Disclaimer: los personajes son de Itoh Ikuko y la historia es mía, hecha sin fines de lucro, lógicamente.


Sentimiento escondido.
#

Era algo jodidamente complicado.

Miró al pequeño patito amarillo que dormía en su canastita y sonrió. ¿Qué tenía Ahiru que, cuando la miraba, esa tremenda paz lo embriagaba? No sabía, pero cuando reparaba en ella sentía que podía morir en paz. Y pensar que le había dado la feliciad a todos, aún a costa de la suya propia, le daba coraje. Peor aún, pensar que ella había vuelto a ser un pato amando a Mytho lo hacía hervir en celos e ir; según él, injustificada.

Él, que siempre había actuado conforme a sus conocimientos, premeditando cada movimiento, incluso calculando fríamente sus propios pensamientos, ahora actuaba, hablaba y pensaba sin razón, según él, sobre Ahiru.

Su pequeño patito.

¿Dijo su? Debía estar delirando.

Las primeras veces se asustaba de pensar así. Más bien, de no saber por qué pensaba así, pero ahora ya no le importaba. Ya no le sorprendía

Era cierto que le llamaba la atención, pero era algo extraño de una manera bonita. Y diferente.

Miró a Ahiru, que ya se había despertado y le miraba con sus ojos cielo, le sonrió.

—Cuack

Él sintió como su corazón daba un vuelco al escuchar ese "Cuack" que el entendía como un "Buenos días", y otra vez se alertó.

Era cierto que no lograba entender que había pasado. Aunque cabía la posibilidad de que, por azares del destino, él estuviera enamorado.

.


Reeditado.

Me ví toda Princess Tutu en dos días, y me encantó.

Traté de plazmar los pensamientos o sentimientos de Fakir, aunque siento que ni al caso. Pero bueno. Es mi primera historia en este tema y ya saben. ;)