Importante: Contiene spoilers del Manga

Disclairmer: La historia de Kobato y sus personajes son propiedad de las Clamp.

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/ */*/*/*/*/

Capítulo 5: Primer beso

Fujimoto no podía dormir. Ya habían pasado dos horas desde su último encuentro con ella, dos horas desde que se había prometido a sí mismo dar lo mejor por hacerla feliz.

Él tenía un examen importante al día siguiente, pero no podía concentrarse en sus libros, ya que cada vez que iniciaba su lectura recordaba ese dulce aroma, esa mirada cálida e inocente.

- ¡Imposible! – se dijo para sí Fujimoto, mientras cerraba con fuerza uno de sus libros de texto.- Si no arreglo esto de una vez, no voy a poder concentrarme... ¡Por qué ella…! siempre es ella la que hace que desordene mis prioridades…

Fujimoto se encontraba sumamente molesto. Cada vez que pensaba en ella siempre se distraía en sus trabajos o el estudio, ya no podía negarlo más el sentimiento que ella había originado dentro de él era muy fuerte, con tan sólo pensar en lo que casi pasaba hace dos horas y treinta minutos en el corredor del segundo piso, eso lo hacía perder ese ánimo para enfadarse con ella o pelear.

Él ya se había rendido ante esas sensaciones y lo que más le molestaba era no haberse rendido ante ellas antes, ya que era tarde, ella tenía alguien a quien amar y esa persona no era él. Si ella era feliz con ese tal Ioryogi, ¿por qué debía entrometerse?

Su enojo se calmó poco a poco. Se tiró sobre su futón, mirando hacia el cielorraso. Repasaba su dedo índice por sus labios. Pensaba en lo mucho que le hubiera gustado besarla, en serio quería hacerlo, pero temía la reacción que ella pudiera tener. Sabía que la relación entre ellos era muy mala y admitía que en gran parte era su culpa, pues por más amigable que ella era con él, Kiyokazu no lo era tanto: siempre enojándose con ella por todo.

- Por eso le dijo a Okiura que yo la odiaba… tonta…

Colocó su mano derecha sobre sus ojos, mientras meditaba sobre los sentimientos que ella podría tener hacia él y lo que pensaba no era para nada favorable.

- Yo no la odio… yo sólo…yo sólo… ¡ahhh! ¿Por qué me es tan difícil decirlo?- se levantó del futón, tomó su abrigo y se acercó al pomo de la puerta.

En su mente el único pensamiento era ir a su apartamento y hablar con ella de una vez. Estaba decidido eso haría, aunque ella lo rechazara por lo menos él ya habría cumplido su parte con hablarme sobre sus sentimientos.

Iorogi no podía dormir, así que decidió dar un paseo por el parque, el cual no se encontraba muy lejos de la pensión de Chitose san. Ese parque en el que estuvo con Kobato realizando todas esas pruebas para ver si ella podría vivir en esa ciudad sin ser sospechosa, claro está que ella siempre se comportaba de manera extraña sin poder adaptarse muy bien a la forma de vivir de los humanos. Le traía muchos recuerdos ese lugar: la vez que ella le consiguió una cerveza gratis; la vez en que lo hizo esconderse en uno de los grandes tubos en que juegan los niños según ella porque era divertido hablar allí adentro; la vez en que le entregó la botella para guardar los corazones heridos que sanaría pronto.

- ¿Por qué llegamos a esto Kobato? Lo único que deseaba era que fueras feliz, ayudarte a cumplir tu deseo, lo que realmente tu corazón anhela y al parecer ahora éste está más herido que antes… ¿qué puedo hacer para que jamás dejes de sonreír?

- Ioryogi san ¿de qué hablas?

- Ioryogi volteó a mirar tras él. No podía creerlo Kobato estaba allí, mirándolo con cierta incertidumbre.

- ¿Qué haces aquí Dobato? deberías de estar descansando, mañana debes de levantarte temprano o quieres que ese Fujimoto te rete de nuevo.

- Ella descansa Ioryogi san, no te preocupes.

- ¿Ella? ¡No puede ser! ¿Suishou?

- Veo que ya no eres un peluche, que bueno Ioryogi san.

Una extraña sensación invadió el pecho de Ioryogi san. Estaba frente a su ángel, en su forma humana. Ya no era un peluche como la última vez que se encontraron. Finalmente podía estar frente a ella sin una ridícula apariencia que lo avergonzara, finalmente podría hablar con ella de forma apropiada, podría acercarse a ella de la manera en que quiso estar desde aquella primera vez en que la miró.

Fujimoto se acercó a la puerta de la habitación de Kobato. Dudó un poco si lo que pretendía hacer era correcto, pero recordó el examen que tenía al día siguiente y pues si no se liberaba de esas sensaciones jamás tendría oportunidad para terminar de estudiar. Claro, esa era la mejor excusa que encontraba para convencerse a sí mismo que era vital entablar esa conversación con ella.

Tocó tres veces a la puerta y después de un rato tocó dos veces más. No hubo respuesta. Pensaba que tal vez ella debía de estar durmiendo. Por suerte para ella lo que había pasado en su último encuentro no le había robado el sueño como a Kiyokazu le había arrebatado su concentración. Fujimoto no podría hacer nada más por esta noche, así que era mejor regresar a su habitación y continuar estudiando.

Solo dio dos pasos cuando se percató que aún estaba inquieto, por no poder hablar con ella. Sentía un vacío que envolvía su pecho y lo presionaba con cierta fuerza.

Tal vez me venga bien tomar aire fresco.- Pensaba, mientras bajaba las escaleras.

- Suishou…

Habían tantas palabras que Iorogi deseaba decirle, palabras que sólo ella podía provocar que él las pronunciara, frases construidas exclusivamente para ella, mas lo único que salió de sus labios fue su nombre.

Iorogi se encontraba nervioso. Estaba de vuelta en su cuerpo, pero no sabía cómo reaccionar ante Suishou. Ella lo miraba con dulzura, Iorogi sabía que sus sentimientos eran correspondidos, pero debido al castigo que él debía cumplir y a la profunda bondad y desprendimiento de Suishou no habían podido estar juntos. ¿Tal vez su amor estaba condenado a jamás consumarse? Era la primera vez que Iorogi recordaba en que él y su ángel estaban juntos, sin presiones, simplemente juntos.

- ¿Ioryogi san, que piensas hacer?

- No puede ser…

- ¿Sucede algo?

- Tú, de nuevo pronuncias mal mi nombre.

- ¡Ahh! ¡Lo siento mucho!

- Ja, ja, no te preocupes, Kobato hace lo mismo… Creo que ya me he acostumbrado… Suishou, yo lo único que quiero es hacer bien las cosas ésta vez.

- He decidido venir a verte, porque he sentido una profunda tristeza en su corazón.- colocando su mano derecha sobre su pecho.

- Lo sé, ella ha venido a sanar corazones y su corazón es el que está más herido. Pero como le dije a ella te lo pido a ti: ¡Confía en mí! todo saldrá bien.

Suishou no pudo evitar esbozar una sonrisa en sus labios, al ver lo decidido que Iorogi estaba por ayudar a esa chica, a Kobato. Suishou se acercó un poco más a Iorogi cortando la evidente distancia que, sin ambos querer, habían marcado siempre que se reunían. Ahora ella estaba a un paso de Iorogi.

Él no pudo evitar sonrojarse, jamás había estado tan cerca de Suishou, él siempre mantenía cierta distancia, él ya se había acostumbrado a ello. Suishou, con su mano izquierda, comenzó a acariciar suavemente el rostro de Iorogi, ella no pudo evitar reír mientras realizaba ese gesto.

Iorogi se contagió pronto de esa risa armoniosa y tomó por la cintura a Suishou, atrayéndola un poco más cerca de él. Ambos reían felices, como si todo aquello que querían decirse bastara con una sonrisa para entenderlo.

Fujimoto llevaba ya un rato caminando pues su corazón aún estaba algo acelerado, por lo que decidió dar una vuelta antes de regresar a su apartamento a estudiar.

En su caminata nocturna llegó hasta el parque más cercano y allí le pareció ver una silueta conocida. ¡No podía ser, era el novio de Kobato! Ese Ioryogi se encontraba en el parque, era con la última persona con la que Fujimoto quería toparse, trató de rodear el parque en vez de atravesarlo para no tener que verlo de frente.

Cuando se acercó un poco más para poder rodear sin que éste se diera cuenta, Fujimoto notó que Ioryogi no estaba solo.

- Suishou, hay tantas cosas que quisiera decirte, pero ahora es como si eso fuera lo menos importante… yo…

- Shhh… Lo importante ahora – colocando su dedo índice sobre los labios de Ioryogi- es ayudarla, ya no queda tiempo Ioryo…

¿Suishou? ¿Quién era esa otra chica? ¿Sería capaz que ese tipo estuviera engañando a…? ¡No eso no podría ser! Fujimoto no pudo evitar sentir la necesidad de acercarse y corroborar que ese hombre estaba con alguien más, pero si era así ¿Qué haría? ¿Sería capaz de contárselo a ella? y ¿si la lastimaba? Por un momento titubeó. Fujimoto sabía que era mejor decirle la verdad a permitir que la engañaran.

Kiyokazu, decidido, observó como poco a poco la cara de Ioryogi se confundía en la sombras junto a la cara de la chica desconocida.- Deben de estar besándose…- pensó Fujimoto, ¡Claro! Esa era la prueba que necesitaba, no había duda, si Ioryogi estaba besándose con otra, él tendría que encáralo allí mismo. Fujimoto no permitiría que ni él, ni nadie se burlaran de esa chica que se había vuelto tan importante en su vida.

- ¡Hey! ¡Qué crees que haces aquí con esa…!- Kiyokazu no creía lo que estaba mirando ante él.

- ¿Qué haces aquí?- Ioryogi empezó a abrazar a Kobato con fuerza.

Suishou había perdido la conciencia y ahora sólo quedaba Kobato dormida entre los brazos de Ioryogi, quien con recelo- al ver a Fujimoto- apoyó el rostro de Kobato sobre su hombre izquierdo de forma que ese mocoso no viera su rostro, gesto innecesario pues Fujimoto se había dado cuenta que era ella, en lo que parecía un momento bastante íntimo al lado de su novio.

- No… no quería interrumpir…

- ¿No querías? ¿Me has estado siguiendo?

Fujimoto se fue de inmediato sin responder a las preguntas de Ioryogi. Su intento por tratar de despejarse fue totalmente fallido. ¿En qué estaría pensando? Era obvio que ella es feliz con ese hombre y al parecer él la quería. Kiyokazu eliminó de su mente por completo el hecho de que Ioryogi la había llamado Suishou, ya que su pecho de nuevo se agitaba con fuerza debido al impacto que causó ese encuentro extraño.

Kiyokazu no dejaba de pensar en las tantas cosas que los separaban, en la infinidad de detalles que él ignoraba de ella y en su mente sólo vagaba un único pensamiento:

- ¿Acaso ese habrá sido su primer beso…?

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/ */*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

Qué tal? espero les haya gustado :D

tenía una idea totalmente diferente en mi cabeza sobre este capítulo :( para empezar la idea era que fuera más largo ^_^' pero ni modo, no he tenido muucho tiempo estos días y por eso me atrasé tanto! mil disculpas a todos. quiero que sepan que terminaré el fic pero no voy a poder actualizar pronto pues tengo muchas cosas por hacer y resolver (no tengo tiempo :'( ) espero me tengan paciencia y pues les siga gustando mi fic como hasta ahora. :)

todos sus comentarios me encantaron y me motivan montones a todos mil gracias!

Vagabunda sin remedio

mil gracias por tu comentario! me halaga que te guste mucho mi forma de escribir, es una gran alegría que tengas como favorito mi fic :) muchas gracias por alentarme :)

Shizuru-HiME

Claro Ioryogi a pesar de todo no puede evitar demostrar su afecto por Kobato... que te diré esperemos que si salga todo bien :P mil gracias por leer mi fic!:)

Valkiria Natsuki

tienes razón, hay muy pocos fics de Kobato, jeje por eso quise escribir uno XD que dicha que te guste tanto y pues si hay que apoyar montones a Fujimoto para que no pierda contra Ioryogi lol, gracias por tu hermoso comentario :)

okami-onna

me encantó tu comentario, lo siento por los spoilers XD en serio que me halaga que te guste mi fic y para nada es largo y soso tu comentario, me alegra que me hayas dejado tu bello mensaje :)

VANESSA

gracias por leer el fic ! que dicha que te gustó la trama :)

missmurder

Arriba el FUJIBATO! otra fan más de esta dulce pareja, qué bien! que dicha que te gustó la escena del casi beso, espero que este capitulo te emocione tanto con el anterior y pues si Ioryogi san es un peligro? uhm... hay que ver que sucederá después :P

June

hola! que bueno que te inspire a dibujar! XD por fa has un fanart, sería genial! mil gracias por tu apoyo y espero que te guste este capítulo como los anteriorres un millón de gracias por leerlo tantas veces me haces super feliz :D

Sakura-Jeka

sin palabras XD sabes que tu apoyo es super importante y pues me encanta y fascina que te tomes tiempo para leer mi fic, en serio muuchas gracias amiga :D

Tefa-sakura

hola! me alegra que te guste tanto mi fic XD espero poder mantener esa emoción en lo demás capítulo. muchas gracias por leer y que dicha que has podido continuar leyendo el manga que es simplemente precioso! :)

Argin Heart

mil gracias! la parte que más me gusto escribir fue la de genko y Iorogi, jeje esperaba que fuera lo suficientemente cómica jeje y me alegra montones que te gustara. Si fujimoto tiende a ser muy odioso y grosero jeje pero así lo queremos además cuando hace algo lindo por Kobato es simplemente encantador! que dicha que sigas leyendo mi fic y que sigas dejandome tus comentarios y tus buenas vibras! :D

Montserrat Fujioka

Aqui el siguiente cap espero te guste! muchas gracias por tu comentario :)

y a todas las demás personas que lo leen un millón de gracias! y ojalá en este capítulo se animen a comentar y me cuenten que les parece la historia :)

saludos

Torami Kikyou