Soy cadáver de tu cementerio
al que nunca vas porque tienes miedo
me envenenaste con mentiras tristes
o tal vez historias de terror

Cumpliste con tu misión, destruiste todo lo que alguna vez significó algo para ti. Me pregunto si yo fui alguna de esas personas o nunca te interesé, pero sin importar cual fuera la respuesta, seguiré sintiéndome traicionada... soy una más en tu lista de muertos.

No salgas de noche
te pueden robar,
un muerto te espía
desde el día en que supo la verdad

Al darme cuenta que había muerto en tus manos tuve la opción de irme lejos, pero el rencor que se formó en mi y el amor que aún sobrara para ti no me lo permitieron.

No salgas de noche
te pueden robar,
un muerto te espía
desde el día en que supo la verdad

Recuerdo la primera vez que te vi, me salvaste sin tener la obligación ¡Era tu enemiga! Y con deberte la vida fue que quedé prendada de ti. Ahora muerta te sigo, irónico, la vida que salvaste la cobraste.

Pensaba
que eras el hombre más sincero
el más bueno
pero no, eres el más cruel

Aún con tus comentarios podía notar un brillo de bondad, se notaba cuando nos ayudabas, pero cuando murió Itachi, ese tal Madara te llenó la cabeza de ideas… cuando murió Itachi, murió tu luz.

Te amaba y te amo
pero no puedo olvidar tu maldad
acuérdate…

Desde mi muerte mi alma te ha seguido, a pesar de tu traición me sigo aferrando a ti, a veces por el cariño que aún te tengo, por eso cuando duermes me sientes a tu lado.

No salgas de noche
te pueden robar,
un muerto te espía
desde el día en que supo la verdad

Por eso cuando te arrepientes quiero consolarte, pero otras veces, por ese odio nacido de tu traición oyes golpes en las paredes, gritos de dolor cuando estas solo, soy yo.

No salgas de noche
te pueden robar,
un muerto te espía
desde el día en que supo la verdad

Estoy atrapada entre el mundo del amor y el odio, entre los muertos y los vivos, solo espero llevarte conmigo, para al fin terminar con mi condena. Cuando puedas volver a verme, sabré que es momento de descansar.