Los personajes de High School Debut (Koukou Debut) no me pertenecen.


Te amo.

Espero con paciencia infinita, aunque sus pies que se movían con incomodad a pesar de querer dar semblante serio y relajado se iba poco a poco al traste, arrugo un poco el ceño y miro la puerta porque ella tenía que pasar.

Espero, espero y espero.

Bajo más la ceja y miro el reloj.

Tenía que estar ahí hace quince minutos. Bien, bien, se dijo no sin antes intentar calmarse, tal vez ella estuviese entretenida cogiendo su maleta.

O tal vez no vino porque encontró a otro hombre y lo dejo plantado.

Sin duda lo ultimo le hizo estremecerse y con rapidez cogió el teléfono móvil de su bolsillo y marco su numero, cuando iba a pulsar el botón de llamada vio una cabellera brillante, luego una sonora carcajada entusiasmada, fijo su vista más en la persona y sus ojos se redujeron.

―¡Aprende a vestirte! ―amonesto, Haruna le miro con grandes ojos brillante, soltó la maleta y se le tiro encima, literalmente, sofocándolo en un abrazo intimo y cálido. Yoh sintió las mejillas caliente, tosió y dio una palmadita en la espalda, tocando los hombros desnudos de Haruna, que al parecer pensó que ese vestido le favorecía…

Su novia se separo de él, le miro a los ojos y una sonrisa brillo en su cara.

―¡Te amo mucho Yoh! ―grito a todo pulmón, la gente que pasaban pararon y le miraron, cuchicheando como si fueran monos de circo, a pesar de que él era demasiado guapo como para ser un tonto mono, pero no por ello pararon las risitas, una tosecita un susurro escandalizo y demás haciendo que él se sonrojara aun más.

―Sí, sí.

Balbuceo en tono bajo, Haruna sonrió otra vez y fue a por su maleta, cuando la cogió giro el cuerpo balanceando la maleta como si no pesara nada, casi como si fuera insignificante aquella gran maleta, y él vio, para su asombro, que a jovencita que había dejado hacia un año estaba cambiando, lentamente pero seriamente en algunos sentidos, tenía la sonrisa más brillante, los ojos más hermosos y la piel más deslumbrante que él recordara.

Y por mucho tiempo sin sentir el cosquilleo en el estomago, por más que se llamasen por teléfono no era lo mismo, creyó volver a enamorarse de Haruna, cubrió con la palma de su mano su rostro que brillaba con el color carmesí.

Haruna le miro y pestañeo, camino a prisa a su lado y le cogió de la mano, llevando con la otra la maleta, corrió y cuando iban a salir de aeropuerto giro y volvió con otra sonrisa de supernova.

―¡Te amo mucho, muchísimo Yoh!

Él asintió por inercia.

―Sí, sí Haruna.

Dios, como amaba a esa mujer, a pesar de ponerlo en ridículo en medio de tanta gente.

N/A Es mi primera vez que escribo de este gran manga shoujo. Sinceramente espero que os gustara.