Disclaimer: Los personajes son propiedad de S. Meyer, esta historia es de mi autoría. Queda totalmente prohibida la copia de ésta historia.

…* Gaby Cullen Kattalakis *…

AGRADECIMIENTO ESPECIAL para Mary de Cullen, Jigoku No Kokoro, Triix2402, LeidaJim Gracias Chicas por tomarse un tiempito y dejarme un review

-NOTA: Aquí les dejo el capi final les advierto que contiene Lemmon malo pero es Lemmon, así que ya saben sobre aviso no hay engaño

Que lo Disfruten

.

… … … … …

.

Pista Sorpresa…

.

CAPITULO 4

.

- Bella -

.

.

Traidora pensé, me quede sentada unos minutos, nada sucedía, me levante y comencé a lavar los platos, después de unos minutos lavando el mismo plato una y otra vez, lo sentí, nunca hacia ruido cuando llegaba pero yo savia que estaba ahí, sentía su mirada, su presencia y mi cuerpo reaccionara automáticamente a él, mi corazón empezó a latir desenfrenadamente di media vuelta y ahí estaba recargado en la entrada de la cocina con una leve sonrisa en los labios

- Edward – grite e inmediatamente corrí y salte a sus brazos que automáticamente me recibieron, coloque mis piernas alrededor de su cintura, mis brazos rodearon su cuello, y nuestros labios se encontraron en un beso que los dos necesitábamos con urgencia nuestras lenguas se enredaron saboreando la una de la otra, yo necesitaba mas, mas, mas, de él, mi cuerpo ya comenzaba a reaccionaba, a sus salvajes y tentadores labios como de costumbre él se separo de mi, sin mencionar que necesitaba respirar

- respira Bella – dijo colocando frente con frente nariz con nariz, cerré momentáneamente los ojos respire profundo, abrí los ojos

- Feliz Cumpleaños Amor! Mi Leoncito, mi Vampiro Perfecto – dije viéndolo a los ojos

- Gracias Bella, gracias por todo lo que hiciste, no tenias que hacer nada, con solo estar a mi lado es más que suficiente, pero debo confesar que es Estupendo ser Sorprendido – dijo con una sonrisa – es muy agradable –

- qué bueno que te gusto Amor – dije dándole un beso en la punta de la nariz – estaba muy nerviosa – dije tomando su cara entre mis manos lo mire fijamente a sus ojos, los cuales brillaban como el color de la miel por su reciente "desayuno" pero lo más curioso es que tenía una leve chispita escarlata muy tenue pero ahí estaba, el solo imaginar que mi sangre recorría su cuerpo produjo un sentimiento en mi, satisfacción, excitación, no lo podía explicar pero era gratificante saber que una pequeña parte de mi, corría dentro suyo

- Bella – dijo después de un rato, yo pasaba mis pulgares una y otra vez debajo de sus ojos

- ¿tu…?- ¿la tomaste? No pude terminar en voz alta, y como si él lo escuchara contesto

- SI…- nos miramos por no sé cuánto tiempo -… creo… en cierto modo, que fue algo bueno, es la mejor copita de vino tinto que he tomado, y por favor no lo hagas de nuevo… algunas veces es… mejor… tomar solo un poco de lo mejor, aparte de que no quiero que salgas herida en el proceso – solté una risita ante su lógica

- ok… oye –

- dime –

- ¿estás listo para tu sorpresa? – pregunte

- ¿a qué te refieres? –

- ya estoy donde mi sexto sentido no puede entrar –

- sí, lo cual quiere decir que te daré tu Sorpresa! –

- ¿hay más? –

- pues claro! Tontito – dije con una risa

- esta es tu última misión, le pedí a Alice que gravara una ruta en este aparato solo tienes que seguirlo – dije mostrándole un aparatito (GPS)

- Bella – me miro

- nada, nada, solo tómalo Edward– levante una ceja

- llegaremos más rápido si me dices a donde vamos -

- no discutas conmigo y solo sigue como te indica el aparato – resignado lo tomo

- gracias – dije con una sonrisa y el soltó un gruñido de inconformidad

Salimos de la casa, acomodamos la maletita y la hielera entre muchas preguntas de Edward, nos subimos al coche y después de asegurarse de que tenía el cinturón de seguridad como siempre hacia, prendió el aparato, he igual que en la película de rápido y furioso salió una imagen de Alice que le fue indicando a Edward el camino.

- dime como te fue con tus sorpresas – pedí después de un rato lo cual le provoco una sonrisa

- ¿no deberías saberlo ya? – pregunto con su sonrisa de lado y levantando una ceja

- Edward! Cuéntame – pedí

- bueno primero tuve que tocar la melodía de Esme, ella me sorprendió con una muy hermosa foto donde salimos tu y yo, sentados en el sillón – dijo tomo mi mano entrelazamos los dedos y me dio un beso, mantuvimos las manos entrelazadas - después jugué un rato con Emmett y Rosalie me dio un peluche en forma de León…

- ¿enserio? – pregunte sorprendida

- si y tiene una playerita con una oveja y un corazón –

- ¿Qué? Jajajajaja eso lo tengo que ver – dije entre risas

- después tuve que atrapar a la pulga, no fue fácil pero al final lo logre, mientras ella se fue a discutir con Emmett, Jasper me entrego a la pareja del león una tierna ovejita enamorada de un león –

- hoo Edward –

- lose – dijo

- ¿pero… porque discutieron Emmett y Alice? – pregunte confusa

- nada, nada ya sabes que se la pasan discutiendo esos dos… después fui a hacerle una visita a Carlisle… -

- a ¿si? –

- si, ¿sabes que me dio el? – pregunto

- emmm ¿nop? – dije aun sabiendo que el savia que si, de repente soltó mi mano y busco en su bolsillo me mostro dos pedazos de papel,

- ¿Qué es esto?- los tome en mi mano, los mire – OMG! – grite, lo que provoco que Edward se riera – Edward es… es… concierto exclusivo-

- lo sé Amor, ¿te gusta?… quizá si tienes suerte te invite –

- a ¿sí?... a quien más quieres llevar a ¿Jessica? – dije lo que provoco que soltara un rugido

- no quizá lleve a Alice ya vez que se pone muy loca –

- hey – rezongue - ¿qué tengo que hacer para ganarme un boleto? –

- bueno, no se lo pensare y te digo –

- bien, estaré esperando, ¿que más te dieron? –

- bueno también me dio un CD con una linda portada…-

- hooo – me sonroje

- después tuve que seguir, el aroma de Jasper, me tenía preparado el desayuno…

- mmmm suena rico ¿lo fue?

- si, un oso pardo por parte de Emmett con un gran moño rosa en el cuello, y un puma por parte de Jasper… -

- jajajajaja que lindo detalle el de Emmett –

- bueno, el postre ya lo conoces –

- si – seguimos unos minutos en silencio de nuevo con las manos entrelazadas, Edward acariciaba con su pulgar la parte superior de mi mano, yo miraba por la ventana, se podía notar que ya habíamos salido de Forks pues en el cielo se alzaba un resplandeciente sol y se podía sentir un poco de calor me quite el abrigo que llevaba, a mi derecha ya se podía ver un acantilado que daba al mar, al poco tiempo la voz cantarina de Alice le indico a Edward que diera vuelta a la derecha Edward a si lo hizo y siguió por un caminito de bajadita que había entre las hiervas

- Bella vamos hacia…-

- si – dije entusiasmada

- Alto – dijo la voz de Alice cuando se acabo el camino y empezaba la arena de la playita – chicos que se diviertan, Edward descuida la zona estará vacía – termino y la pantalla quedo oscura, inmediatamente me quite el cinturón y salí, me quite los tenis para sentir la arena en mis pies descalzos

- pero… Bella…- dijo Edward sorprendido a mi lado

- fue mi idea Edward, quería festejar tu cumpleaños fuera de todo el caos, en un lugar tranquilo, les pedí a los demás que se reunieran con nosotros… dijeron que estarían ocupados – dije un poco confusa – así que solo somos tu y yo –

- Bella – se puso detrás mío - eres lo mejor que me a pasado – dijo rodeándome con sus brazos – gracias por todo lo que haces – beso la base de mi cuello - ¿algún día dejaras de sorprenderme? –

- jajaja espero que no amor… vamos – dije mientras lo jalaba de la mano

Sacamos las cosas del carro, saque un gran paraguas que metió Alice y Edward lo coloco en la arena, pusimos una gran toalla en la arena con la hielera a un lado, por ultimo saque una cajita azul con un listón plateado, se la di a Edward

- Tu ultimo regalo amor – dije sintiendo mis mejillas encenderse un poco

- ¿es lo que creo que es? –

- yo no puedo leer tus pensamientos ¿recuerdas? – el solo sonrió y abrió la cajita, saco un bañador color azul oscuro con unas flores hawaianas blancas con negro – yo… supongo que te puedes cambiar en el ¿auto? – pregunte con las mejillas encendidas

- jajaja claro, pero y ¿tu? –

- yo… ya lo traigo puesto – pensé que mis mejillas ya estaban suficientemente rojas, me equivoque, se encendieron mas mientras me desabrochaba el pantalón y lo dejaba caer, después me quite la playera que llevaba y se encendieron aun mas cuando quede solo en bañador frente a Edward, llevaba un trikini "glamuroso" según Alice color azul cobalto.

.

.

- Edward –

.

Quede segado ante la perfecta vista que tenia, Bella con nada mas que un bañador color azul el cual resaltaba en su hermosa piel nívea con su hermoso cabello castaño oscuro cayendo en ondas como una cascada a su alrededor, sus mejillas hermosamente sonrosadas y sus ojos color chocolate brillando para mi, de fondo las olas del mar, sin duda era la más hermosa imagen que vi en toda mi larga vida y no la quería perder la quería conservar por siempre rápidamente saque mi celular y capture tan hermosa belleza

.

.

- Bella –

.

- Edward – me queje cuando vi que tomo una foto, rápidamente trate de taparme

- no te tapes amor – inmediatamente ya lo tenía frente a a mi – eres lo mas hermoso que he visto en mi vida – y mira que no es corta –

- dices puras tonterías mejor cámbiate, ya me quiero meter al mar – pedí

- me cambio como de rayo amor –dijo y desapareció, camine a la orilla del mar las olas mojaban mis pies no estaba muy fría el agua

-pensé que ya estarías dentro – salte cuando Edward me abrazo por detrás – lo siento te asuste,- sus brazos brillaban en mil colores descansando en mi estomago

- estoy… bien - mi corazón latía rápidamente podía sentir su torso desnudo contra mi espalda descubierta

- vamos – dijo desasiendo el abrazo y jalándome ligeramente la mano

Hooo por todos los dioses del mundo pensé en cuanto Edward se poso delante mío el mas lindo, hermoso y guaperrimo de los dioses griegos vino a jugar con migo!

- ¿Bella? – Escuche al dios griego llamarme – vamos estabas ansiosa por entrar al agua – dijo jalándome de nuevo sacándome de mi transe

- Edward… yo… tu… quiero una foto tuya – pedí

-¿Qué?- pregunto riendo ante mi tonta reacción

- si, si yo quiero una foto tuya, tú tienes una mía en bañador… es justo que yo tenga una tuya –

- bien saca la cámara y dispara – dijo como si nada

- yo… - comprendí que no tenia cámara, ni celular, nada – Edward me prestas tu celular – pedí con una sonrisa –

- aja ves ni siquiera tienes cámara, yo use mi cámara, ya ves lo que pasa por traer un diminuto bañador no le cabe nada…-

- Edward – me queje interrumpiendo su discurso

Me tomo en brazos y un segundo después estábamos junto al auto me puso a la sombra de una palmera que estaba cerca del auto, un segundo después aparición detrás del auto coloco el celular en el techo me miro y me dijo

- Mira hacia la cámara –

-pero Edw…- al siguiente segundo estaba a mi lado rodeando mi cintura con un brazo

- mira hacia la cámara, puse el temporizador, sonríe – me dijo sin cambiar de postura, Inmediatamente lo rodé con mis brazos, como que el modelaje se nos subió a la cabeza porque estuvimos tomando fotos en diferentes posturas y gestos graciosos,

Después por fin nos metimos al mar y pasamos casi toda la tarde nadando o bueno lo hacía Edward yo me ponía a su espalda y el nadaba por todos lados él se sumergía un poco y con la ayuda de un visor "exploramos" la zona, pero no serbia de mucho ya que tenía que regresar rápido a la superficie para que yo pudiera tomar aire, pasado medio día, mi cuerpo reacciono como de costumbre recordándonos que era humana y que necesitaba alimentarme.

Edward me llevo a la orilla nos tumbamos en la toalla, deje que mi cuerpo descansara un poco, Edward se levanto y comenzó a sacar las cosas de la hielera, saco un baguete, de seguro era de pavo, lechuga, pepino y pepinillos con salsa de chipotle y muchas cosas ricas preparado solo como a mí me gustaba, en otro recipiente había unas crepas, ya podía ver de que eran, chocolate con nuez y fresas, en otro fruta picada, Esme al igual que los demás me consentían mucho, de tomar como ya era costumbre para cuando hacíamos "excursiones" había Gatorade de todos los sabores, no valla ser que me fuera a deshidratar, comí solo un pedazo del baguete, las crepas llamaban mucho mi atención

.

.

- Edward –

.

Nunca me cansaría de mirarla era tan hermosa, habíamos pasado un maravilloso día, haberla tenido entre mis brazos en el agua fue fenomenal, verla reír fue lo más maravilloso, sin duda alguna era el mejor cumpleaños que tuve en toda mi vida y todo fue gracias a ella, esta pequeña persona que convirtió por completo mi vida, ella que me daba todo sin pedir nada a cambio, ella, mía, mi Bella

Estábamos sentados en la toalla mientras ella comía, había notado que solo comió un pequeño pedazo del baguete que le preparo Esme, para comenzar con la crepa, como ella decía, le gustaba el postre, lo cortaba en pedazos pequeños, como si eso hiciera que le durara por siempre, cada vez que lo llevaba a su boca hacía gestos de satisfacción, como me gustaría probar lo que le provocaba tanto placer, se me ocurrió una idea

Me coloque atrás de ella retire su cabello de su hombro, comencé a besar su cuello, ella solo soltó una risita, subí por su cuello y jale levemente su lóbulo con mis labios, ella dejo el recipiente a un lado giro hacia mí, choco sus labios con los míos, inmediatamente coloque mi lengua en sus labios pidiendo entrar, ella me recibió inmediatamente, el choque de sabores fue magnífico sabia dulce y acido, por el chocolate con fresa, sabia, como olía solo que más concentrado lo mejor, todo mesclado con el sabor propio de Bella, estaba tan maravillado por los nuevos sabores, que no fue hasta que me llego el aroma de la excitación de Bella, que me percate que los dos estábamos tumbados en la toalla jadeando, me separe inmediatamente

- Edward – me llamo

- no puedo Bella sabes que no puedo – le dije como siempre

- Edward bésame – suplico

- si te beso ahora no podre parar –

- entonces no pares –

- Bella, sabes que no puedo, es demasiado peligroso, entiéndelo amor yo…quisiera darte lo que me pides… pero – no quería causarle daño alguno, si la lastimara, si le provocaba algún dolor, era demasiado arriesgado

- no me harás daño Edward, no después de tanto tiempo, todo este tiempo he estado a tu lado, cuantas noches no he dormido entre tus brazos y nunca he despertado adolorida o mal, cuantos besos no hemos compartido, hemos pasado por tantas cosas y nunca me has hecho daño, ni un rasguño yo se que puedes Edward – me dolía verla suplicar, suplicar por esto, por algo que yo deseaba con incluso más intensidad

- Bella si te hago daño yo no me lo perdonare jamás yo…- como podía hacerle entender que ella significaba tanto para mí

- Edward por favor, por favor hay que intentarlo, si al último tú no puedes está bien… pero, hay que intentarlo, si no lo intentamos ¿cómo sabes que no puedes? por favor – me suplicaba – te necesito – continuo

- Bella… - inmediatamente me callo con sus labios, fue entonces cuando recordé la cueva con el puma, como fue que me alimente de una forma más controlada, con mis sentidos alertas para proteger a la persona que mas amaba, Bella, persona que ni siquiera estaba en la cueva, y todo por un sobre que tenía su aroma… y cuando me alimente con su sangre fue muy… delicioso y sumamente excitante, lo hice por sorbos pequeños, curiosamente igual que ella cortaba su crepa en trozos pequeños, ya había saboreado su sangre en el prado, después de eso, ya no tenía esa ferviente necesidad, de querer conocer su sabor, aunque el quererla seguía ahí, después de todo podía sentir un control más fuerte, ¿sería posible que pudiera intentarlo? Sus exigentes labios me lo confirmaron, podía darnos una oportunidad

.

.

- Bella –

.

- Bella… - me lance a sus labios callándolo, finalmente cedió cuando lo sentí contestar el beso con urgencia, nuestras lenguas se enredaron en una batalla feroz sus manos recorrían todo mi cuerpo mis manos que estaban en su cabello viajaron por toda su espalda estaba por meter mi mano debajo de la cinturilla de su bañador

-Bella – dijo y me agarro por las muñecas y subió mis brazos colocándolas arriba de mi cabeza

- Edward por favor tócame – pedí, me beso dulcemente luego beso mi barbilla bajando por el cuello, siguió bajando dejando un rastro de besos, llego a la entrada de mis pechos

- Edward – levanto la mirada, una de sus manos viajo a mi espalda tomo uno de los lazos del bañador, yo asentí, el tiro hasta que se desato el nudo, tomo la parte superior del bañador entre sus dedos y jalo dejando mis pechos desnudos a su mirada, el se quedo quieto, viendo, me dio un poco de vergüenza ¿Qué pasaría por su cabeza? normalmente a los hombres les gustan grandes ¿que pensaría el?

- Mis pechos son pequeños – dije con vergüenza

- calla…- me miro a los ojos - … son perfectos… caven perfectamente en mi mano… - roso ligeramente mi pezón y cubrió mi pecho izquierdo con su mano - … tienen el tamaño perfecto para ser saboreados… - se acerco a mi pecho derecho soplo sobre mi pezón el cual se endureció por su frio aliento, seguido me torturo con su lengua automáticamente arque mi espalda y solté un gemido la cabeza me daba vueltas esto era magnifico con cada rose de su lengua mi entrepierna se ponía mas húmeda esperando sus caricias, después de tortúrame un rato paso al otro y continuo pasando su lengua por mi pezón jugueteo con él, rosándolo, incluso lo tomo entre sus dientes y tiro suavemente de él, esto provoco que gritara su nombre, después de un tiempo continuo su viaje a la parte sur de mi cuerpo, este pensamiento provoco que mi entrepierna se mojara aun mas

- Bella hueles maravillosamente cuando te excitas – decía mientras bajaba y se detenía a torturar mi ombligo hundiendo su lengua en él

- Edward más…- pedí desesperada

El siguió jalando el bañador pero de repente ya no quería bajar tan fácilmente, se levanto y se acomodo a mi lado acostado de lado nuestros labios se encontraron – Edward por favor tócame necesito sentirte –pedí entre besos

- ¿Dónde? – pregunto mientras me besaba – ¿aquí? Pregunto pasando su mano por mi cuello

- Mas abajo -

- Aquí? - pregunto rosando un pezón con sus dedos

- Mas abajo -

- Aquí? - acaricio mi estomago

- no más abajo, más abajo -

- Aquí? - jugueteo con mi ombligo

- No más abajo! – urgí

- Aquí? - acaricio mi vientre

- Mas - dije poniendo mi mano sobre la de él, la dirigí un poco más abajo, el soltó un rugido y rápidamente me tomo por la muñeca y la atrapo con la otra arriba de mi cabeza

- Aquí - hundió su mano debajo del bañador rosando con sus dedos los rizos de la zona

- Mas Edward mas -

- Aquí - pregunto mientras besaba mi cuello y sus dedos se abrían paso atreves de mis pliegues y tocaba donde más lo necesitaba

- siii ahí – dije entre jadeos automáticamente levante mis caderas haciendo que su rose fuera un poco más profundo

- Bella estas tan húmeda – dijo mientras me besaba – quiero saborearte – dijo lo siguiente que supe fue que él estaba levantando mis caderas y deslizando mi bañador por mis piernas, automáticamente serré las piernas acto que le provoco risa

- hace unos segundos te retorcías de placer y ahora te da ¿vergüenza? – dijo

- yo… Edward yo…- no podía pensar claramente menos cuando su mano fue subiendo por mis piernas acariciando mi muslo, cedí automáticamente a sus caricias él lo noto y fue abriendo mis piernas me miro unos segundos

- eres increíblemente hermosa – bajo la cabeza y acto seguido sentí su lengua deslizarse por mi clítoris lo que provoco que soltara un grito de placer mis caderas parecieron tomar vida propia se movían al compas de su lengua creando una deliciosa fricción su lengua giraba y hurgaba por todo el lugar ya me creía en el cielo pero estaba muy equivocada cuando sentí que deslizaba un dedo dentro de mi

- aaaaa Edward – grite ante tal placer, no podía mas quería tenerlo dentro de mi

- Edward por favor no puedo más, quiero sentirte dentro de mi amor – pedí, el levanto la cabeza me miro a los ojos fue subiendo por mi cuerpo su mano nunca dejo de tocarme y darme placer, junto sus labios con los míos pude saborearme en sus labios el continuaba un bombeo suave en mi centro

- estás segura – pregunto, lo sentí moverse ligeramente

- si, estoy segura… por favor Edward –

- si en algún momento te hago daño prométeme que me dirás enseguida – pidió

- lo prometo –

Se coloco arriba mío levanto mis piernas abriéndome más para él, retiro su mano y coloco su miembro rosando mi entrada, quería sentirlo dentro, moví mis caderas para frotarme contra él, los dos jadeamos al sentir el rose, no podíamos alargarlo por más tiempo los dos nos necesitábamos con urgencia finalmente el empujo fuerte al mismo tiempo que yo subí mis caderas sentí un intenso dolor, el se quedo quieto

-Bella ¿te hice daño? – pregunto alarmado

- no amor solo espera un segundo –permanecimos así unos segundos viéndonos a los ojos inmediatamente el placer se abría paso sobre el dolor levante aun mas las caderas haciendo que la penetración fuera más profunda los dos gritamos ante el ciego placer que sentimos, mis caderas comenzaron a moverse contra el buscando mas fricción, así Edward empezó un suave bombeo

- hooo Edward – jade al sentirlo entrar y salir de mi cuerpo tan duro y frio se sentía fenomenal encajábamos perfectamente éramos como el hielo y el fuego, fundiéndonos en uno solo se sentía tan bien, como si fuéramos un perfecto eclipse de luna, yo la luna y el mi sol simplemente maravilloso

Sus embestidas se fueron haciendo más rápidas y fuertes – mas Edward mas – pedía, ya podía sentir que en mi vientre comenzaba a nacer una bomba de placer

- siéntelo Bella – dijo mientras continuaba con sus envestidas, me tomo de la mano y la llevaba al lugar donde se unían nuestros cuerpos con su mano y mi mano entrelazadas torturo mi clítoris de nuevo eso fue el golpe final para que llegara al orgasmo el acelero sus embestidas y me envolvió en sus brazos mientras se liberaba profundamente dentro de mi cuerpo,

- Bella te amo tanto – dijo mientras pasaba su mano por mi costado levante la cabeza rose sus labios con los míos

- yo también Edward más de lo que te imaginas -

Giro para quedar de espalda y me coloco sobre su pecho desnudo, así permanecimos quietos disfrutando de nuestros cuerpos saciados, mientras recuperábamos el aliento.

- Bella – me llamo Edward

- ¿mmm? –

- tenemos que irnos amor –

- no, un ratito mas – lo sentí reírse

- nada me gustaría más que quedarme aquí contigo amor, pero es hora de regresar – dijo pasando sus dedos por mi cabello

- está bien - me separe de su pecho para levantarme inmediatamente mi cuerpo lo extraño, mientras yo me vestía Edward ya había se había puesto su ropa y acomodado todas las cosas en el carro, finalmente me tomo de la mano y caminamos al carro abrió la puerta para mí, me dio un tierno beso, me ayudo a subir y se aseguro de abrochar mi cinturón, cerró la puerta y al momento ya estaba encendiendo el carro regreso por el camino que seguramente ya sabia

Saco y coloco el CD que le entrego Carlisle, empezó a sonar la primera canción "Feels like home" que ironía justo como se sentía mi corazón Edward entrelazo su mano con la mía. Y como ya era costumbre me quede profundamente dormida.

Al poco rato sentí que Edward me acostaba en mi cama,

- Ya estás en casa – me susurro

- si – dije mas dormida que despierta

Lo sentí irse, minutos después ( probablemnte Alice se llevo el carro ) lo sentí acostarse a mi lado me acurruque a su lado y él me acuno en sus brazos.

Si, con Edward me sentía en casa.

.

.

.

… … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … …

.

.

.

En mi perfil esta el link del traje de baño que utilizo Bella y también el video de "Feels like home" espero que les guste ;)

Bueno aquí termina Pista Sorpresa

Espero realmente que les haya gustado como a Mí

Alguien más que se apunte a una sesión de fotos con Edward en traje de baño ¿quien dijo yo?

YOOOOOOOOOO XD

Gracias por leer y PORFITAS déjame tu comentario, y dime ¿Qué les pareció mi primer lemmon?, ¿Estuvo malo? , al menos hice el intento, ¿cual fue tu parte favorita?, ¿que personaje se llevo el óscar? o simplemente con que me dejes un pase por aquí!

Es muy importante para mi saber tu opinión

Besos y Abrazos

.

* Gaby Cullen Kattalakis *…

.