Importante: Contiene spoilers del Manga

Disclairmer: La historia de Kobato y sus personajes son propiedad de las Clamp.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/ */*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/ */*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

Capítulo 1: Trato

Era de noche y Kobato, aún entre sueños, no dejaba de llorar. Todo porque se dio cuenta de sus verdaderos sentimientos, aquellos sentimientos en un inicio tan confusos y ahora tan claros, sensaciones tan fuertes hacia ese chico Fujimoto, aquel que antes la irritaba con sus comentarios sarcásticos, ahora le causaba un dolor profundo en el corazón: amarlo, sabiendo que jamás sería correspondida.

Y no sólo ella sentía un golpeteo incesante en el pecho, su pequeño amigo azul también lo sentía, quien confundido por todo lo que había pasado no sabía si regañarla o ser gentil con ella, por lo que prefirió ignorar un poco el tema y mandarla a descansar.

No podía permitirse dejarla sola en ese estado,- después de desear tanto ir donde aquel oso y robarle un poco de su delicioso baukeuchem- ahora Kobato era su prioridad y no sólo ella, sino también Suishou, su amado ángel.

Ushagi san se hizo notar segundos después de que el peluche cobijara y escuchara las últimas palabras de la chica antes de caer rendida por el cansancio: "Todo pasará mañana". Ioryogi, al ver al pequeño conejo blanco, no lo pensó más de dos veces para ir en busca de él y pedirle un par de explicaciones sobre lo que dios quería de Kobato y Suishou.

- Hey Ushagi, ¿Qué es lo que él quiere de ellas? ¿Qué es lo que él espera que Kobato y Suishou hagan? Por favor dime.

El pequeño conejo alado no se dignaba a responder y el pequeño peluche azul se desesperaba cada vez más, hasta el punto de querer asar allí mismo a aquel diminuto mensajero.

- ¡Tan sólo quiero que ambas sean felices!... Tan sólo quiero que Kobato deje de llorar… realmente, ¡Quiero sanar el corazón de Kobato!

- … ¿Es eso lo que quieres en realidad?

- ¿Ushagi san?

En ese momento, el conejo transmitía- mediante los pétalos de la margarita que traía consigo- las palabras de dios que eran como afilados cuchillos, penetrantes y sonoros dentro del felpado perro.

- Ya conoces cuál es mi deseo.

- Lo sé, pero ¿has dicho que quieres sanar a esa chica? La chica que por tu culpa quedó envuelta en la guerra que causaste, Iorogi rey de los espíritus.

- Sólo quiero enmendar mi error… ¿Te has dado cuenta? su deseo ha cambiado.

- …

- ¡Por favor, déjame ayudar a Kobato! ¡Permíteme ayudarla a encontrar su verdadera felicidad!

La desesperación del rey de los espíritus era inevitable de percibir y dios lo notaba. Su silencio fue casi eterno, como quién que analiza bien las consecuencias de cada uno de sus actos y la necesidad de permitir y/o conceder ciertos deseos como el que ahora Ioryogi le pedía con fervor.

- … Lo haré, logro sentir la sinceridad y el sufrimiento de tu corazón pero, como un peluche no lograrás mucho… Te regresaré a tu forma normal mas sólo durante un corto tiempo. Si al finalizar ese tiempo no hazs sanado el corazón de esa chica, si no has logrado que ella encuentre su verdadera felicidad, te convertiré en algo peor que un perro de peluche y ella perderá su derecho a cumplir su deseo más anhelado, aunque logre llenar la botella… ¿Aún así quieres seguir con esa idea de sanarla?

- Sé que lograré sanar a Kobato…

- Entonces, Iorogi, tenemos un trato.

Ushagi san terminó de traspasar a Ioryogi todos los pétalos que contenían el mensaje de dios y con su usual sonrisa se alejó, hacia el cielo, a tal punto que ya Ioryogi no podía verlo. Sabía que dios era muy severo y que si no cumplía con lo recién pactado, no lo volvería a convertir en un peluche sino en una forma aún más vergonzosa, tal vez en una flor o ¡una muñeca! de sólo pensarlo se le helaba el cuerpo.

No le importaba lo que pudiera pasarle, él se esforzaría al máximo para cumplir su parte del trato porque la tonta de Dobato se había convertido en una persona importante para él, por que Suishou era todo para él.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/ */*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/ */*/*/*/*/*/*/*/*/**/*/*/*

Qué tal? espero les haya gustado :D

Éste es mi primer fic y pues traté de apegarme lo suficiente al manga (hasta donde va) para tratar de quitarme un poco la fiebre de Kobato que me ha dado (aunque creo que eso es imposible XD)

Bueno espero sus comentarios y muchas gracias por leer mi fic!

saludos

Torami Kikyou