Capítulo 78 - Regresando a casa.

La persistente falta de puntos de referencia o cualquier otra cosa que lo ayudara a orientarse en el tiempo y espacio mantenía a Harry en un estado de completa angustia. Siguió buscando y escuchando, pero ahora no tenía ni siquiera a los cuervos como compañía. Hubiera sido tan fácil rendirse, dejar que la oscuridad lo sobrecogiera, y dejar de ser. Pero cada vez que la desesperación surgía, o el pánico amenazaba con sobrecogerlo, la naturaleza Gryffindor de Harry lo hacía todo a un lado. Su renuncia significaría que Voldemort ganaría. Y que algo terrible les pasaría a sus amigos y familia. Severus… ¡había tantas cosas que todavía quería decirle y hacer con su compañero vinculado! Redobló sus esfuerzos y siguió adelante.

Con un gran comienzo, Harry se dio cuenta que estaba escuchando voces. Había sentido otros sonidos, y algunos que habían sonado como voces, pero se puso alerta de que fuera una trampa y se retiró con gran angustia varias veces. Pero algo acerca de estas voces era casi familiar. ¡Esto requería un poco de investigación!

Escuchó con atención. No, estos no eran los cuervos. Eso lo hizo ponerse alerta una vez más, porque ellos no eran el único retazo de su viejo mundo que estuvo con él desde que proyectó su mente y alma hacia las líneas, hacia la Tierra. Procedió despacio en la dirección que sonaban las voces, tratando de no llamar la atención, pero llegando lo suficientemente cerca para entender qué era lo que se estaba diciendo. Casi retrocedió presa del pánico cuando se dio cuenta que las voces estaban hablando en Parsel. "Esto podría ser una trampa" pensó; podría incluso ser el mismo Voldemort tratando de atraer a Harry a un lugar donde no tendría ningún recurso, arma o defensa con los que combatirlo.

Después de un terrible susto, Harry por fin fue capaz de comprender algunas de las palabras que se estaban diciendo. Estaba seguro haber escuchado frases como éstas antes; extrañas elecciones de palabras. Eran referencias de polluelos, un rey y sombras- ¡estos debían ser los Wyrms!

Pensándolo bien, Harry estaba seguro de que los Wyrms habían llegado y salido del campo de batalla del Pozo de la Desesperación EN el suelo, no HACIA él, pero había estado demasiado absorto con la piedra que sellaría a los Dementores como para haber tenido en cuenta su enfoque. Ahora que lo pensaba, desaparecieron de la vista increíblemente rápido una vez que se alejaran luego de que él hablara con ellos. Habían sido lo suficientemente amistosos durante su conversación, así que Harry tomó una decisión. Hablaría con ellos ahora.

"¡Hola, dragones de las Tierras del Invierno! Hablamos junto al Pozo de la Desesperación, cuando las sombras fueron enviadas de vuelta y el pozo fue sellado. ¿Pueden escucharme?"

En un instante, Harry fue consciente de dos enormes Wyrms a sus costados. Podía ver sus formas, a pesar de que parecían más bien ser imágenes de Wyrms y no las solidas criaturas que él conoció en las Tierras del Invierno. Uno le dijo al otro "Es el joven Rey, ¡el que alejó a las sombras!" Girándose hacia Harry dijo "Nunca nos habíamos encontrado antes con alguno de tu nido en los Túneles de la Tierra y hoy sin embargo, hemos sentido dos veces grandes sobretensiones en los Túneles. Nunca habíamos presenciado algo como esto antes, incluso nuestros ancianos estaban sorprendidos. El primero fue una onda aplastante de obscuridad y seguida por una de luz de igual fuerza. Entramos a los túneles para saber que ocurrió."

Harry se dio cuenta que ahora sabía cómo es que Voldemort había lanzado aquél que fuera el hechizo utilizado para poner a todos a dormir. Resultaba interesante que, por lo visto, no impactara en cualquier criatura mágica, si los Wyrms no se veían afectados.

"¿Cayeron dormidos cuando la primera onda impactó?"

"No, simplemente sentimos una onda muy poderosa de energía negra."

"Un malvado nido de hechiceros está tratando de matar a la mayoría de los nuestros que viven en la tierra. No sé lo que fue esa primera onda maligna, pero estaba lastimando a los de mi nido, así que mandé esa segunda ola de magia para salvar a los que pude. Creo que me he adentrado demasiado profundo en la Tierra, y ahora no puedo encontrar mi camino a casa."

Por primera vez desde que expulsó su magia en un intento desesperado para salvar a aquellos amenazados por el hechizo de Voldemort, Harry sintió esperanza.

X X X X X X X X X X

Severus había corrido hacia la chimenea en la parte trasera de la enfermería y llamado por red flú a la oficina del director. Albus Dumbledore estaba releyendo el par de notas de Slytherin que Harry había traducido de la lengua Parsel en un esfuerzo por encontrar alguna solución a la terrible situación que los aquejaba. Su postura derrotada sugería que su búsqueda de respuestas no marchaba demasiado bien. Miró fijamente al rostro en la chimenea.

"¡Albus, tengo la Piedra del Corazón de Harry! ¡Contiene su firma mágica, y puede ser todo lo que necesitamos para ayudarlo a encontrar su camino de regreso!

Con una rápida inhalación de aire, algo parecido a la esperanza cruzo a través del viejo rostro del mago. "¡Por supuesto, mi muchacho! ¡Qué increíble idea!" Regresó los libros a un gabinete y con movimientos rápidos lo cerró y aseguró, para unos momentos más tarde, atravesar la red flú hacia la enfermería. Para entonces, Severus había llamado a Madam Pomfrey y los tres juntos se unieron a Siruis Black a los costados de la cama de Harry.

Severus entregó la Piedra del Corazón para que la inspeccionaran. "Ésta es la Piedra del Corazón más poderosa que jamás haya visto creada por un estudiante en Hogwarts." Cuidadosamente, Madam Pomfrey desabotonó la camisa del pijama de Harry y la abrió para descubrir su pecho. "Severus, recomiendo que sostengas la Piedra contra su corazón. Puede que también reconozca tu firma mágica."

Con una expresión nerviosa, Severus sostuvo la Piedra del Corazón en su palma y cuidadosa pero firmemente la presionó contra el pecho de Harry. Cerró sus ojos como si rezara. Estaba implorando a todas las deidades y magos para que lo ayudaran, pero estaba también dirigiendo toda la fuerza de su propia magia a través de ésa mano hacia Harry. Aún sin un enlace fortalecido, ellos habían pasado una gran cantidad de tiempo juntos, por lo cual, Harry quizás lo reconocería.

X X X X X X X X X X

Los Wyrms probaron ser una compañía interesante. Estaban muy complacidos de que Harry los hubiera considerado dragones. Aparentemente, eran consientes de que algunos magos no los reconocían como parientes de los dragones voladores y era un tema doloroso entre ellos. Desde que comenzaron a existir, supieron íntimamente magia de la Tierra. Su propia magia residía de la Tierra misma, un conveniente arreglo teniendo en cuenta su anatomía. Los Wyrms no eran capases de dirigir su magia hacia las profundidades de la Tierra, por lo que estaban sorprendidos de que una cosa tan pequeña como Harry hubiera generado ese segundo pulso de magia él solo.

Lo más importante para Harry, era que ellos sabían todo acerca de las Líneas Ley. Su magia les permitía viajar a través de las líneas, transformando sus masivos cuerpos en pulsos de magia que podían deslizarse entre la telaraña de campos de energía a través de la Tierra, y moverse entre grandes distancias en prácticamente nada de tiempo. Era un don realmente notable, pensó Harry, altamente desperdiciado en los Wyrms, quienes parecían estar muy a gusto en su montaña en las Tierras del Invierno. Tomo ventaja de esta oportunidad para aprender más acerca de los Wyrms y estas Líneas Ley.

"A muy pocos de nuestro nido les gusta entrar en los Túneles de la Tierra. Nos gusta la calidez del sol en nuestra piel, y no nos sentimos cómodos en la sombra. Sin embargo, todos los Wyrms pueden hacer esto por instinto. Nacemos sabiendo como entrar en los Túneles de la Tierra."

Harry preguntó acerca de éstos.

"Cada Túnel de la Tierra va por un camino particular, pero se cruzan en diversos puntos. Cuando estás en los Túneles, puedes ir a través de uno, o moverte de ahí hacia otros. Puedes llegar a donde tú quieras ir a través de ellos, si estas en sintonía con sus patrones."

Harry notó que no tenía ninguna sensación de movimiento mientras hablaba con los Wyrms, y se sorprendió cuando le confirmaron que el trío estaba de hecho moviéndose. Tampoco pudo imaginar cómo alguien podría determinar dónde estaban en relación a la superficie de debajo de la tierra. "Todas las cosas en la superficie de la Tierra tienen un impacto en los túneles. Podemos ver claramente nuestra montaña desde aquí, basados en la presión que ejerce en el túnel. Las firmas de algunas de las criaturas mágicas en el terreno también dejan marcas. Ahora mismo, estamos buscando un lugar con concentraciones de magia, como nuestro nido. Creemos que hay algo más adelante, y cuando estemos cerca, creemos que tu también lo veras."

X X X X X X X X X

El grupo se mantenía vigilante a los costados de la cama de Harry sumados a un integrante más, cuándo Hermione Granger llegó, buscando al Profesor Snape de entre toda la gente. Habiendo organizado los esfuerzos de rescate y dado la bienvenida a sus padres a Hogwarts, estaba ahora en medio de la revisión de sus notas sobre la historia de hechizos que él le había pedido, y quería discutir algunas de las cosas que había registrado. Tenía varios grandes tomos y rollos de pergamino en sus brazos, que rápidamente hizo a un lado para poder pararse junto al resto. Teniendo en cuenta la escena de un Profesor Snape en total concentración, con la palma de su mano sobre el corazón de Harry y viendo una cadena dorada colgando del pecho del chico, supuso que algún elemento –probablemente la increíble Piedra del Corazón de Harry- estaba siendo usado para tratar de ayudar a su amigo a encontrar su camino a casa. Recordó su conversación con Harry, cuando él admitió que podía sentir la magia de los demás. Si en verdad podía, y estaba buscando entre la Tierra para encontrarlos, la presencia de muchos de los magos y brujas bien conocidos y muy queridos por Harry podría no ayudar pero sí guiarlo de regreso. Decidió comunicarlo con el grupo.

"Harry una vez me dijo que podía ver y reconocer la magia de los demás. Asumo, Profesor Snape, que tiene algo de Harry ahí que lo llamará con su propia firma mágica. Pero su tacto ayudará. Estoy segura que él sabe las firmas mágicas de cada uno de nosotros en esta habitación, y una vez esté cerca, él sabrá que está en casa. Él sabrá que estamos todos aquí para él."

Nadie respondió a la declaración de Hermione, pero la tensión pareció relajarse un poco en sus cuerpos. Todos querían creer desesperadamente que Harry estaba bien, y que encontraría la forma de regresar, así que su voto de confianza en ésa creencia calmo sus nervios.

X X X X X X X X X X

Harry estaba cada vez mas ansioso por que aún no podía detectar nada de la magia hacia la que los Wyrms le aseguraban se estaban dirigiendo. Para distraerse de enfocarse en lo que no podía ver, mantuvo la conversación. "Sospecho que mi nido se dirigirá hacia una guerra contra el nido que lanzó esa ola de magia oscura. Puede que ya haya comenzado; no sé cuánto tiempo he estado aquí. ¿Los dragones conocen la guerra?"

"Si, joven Rey, nosotros conocemos la guerra. No por muchas temporadas, mucho antes de que ninguno de nosotros en el nido de ahora naciéramos, pero todos sabemos de ella. El tiempo en los Túneles de la Tierra es asombroso; no te sorprendas si descubres que no mucho del tiempo que tú crees que ha transcurrido en la tierra ha pasado cuando regreses de los Túneles."

"¿Crees que los dragones se mantendrán junto a mi nido cuando nos enfrentemos en una guerra con el nido maligno? Estaría profundamente honrado de tenerlos como aliados. ¿Lo considerarían?"

Los dragones parecían complacidos de haber sido consultados, por lo que respondieron rápidamente que estarían honrados de presentarle la sugerencia a los ancianos.

Mientras Harry contemplaba la posibilidad de una alianza con los Wyrms, uno de ellos dirigió su atención a un punto que podría estar imposiblemente lejano, o al alcance de la mano, pero Harry estaba simplemente sorprendido de que podía, en verdad verlo. "Ahí, ése es tu nido. Estas en casa ahora, joven Rey. Puedo ver un pulso de magia ahí que es tuyo, y reconozco los pulsos de al menos otros dos que estaban contigo en las Tierras del Invierno. Sigue el pulso a casa, de regreso a tu forma exterior. Nosotros nunca estaremos lejos; si nos necesitas, proyecta un mensaje hacia los Túneles de la Tierra, y te nosotros de escucharemos."

Mientras comenzaba a moverse hacia el pulso de magia, Harry le agradeció a sus guías. "Nunca podría haber encontrado mi camino de regreso a casa sin su ayuda. ¡Gracias por salvarme! Por favor, consideren si ustedes y los demás Wyrms estarían dispuestos a presentarse como mis aliados en contra del nido maligno." Con eso, Harry empujó adelante hacia la magia, sintiéndose cada vez más excitado a medida que se acercaba, reconociendo no solo su propia magia, sino la de Severus presionando fuerte contra él. Esto no era una trampa, ¡era su hogar! Mientras seguía acercándose, se dio cuenta que Severus y él estaban rodeados de por lo menos, algunos de sus familiares; estaba seguro de sentir a Sirius, el Profesor Dumbledore y a Hermione esperando ahí también. ¡Oh el hogar!

X X X X X X X X X X

Madame Pomfrey había chequeado hacia unos instantes el guante en la mano de Harry, para estar segura que continuaba filtrando perfectamente su sangre. Había notado que Harry parecía haberse calmado alrededor de la última hora, al menos sus niveles de adrenalina se habían estabilizado en un rango aceptable. Estaba pensando que eso era un signo positivo cuándo esos niveles repentinamente se dispararon otra vez, y notó un pico alto en su respiración y circulación. Estaba por pedirle al resto que se hicieran a un lado mientras anotaba estos nuevos síntomas cuando ella, y casi inmediatamente, los demás, se dieron cuenta que los ojos de Harry estaban abiertos, y más maravilloso todavía, más asombroso, él estaba claramente mirando hacia ellos. Su mirada se había detenido en Severus, cuyos ojos se habían abierto con la misma agitación que había sobrecogido la atención de Madam Pomfrey. Severus cayó de repente; ¡Harry estaba de vuelta!

El mismo Harry estaba asombrado por la profundidad de la emoción tan visible en el rostro de su compañero vinculado, y especialmente en sus ojos. Recordó sus planes de empezar su relación desde el principio, y su propio corazón dio un vuelco con la esperanza de que tenía una promesa real, de que Severus tenía sentimientos por él.

Por su lado, Severus sabía que nunca olvidaría la mirada en el rostro de Harry cuando abrió sus ojos, y que estaría eternamente complacido de que la primera sonrisa de Harry a partir de su despertar, era para él y no para el pulgoso de su padrino. Por vez primera, Severus sintió que estaba situado en un lugar de cierta importancia en la vida de Harry, y noto con una pizca de asombro que le importaba tanto como parecía posible.

Harry estaba exhausto a causa de su viaje o lo que fuera que había sido aquello. Todavía no tenía energía para hablar, pero se las arreglo para regalar una débil sonrisa a todos los que se habían reunido junto a él, antes de que sus ojos se cerraran en busca de un poco de descanso.

Madam Pomfrey se puso a realizar los análisis frenéticamente y dijo para el resto: "Gracias Merlín, las ondas cerebrales, la firma mágica, todo; ¡está de regreso! ¡Oh, mi dios!"

Albus puso una mano firme sobre el hombro de Severus y le dio un apretón mientras el joven hombre se desplomaba sobre Harry, su cabeza ahora descansando sobre la mano que todavía mantenía apretada la Piedra del Corazón sobre el pecho del muchacho. "¡Bien hecho, Severus, bien hecho en verdad! Ayudaste a Harry a encontrar su camino a casa. Gracias". Yendo hacia una parcialmente shockeada Madam Pomfrey, Albus repitió sus agradecimientos por el diligente cuidado. Deteniéndose en un extrañamente calmado Sirius Black, Albus simplemente dio unas palmaditas en su brazo y sugirió que compartiera las maravillosas noticias con Remus Lupin.

Finalmente, recayó en Hermione Granger. Su alivio ante la mejoría de su amigo era claro en su rostro, pero era claro también, que se daba cuenta que todavía había mucho por hacer. Había llegado con libros y pergaminos; la batalla estaba aún comenzando, y se estaba preparando para lo que estaba por venir.

"Señorita Granger, las emociones han llegado alto aquí hoy, y creo que algunos necesitarán un poco de tiempo para descansar y sobreponerse. Me gustaría ver lo que tiene ahí, y que le eche una mirada a algunos de los libros que Harry tradujo para nosotros. Necesitamos planear qué es lo próximo que haremos. Una noche perdida de sueño para mí o para usted es algo que podemos manejar, estoy seguro que podemos conseguir un poco de poción revitalizadora de Madam Pomfrey. Pero el tiempo es la esencia de este juego, como parece haberse dado cuenta."

Un nuevo y excitante desafío era todo lo que Hermione necesitaba. Se acerco para tocar el rostro de Harry, y luego apretó el hombro del Profesor Snape en un suave agradecimiento, y así, estaba lista para llevar la batalla hacia adelante.