Guardián

Advertencias: Spoilers de los capítulos 17 y 18 del manga.

Disclaimer: Shitsurakuen y sus personajes no me pertenecen.

Guardián

Ya había terminado de pelar y cortar la manzana. Los trozos de esta ya estaban cuidadosamente colocados en el plato que descansaba junto a un tenedor en la mesa próxima a la cama.

Reiko también estaba bien cubierta por la sábana y él ya había cerrado la ventana, antes de que el aire de la tarde comenzase a tornarse frío con la llegada de la noche y la afectase.

Ya no tenía más excusas para estar ahí. Y sin duda a Reiko no le gustaría verlo a su lado cuando despertase.

Sumita le dio un último vistazo —a ella y también a Tougyu, quien igualmente seguía inconsciente— y salió de la habitación silenciosamente, mas no se alejó de esta.

No para vigilarla desde afuera e impedir que escapase, ni porque le hubiese sido ordenado mantener guardia en el lugar.

Simplemente, mientras le fuese posible y aunque ella ya no estuviese en su posesión, quería asegurarse de que nadie la lastimaría.