado posible de esas locas, y más tu Yama que la última ves casi te despellejan- dijo JD acercándose al rubio y tomando su brazo-necesito a mi vos lo mejor posible- dijo en un tono de vos "raro" mientras frotaba su rostro en el brazo del ojiazul

-oye-se quejó apartándose. Su representante algunas veces actuaba raro, muy raro

Salieron del aeropuerto protegidos por al menos diez custodias que ha comparación de las niñas gritonas, parecían pocos.

Por suerte llegaron al auto que los esperaba sanos y salvo… bueno no tan sanos. Recibieron algunos rasguños y tironeadas de pelos. Las fans pueden ser muy salvajes cuando se lo proponen (n/a: y con un Matt de cantante ¿quién no? Por favor)

-Esta es tu habitación Matt- dijo JD entregándole una tarjeta- y esta es la tuya Gon, y ahora quiero que todos fallan a descansar, mañana tenemos que recorrer varios lugares

-ok.- dijeron todos y se dirigieron al ascensor que los iba a llevar al piso 14, donde estaban sus respectivas habitaciones

Entro las maletas y cerró la puerta con llave. se tumbó sobre la acolchonada cama

El vuelo fue largo y cansador. La vida de un cantante no es fácil…

-¿Mimi donde estarás? ¿Estarás aquí en New York?- cerro los ojos


-¿cómo has estado linda?-pregunto una amable ginecóloga a su castaña paciente

-¡muy bien! Gracias

-me alegro. Recuéstate en la camilla que vamos a ver como está tu bebe- la ojimiel asintió feliz y se recostó, como le ordeno la doctora, en la camilla no sin antes levantar su vestido para dejar al descubierto su abultado abdomen y un short rosado

La doctora esparció un poco del frio gel sobre el vientre y con la máquina de ultrasonido comenzó a revisar al bebe

Se veía perfectamente que era un varón, en perfecto estado y muy cómodo en el vientre materno

A pesar de ver esa imagen todos los meses, no podía evitar emocionarse y que unas felices lagrimas recorran su rostro…

Estaba tan ansiosa, ya lo quería tener con ella para mimarlo, besarlo y hacerle muchas cosas lindas… solo faltaba dos meses y ya podría ver su carita, lástima que no tiene con quien compartir todo esos momentos… sus padres no la quieren ver, sus amigos no saben nada y… Matt… Matt- agito su cabeza- ella no necesitaba de él… ni tampoco de sus padres ni de sus amigos… ella tenía a su bebe y a Michael y era feliz con eso

-¡está muy bien tu bebe! Está creciendo fuerte y sano- dijo la doctora mirando la pantalla

-mi bebe –susurro Mimi embobada viendo la pantalla

No solo la castaña estaba perdida viendo esa "cosita" que crecía dentro de ella

Michael también estaba observando la escena son una radiante sonrisa

Le hubiera encantado que ese niño sea suyo… el jamás lo hubiera abandonado como lo hizo el verdadero padre…

¿Quien será? Por más que intento, ella no quiso decirle nada. Solo sabe que "eso" paso en Japón… y no es mucho. También sabe que el muchacho no sabe nada que será padre y por lo que vio y escucho parece que él la había tratado muy mal… provocando que Mimi dejara Japón y viniera con él

En fin, él se lo pierde y le hizo un gran favor enviándola a su lado, el criara al hijo de ese desconocido como si fuera suyo y conquistara el corazón de la madre… así será. Y los tres serán una maravillosa familia.

Aunque sabe que le costara un poco ganarse el corazón de la ojimiel, ya que ella sigue enamorada de ese cretino y una prueba de eso es ese niño. Pero no importa, el jamás se dará por vencido

-su bebe está en perfecto estado- volvió a repetir la amable señora. E hizo que Mimi y Michael la acompañaran a su escritorio donde le dio las recomendaciones necesarias para una mujer de siete meses de embarazo

Una vez de escuchar atentamente a la galeno, la castaña y el rubio dejaron la habitación, dejándole saludos a la mujer


Abrió los ojos sobresaltado y con dificultad se sentó al borde de la cama. Miro el reloj que tenía colgado en la pared y descubrio que se quedó dormido durante media hora.

Sentía una leve molestia en la espalda producto de haber dormido sin almohada

se paro de la cama y se acercó al ventanal, que tenía una gran vista de toda la ciudad

-otra vez-murmuro el chico-otra vez soñé con ella-se quedó mirando la ciudad, perdido en sus pensamientos. Decidió que saldría a caminar para despejarse. Tenía una extraña sensación de intranquilidad


-Ya falta tan poco Mich-dijo feliz Mimi mientras tomaba el brazo del muchacho, que estaba conduciendo

-¡así es!-dijo igual de contento mientras frenaba en un semáforo- ¿tienen hambre?

-mmm… SI-grito

-bueno, ¿que quieren comer?-pregunto amablemente, mientras volvía arrancar

Se llevó un dedo al mentón- ¡un hot dog! Queremos comer un hot dog

-me parece bien, vamos a buscar un restaurante

-¡no! Vamos a comer ahí- dijo la castaña señalando con el dedo un parque en el cual se veía a un hombre con un carrito de hot dog

-¿ahí? -Pregunto incrédulo- de acuerdo- se estaciono cerca de la acera y apago el vehículo. Se bajó primero y rodeo el vehículo para abrirle la puerta a la niña embarazada

-gracias-dijo con una sonrisa, agarrando el brazo que Michael le ofrecía

Llegaron al puesto y la ojimiel le dijo al vendedor con que quería su hot dog al igual que Michael

Se sentaron en una banca cerca del lago a disfrutar de su ¿merienda?

-ah… ¡que rico!- dijo la portadora de la pureza, comiendo el ultimo bocado de su sándwich mientras se chupaba los dedos con devoción. No quedaba mu y fino esta imagen, pero a ella no le importaba, estaba delicioso. Tenía ganas de comer otro

-¿quieres otro?-y como arte de magia, el rubio acompañante parece que le leyó los pensamientos – te traeré otro ¿quieres del mismo?

-sí, Gracias- respondió apenada. Si seguía comiendo así, iba a salir rodando… bueno no hay mucha diferencia del ahora, ya parece que en cualquier momento sale rodando por ahí

Se paró con un poco de dificultad y se sacudió las migajas de su rosado vestido

Se acercó lentamente al lago, donde se bañaban unos lindos patitos. Quedo observando aquella imagen desconectándose de la realidad y dejando que su imaginación volara


Matt iba caminando por las veredas de New York con los raiban puesto y los auriculares escuchando un poco de su música mientras miraba en las vidrieras las últimas colecciones de primavera- verano. En realidad sus ojos la veían, él no estaba interesado en ver lo que había, simplemente su vista se posó en aquello y ahí quedo.

Siguió caminando. Un comercio de indumentaria para niños llamo su atención y se paró ahí. Ahora si observaba una llamativa remerita en color azul Francia con una estampa de un bajo en plateado y negro-sonrió- si él hubiera sido un niño de un año le hubiera encantado y se la hubiera llevado. Pero como no es un nene de un año por más que le guste nunca le entraría,

Siguió caminando hasta llegar a un parque, se parecía mucho al parque de Odaiba donde él y sus amigos se reunían.

Hecho un vistazo al lugar, no encontró nada interesante desde ahí. Había un chico comprando un hot dog a un vendedor, personas haciendo footing, algunos niños jugando y corriendo por ahí, un grupo de chicos charlando.

Decidió entrar, se sorprendió al ver de lejos un pequeño lago, camino hacia el lugar y se paró en seco al ver a una mujer

Sus cabellos castaños eran mecidos por el viento-cerro los ojos- el aroma a rosas calo sus fosas nasales, aspirando aquel familiar olor- los abrió de repente y miro el vestido rosa que llevaba la mujer. Su mente comenzó a trabajar, tratando de recordar por que se le hacía tan familiar aquella escena. De repente parte de sus sueños volaron a él

-Mimi- susurro tan suave que ni el mismo lo escucho. Su corazón comenzó a latir con fuerzas. Esa imagen era igual que sus sueños

Se quedó observando unos segundos más, la mujer giro su rostro y sintió como se le hacía un nudo en el estómago. Ese perfil, ese perfil en su vida se lo olvidaría. Esos ojos con los que soñaba cada noche esperando que lo mirase, esos labios que desde hace tiempo quiere volver a probar.

Con miedo a lo que estuviera viendo sea parte de su sueño, comenzó a caminar lentamente, temeroso en cada paso que daba pero a la ves con una sensación de felicidad

Esa chica era Mimi, no había duda. Decide rodearla y mirarla de frente, camina un poco más, no puede ser esta tan cerca las piernas le tiemblan

Logra rodearla y ver su perfil.

Se detiene a observar, nuevamente, ese rostro tan familiar, tan bonita como siempre, bajo la vista por su exquisito cuello, por sus pechos y… el corazón se le paro, su boca al igual que sus ojos se abrieron, su garganta se secó y por su nariz no entro aire alguno

¡No puede ser! ¿Qué es lo que están viendo sus ojos?

Esa no puede ser Mimi. No puede ser su Mimi…


¿Que les pareció? ¿Les gusto? ¿Valió la pena la espera?

Espero que haya cubierto sus expectativas

¿Como les parece que me salió el taioria?

Mmm… es la primera ves que escribo uno y a mi parecer me quedo bien, pero no sé qué opinan ustedes…

Gracias por tomarse el trabajo de dejarme esos mensajito tan lindo, me llenan el corazón

digimon4ever99, johita0310, 0-aThErY-0, Azul Tachikawa, Vitta Love, Sakura Kuran-Haruno, Love-girl2015,

Princesa De Rosa, Mimichibi-Diethel, Meems-ishikawa, Adrit126, kamichama riku

Gracias de verdad por su apoyo y espero seguir contando con el mismo.

Sakura Kuran-Haruno: bueno con respecto que estudias fisioterapia y que luego quieras estudiar medicina.

Si pienso que estas un poquito loca pero nada que no se pueda quitar con unas buenas terapias.

Jajaj no mentira me parece bien que ya tengas proyecto a futuro, pero trata de respirar ¿ok?

Bueno me despido de ustedes hasta dentro de dos semanas

Buena suerte y muchos besos

krayteona