Los personajes de Naruto no me pertenecen, son de Masashi Kishimoto Sama!,

La escritura y los garabatos que salgan de mi cabeza por medio de estas líneas, son mías.

- Hablan- ... "piensan"

El Príncipe Equivocado

Capítulo IV: ¡Sube la temperatura!

Habían llegado a la orilla de un río que pasaba por los alrededores, el agua cristalina y fresca se abría paso por las rocas y pareciera como si el propio bosque se hiciera a un lado para que pudiera correr con libertad. Era un espectáculo digno de cualquier ojo humano, y si bien no asistian con regularidad era seguramente porque no tenían el tiempo necesario para hacerlo, no porque les faltaran ganas. El calor comenzaba a acecharlos con cierta crueldad en la aldea, a pleno verano el sol ascendía con tranquilidad mientras sus rayos caían en picada implacables, sin perdonar a nadie. Por eso, estar de pronto en aquellas grandes sombras que proyectaban los árboles les cayó de maravilla. Eso era lo que necesitaban, y aunque todos lo pensaran así, siempre había uno que otro esceptico. Era odioso admitirlo, pero esta vez él había sido el negativo.

El moreno se acomodó bajo la sombra de uno de los grandes árboles, recargando su cuerpo con simplicidad mientras sus ojos observaban como los demás actuaban por sí solos. Hasta entonces no se había preocupado por observarlos detenidamente, había estado ocupado observando a la Hyuuga y toda su fisonomía, la examinaba como si la pobre tuviera que pasar alguna prueba, como si le buscara defectos. Así que no había visto al llegar que sus amigos venían preparados, llevaban canastas con comida y pequeños mantelillos para acomodarse sobre la hierba verde que crecía en todo alrededor del río.

Ino, Sakura y Hinata estaban ayudando a extender las mantas mientras que los chicos se reunían en otro de los troncos enormes, Sasuke los observó sin decir nada, ellos estaban muy entretenidos sacándose la ropa, Naruto era el menos precavido, tenía mucha calor y quería nadar cuanto antes. Por unos instantes Sasuke se alegró de que no se acordaran de que él estaba ahí. Puesto que a diferencia de todos, él no traía una muda de ropa, no había venido con la intención de bañarse en las aguas de ese río.

Entonces giró su mirar nuevamente, a la escena donde las chicas acomodaban las canastas sobre un peculiar tronco que permanecía caído sobre la tierra, Ino y Sakura agradecían que estuviese ahí, ya que quedaría perfecto para usarlo de repisa. Su mirada prosiguió su recorrido hasta encontrar a la Hyuuga, que aún se encontraba preparando el último mantel sobre el pasto.

La observó detenidamente, frunciendo el ceño, había examinado sus movimientos cuando venían en camino en busca de defectos, y había descubierto que tenía una manera muy rara de caminar, la joven caminaba con porte pero a la vez con sencillez, y la manera en que sus pies se sincronizaban le había parecido muy entretenido, la vio tropezar un par de veces y rió por lo bajo, era una chica bastante atolondrada, o quizá se sentía nerviosa de saber que él estaba ahí. Optó por su último pensamiento. También había descubierto que su cabello se veía mejor como lo tenía ahora, el cabello largo le sentaba muy bien, además de que el color era precioso, le recordó algo que a la vez no supo que era y se dio cuenta de que no quería recordarlo del todo. Tenía el tono exacto que había visto alguna vez en una conocida y vieja fotografía. Nunca había visto las piernas ni el cuerpo de Hinata al descubierto y recordó que así era como solía vestir desde pequeña, entonces se lamentó el hecho de que la chica no entrara en razón y le permitiera observarla con más detenimiento. Cosa que ahora descartaba. Seguramente la Hyuuga iba a mostrar su albino cuerpo al mundo en el río. Eso, le provocó una sonrisa arrogante que se ensanchaba por su rostro a mil por hora.

Hinata por su parte se sentía observada, Sasuke no se le había aproximado y eso le agradaba, pero también le molestaba que la viera de esa manera, sentía que los escalofríos la recorrían constantemente y le fastidiaba por completo. Daba gracias al cielo que los demás no se dieran cuenta de el comportamiento del Uchiha, pero estaba deseando darse la vuelta y golpearlo para ver si reaccionaba y dejaba de estar de maníaco. ¿Es que acaso no tenía otra cosa mejor que hacer? Es decir, era un Uchiha, seguro que tendría mil cosas mejores que hacer. Ella sólo quería que la dejara en paz. Y de tener que hacerlo, se lo repetiría. Ya estaba lo suficientemente avergonzada al saber que él tenía su pergamino especial, como para seguir soportándolo. Una burla era más que suficiente.

- Hey Hinata – Exclamó Ino, mientras la llamaba agitando la mano – Ven hacia aquí... - volvió a repetir la rubia mientras sonreía.

Hinata no se había percatado de que sus amigas habían terminado su labor de acomodar la comida y se habían alejado a uno de los árboles, permanecían hablando en voz baja y ella se limitó a observarlas, para reaccionar después encaminándose apresuradamente a donde estaban.

- ¡Ahh esto será muy divertido! - exclamó Ino entre risas, mientras la pelirosa asentía con devoción – Los chicos son bastante atractivos...

- Eso es muy cierto – comentó Sakura mientras ambas miradas buscaban a los chicos que ya se encontraban con la ropa apropiada para sumergirse en el agua.

- ¿No lo crees Hinata? - comentó Ino, mientras tomaba la mano de la peli azul para que girara y observara el panorama que las demás veían.

Hinata se giró, y sus mejillas se sonrojaron al instante, desde aquel punto podían observarse todos los chicos sin camiseta alguna, el sol les ayudaba a verse seriamente atractivos, aunque eso era algo en lo que ella jamás solía fijarse, Hinata no era de las que se pusieran a saborear en pensamientos a un chico que llevara poca ropa y le avergonzaba siquiera la idea de pensar en ello. Eso era algo que a sus amigas las sacaba un poco de quicio, no era como si la lanzaran sobre uno para que la tocase o algo por el estilo, tampoco como si fuera a declararse, sólo era observar, observar lo que había en el panorama y las opciones que como mujer tenía. Pero Hinata siempre se mostraba demasiado conservadora en ese sentido.

Su vista se desvió un poco y observó al moreno, tenía los ojos cerrados y seguía recargado sobre aquel árbol, completamente vestido y al parecer sin las intenciones de quitarse prenda alguna. Tragó saliva, no debía imaginar semejante escena. Sacudió la cabeza con rapidez, cosa que sus amigas notaron.

- Ohh lástima que Sasuke-kun no haya traído ropa para bañar – exclamó Ino divertida – sería la primera vez que vieramos lo sexy que es.

- ¡Ino-cerda! - le espetó Sakura, mientras golpeaba su costado con el codo – No digas esas cosas si tienes a tu novio por ahí.

- ¡Oh vamos Sakura, como si no quisieras tú también ver el agradable cuerpo de Sasuke! - exclamó Ino entre risas.

- ¡Basta! - exclamó la pelirosa poniendose colorada, mientras cerraba los ojos.

Hinata las observó detenidamente, había sonreído ante el comentario de ambas, y volvió a mirar a Sasuke con detenimiento, se llevó las manos al pecho y notó que le latía agitada. De alguna u otra forma no había podido evitar pensar a Sasuke con el montón, y se dio cuenta de que no encajaba.

- ¿Apoco no es verdad Hinata? - cuestionó Ino, mientras sonreía

- Ehmm.. - exclamó sin más la Hyuuga en automático. - N-no es algo que me interese...- sentenció con cierta molestia, dejando a sus amigas fuera de órbita.

Era cierto, Sasuke no le importaba en absoluto, era una engreído debido a que chicas como ellas lo trataban como a un príncipe, o peor aún como a un Dios griego que todo lo puede, era cierto, Sasuke era atractivo y tenía algo especial en su presencia que decía "Hey, mirame, estoy aquí" pero sin embargo, era tan frío como el invierno mismo. Y eso no era algo nada atractivo para una chica. Hinata frunció el ceño mientras lo observaba, ese chico era una egolatra que creía que podía tenerlo todo en la vida.

Sasuke abrió los ojos repentinamente, había sentido una mirada sobre él, así que giró hacia aquel lugar, ahí estaba ella, observandolo como si estuviera realmente molesta. ¿Acaso estaba loca? Aún no había intentado ni acercárcerle, encones no tenía motivos para estar molesta. No entendía muy bien lo que pasaba por la cabeza de Hinata y una vez más deseó poder leer mentes.

"Bah.. ya lo sabré" mentalizó, mientras estiró el cuello, girándose hacia otro lado sin darle importancia.

- Sasuke...- mencionó Naruto, quien se aproximaba al chico con rapidez - ¿Acaso no piensas bañarte con nosotros?

- No..- sentenció Sasuke de mala gana, aquella maldita excursión le pondría los pelos de punta si las cosas seguían así.

- Que problemático... - exclamó Shikamaru cuando llegó con el rubio y el moreno acompañado de todos los demás... - Sabía que no podía ser diferente.

- Eso no es algo que te incumba – mencionó Sasuke frunciendo el ceño, no toleraba que se metieran en su camino.

- ¿Cuándo dejarás de hablarnos como si fueras superior a nosotros? - Dijo Chouji algo desconcertado.

- Lo que sucede.. - exclamó Sai con su extraña sonrisa en el rostro – Es que el joven Uchiha, considera que no somos iguales y los apropiados para disfrutar de su compañía.

- ¡Yo digo que le demostremos lo contrario! - Mentó Kiba con energía, poner de malas al Uchiha podía ser divertido.

Sasuke los miró a todos con incredulidad, no podía saber que era lo que pensaban pero sabía que no podía ser nada bueno, no lo sería porque parecía un maldito complot.

Y lo era. De la nada, Sai y Kiba se lanzaron sobre el cuerpo de Sasuke agarrando sus manos con fuerza, Sasuke se removió con agilidad, todos sabían que hacía falta más para detenerlo, ya que el chico era verdaderamente fuerte, así que Naruto entró en acción, sujetándolo del estómago para que dejara de retorcerse, por su parte Chouji se agachó a uno de sus pies y se prensó de él, Sasuke estaba realmente enfadado y desconcertado, no creía que aquellos se atrevieran a tocarlo.

- ¡Shikamaru! - exclamaron todos a la vez, al notar que el Nara no se había movido para ayudarlos, ya que pensaba que en verdad era un problema meterse con Sasuke, pero en fin. Eran todos contra uno y tampoco quería revanchas en su contra.

Así que con agilidad se agachó y tomó el otro pie de Sasuke, quien se movía de un lado a otro como si fuese una serpiente que se retuerce al ser capturada, pretendiendo escapar.

- ¡No se atrevan! - gritó con furia, mientras sus amigos lo levantaban por completo cargándolo en los hombros y corriendo hacia el borde del río. - ¡ HE DICHO QUE NO SE ATREVAAAN! - volvió a gritar pero a sus compañeros no les importó.

Sin más, lo lanzaron por la borda haciendo un estruendo potente en el agua al caer el cuerpo del Uchiha sobre él, hundiéndose por completo, todos rieron sin cesar al darse cuenta de la gran maniobra que de la nada había surgido, ya que en sí, nada de ello había sido planeado. Instantes después Sasuke salió a flote, estaba completamente empapado y tenía un rostro de furia, observó a todos sus compañeros quien se quedaron helados al observarlo. Se habían quedado sin habla.

- Oh...oh... - exclamó Kiba, quien sonrió descolorido -

- ¡Oh vamos Sasuke! Tenías que disfrutar con todos nosotros, no se te ha caído nada... - comentó con nerviosismo Naruto al observar a todos entrar en pánico.

- ¡Al agua todos maldita sea! - exclamó Sasuke al fin con una mueca de berrinche.

De inmediato todos saltaron al agua para acompañarlo, habían creído lo peor, quizá Sasuke iba a capturarlos con su Mangekyou Sharingan o los torturaría incluso podían pensar que planeaba descuartizarlos con su potente espada, pero se habían llevado una descomunal sorpresa al ver que el chico se había relajado. Aunque por un escaso momento todos creyeron ver que sus ojos se habían coloreado escarlata y que las comunes aspas negras comenzaban a girar.

Estaba molesto, era cierto, eran unos malditos odiosos, pero ya no podía hacer nada al respecto, se las cobraría de otra forma. Salió del río para quitarse las sandalias ninja y las lanzo hacia un lado, mientras que se deshacía del chaleco que llevaba puesto. Y decidía si debía dejarse la playera o no.

Las chicas miraban sorprendidas, se habían distraído por unos instantes y ahora Sasuke estaba empapado, había sido un buen plan de los chicos y tenían que agradecerles por eso. Ino y Sakura estaban listas para entrar en el agua, habían traído consigo bañador y ahora lo usaban sin preocupación alguna. Pero Hinata era diferente. Tampoco había traído bañador y la verdad era que no pensaba usar uno, no frente a todos los chicos, le daba bastante pena mostrarse a sí misma semidesnuda.

Suspiró al ver que las chicas se adelantaban, mientras que ella se aproximaba a la orilla del río pero un tanto distante de donde los demás jugueteaban entre todos. No sabía si sentir envidia por no estar entre ellos, o alivio por no sentir la pena que sentiría de saberse en bañador. Era un dilema de esos que sólo ella entendía. Bajó la cabeza y observó la cristalina agua que corría sin cesar llevando consigo pequeños pecesillos que brillaban bajo el agua debido a los rayos del sol. Sonrió entonces, después de todo iba a ser algo divertido.

Sasuke optó por quitarse la playera, a final de cuentas sólo le estorbaba y le hacía sentir más calor del debido. Así que en un movimiento ágil levantó la prenda y se deshizo de ella, dejándola junto a sus sandalias. Volteó a ver a los demás, las chicas ya se les habían unido y todo parecía ser muy divertido. Se le removió el estómago. Nunca, lo que se dice nunca en su vida se había imaginado una escena como esta. Todos convivían tan armoniosos y disfrutaban de los cálidos rayos del sol que no quemaban ahora que el agua les refrescaba el cuerpo. Se preguntó ¿ Porqué demonios no lo habían hecho antes? Y sonrió de lado. Más sin embargo, sus azabaches iris buscaron una silueta, la que él estaba esperando ver, y sin éxito. Se dio cuenta de que Hinata no se encontraba sumergida en el agua, su mirada siguió la corriente del río hasta observar la fisonomía de la chica que permanecía a orillas del mismo, quitándose las sandalias pero con la clara intención de no bañarse.

Chasqueó los dientes. Esto no podía ser más jodido.

Se acerco a ella sin que lo notase, era verdad que tenia cierta habilidad para ello, pero de antemano sabia que no lo sentiría llegar igual que cuando la encontró en los territorios de su clan, hacia ya dos semanas atrás. Su cuerpo se acomodó tras el de ella y se aproximó con cautela.

- ¿Es que acaso...- exclamo en susurro - no piensas dar un chapuzón?

La chica dio un brinco de susto sobre su propio lugar, no lo había notado y escuchar su perfecta voz varonil le había erizado la piel. él siempre se disponía a reírse de ella y estaba segura de que intentaría algo. Esta vez no bajaría la guardia.

- ¿Qué haces aquí? - exclamó, pretendiendo mostrar un timbre de voz neutral y suave.

Giró para encararlo y por dios que deseó no haberlo hecho, haberse quedado en la posición anterior le resultaba el paraíso. Ahí estaba el, con su sonrisa arrogante y sus ojos negros leyéndole el semblante de sorpresa que no había podido ocultar. Sus mechones de cabello caían sobre su rostro con gracia, vilmente empapados y descargando sobre su piel diminutas gotas de agua que bajaban por su cuello, y por su perfecto tórax, cuyos músculos bien definidos se mostraban al aire libre como si hubiesen sido creados para que el mundo los viera, llevaba el pantalón corto mas arremangado y los pies descalzos.

Tragó saliva y se llevo las manos al pecho, mientras que sus mejillas se pincelaron de un rosa claro. Su corazón dio un vuelco. Ella no había pedido verlo de esa forma pero ahí estaba, y vio en él ciertos destellos que lo iluminaban para darle un toque mas sensual. Lo aceptaba, Sasuke Uchiha era un idiota, pero era muy sexy. Eso era algo que no podía negar.

"Basta, deja de pensar en eso" pensó mientras seguía observándolo. Y entonces lo escucho reír.

- ¿Es que acaso vas a comerme con la mirada? - sentenció el, sabiendo que su comentario la pondría de malas.

- Te... Di-dije que no t-te me a-acercaras - Oh no, ahí estaba otra vez su maldito tartamudeo.

- No dijiste eso... ¿o sí? Bah, ya no recuerdo... - comento el con aire despreocupado mientras dio un paso al frente, reduciendo su espacio.

Ella iba a dar un paso hacia atrás cuando cayó en la cuenta de que no tenia salida, si lo hacia, caería al agua y eso no estaba en sus planes. Ya que se mofaría de ello, pero tampoco podía permitir que siguiera aproximándose. Alguien podía verlos.

- Van a vernos... - contestó sin saber que decir, agachó el rostro que se encendió aun mas sumergiéndola en una vergüenza profunda. Sabía que esa respuesta era la menos adecuada, no era como que quisiera estar con él sin que los vieran, se dio cuenta de que era muy tarde para rectificar.

- No sospecharan nada... - dijo de pronto, acercándose otro paso mas, susurrando casi a la altura de su oído.

Hinata se exaltó, era imposible que no se dieran cuenta sus amigos de lo que ocurría. Pero bueno, ni siquiera sabia lo que ocurría con exactitud, aparte de saber que él lo hacia todo por molestar. Estaba pensando tantas cosas a la vez que inconscientemente colocó su mano derecha sobre el pecho del chico. Su cercanía le hacia daño, y el tacto con aquella piel le quemó la mano. Sintió ese calor atroz recorrerle los poros, y la verdad es que no tenía mucha idea del porqué.

Sasuke, en un movimiento ágil y con gracia pura se abalanzó sobre ella, agachando su silueta con perfección para tomarla por la cintura, la levantó sin esfuerzo y se dio la vuelta comenzando a caminar con ella en brazos hacia donde estaban los demás.

- ¡Su-sueltame! - grito ella manoteando sobre el.

- ¡Miren chicos, Hyuuga ha decidido acompañarnos! - exclamo con sobriedad, mostrando a todo el mundo parte de su conocido temperamento.

Todos se giraron, habían visto a Sasuke aproximarse a Hinata y lo pensaron algo bueno, el hecho de que dos "casos perdidos" hablaran y socializaran, sin embargo estaban atónitos con aquella escena. No sabían si el Uchiha se atrevería. Pero esa era una interrogante que el moreno no tardó en responder.

Meció a la chica en sus brazos que de pronto, al saber las intenciones de él, se aferró como pudo a su cuerpo, pasando ambas manos por encima de sus hombros para anclar sus uñas en parte de su espalda. Aún sentía ese calor emanando de él, que hacía que quisiera soltarlo, pero no le importaba, aunque creciera esa extraña sensación que le producía, no se soltaría de él para caer al agua.

- ¡No.. no me sueltes! - exclamó angustiada, sin dejar de sentir los balanceos del cuerpo del chico, que parecía que agarraba vuelo.

Y de pronto se escuchó un sonido aturdidor, gotas de agua volaron por doquier mojando a todos los presentes que habían dejado el jugueteo entre ellos para observar por completo la escena, y ahora estaban completamente sorprendidos por lo acontecido. Sasuke había pretendido tirar a la joven heredera de los Hyuuga por la borda del río, mas en último instante, gracias a los bruscos movimientos de ella, sus pies resbalaron y automáticamente su cuerpo se agregó al de ella. Sin soltarle ni un instante, cayendo los dos a las frescas aguas de la corriente.

Tardaron un poco en salir a la superficie, los demás se aproximaron apresuradamente para comprobar que estuvieran bien ambos. Sasuke salió a flote, arrastrando a la chica consigo, apegandola a su cuerpo y respirando hondamente para llenar sus pulmones, lo sucedido no se lo había esperado. Por su parte Hinata respiraba entrecortadamente, tosía con fuerzas y se agarraba con ganas del cuello del chico hasta que abrió los ojos, automáticamente se hizo a un lado, golpeando levemente al chico sobre su tórax.

- ¡E-eres un... Odioso!- exclamó entrecortadamente, mientras sus manos limpiaban su rostro.

- Pero así me quieres...- Sasuke se sonrió con suficiencia. - Te has contradicho...- .

La chica estaba por protestar, se preguntaba a qué se refería el chico con eso de que ella misma se había contradicho, seguramente que el agua le había hecho mal, o quizá había escuchado demás, de cualquier forma no pudo salir de su duda porque los demás se acercaron para intervenir.

- ¡¿Están bien? - exclamo Ino quien llego sin dificultad hasta Hinata.

- ¡Hay Sasuke! - exclamó Naruto observándolos a ambos – Debiste tener más precaución... no es bueno tirar a alguien así...

- Mira quien lo dice... - exclamó el moreno con seriedad, tratando de evitar sonreir debido al episodio poco común.

Tras unos minutos de leve importancia y aunque algunos se hayan sorprendido por el acto del Uchiha con Hinata, el atrevimiento más bien, puesto que según ellos, era la primera vez que ambos hablaban, o al menos que estuvieran todos presentes, porque sin duda alguna, ninguno tenía noción de que en el pasado lo hubieran hecho como para sostener una relación que le permitiera a Sasuke hacer tal atrevimiento.

Pero también estaba la muy factible posibilidad de que Sasuke se hubiese querido vengar debido a lo que le hicieron, dejando que nadie permaneciera seco. Y como ella iba a ser la excepción, quizá se había ido directamente a ello. Y al ser parte de la personalidad del Uchiha algo así, no lo dudaron ni un segundo.

Hinata había salido del agua, se encontraba sentada en la orilla, con los pies dentro de la corriente y jugueteando con ellos, observaba a sus amigos mientras que sus mejillas permanecían de color rosa, pensaba mil cosas a la vez y procuraba no pensar nada porque no era apropiado. Uchiha tenía que estar demente para haberse atrevido a hacer lo que hizo frente a todos, sin duda alguna él debía ser el menos interesado en que los demás se enteraran de el tipo de relación que tenían.

"Espera un momento.." se dijo a si misma, mientras se regañaba a sí misma. Ella y él no tenían ningún tipo de relación en común, simplemente la desgracia de que él se estuviese riendo de los sentimientos que no le profesó a él. Quizá entonces, sería conveniente que lo hiciera público, para que la burla fuera más general. Se le apretó el corazón e inconscientemente se llevó las manos al pecho, el dolor se extendió por toda aquella zona.

"No puede ser Uchiha una persona tan despiadada..." pensó de nuevo, mientras cerraba los ojos y suspiraba, esperaba en verdad que Sasuke no fuese de ese tipo de personas que llevan todo al extremo. Después de todo ese era un asunto privado. Un asunto entre los dos que debía ser arreglado entre los dos. Se dio cuenta de que debía ponerle una solución, claro, en cuanto se quedaran solos.

Abrió los ojos de nuevo, los demás seguían jugando en el agua, Kiba y Naruto nadaban de un lugar a otro en una especie de competencia por ver quien lo hacía mejor. Shikamaru se acomodó en un lugar alejado para observar las nubes que pasaban, que novedad. Chouji seguía pataleando en el agua e Ino y Sakura al parecer se comentaban las últimas novedades de la semana. Por su parte Sai se había puesto al lado de Shikamaru y parecían conversar. Todos tenían algo que hacer y eso le colocó una sonrisa en el rostro, sin duda, por una o por otra cosa esa era una tarde que recordaría. Pero prefería hacerlo por la convivencia con sus amigos.

Sasuke nadó hacia ella, con tranquilidad para no levantar sospechas, lo que menos quería era que los demás se inmiscuyeran en sus planes. Eran suyos así como la Hyuga lo sería, una vez que se atreviera a aceptar que lo amaba. Entonces bueno... ya sabría lo que tendría que hacer.

- Hyuuga.. Hyuuga – dijo con aire casual, en voz baja, mientras se acomodaba sobre la orilla.

- Otra vez tú...- comentó ella sin muchos ánimos, al verlo acercarse comprendió que su tarde pacífica no duraría mucho tiempo.

- ¿Porqué insistes en hacerte la fuerte? - preguntó él con un toque de diversión, se sonrió arrogante mientras la observaba de reojo.

- No me hago la fuerte... no sé de que habla... - comentó como si nada la chica, sin querer voltear siquiera a verlo.

Sasuke salió del agua y se sentó a su lado, utilizando ambas manos como soporte para sostener su peso. La chica se removió en su lugar, pretendiendo hacerse hacia un lado, pero la mano del moreno la detuvo por un instante, sujentándole la muñeca con fuerza, así que ella se resignó para que la soltara.

- ¿Piensas huir de mi, otra vez?... Sabes que de nada te servirá – comentó Sasuke sonriendo con malicia, observando como ella se sonrojaba un poco más de lo que había estado antes.

- No huyo... - contestó y cuando iba a proseguir él la interrumpió.

- Lo hiciste aquella vez... pero al parecer cambiaste de opinión... - exclamó mientras la observaba de reojo, quería ver sus expresiones, ese no era el momento perfecto para sostener aquella conversación, él quería estar a solas con ella, quería tenerla cerca, verla de frente y observar detenidamente cada uno de sus cambios, eso sin duda le parecía interesante.

- No huí... y no e-eh camb-biado de o-opinión – de nuevo ese maldito tartamudeo, comenzaba a detestar cada vez que le hablaba de esa forma, y cada vez que la veía como lo hacía, la hacía sentirse chiquita, y ella ya no era así.

- Si que lo hiciste, hace un momento dijiste que "no querías que te soltara" - se sonrió arrogante .

- ¡E-eso n-no es cierto! Yo no lo dije así... así... - le reclamó la chica, ahora ya sabía de qué se trataba cuando había dicho que se había contradicho. Le entró un calor al cuerpo, estaba avergonzada pero también estaba muy molesta, porque a final de cuentas el chico solo parecía acomodar las cosas a su gusto.

- Ya vale, no es momento de hablar de eso... - la cortó Sasuke, al ver que Ino y Sakura voltearon hacia esa dirección y venían algo decididas a unirse a la conversación. - En otra ocasión será, cuando sea más "conveniente"...

Hinata no dijo nada, levantó la vista y observó venir a ambas chicas, no sabía si sentir alivio o frustración, quizá se estaban dando cuenta de que Sasuke estaba muy cerca de ella, o de que él rozó su mano un par de veces con la de ella, o quizá les había parecido extraño que él se riera con ella de esa forma tan retorcida que tenía. Su corazón se aceleró al instante, no sabía que hacer, quería salir corriendo pero sabía que tampoco era lo correcto. Sasuke había dicho que no era conveniente seguir hablando, y era cierto pero por donde le viera, no tenia excusa para estar ahí con ella. Aún así sintió un poco de alivio de saber que él no diría nada a nadie.

- ¿Que hay chicos? - dijo Ino con aire casual.

- ¿Se divierten? - comentó Sakura, observandolos a ambos con un gesto amable pero raro.

- S-si .. - exclamó Hinata en automático, estaba nerviosa y no sabía muy bien que decir...

- ¡Ah que ha sido una sorpresa que Sasuke te mojara! - comentó Ino con aire gracioso.

- S-si... -volvió a responder y giró para ver a Sasuke, quien se comportaba de lo más normal posible, incluso parecía ignorar la conversación. - Eso le decía ahorita a Uchiha-san.

- Uhmm.. -emitió Sakura, mientras examinaba con la mirada a Sasuke, y al verlo tan indiferente, prefirió evadir el tema. - Bueno yo tengo hambre...

- Yo también – contestó Ino – mejor vamos a comer.

Ambas chicas salieron del agua, y Hinata se levantó para ayudarlas a servir de comer, los demás permanecieron en el agua un rato más hasta que les llegó el aroma de la comida, entonces sí, se lanzaron sobre las chicas para ser alimentados.

.

.

.

Los rayos del col comenzaban a perder brillo, el cielo nocturno ganaba terreno mientras que las estrellas tintineaban con gracia en lo alto del firmamento, el viento se tornó un poco más fresco y mecía con suavidad las copas de los árboles.

El grupo de chicos se había dividido hacía unos instantes, cada quien ganando para sus respectivos hogares, por su parte el moreno había querido seguir a la Hyuuga para tener la oportunidad de hablar con ella, sin embargo después se convenció de que no era lo más conveniente.

Se tiró sobre el sillón, estaba cansado y tenía algo de sueño, no había sido un día pesado, por el contrario, le pareció bastante divertido... sonrió con arrogancia, aquel episodio del río no lo olvidaría jamás. Le hubiera gustado poder molestar más a Hinata, ponerla de colores y quizá así hubiesen hablado más "tranquilos" quizá así ella se hubiera declarado, nuevamente.

Suspiró, tenía muchas ganas de dormir, pero sabía que no le serviría de mucho, ya estaba acostumbrado a las noches en vela. Así que prefirió seguir pensando mil cosas mejores. No le había gustado que Kiba se ofreciera a llevarla a su casa. ¿Qué tendría que andar haciendo él llevandola a su casa?. Hinata ya no era una niña pequeña y por su rango de ninja, sabía que podía cuidarse ella sola. Pero bueno, la muy boba había aceptado gustosa y no había más. Ni modo de seguirlos para asegurarse de que ese perruno no intentara nada con ella, ya que despues de todo ella no debía tener nada con nadie, ella sólo lo quería a él. El mundo tenía que entender eso, aunque quizá seria bastante complicado y melodramatico explicarlo. Mucho menos se iba a poner a protestar enfrente d todos para decir que la Hyuuga ya estaba demasiado crecidita para que la acompañaran hasta la puerta de su casa, sería demasiado raro, y mucho más porque prefería ser él quien la dejase en la puerta de su casa, no es que le importara que Kiba pasara tanto tiempo con ella, si no que bueno... algo tenia que hacer. Frunció el ceño, tenía que terminar de andar pensando tonterías o acabaría justamente metido en un lío hasta el maldito cuello. Se dió un golpe en el pecho, como si con eso solucionara las cosas, como si con eso le ordenara a su corazón que se adormilara nuevamente, como cuando antes, cuando él se sentía más seguro de todo, por no sentir nada, absolutamente nada por nadie.

Se acomodó en el hueco del sillón, subiendo los pies al soporte para descansar mejor el cuerpo... cerró los ojos, le hubiera gustado seguir imaginando cosas que podría hacer, pero no pudo, porque se quedó dormido.

.

.

.

Hinata cerró la puerta de su cuarto, estaba exhausta, en verdad que tenía muchas ganas de tirarse a la cama y quedarse dormida, pero sabía que no podía, tenía que bañarse primero.

Se encaminó al baño y comenzó a desvestirse, no sin antes llenar la tina como siempre. Se metió en ella y suspiró, el agua le hacía muy bien, acarició sus manos con suavidad, y recordó ese momento justo cuando había tocado sin querer al Uchiha, sintiendo ese abrazador calor recorrerle la mano, no sabía que pensar, sí era algo que sólo ella podía sentir, o si él estaba acalorado por los rayos del sol, de cualquier manera era algo raro, algo que no le disgustaba del todo pero que no pretendía seguir pensando. Era lo mejor, no quería darle tantas vueltas al asunto y menos tratando de algo que tuviera que ver con él.

Había sido una tarde singular, tenía que admitirlo. Sonrió con gracia. Kiba se había ofrecido a traerla a casa y ella gustosa había aceptado, no porque tuviese miedo de andar por ahí sola, pero sabía que así Sasuke no se atrevería a seguirla para continuar la charla que habían dejado pendiente.

Suspiró con pesadez, al darse cuenta de lo que estaba pensando, "¿En qué planeta Sasuke iba a perseguirla por ahí?" Se preguntó, seguramente de nueva cuenta el tendría mejores cosas que hacer. Se negaba a aceptar que Sasuke la acosaba y que pretendía que le dijese que aquel escrito era para él. Era casi ridículo el hecho de que una simple carta llegara hasta este punto.

Salió de bañarse y se lanzó sobre la cama, la destendió y se acomodó sobre ella, tenía que dormir, estaba verdaderamente cansada y andar pensando estupideces sobre Sasuke Uchiha no le dejaría nada bueno. Tenía que dejarse de esas cosas o si no, quizá si terminaría "loca por él" pero no porque le gustase, si no de estar pensando sobre sus insinuaciones. Insinuaciones a las cuales estaba segura que jamás correspondería. Porque después de todo, seguro estaba alucinando.

Tocaron la puerta de repente, no tenía mucha idea de quien podría ser, su padre no solía andarse por ahí y su hermana menos, Neji no dormía en lo que correspondía a la "casa principal" así que, estaba segura que no era él.

- Hermana... - se escuchó de repente – ábreme...

- ¿Hanabi?... - respondió Hinata, levantándose de repente para abrir la puerta de su cuarto.

Ahí estaba su hermana pequeña, que ya no era tan pequeña, había crecido bastante, ahora ya era una adolescente y tenía un porte más alto, siempre tan digna, parecía nunca bajar la guardia, ni cuando estaban solas.

Sin más la castaña se adentró en el cuarto, y lo observó con detenimiento, como si nunca hubiese estado ahí, permaneciendo en silencio y con una seriedad evidente, Hinata por su parte cerró la puerta y se regresó a la cama, la observaba con curiosidad, después de todo no sabía que es lo que quería en su cuarto, era algo muy extraño, porque aunque nunca se llevaron del todo mal, nunca habían tenido una relación fraternal muy unida. Sus lazos estaban bastante cuarteados, eso era algo que afligía un poco a la peliazul, el nisiquiera poder sostener el lazo con su hermana en buen estado.

Hanabi se detuvo frente a la repisa principal del cuarto, donde había varios retratos, y observó con detenimiento las fotografías, estaba ahí su hermana cuando era pequeña, mamá y papá, incluso ella misma, y sus amigos, Shino, ese muchacho tan extraño, Kiba y su perro.

Y entonces vio que un porta retrato estaba boca abajo. Lo levantó con suavidad, para descubrir que se trataba del rubio escandaloso y del moreno arrogante.

"Bonito par..." pensó en sus adentro, sonriendo un poco, y se preguntó, el motivo del porqué estaban en aquella posición.

Hinata observó como su hermana colocaba aquel retrato como debía ser. Y su corazón comenzó a latir con fuerza, desde aquel encuentro, lo primero que había hecho al regresar a casa era esconder los rostros de la fotografía. No quería tener que verlo un segundo más en su habitación, le parecía un hecho de lo más absurdo. Pero ahí estaba ahora de nuevo, y sintió como si el cuadro quisiese tomar vida, como si Sasuke con sus profundos ojos negros, la mirara fijamente a ella.

- ¿A donde has salido hoy? - rompió el silencio Hanabi, aún le daba la espalda a su hermana.

- Ah... fui con mis amigos a pasear – comentó Hinata, estaba sorprendida por la pregunta de su hermana, ya que ella jamás se interesaba por lo que hacía.

- ¿Con el perro y el bichito? - dijo con tranquilidad, como si así les dijera de toda la vida a los compañeros de Hinata.

- Uhm, sí, fuí con Kiba-kun, Shino no ha podido ir... -se pausó la peliazul mientras seguía observandola con curiosidad – pero también ha venido Naruto-kun, Sakura-chan, Ino-chan, Shikamaru-san, Chouji-san, Sai-kun y Uchiha-san.

- Uhmm... toda la manada de raros... -dejó escapar Hanabi en voz baja, pero dejando que Hinata la escuchara.

- Ehm, no son raros... son unas personas muy agradables. - sonrió la peliazul, al ver la aparente hostilidad de su hermana para con sus amigos.

- ¿Quién te trajo? - comentó de repente, sin dejar de observar las fotografías, había tomado una entre sus manos.

- Ahh fue Kiba-kun, se ofreció amablemente a traerme – se extrañó Hinata, aquello parecía más un interrogatorio que una conversación, y no estaba segura de sentir que eso era un aparente avance entre ambas.

Hanabi acarició con las yemas de sus dedos el retrato, en él, aparecía un chico alto, moreno y castaño acompañado de un perro, uno muy conocido por toda la aldea. La chica sonrió con sinceridad y luego frunció el ceño.

- ¿Es tu novio? - preguntó con desdén.

- ¿Eh?... ¿Kiba-kun? - respondió Hinata con un dejo de sorpresa evidente, no entendía muy bien lo que sucedía en aquella habitación. - No, es mi amigo, lo quiero bastante.

- Ahhh...- comentó Hanabi con tono despreocupada nuevamente y se dió la vuelta, su rostro tenía un semblante de advertencia – Me alegra, ya sabes lo que mi padre piensa de que vayas a mezclarte con alguno de esos "pobretones", el Clan Hyuuga no merece tal decepción de tu parte, Hermana.

Hinata tragó Saliva, su hermana podía ser bastante cruel al hablar, la manera en que había dicho aquello le había parecido espeluznante hasta cierto punto, porque había enfrascado a todos sus amigos de pobres y de que no tenían la suficiente categoría para mezclarse con ella. Como si ella fuera de la realeza.

- Espero que te ubiques hermana mía...- sonrió con gesto fingido para después dirigirse a la puerta – Lo que mi padre menos necesita de tí, es otra decepción.

La castaña cerró la puerta y en automático Hinata se dejó caer sobre el colchón. No entendía a su hermana, aquello le había parecido una advertencia, pero no entendía el porqué, si no tenía una relación más que de amistad pura con aquellas personas. Aunque también le pareció bastante horrible el hecho de decepcionar a su padre, se sentía como entre la espada y la pared, casi casi debía esperar a que su padre le eligiera un buen partido para no decepcionarlo, como en los tiempos mitológicos o algo así. Tiempos pasados donde las princesas se casaban con los príncipes de pueblos vecinos o de pueblos enemigos, para crear un lazo de paz. Recordó los tiempos cuando ella había querido ser una princesa, cuando su madre le contaba historias de amor perfectas sobre la vida de las mismas al casarse con el principe indicado. Se dió cuenta de que de pronto no le atraía para nada la idea de ser una princesa, al menos no de las que sacrifican sus sentimientos por el bien de los demás, y se preguntaba si algún dia desafortunado tendría que hacerlo. Tragó saliva, realmente no creía que por ahí hubiese un príncipe, o en ese caso, un miembro de algún alto clan en la aldea en el cual debiera fijarse para tener satisfecho a su padre. La idea de ir por la vida buscando ninjas de alto rango para salir con ellos y tener una vida amorosa por esa clase de interés, le pareció repugnante.

Hanabi por su parte se dirigió a su cuarto con rapidez, su corazón palpitaba a mil por hora, aquella situación la había puesto en aprietos, pero no le importaba, sabía que había dejado a su hermana casi en Shock, y en parte lo lamentaba, pero tenía que haberle sacado esa información tan fundamental.

Se tiró sobre la cama y abrazó la almohada con fuerza. Había visto a su hermana despedirse con un abrazo de aquel tipo y le pareció que tenía que ver si sostenían alguna relación. Aquel tipo le parecía odioso, cada vez que venía a la casa le disgustaba tener que verlo, y aunque él le sonriera como si fuesen amigos de toda la vida, ella siempre fastidiaba el momento con una mirada cruel.

Hundió su rostro en la almohada y apretó con fuerza, hasta sentir ahogarse, el pecho le colapsaría. Era una cabeza dura, estaba brincando de alegría por sentir que su hermana no tenía sentimientos de amor por aquel chico, y eso le hacía que el corazón se le retorciera, conocía bien ese sentimiento, como cada vez que lo veía, cada vez que le sonreía, cada vez que la hacía enojar. Aquel chico hacía que su corazón quisiera salir corriendo cada vez que estaba frente a él, pero era demasiado orgullosa para aceptarlo.

"Kiba-kun" pensó para sí, acurrucándose sobre la cama, para quedarse dormida.

.

.

.

Continuará...

.

.

.

Waaah uwu me he colgado bastante, me emocioné escribiendo la primera parte del fic y ya luego así como ¡¿Qué rayos? Y luego waah y luego whee y luego whiii XD y ya saben el resto.

Lamento un poco la demora, que no es demora en sí, ya que procuro actualizar cada semana. Ya que no tengo tiempo de escribirme un capitulo por día, y tampoco la inspiración necesaria para hacer eso XD... así que bueno, poco a poco la historia irá tomando forma. Está un poquito más largo el capitulo, porque quería que apareciera "la mayoría" de los amigos de ambos, espero poner a los demás después. Y bueno, acá vemos también a Hanabi haha :) y pues, espero que les guste el capítulo.

¡Gracias por todos su reviews! Me hicieron increíblemente feliz con cada uno de sus comentarios, me siento realmente genial y con ganas de seguir escribiendo :) se los debo a cada uno de ustedes que me leen y dejan su huella y a los que lo hacen en silencio también Son amorg!

Dentro de poco es mi cumpleaños Dx waah y bueno a ver que tal me va, todavia queda como semana y media para eso algo asi, casi dos semanas, y pues espero que se me ocurra algo bueno para hacer, porque sé de antemando que no voy a recibir regalos xD como cada año. Asi que me festejaré yo sola (?) ;w; Bueno no, ya no seré tan dramática, algunos años si me regalaron cosas y cuando era chirris pero muy pequeña me hacian fiesta (?) hahaha xD ya ya ya.

Dark-Amy-chan: Walalala se ha retrasado un poco el plan de Sasuke, pero ya vez, ahí va él bien genial con tanta determinación hahaha, su ego sigue igual de grandote, a ver cuando se baja de las nubes XD

Biankis Uchiha: Aws si, quien sabe al final el se rinda (?) pero bueno, A Sakura aún no la tengo muy muy muuy contemplada pero seguramente algo se me ocurrirá, y no te preocupes, no dejaremos que Sasuke haga sufrir a Hinata xD le damos un zape para que se calme.

Lalalalau: Claro que sería muy interesante ver a Sasuke celoso xD hahaha sería el colmo para su ego regodeante pero bueno veamos que pasa, y pues el Sai pff que podemos decir, creo que aún no puedo decir mucho porque sería decir mucho xD Charros. Que bueno que te guste el NaruIno *-* y bueno xD que mal por el Shikatema pero bueno uwuU

Kaila Maya the wather : Wah ya sé bien sorprendidos por el Naruino peero wah, el Sasuke sigue planeando sus maleficencias y espera que todo le salga al pie de la letra, si no... pues tendrá que ingeniárselas porque hasta ahorita no le ha salido todo como quiere xD ojalá que le mejore la suerte (?) hahaha

The Russo: Casi casii! Ya casi viene la parte de la seducción, ya prometo escribir algo más sobre eso, waah -se le vienen ideas a la cabeza- estoy loca lo sé, pero gracias porque te guste mi fic :)

Tobi Uchiha: Bueno es un dilema Sasuke, él dice que no la ama, y de hecho pues dice que ni se fijaría en ella, pero como todas lo aman, ¿Porqué ella no?, pero el tiempo irá diciendo que onda, si cambia ó no de opinión. Igual Hinata, ella dice que no lo ama, porque la carta no era para él, pero quien sabe después XD.. Hahaha me has hecho reír, tienes razón que algun día seré feliz y eso, no me pongo triste ya, ni nada por el estilo. Y bueno me halagas al decir que te gusta de tal forma mi fic, en serio muchísimas gracias! También tu pensamiento está increíblemente bonito, seguramente que debía llegar bastante al corazón, pero ya vez, no siempre se tiene lo que se quiere. Y bueno hay que lidiar con ello. Y wah xD no tienes nada que agradecer, lo hago porque es algo que me nace y que me gusta :) y es super genial que a alguien le guste lo que hago Y no te preocupes, no me presionaste xD como digo, subiré aproximadamente cada semana, no puedo subir antes porque no tengo tiempo y tengo muchas otras cosas que hacer :D pero bueno. Gracias amiwis! Tqm! Gracias por el aposho!

MaribelTeka: Concuerdo contigo! Es increíble que nadie se haya fijado en Hinata, ella es hermosa y muy talentosa, pero bueno, el Kishi y sus cosas O por eso nosotros nos encargamos de que Sasuke se fije en ella ù_u oh claro que sí. Y bueno espero que este tmbn te haya gustado : D y que te animes a ver Romeo x Juliet xD yeaah!

Julissa : ¡Waah! Muchas gracias por leerme :) En serio me dá muchísimo gusto que te haya gustado la historia, ya vez que el ego retorcido del Sasuke no lo deja pensar bien, jaja pero creo que se compondrá dentro de algunos capítulos, o quizá no xD quien sabe, y bueno Hinata anda que se muerde las uñas haha : 3 pobre de los dos, pero seguramente que termina todo bien genial oh eso que no hay duda. Viva el Sasuhina!

Dlkg : ¡Gracias por tu comment! Wah me alegra bastante que te guste la historia y pues si, el Naruto q se quede con otra, porq Hina ya está casi ocupada (?) quien mejor para ella que Sasuke, se complementan a la perfección :), T_T gracias por ponerme en Autores favoritos, me siento así de Waaah locamente increíble xD ¡Que estés bien!

Hyuchiha-clan: Bueno que genial que no te cierres a otras posibilidades xD siendo sincera tmbn me gusta el NaruHina, pero me gusta más el SasuHina, pero como dije, no el NaruSaku, no y no xD y no. Y bueno, espero que te haya gustado la conti!

Pamelix: Awss resignación ;W; pero bueno ya verás que pasarán cosas algo divertidas espero yo xD y pues wah espero no haberte dejado muy anciosa con este capi pq sentí que lo dejé así y que tenía que seguir escribiendo xD... pero a la vez no, mejor en el siguiente capítulo.

Sweet Knight: Anda pues, ahí lo que querías xD te di gusto aunque yo también lo quería. Uhmm me sorprendiste con tu Review porque pensé que ya no me dejarías ninguno o_o... en fin, sabes que te leeré solo dame tiempo, sé paciente T_T tienes un friego de historias. Te quiero cosa : K

Layill: Jajajaja si que se queme, que se queme xD eso le pasa por andar de bobo diciendo cosas y negando otras, pero bueno, poco a poco veremos el desarrollo de él y la aceptación que pudiera darle ó no a lo que siente. Y en efecto, Hinata también esta sintiendo las mismas sensaciones, solo que un poco diferente, ya que ella no es egocentrista xD... aun así digamos que le falta un poco de confianza en sí misma.

Bueno, gracias a todos por leer. Nos vemos la próxima semana :) Muaks muaks mordidas para todos! :K

Y a todos los que leen mi fic: Si desean hacerme feliz ¡Dejen un Review! Hahaha sí, han descubierto que fácil es hacer sonreír a una persona.

Best Wishes Ever!

Ary~