Entrenándose para ser padres

Rayito de Sol

Sólo ha transcurrido año y medio desde que Kyo y Yuki unieron sus vidas, todo es dicha y felicidad, Yuki esta en casa, encargándose de su hogar, mientras que Kyo trabaja en la oficina (¿Kyo en una oficina? ¿Cómo rayos se me ocurrió eso?), al llegar a casa, el joven Kusanagi es recibido por su esposa con un beso, le pregunta como fue su día a lo que le contesta.

-aburrido y laborioso, como siempre ¿qué tal tu?

-bueno, hoy en la mañana sentí mareos y fui al doctor

-¿sólo hoy? De eso ya son varios días y ¿qué te dijo?

Una hermosa sonrisa se dibujo en el rostro de la joven –Kyo, ¡estoy embarazada!- dijo con emoción la ex Kushinada (obvio porque es Kusanagi ahora), Kyo se volvió a su esposa sorprendido por la noticia, pero no pudo evitar emocionarse y abrazar a su esposa.

-¿hablas enserio? ¿Vamos a ser padres?

-así es mi amor- dijo Yuki dándole un beso a su esposo, Kyo tomó a Yuki en sus brazos y comenzó a girar con ella, en verdad les emocionaba la idea de un pequeño en casa.

PRIMER MES

La noticia alegró a ambas familias, tanto la madre de Kyo, como los padres de Yuki estaban felices por la noticia, tanto que ya deducían que sería.

-será un niño, igual a Kyo- decía la madre del joven Kusanagi segura de si misma

-perdóneme por contradecirla, pero será una niña hermosa como Yuki- decía la señora Kushinada asegurando que el bebé sería niña, entre la discusión, seles ocurre voltear a ver a Yuki -¡dinos Yuki ¿qué quieres que sea?- dijeron ambas mujeres al mismo tiempo

-¿yo? Bueno, quiero que… nazca bien, sano y fuerte- dijo Yuki Kusanagi con sonrisa, la maternidad se le veía en el rostro.

QUINTO MES

Kyo llevó a Yuki al doctor para que se hiciera un ultra sonido y verificar como va el bebé, al verlo en la pantalla, se conmovieron por lo que estaba en el vientre de Yuki, Kyo besó la frente de su esposa, la cual lloraba de alegría por ese pequeñito, el doctor les informa que esta en perfectas condiciones y goza de buena salud, el embarazo va muy bien.

SEPTIMO MES

El vientre de Yuki ha crecido mucho, mientras hacen la habitación del bebé, van pensando en el nombre de su pequeño.

-¿qué te parece? ¡Sakura!- dijo Kyo con emoción

-no, es muy común- contestó Yuki mientras elegía los adornos de la habitación –mejor Makoto-

-no, le van a decir Maskoto- dijo Kyo mientras pintaba la pared de verde –por cierto ¿por qué verde?

-el verde es un color tanto para niño, como para niña, sería el colmo si pintamos la habitación rosa y es un niño o viceversa, me gusta el nombre de Keylan

-Keylan… me gusta y si es niña, se llamará Yukari

-ese nombre es muy bonito, sólo nos falta esperar qué será, Kyo ¿a ti qué te gustaría que fuera? ¿Niño o Niña?- dijo Yuki terminando de poner los adornos

-te digo la verdad, sólo quiero que nazca bien, si es niño o niña, da lo mismo, será nuestro hijo y lo amaremos como tal- dijo Kyo terminando de pintar la habitación, Yuki sonríe, Kyo se acerca a ella y la besa, después se inca y recarga su cabeza en el vientre de Yuki, como abrazando a su futuro hijo.

NOVENO MES

La madre de Kyo lo llama a la oficina, le dice que a Yuki la acaban de llevar al hospital, ya que comenzaron a darle contracciones, Kyo salió disparado hacía el hospital, se encontraba en la sala de espera, con sus suegros y su madre, después de varias horas de espera, por fin sale el doctor y pide a los familiares de la señora Kusanagi, de preferencia al esposo, Kyo van con él, y grande fue sus sorpresa el ver que Yuki tenía un pequeño niño en sus brazos, exactamente igual a su padre, sólo que con el cabello un poco más claro, al verlos, Kyo se acerca a su esposa, esta se lo da para que lo cargue, el pequeño sonrió y sujeto el dedo de su papá con fuerza.

-hola… Keylan, mi pequeño Keylan Kusanagi- Kyo lo puso contra su cuello, abrazándolo con ternura, después lo colocó de nuevo en los brazos de su querida esposa besándola un amor al ser ya una familia.

Los siguientes días eran algo que nunca olvidarán. Keylan llora a media noche, tiene hambre, Yuki se levanta y lo alimenta, a las tres de la mañana, necesita un cambio de pañales, Kyo esta medio dormido (mejor dicho dormido y medio) y no sabe lo que hace, hasta que Keylan lloran con más fuerza, haciéndolo reaccionar en su mente decía "¿cómo demonios hago esto?" y por la inspiración del Espíritu Santo logró su objetivo.

Cuando Kyo llegaba de la oficina, deseaba descansar, pero ¡oh sorpresa! Yuki quería que Keylan para tiempo de calidad con su padre, así que se lo deja mientras ella prepara la cena, Kyo sólo se le queda viendo al pequeño, este le jala el cabello y cree que es divertido, lo que no sabe, es que a su padre le duele que lo haga, mejor se levanta se su asiento y comienza a caminar con él por la casa, le muestra las cosas que hay, pero no deja que las agarre, cuando sabe que son peligrosas para él.

Keylan tiene ya seis meses y quiere dar sus primeros paseos por la casa de sus abuelos gateando, se descuidan por un momento y el pequeño Kusanagi no aparece por ningún lado, están al borde de un infarto hasta que lo ven feliz viendo las plantas del jardín, todos se calman, en especial porque Keylan ya balbucea y entre sus burbullos dijo "papa" y "mama" haciendo que todos se conmuevan.

Keylan esta por cumplir el año y ansia caminar, se levanta y cae, lo hace de nuevo y vuelve a caer, ante sus intentos fallidos comienza a llorar, Yuki se acerca a él y lo consuela, le dice que no se preocupe, que siga intentando, hasta que Kyo entra por la puerta, Keylan se levanta y sus pequeños pies comienzan a moverse hacia su papá.

-¡Kyo, Keylan está caminando!- dijo Yuki con emoción, Kyo al verlo se agachó y le extendió los brazos

-ven aquí Keylan, así se hace- dijo Kyo mientras veía a su pequeño caminar hacia él, una vez que estaba cerca de él, Kyo lo levanta y lo felicita por su gran esfuerzo, al igual que Yuki. Terminaron las primeras fases para convertirse en padres, a partir del primer año de Keylan, se han dedicado a amarlo, reprenderle cuando hace travesuras y criarlo para que se convierta en un buen hombre (sin olvidar mencionar que cuando Keylan tiene 15 años nace su segunda hija, Yukari).