MI PRIMERA VEZ CON MI PROFESOR.

Nota aclaratoria: Los personajes de Sailor Moon no me pertenecen son de Naoko Takeuchi

Capitulo 1

Hola, mi nombre es Serena y me animé a compartir mi primera experiencia que tuve hace apenas unos meses, un poco antes de cumplir 18 años.

Mi primera experiencia sexual y por lo tanto el fin de mi virginidad fue con un profesor de 27 años, alto, de cabellos negro azabache, ojos azul prefundo, un cuerpo que ay dios!, es todo un bombón, guapo es poco para describirlo es un dios griego pero sí de mal carácter…de hecho, eso fue lo que motivó en parte esta aventura. Su nombre sencillamente Darien Chiba.

Bien, yo soy una chica blanca, pelo largo color rubio claro, mido 1.65, peso 54 Kg. y bueno a pesar de lo delgada, de familia me viene tener senos grandes, tal vez mi mejor atractivo. Mi idea sigue siendo seguir estudiando, terminar mi carrera en ingeniería, trabajar…y ya veremos el asunto del matrimonio. Así que hasta antes de esa experiencia había tenido unos 3 novios que me cortaron (creo) por no dejar que nuestra relación incluyera sexo, ellos fueros Andrew, seiya y diamante pero eso no me preocupaba, claro que me gustan los chicos, pero sentía que eso de tener relaciones sexuales era para después, tal vez influyó el caso de mi prima Mina a quien no le ha ido nada bien con los hombres, pero eso es otra historia.

Días antes de irme a la cama con mi profesor andaba terminando con mi novio diamante, claro, me enteré que otra chica de la escuela que no era nada remilgosa y pues estaba con el y yo estaba en total desventaja; una tarde de esas estaba justamente en clase con el profesor Chiba y además de su mal carácter tiene una forma de hablar que aburre o molesta porque creo que el señor es un resentido que todo lo ve negro y mal, así que me estaba aburriendo de lo lindo porque además no me gustan las ciencias sociales y eso le molestó, me llamó la atención y claro me cayó muy mal que me lo dijera delante de todos. Luego sucedió que diamante, mi ahora ex novio me encontró a la salida, justamente en el estacionamiento de profesores y comenzamos a platicar y como no soporto los chicos manipuladores de ahí pasamos a discutir, sin escándalos, pero él sí se molestó y literalmente me dejó hablando sola, molesta y hasta mojada por la lluvia y así me fui a mi casa.

Al día siguiente volví a encontrarme con el profesor Darien cuando iba nuevamente cruzando por el estacionamiento de profesores, me saludó y me sonrió (¡algo rarísimo en él!) y bueno, pues correspondí a su gesto, ya ahí me preguntó si estaba bien, creo que lo miré con extrañeza porque entonces me aclaró que me había visto discutiendo con diamante y solamente quería saber si estaba bien; le comenté que sí, que además no había sido mi día, primero regañada por él y luego enojada con mi novio; me aclaró que no me había regañado, que siempre me había visto distraída y que era frustrante para él como profesor ver que no había interés de parte mía; los dos aclaramos el punto: yo no quería pasar como una mala alumna y él no quería parecer un mal profesor. Dejamos el punto por la paz y adiós.

Unas horas después y poco antes de salir me lo vuelvo a encontrar en el pasillo, sonrisa mutua y cada quien su rumbo.

Pero todo parecía empujarnos al paso siguiente, en cuanto salimos de clases me fui a un centro comercial a comprar unas cosas, ya que por la cercanía de la escuela, vivía con mi prima excepto los fines de semana que me iba con mis padres. Así que luego de hacer las compras habituales iba caminando para tomar un taxi cuando una de las bolsas se me rompe y entonces regreso para conseguir otra y es en ese momento que me vuelvo a encontrar al profesor Darien en el estacionamiento del centro comercial, esta vez estaba en mangas de camisa y al parecer estaba cambiando una llanta de su coche; efectivamente, al salir se encontró que estaba ponchada y entró ahí a cambiarla. Se notaba molesto, pero se ofreció a ayudarme, le dije que solamente buscaba una bolsa para llevar mis compras, pero en ese momento la lluvia se hizo presente, me pidió que colocara las bolsas en la cajuela y subimos a su auto.