Bueno, este fan fic está originalmente escrito por Fall Down Again Bella en inglés bajo el nombre "When We Were Young" (link en mi página). Y pues con su permiso, lo traduje y aquí les dejo el primer capitulo

Bella – Cuatro

Yo estaba parada detrás de la puerta de la guardería. Mi cabeza ni siquiera llegaba a la cima de la misma, por lo que todo lo que pude ver fueron las barras blancas cruzando frente a mi cara. Había empujado a Eric Yorkie, porque me llamó una chica. Quiero decir, soy una chica, pero no me gusta cuando la gente me llama así. Además de que fue malo hacia mí todo el día. Así que me castigaron, por mí misma. Era una habitación pequeña, sin juguetes para jugar, ni nada. Mi cara hizo un puchero y mi barbilla estaba temblorosa. Crucé mis pequeños brazos sobre mi pecho. Edward, mi mejor amigo en el mundo entero, vino corriendo, cuando me vio sola.

–¿Qué pasa, Bella?– preguntó.

–Estoy castigada–,puse mala cara. Corrió hasta la puerta. Era un poco más alto que yo, pero no por mucho.

–¿Por qué?

–Empujé a Eric.– Edward sonrió su sonrisa torcida.

–¿Por qué?

–Me llamó 'chica'.

–Pero tú eres una chica.– Puse mala cara aún más.

–Pero tú no–, le recordé.

–¿Y?

–Y que quiero ser lo que tu seas–, le expliqué. Se echó a reír.

–Bella no puedes ser un niño. Eres una chica–, se rió él.

–¿Entonces vas a ser una chica también?– Le pregunté, mi voz suplicante. Mi labio inferior temblaba y yo sentía como que iba a llorar. Yo no quería llorar frente a Edward.

–No, yo soy un niño. Tengo que quedarme siendo un niño. Y tú tienes que permanecer siendo una chica. Pero no te preocupes Bella, me gustas como niña–, dijo Edward. Apretó su mano a la puerta y me extendió la mano y tocó la mía con la suya.

–¿En serio?

–En realidad, de verdad. Siempre serás mi mejor amiga–, prometió.

–¿Edward?

–¿Sí?

–¿Qué es casado?– Le pregunté. Me acordé de mis padres diciendo esto mucho pero nunca supe lo que era. Pero siempre le podía preguntar a Edward. Él lo sabía todo.

–Es cuando una mamá y un papá tienen que vivir en la misma casa y conseguir un trabajo y tener hijos, y siempre juegan juntos, como buenos amigos. Tienes que hacer eso cuando se es viejo–, explicó.

–¿En serio?

–Sí.

–¿Así que estamos casados ?– Pregunté, confundida. No éramos una mamá y un papá, pero siempre jugábamos juntos y éramos los mejores amigos.

–No– resopló. Mi labio inferior empezó a temblar. –Somos muy pequeños.

–¿Qué tan grande hay que ser para casarse?– Le pregunté. Él pensó por un minuto.

–Grande–, dijo finalmente.

–¿Cuántos años?– Le pregunté.

–Seis.

–¿Edward?

–¿Sí?

–¿Vas a estar casado conmigo cuando tengamos seis? – Le pregunté. Si tenía que casarme con alguien entonces yo quería que alguien fuera Edward.

–Claro, Bella.

–¿En serio?

–En realidad, de verdad.– Le sonreí. Se asomó por encima del hombro y sonrió. –Ya vuelvo.– De pronto se volvió y corrió de nuevo a la sala de juegos. Vi que corría derecho a Mike Newton, el más grande llorón en la guardería. Edward estaba cerca de él por un minuto, hasta que Mike lo miró y le preguntó algo. Edward no respondió. En su lugar, tiró la torre de bloques de Mike. Mike comenzó a llorar. La señora de la guardería corrió hacia Edward y le reprendió, señalando con el dedo en su cara. Ella lo recogió por debajo de los hombros y lo llevó a la sala de detención. Me quedé en silencio hasta que él se había colocado junto a mí.

–Edward eso fue muy malo. Te quedarás aquí hasta que hayas aprendido la lección–, le reprendió. Se dio la vuelta y regresó a los otros niños.

–¿Por qué has hecho eso?– Le pregunté.

–Para estar en detención contigo,– explicó. Tomó mi pequeña mano en la suya. –Así no tienes que estar sola.– Descansé mi cabeza en su hombro y el descansó su cabeza sobre la mía.

–Eres mi mejor mejor amigo, Edward.– le dije.

–Eres mi mejor mejor amiga, Bella,– respondió.

–¿En serio?

–En realidad, de verdad.