N/A: ¡Holas gente! Hace mil que no me pasaba por este fandom, pero decidí tirarme a la piscina nuevamente… a ver si está vez no las cagó (me salió lo chilensis x,DDDDD).

En fin, esto será una serie de cinco drabbles con nuestro querido y awesome Gilbert enamorado 3 ni más ni menos que de Elizaveta *A*. Espero que les guste :3. Antes de ser publicado por acá, este drabble participó del desafío de la comunidad, en LJ, reto diario.

Disclaimer: Axis Powers Hetalia y todos sus personajes son propiedad intelectual de Himaruya Hidekaz.

Extensión: 326 palabras.

Advertencias: Ninguna~.

Resumen del drabble: Gilbert intentaba engañarse. No quería, por nada del mundo, verla como mujer.


Prusia in love

I. Debilidad

Cuando Prusia se percató de los dos bultos que adornaban el pecho de Hungría, tomó real conciencia de que Elizaveta y él eran distintos. Siempre, desde que le había conocido, había pensado en ese país como un chico igual a él, pues su pecho, a simple vista, no denotaba mucha voluptuosidad y su forma de actuar estaba lejos de ser femenina y delicada. Sin embargo, ahí estaban esas dos… cómo decirlo… protuberancias, saliendo de su pecho e irguiéndose como una pared de perplejidad ante el pobre y egocéntrico país, quien no sabía cómo reaccionar ante tal descubrimiento.

¡Vamos! No cualquier día te enteras que, alguien en quien pensabas como un hombre por tanto tiempo, fuese una mujer.

El albino lo meditó un rato y trató de asimilarlo, pero no pudo. Fue incapaz de aceptarlo. Si siquiera intentaba pensar, aunque sea por un segundo, en Hungría como mujer, le entraban vahídos extraños y era incapaz de verla como a una igual.

— ¡Deja de usar vestidos, travesti!— le gritaba cada vez que la veía aparecer, tratando engañarse a sí mismo. Prefería ver a Elizaveta como un hombre con una sexualidad poco definida, que mirarla como una mujer amachada. De otra forma, simplemente no sabría cómo tratarla.

La húngara, ante este tipo de provocaciones, solo esbozaba muecas poco definidas, casi bañadas en niebla, y continuaba barriendo, pues se había cansado de repetirle a Prusia que ella era una chica. Que Gilbert pensase lo que quisiese.

El muchacho de ojos rojizos, aún con la verdad siendo restregada en sus narices, se le resistía con todas sus fuerzas. ¡Por favor, Hungría era hombre! Se repetía a sí mismo, pues temía que, al ver a ese país de otra forma, este se transformarse en su debilidad.

Eso, era lo que Prusia menos deseaba.

Él era demasiado awesome para tener siquiera un punto débil—y menos como aquel—, pensó, mientras se percataba de lo bien que le sentaba el vestido a Elizaveta.

Fin drabble I. Debilidad

Por: Nana Walker


N/A: ¿Les ha gustado? ¡Espero que sí! La verdad, no me pude resistir a escribir sobre estos dos, pues los amo como pareja x,DDDD.

En fin, esperando sus comentarios, críticas constructivas y sugerencias, me despido.

Bye bye y cuídense mucho.