01

Un día más de trabajo llegaba a su final, después de firmar una serie más de documentos Pearse Harman se levantó de su escritorio, tomó de la percha su abrigo gris Oxford y su bufanda café.

Buenas noches, señor- se despidió Angela March saliendo también de su oficina.

Buenas noches, Angie- contestó educadamente el padre Harman.

¿Quiere que lo lleve, señor?- se ofreció Vaughan Rice cerrando la puerta de su oficina.

Pediré un taxi, gracias- se alejó Pearse.

La tarde había refrescado, posiblemente lloviera por la noche.

Pearse J. Harman salió del edificio con rumbo a la esquina de la calle para pedir un taxi. El vehículo no se hizo esperar y el padre entró inmediatamente pidiendo lo llevara a casa.

Había sido una semana tranquila, ningún incidente con Códigos V's, era una nueva marca para el record de la organización.

El tráfico a esa hora aun estaba muy relajado, al parecer todos los oficinistas y trabajadores todavía estaban firmando su hora de salida antes de regresar a casa.

El taxista intentó hacer algo de platica a su pasajero pero Pearse no estaba muy comunicativo esa noche, de hecho nunca era comunicativo, lo que hizo que el conductor perdiera el interés y pusiera en sintonía el radio del vehículo.

What's the worst that I can say?
Things are better if I stay
So long and goodnight
So long and goodnight

Al padre Harman no le interesó en lo absoluto la canción de My chemical romance, él ni siquiera escuchaba ese tipo de música por lo que se acomodo en el asiento trasero apoyando su cabeza en el respaldo mientras cerraba los ojos un momento.

Habían entrado a un túnel y las luces de los señalamientos le molestaban un poco por lo que siguió con los ojos cerrados al menos en lo que salían de ese lugar.

Can you hear me?
Are you near me?
Can we pretend to leave and then
We'll meet again
When both our cars collide?

El vocalista del grupo musical no había terminado de cantar cuando el taxi fue impactado por detrás.

Pearse solamente alcanzo a abrir los ojos y tratar de agarrarse del asiento cuando el golpe se sintió. No había sido un accidente, había sido premeditado, un automóvil negro con cristales polarizados les había impactado por detrás haciendo que el taxi perdiera el control, el conductor intentando no impactarse contra el muro de contención volanteo haciendo que el auto girara varias veces antes de caer.

El tráfico colapso, los automóviles golpeaban uno contra otro, todo el túnel era un caos. Y el taxi y el automóvil negro que habían provocado todo habían quedado a unos metros más al centro del pandemónium que habían dejado atrás.

El padre Harman parpadeo varias veces antes de enfocar medianamente bien la visión, la sangre corría por su frente, se había cortado con el vidrio de la ventanilla derecha, estaba seguro que se había roto algo ya que no podía moverse.

El giro del automóvil lo había hecho quedar en el interior del techo abollado, trato de arrastrarse fuera del vehículo sin lograrlo se había incrustado un trozo de metal en la pierna.

¿Está bien?- preguntó al conductor.

No tuvo respuesta.

¿Señor?- Pearse intentaba que la cabeza dejara de darle vueltas.

-No creo que pueda escucharlo… Padre…

Un sujeto desconocido se había agachado hasta su altura asomándose por el espacio sin puerta del taxi.

Solo verlo Harman lo supo. Era un Código V.

El taxista emitió un gemido de dolor.

Aun sigue con vida- habló el vampiro.

Para terror de Harman, éste sin ningún rasgo de piedad ¿y por qué un Código V iba a tener piedad? Se colocó del lado del conductor del taxi y de un solo movimiento le rompió el cuello. La pérdida de sangre hizo que Pearse perdiera el conocimiento quedando a merced del Código V. Éste sonrió mostrando los colmillos.

-Ahora si me permite padre…

Cuando los servicios de emergencia llegaron a auxiliar a los automovilistas del túnel solo encontraron al taxi que provocó todo con el conductor muerto y una bufanda café en el asiento trasero. Del padre Harman no había rastro…

Continuara…