Aclaración: Todos los personajes son de "The Big Bang Theory", ninguno es mío.

Penny nunca se había sentido tan nerviosa como en ese momento. Transpiraba, las piernas le pesaban, sentía el estómago revuelto, y sólo tenía ganas de huir. Leonard, este Leonard más maduro, seguro le había tendido algún tipo de trampa. "Ok"-pensó-"lo único que me falta es aumentar mi ansiedad y paranoia".

Vio como Leonard se acercaba a tocar el timbre de la oficina, pero antes que pudiera hacerlo, una mujer afroamericana muy robusta abrió la puerta.

"Señores Hofstadter, como siempre a tiempo. Adelante." –dijo la mujer con acento latinoamericano, Penny no podía estar segura de qué lugar.

"Gracias, Doctora" –respondió Leonard.

Penny miró a la señora. Vestía una bata blanca, bajo la cual se podía adivinar un colorido vestido. Por algún motivo, no la podía imaginar como doctora.

"Bien, cuéntenme qué les trae por acá."

"¡Estoy embarazada!" –dijo intempestivamente Penny. Estaba asustada, pero a la doctora pareció hacerle gracia.

"Bueno, eso fue una novedad hace seis meses atrás. Entonces… "- la doctora miró a Leonard. A Penny le molestó eso. ¿Acaso no la consideraba una persona fiable de dar información y por eso ahora se iba a dirigir a Leonard?

"Doctora, gracias por atendernos a esta hora, pero verá…ehm, Penny parece tener una laguna amnésica de varios años."- Leonard dijo mirando hacia el piso.

La Doctora miró con curiosidad a Penny. Ahora la doctora la veía con esa odiosa mirada que tenían los chicos cada vez que examinaban cualquier cosa que hubiesen traído del Instituto. Penny pensó que sería una larga consulta… Y ni siquiera le había ofrecido sentarse.

"¿Es cierto eso, Penny?" –preguntó la Doctora.

"¿Qué cosa?" – Penny respondió molesta.

"Humm… ¿qué es lo último que recuerdas?" –solicitó la Doctora. Otra vez esa odiosa pregunta.

"Si se refiere a lo que pasó entre ayer y hoy dí… me dormí, en mi cuarto, después de ver televisión, y cuando desperté no estaba ya en mi cuarto ni en mi departamento, ni en ningún lugar que yo conociera."

"Eso podría ser catalogado como un cuadro confusional"- comentó la Doctora.

"Pregunte la fecha" –respondió Leonard.

Penny lo miró molesta. "Lo último que recuerdo con algún sentido es del 3 de abril de 2011.¿Qué mierda es todo esto! Se supone que estoy casada, embarazada y…no puedo más." –Penny explotó, y se dejó caer en una silla cercana.

La Doctora miró a Penny sorprendida. Luego miró a Leonard para volver su mirada a Penny.

"Está bien. Les diré lo que vamos a hacer. Realizaré un examen completo, veré el estado de los bebés… ¿recuerdas haber sufrido alguna fuerte impresión, o algún golpe de cuidado?..."

Penny miró a la Doctora, cansada y no sintiéndose capaz de responder a esa pregunta. ¿Por qué tenía que insistir en que ella era la Penny de quizás qué edad, esposa de Leonard, con un embarazo de gemelos? Porque estaba en ese cuerpo, claro está.

"…No, claro que no recuerdas" –la Doctora se respondió a sí misma. –"Bien, me alegro que hayan venido cuanto antes. Comenzaré la revisión, y según lo que observe ordenaré nuevos exámenes. Posiblemente necesite un escáner anterior y un escáner actual. Como sé que son amigos de la Doctora Farrah Fowler sospecho que no tendrán problemas con eso, ¿no?"

"No, claro" - contestaron Penny y Leonard al unísono. Penny se tranquilizó al saber que al menos una de sus amigas podría estar ahí. Se sintió curiosa de por qué no se tranquilizó cuando escuchó y vió la grabación de Bernadette. Claro, no había esperado ver a Howard…y la foto todavía estaba en su mente. ¡Oh, no! ¡Por qué tuvo que acordarse de la foto!

"Muy bien. Señora Hosftadter, Penny, puede pasar a la sala de consulta. Ahí encontrará una bata. En condiciones normales… Bueno, no son condiciones normales. Voy a necesitar que se desvista y coloque la bata. Mientras tanto, conversaré con su esposo…con el Sr. Hofstadter. Si necesita ayuda, sólo indíquelo e iré en seguida."

Penny se dirigió a la salita contigua. Era una sala pequeña, limpia, con una camilla, tres sillas, unos aparatos que Penny sospechó eran para la ecografía, y dos pantallas junto a la camilla. No entendía bien por qué la Doctora le pedía desnudarse; si estaba tan preocupada por los gemelos, bastaba una ecografía. Pero sospechaba que de todos modos trataría de conversar a solas con Leonard. Leonard… a veces se sentía muy molesta y otras sentía lástima por este Leonard… parece que realmente amaba a su Penny y estaba muy confundido. Se preguntó qué pasaría con su Leonard. Estaría con Priya seguramente. Momento. ¿Había pensado "Su" Leonard?.

Cuando terminaba de colocarse la bata (su ropa esparcida entre una silla y la camilla), entró la Doctora.

"Muy bien. Sé que esto te será muy desagradable, pero necesito comprobar que no existan lesiones físicas."

"¿Lesiones físicas? " – Penny dudó- "Espere, ¿tiene que verme completamente desnuda para saber si no me he dado algún golpe? Yo puedo decirle que no, que no tengo ningún moretón."

"Lo siento, Penny. Pero lo vamos a hacer por partes para que no sea tan incómodo. Muéstrame los brazos." –dijo la Doctora. Penny obedeció, pero en esos momentos sólo deseaba la muerte al Leonard que esperaba al otro lado de la sala.

Cuando la revisión terminó, la Doctora le preguntó si necesitaba ayuda para vestirse o si prefería que ella saliera. Penny comenzó a vestirse. No tenía ningún sentido que la Doctora saliera…¿qué más iba a ver? Pero agradeció en silencio que la profesional se mantuviera a la distancia, revisando unas carpetas hasta que Penny le dijo que estaba lista.

"Bien. Lamento lo que he tenido que hacerte pasar, pero era necesario. Si hubo algún incidente que hubiese dejado una huella, era importante revisarlo. En general, uno lo hace frente a una enfermera y a una persona de confianza, pero por lo que te escuché decir, parece que Leonard no es de tu entera confianza."

Penny negó con la cabeza. "No es que no confíe en él, es uno de mis mejores amigos, pero nada es cómo recuerdo. Ni siquiera recuerdo haber estado de novia. No entiendo nada."

La Doctora sonrió. "Me imagino el shock que tienes que haber sufrido. Con ¿24 años? Y de repente despiertas y te encuentras cercana a los 29 años."

Penny hizo una mueca. "¿Se supone que tengo 28 años?"

La Doctora se rió.

"Bueno, la parte más desagradable ya ha pasado, y si llegase a existir una causa judicial, podría prestar juramento."

"¿Causa judicial?" – Penny se sentía confundida.

"Si tu problema tuviese por origen un trauma encefalocraneano u otro tipo de traumatismo, sería necesario investigar algún posible maltrato, o las causas del accidente que lo originó. Pero no encontré ninguna lesión que hiciera pensar en esa hipótesis."

Penny suspiró aliviada. Todo lo relacionado con jueces era temido por ella; incluso las multas por tráfico. Aunque siendo sincera, las temía por el desembolso económico que implicaban y los riesgos a su licencia. Miró a la Doctora, pero ella no parecía tan aliviada.

"Aunque es menos probable, es necesario despejar algún accidente cerebrovascular." –dijo la Doctora. Eso sonaba mal. – "Para eso, es necesario el escáner, evaluaré también los signos vitales. Por último, veremos a los bebés. Por ser el padre de los niños, haré pasar al Sr., a Leonard."

Penny asintió con la cabeza. La Doctora encendió una de las pantallas.

"¿Lo hará pasar de inmediato?" –preguntó Penny.

"¿Deseas eso, o prefieres que lo haga pasar sólo para la ecografía?"

Penny pensó por unos momentos. Finalmente dijo: "Hágalo pasar, por favor."

Cuando Leonard ingresó a la sala, Penny estaba en una camilla, con varios cables y un monitor que mostraba sus signos vitales.

"Ey, ¿cómo estás?"- preguntó al ingresar. Penny vio su rostro sonriente, pero con líneas de preocupación. Aún así, lo odiaba.

"Los signos vitales se encuentran en orden" –contestó la Doctora. Y acercándose a la pantalla encendida, añadió –"Puedo observar que el corazón funciona según lo esperado… vamos a imprimir esto…" –La Doctora presionó un rincón de la pantalla, y una impresora más allá inició su función.

"La temperatura… la presión ligeramente alta, bien, eso tiene sentido, pero no es nada para alarmarse" –la Doctora se volvió a Penny - "De todos modos, la sal tienes que disminuirla, ojalá no consumirla. Y no puede recibir sustos ni impresiones fuertes" –ahora miraba a Leonard.

"Mientras no despierte en 2030" –dijo Penny malhumorada. Pero por dentro, rogaba no tener que sufrir más impresiones fuertes-

"Bien, el chequeo de la madre está completo" –indicó la Doctora- "Ahora, veamos los bebés".

Penny debió subirse la blusa y bajarse un poco los pantalones maternales, para dejar en exposición su vientre. Ahí estaba, en toda su abrumadora plenitud.

La Doctora puso un gel helado, y comenzó con la ecografía. En la segunda pantalla se podía ver a dos fetos juntos. Penny sintió ganas de llorar. Y sintió una mano a su lado. Miró y sus ojos se encontraron con los de Leonard. Se sonrieron, y él le tomó la mano. Penny volvió sus ojos a la pantalla. Esas figuras que se veían ahí eran sus hijos. ¿O hijas?

"Bien, los niños parecen estar bien."

"Disculpe Doctora, el sexo de los bebés…"- Penny estaba maravillada, pero quería saber más sobre ellos, cuántos meses tenían (recordó que 6), si se chupaban el dedo…le había parecido ver bostezar a uno de ellos.

"Ella se llama Susie, y él es Angelo." –respondió Leonard. Penny lo miró. Estaba absorto en la imagen, y sostenía con firmeza su mano. Sería un buen padre. De repente se sintió descorazonada. Esa no era su vida. Esta era la vida de otra Penny, una Penny que se había casado con Leonard. Esa Penny debía ser la que estaba mirando las imágenes de sus hijos. Por un momento, deseó ser esa mujer, y besar a Leonard, y confiar en la Doctora, y no sólo tener que estar en el cuerpo. Los niños se movieron lentamente en la imagen, como si estuvieran a gusto de ser vistos.

"Los niños están bien; todos sus signos vitales están correctos" –dijo la Doctora. – ""Desean sólo el video con las imágenes, o también fotografías a color".

"Fotografías también, gracias" –dijo Penny, asaltada por la repentina idea de que si tenía cerca las imágenes de los niños, tal vez su madre regresaría. Leonard asintió.

"Bien." – la Doctora presionó otras teclas en la pared. Pronto le entregó a Leonard un dvd y a Penny una carpeta con las fotografías.

Cuando salieron de la consulta, Penny iba en silencio, cansada de las emociones del día, y pensando. Pensaba mucho en cómo sería realmente la vida de la Penny de ese cuerpo y tiempo. Miró a Leonard de soslayo. ¿Serían felices?

Gracias Penny. –dijo Leonard cuando subieron al auto. Penny lo miró un momento.

De nada. Y gracias a ti.

Se fueron en silencio, hasta que un ruido de celular cortó la quietud.