Jeje, otro fic XD. Lo sé tengo otros aún sin terminar, pero me gustaria escribir este. Espero que les guste!


You are important

Capítulo 1: Conocerse de la peor manera

El auto pasaba con una velocidad constante de 30km/h en una colonia llena de casas adornadas con jardines hermosos y el ambiente era tranquilo. Dentro del auto estaba una niña pequeña con cabello negro de 6 años con un conejo de peluche sentada en el asiento de atrás observando el paisaje con aburrimiento. Todo era lindo y el carro nunca se detenía para que ella pudiera jugar.

—Papá…—dijo la pequeña dejando de observar en la ventana.

Adelante, estaba un hombre alto de cabello negro largo con aspecto estoico estando en el volante y en el copiloto estaba una mujer morena, delgada con un semblante parecido a la pequeña.

— ¡Papá!—alzó la voz la pequeña porque no le había escuchado a la primera.

— ¿Si Rukia?—contestó inmediatamente con tranquilidad. Rukia era su cuñada, no su hija…aún no se acostumbraba que ella le dijera "papá" ya que no lo es.

— ¿Ya llegamos…?—lo observó con inocencia.

Byakuya suspiró levemente, era la quinta vez en tres minutos que le pregunta eso.

—Falta muy poco…

— ¿Cuánto es poco...?

Byakuya gruñó un poco. Al igual que ella él también se estaba desesperando.

La copiloto dio una risita mientras se volteaba hacia ella: —Rukia, ¿estás ansiosa por salir, verdad?

— ¡Claro!—alzó a su conejo Chappy— ¡Ya quiero conocer nuestra nueva casa y así poder jugar!

Hisana le sonrió entre dientes mientras se sentaba erguida nuevamente.

— ¡Mamá!

La pelinegra mayor se sorprendió un poco. Rukia siempre le llamaba "mamá" de la nada. Aun era pequeña para poder comprender bien que ella era su hermana y no su madre que Hisana tanto extrañaba.

— ¿Qué sucede Rukia?–preguntó Hisana

— ¿Ya llegamos…?

La pelinegra mayor no se esperaba esa pregunta…de nuevo. Rió un poco mientras observaba a la pequeña.

—Llegamos…—dijo Byakuya con tranquilidad parando el auto.

Rukia saltó de alegría al ver la hermosa casa que había parado. Pegó su cara en la ventana mientras pensaba en las miles de cosas que podía jugar con el gran jardín lleno de flores y árboles que había en la entrada. También había un columpio colgado en uno de los árboles que causó ansiedad en la pequeña. Rukia se quitó el cinturón y quitó el seguro y trató de abrir la puerta más no pudo hacerlo. ¡Rayos! ¡Por qué Byakuya le ponía seguro de niños a la puerta! Intentó romperla con las pocas fuerzas que poseía mientras gruñía y sostenía a Chappy al mismo tiempo.

—No desesperes, Rukia—dijo Hisana mientras abría la puerta.

Al momento de abrirla, la pequeña salió disparada del auto. Corrió y corrió hacia el jardín observando todo lo que sus ojos le permitían. Dio vueltas y vueltas a su alrededor mientras que Byakuya y Hisana la observaban con ternura.

—¡Me encanta esta casa!—gritó mientras observaba a su peluche—¿No es verdad, Chappy?

En ese momento, un grito de guerra retumbó en los oídos de la pequeña

— ¡LIBERTAD!

Byakuya observó con horror al ver quien gritaba de esa manera…era un niño de cabello naranja de no mas de 8 años corriendo como había venido al mundo a toda velocidad. Hisana por su parte reía nerviosamente ante la inesperada escena mientras ese niño escapaba de su padre.

— ¡Ichigo! ¡Mucha libertad no es buena!—gritó Isshin persiguiéndolo— ¡Vuelve! ¡Debes bañarte!

— ¡NUNCA! —levantó sus brazos

Isshin lloraba de la tristeza— ¡Masaki! ¡Tu hijo no me hace caso!

— ¡Persiste Isshin!—se escuchó la voz de una mujer desde la casa vecina

Mientras tanto, Rukia lo observaba sin emoción alguna. Estaba como piedra. Su pequeña mente no procesaba lo que estaba viendo. Ese niño llamado Ichigo…estaba desnudo…. ¡espera! ¿Está desnudo? ¡Entonces porque él era diferente a ella!

— ¡Wakala!—gritó Rukia corriendo hacia Byakuya— ¡Papá! ¡Ese niño es raro! ¡No es igual a mí cuando me baño!

La pelinegra pequeña se escondió en las piernas de Byakuya tratando de no ver ese ser extraño. Hisana se atemorizó al ver a su hermanita asustada. Solo esperaba que no le quedara un trauma emocional al ver eso.

Hisana jadeó al percatarse que ese niño estaba enfrente de Rukia.

— ¡Hola!—saludó—Soy Ichigo… ¿tú como te llamas?

Rukia se separó un poco de las piernas de Byakuya. Su rostro tenía un poco de rubor y con pena ella contestó: —Ru…kia

— ¡Somos vecinos!—gritó Ichigo saltando con alegría. Sin embargo, esa felicidad se esfumó al momento que Ichigo sintió una mirada matadora desde las alturas. Levantó su cabeza con confusión y observó la mirada asesina de Byakuya dirigida hacia él. Su aura era densa y oscura que tenía cara de "si no te vas, te mataré." Ichigo sintió miedo y lágrimas se derramaron de sus ojos.—¡Papá!—corrió hacia él—¡Ese señor da miedo!

Hisana sintió nervios por ser testigo de lo ocurrido. Volteó a ver a su esposo quien le cubría los ojitos de Rukia con su mano. Lentamente giró su cabeza hacia Ichigo quien se abrazaba y lloraba a su padre por ver a Byakuya y su mirada peligrosa. Suspiró profundo mientras se rascaba la cabeza, vivir en este vecindario va ser entretenido.


Espero que les haya gustado este primero! no sé cuando pondré otro ya que este me tarde...15 min en hacerlo XD

Dejen reviews! nos vemos! :D