Capítulo 1 - Effy y Freddie

- Mirad, chicos -dijo Effy con un posado sereno pero firme- sé que después de que os diga esto ambos váis a odiarme durante un buen tiempo y siempre me recordaréis como una zorra destrozadora de amistades -Cook la miró extrañado y Freddie arqueó una ceja- la verdad, es que éste verano he tenido mucho tiempo, tiempo de sobras, para disfrutarme, experimentar y para pensar en vosotros dos...

Freddie iba a levantarse, pero Effy lo detuvo agarrándolo del brazo.

- Tú también vas a escucharme.

Cook se levantó.

- ¿Vas a decirnos que no te quedarás con ninguno de nosotros dos? -preguntó enfadado.

Effy asintió con la cabeza y cruzó sus brazos en espera de una reacción. Freddie puso una cara incrédula, mirándola con unos ojos tristes que dejaban entrever la gran tristeza que le habían causado las palabras de la joven. Pero, un rato después, miró al suelo mordiéndose el labio, inspiró aire y volvió a alzar la cabeza mirando a Effy con una sonrisa. La cogió de las dos manos y dijo:

- Es cierto que un día te quise, Effy. Pero durante este verano, yo también he tenido tiempo para mi.

Aprovechando que Cook ya se había ido durante aquellos momentos, Freddie se armó de valor y miró fijamente a Effy a los ojos. Dudó unos instantes más en realizar aquella confesión, porque sería la primera persona en enterarse, pero había algo en Effy, su manera de ser que le transmitía confianza.

- Estoy... bueno, creo que sí que lo estoy, aunque no estoy seguro... pero...

- ¿Freds? -preguntó Effy- dispáralo.

Freddie se aseguró que nadie estuviera a su alrededor y acercó a Effy hacia él y le susurró:

- Estoy enamorado de Cook.

La joven morena abrió los ojos como platos y su rostro daba entender que no entendía nada. ¿Freddie enamorado de Cook? ¿Desde cuando era Freddie gay? ¿Y por qué Cook? ¿Se volvían a hablar?

- Ven a mi casa, no hay nadie y hablaremos tranquilos -dijo Effy.

Una vez instalados en el salón de la casa de los Stonem cada uno con una cerveza fresca en mano, reanudaron la conversa. Effy miraba con interés a Freddie, esperando que éste le explicara mejor lo que había pasado.

- Hace un mes y medio, yo y Cook empezamos a hablar el uno con el otro otra vez -empezó a explicar Freddie- al principio, sólo hablábamos de ti y no quedábamos con los otros, siempre solos, hasta que JJ nos descubrió y empezamos a ir todos juntos otra vez. Nadie sabía donde estabas tú y dieron por supuesto que nosotros sí lo sabríamos, pero no fue así. Esto sentó especialmente mal a Pandora, que te ha echado mucho de menos.

- No te desvíes del tema -corrigió Effy con una sonrisa aunque contenta de saber que alguien la había echado de menos.

- Sí, perdón -contestó Freddie- pues eso. Un día, Cook, Katie, Pandora, Thomas y yo salimos de fiesta y aunque no nos drogamos, sí que nos emborrachamos todos. Yo y Cook acabamos en mi casa, y no estaban ni mi padre ni Karen y entre rollo y rollo... acabamos teniendo sexo.

- Wow -interrumpió Effy- el primer polvo después de una borrachera...

El chico sonrió nervioso.

- La verdad... fue... maravilloso... genial... Nunca me sentí así. Fue tan especial... nunca había sentido a nadie tan mío como lo fue Cook aquella vez, fue puramente mágico. Tuvimos una conexión enorme y creo que mientras hacíamos el amor, fue cuando me enamoré de él. Vi su lado más humano, lo respiré, toqué cada centímetro de su piel y él se entregó a mi. Estoy convencido que aquello, no fue culpa del alcohol.

Embobado, Freddie recordaba aquél momento tan especial y sin darse cuenta se empalmó. Effy tosió de manera sonora y él se tapó con una almohada.

- ¿Y qué pasó luego? -preguntó la joven.

El rostro de Freddie cambió y ahora se mostraba más triste.

- Cook no se acordó. Despertamos los dos desnudos en mi cama y él bromeó sobre si habíamos tenido sexo, y yo, como un cobarde, me callé.

Effy inspiró forzadamente y miró a Effy con su mirada de tengo-un-plan-y-no-puedes-decir-que-no-porque-todo-me-saldrá-bien.

- ¿Y por qué no tratas de recuperarlo? -preguntó.

El joven la miró con cara extrañada.