BAD, BAD GIRL

Los personajes pertenecen a Stephanie Meyer solo la trama es mía.

Aviso: Alto contenido sexual y telemática fuerte (Dominación, Sumisión, etc…) RATING MA! CIERREN LA CUENTA! SI QUIEREN

Si no te gustan estos temas SIMPLEMENTE NO LEAS (SI VA PARA USTEDES)

Summary: Bella es una rebelde y algo caprichosa estudiante en un prestigiado colegio,pero todo cambia cuando conoce al profesor Cullen, quién le enseñará el verdadero significado de la obediencia...

EL RESTO EN EL BLOG.

PD. NO ME IMPORTAN LOS ANONIMOS,LES AGRADEZCO ES TIEMPO QUE SE TOMAN EN ESCRIBIRME GRACIAS!


Estaba sentada sobre el escritorio de Alice hablando de cosas sin sentido. Sabía qué debía estar ya en mi escritorio, el timbre qué anunciaba el inicio de las clases ya había sonado, pero no estaba preocupada, por qué sabía qué hoy tendríamos un nuevo maestro, y los nuevos maestros siempre se sienten presionados, asi qué eran cosa facíl de manejar y mas para mi…

—Jessica dice qué el nuevo maestro es el sobrino del rector…—dijo Alice.

—¿A si?...qué interesante—dije sarcasticamente.

—Por Dios Bella ¡No puedo creer qué no sepas quien es!. Es Edward Cullen, ¡Dios! El es una maldita leyenda en el colegio, era un desastre Bella, un playboy y el chico mas sexy y popular de su época de estudiante…hizo grandes cosas aquí, dicen qué era perverso y qué los qué se metían con el sufrían las consecuencias.

¡Aha! Lo qué me faltaba un niño rico y mimado…idiota ya me cayó mal.

Odio a la gente prepotente y el sonaba exactamente así.

—Me importa un pito si es el rey de Inglaterra Alice, debe ser un idiota—dije.

En ese momento oímos la puerta siendo abierta, ya habían pasado varios minutos desde qué el timbre había sonado, todos comenzaron a acomodarse en sus lugares, pero yo no preste mucha atención a esto. De todas maneras me baje de escritorio de Alice.

Probablemente el estúpido niño mimado seudo maestro le importaba poco llegar a tiempo al salón. Así qué yo no iba a apurarme para llegar a mi asiento, si el no lo hizo ¿por qué habría yo de hacerlo?.

La clase completa ya estaba en un total silencio, sentía su mirada en mi espalda, era una sensación qué me daba escalofríos…tal vez me iba a enfermar o algo así.

Lentamente giré mi cabeza para encontrarme con su mirada.

Unos ojos verdes y profundos miraban directamente los mios color chocolate, después de mirarme fijamente a los ojos, su mirada recorrió mi cuerpo de arriba abajo.

Yo tenía puesta la falda del uniforme, pero mucho mas corta de lo normal, y mi blusa era una talla mas pequeña asi qué me quedaba muy entallada.

Dios, si era qué delicoso…

Era hermoso, hemosos ojos, hermoso y sexy cabello despeinado…este tipo no debería ser maestro, debería ser modelo.

Asi qué sostuvé su mirada de manera mas inocente qué pude y después caminé hacía mi lugar, dándole una insolente sonrisa…retadora y sexy sonrisa.

No lo pude evitar.

Aunque sus labios estaban presionados en una rigída linea yo tomé mi tiempo para llegar hasta mi lugar, justo al frente de la clase, movía mis caderas lasivamente.

Los idiota de mis compañeros comenzaron a lanzarme piropos y besos…si era una "inocente" provocadora.

—¡Silencio! —dijo con voz dura…wow su voz era la cosa mas sexy qué había escuchado.

—¿Podría tomar asiento ya señorita…?—dijo con esa sexy voz aterciopelada.

—Swan… Isabella Swan profesor pero llámame Bella. —contesté en un tono dulce.

El asintió y camino hacía el pizarrón…

—Buenos días a todos, disculpen el retraso estaba arreglando unos asuntos. Mi nombre es Edward Cullen y seré su nuevo profesor de Algebra—se presentó ante el grupo.

Bien sé podía decir qué todas las estúpidas en el salon estaban babeando por el, podía ver a la idiota de Lauren acomodando sus pechos y Jessica retocar su maquillaje…

Idiotas.

Cuando me senté lo hice con las rodillas abiertas. Sabía qué en esa posición le ofercía al profesor una perfecta vista de mis bragas azules.

Iba a ser qué su primera clase fuera lo mas incomoda posible. Estúpido niño mimado, iba conocer lo qué es bueno…

.

.

Bien, durante la lección lo atrapé mirando bajo mi escritorio, cuando me miraba le daba la misma sonrisa insolente y el descaradamente volvía su vista al punto de su interés. Me recargue en la silla de mi escritorio, abriendo mucho mas mis rodillas de esa manera, ofreciéndole una mejor vista.

Miré con satisfacción como el pobre estaba completamente sonrojado. Despeino su cabello con nerviosismo…si esto era cosa facil.

Cuando el timbre sonó, anunciando el final de la clase, tomé mis libros y los pusé en mi mochila rápidamente.

—¡Vamos Bella! ¡Muero de hambre! —Alice saltaba de un lado al otro apurandome.

Una vez qué tuvé todo guardado me levanté del escritorio. Jessica y Lauren estaban en el escritorio del señor Cullen haciéndole preguntas tontas sobre la clase, diciendo qué se les había hecho muy difícil y necesitaban "ayuda extra".

Zorras.

Bueno aunqué lo qué yo hice…no. No cuenta, yo normalmente no soy así, pero la verdad esta vez no pude evitar querer provocarlo.

Casi cuando salía del salón junto a Alice y Erick…oh Erick era nuestro mejor amigo, el era completamente gay.

La sexy voz del profesor Cullen me detuvó.—Señorita Swan ¿podría por favor quedarse unos minutos? —preguntó.

Miles de mariposas revolotearon en mi vientre en ese mismo instante.

Ok. No pierdas la calma, tú sabes como manejar esto.

Alice y Erick me miraron extrañados.

—Los alcanzó luego chicos—les dije, ellos asintieron y salieron del salón, seguidos de Lauren y Jessica.

—Cierre bien la puerta señorita Swan—dijo con voz baja y peligrosa.

Cerré la puerta y me giré para poder mirarlo.

—Le dije qué la cerrara bien señorita Swan…tambien bajé la persiana.

Mi corazón latía desbocadamente…¿En qué me metí? Y ¿Por qué demonios lo obedecía?.

Una vez qué terminé de ponerle el seguro a la puerta y bajar la persiana.

Caminé hacía mi lugar y me senté, tratando de lucir aburrida. Como si no me importará.

El profesor Cullen arreglo unas cosas en su escritorio y luego camino hasta quedar frente mi escritorio, su expresión completamente seria.

—Levantaté Isabella—me ordenó y asi lo hice.

—Sabes…Bella, la manera en la qué estuviste sentada en mi clase fue muy provocativa, tus pequeñas bragas azules estaban claramente a la vista—dijo tranquilamente con su sexy voz aterciopelada.

Yo prentendí sentierme ofendida por su comentario. —¿Qué es lo qué quiere "señor" Cullen? —dijé con fingida indignación y sarcasmo al decir la palabra "señor."

—Creo qué querías qué mirara Bella—me respondió. —De hecho creo qué te gusta estar expuesta y bien como estas tan cómoda mostrándote, creo qué debería mirar nuevamente esas pequeñas bragas tuyas.

¿Qué?

¡Oh Dios mio!

—¿Profesor? —dije completamente confundida, esto no era lo qué yo esperaba.

—Vamos Bella, no pretendas qué eres tímida de repente. Levanta tú falda y enseñame tus bragas—había algo sobre el o tal vez era el tono se su voz…