Primero que nada quiero agradecerles a todos y cada uno por los review, como habrán visto aquellos que tienen cuenta los contesto individualmente por privado.

Quiero contarles algo, esta historia si bien es la continuación de "buscando mi resplandor", esta basada en un amor….hermoso que paso en mi vida, el momento en que mi propio Seiya apareció como una estrella fugaz, por supuesto quédense tranquil s tendrá un final diferente al verdadero. Pero cada carta, cada sentimiento, cada suceso de nuestra hermosa pareja es mi propia historia de amor.

Bueno ahora si no las entretengo mas y las dejo disfrutar de este nuevo capitulo, porfa déjenme sus comentarios me inspirar a continuar besos


Capitulo 9: El final de un amor

POV Amy

Luego de reunirnos en la casa de Serena quede mas que preocupada, Mina nos contó como Yaten había roto su corazón, era algo totalmente indescifrable, luego de haberle confesado su amor de la forma que lo hizo, haciendo llorar a mas de una de sus fans, terminar tan abruptamente no me cerraba. Tampoco me gusto el hecho de enterarme que Seiya le había mentido a Serena que hoy tendrían ensayo, sabia de buena fuente que no existía ya que tenia una cita con Taiki, no quería herir a mi amiga, pero tendría que preguntarle si sabia algo de lo que les estaba sucediendo a sus hermanos.

Sin darme cuenta y perdida en mis pensamientos llegue a casa, mama como era costumbre no estaba, hoy tenia guardia nuevamente, así que decidí prepararme para encontrarme con él. Entre a mi dormitorio, deje la cartera sobre el perchero y vi que titilaba la luz del contestador, me acerque para escuchar el mensaje

- Hola Amy, perdón el llamado, trate de ubicarte pero fue imposible, quería avisarte que estoy algo complicado con mis hermanos en casa, así que no podré ir a nuestra cita – largo todo muy rápido he hizo una pausa preocupante, cambiando el tono, pude reconocer la tristeza – bueno mañana te compensare, te dejo un beso – termino el mensaje, algo raro se estaba cociendo en la casa de los Kou y lo averiguaría, no era mi forma habitual de actuar pero dadas las circunstancias, no me quedaría de brazos cruzados y tampoco dejaría que jugaran con mi corazón.

Tome nuevamente la cartera y salí corriendo del departamento, no me preocupe ni siquiera en cerrar con llave, al llegar a la calle un viento fuerte azoto mi rostro trayendo con él un frío aire, llovería en cualquier momento, el clima acompañaba con cada uno de nuestros sentimientos. Intente varias veces parar un taxi, parecía que estaban en mi contra, hasta que finalmente uno se apiado y freno, subí al coche y le indique la dirección, no estaba lejos, cuando llegue al edificio, el conserje me reconoció y abrió la puerta sin anunciarme, di gracias a ese gesto, me ahorro el bochorno de ser rechazada a la atención, el ascensor estaba en mi contra, lentamente iba bajando piso por piso, nada ayudaba a mi inhabitual día.

Finalmente llegue al piso de los chicos, camine decidida tome una bocanada de aire, intentando calmar mis nervios…..pero nada me había preparado para lo que escuche.

-Yo no pienso dejar a Amy – Grito fuertemente Taiki – Creo que tu te has precipitado, primero debemos saber que es lo que esta sucediendo allí, no te has puesto a pensar como debe estar esa pobre chica – quede helada, jamás lo había oído gritar, sentí pesar y desilusión en su tono.

-Y te piensas que ha sido fácil para mi – era la voz de Yaten, al parecer no estaban de acuerdo con lo que hizo a Mina – Pero sabes que ella nos necesita, tenemos que hacerlo, acaso piensas llevarla contigo - ¿es que acaso se estaba refiriendo a mi? ¿Llevarme a donde?.

-Por supuesto que no – Los gritos seguían desaforados, me sentí mal por estar allí, escuchando todo, quitándoles la privacidad, pero mis pies no respondían, no podía hacer movimiento alguno, seguí prestando atención. – Pero no cerrare las puertas, podemos inventar un viaje una gira no se algo – Acaso el estaba dispuesto a mentirme, a engañarme, y quien era aquella a quien debían ayudar, porque era tan importante para que estén discutiendo el destino de sus novias.

- Cálmense por favor, no llegaremos a nada, el tiempo apremia, algo tenemos que hacer, ya le pedimos a Sarsey que nos de un mes mas y Yaten Tiene razón, no sabemos cuando volveremos es mejor terminar esto de una vez – Seiya parecía tan decidido con Yaten, es que acaso eso era lo que nos esperaba a Serena y a mi, no podíamos hacerlo cambiar de parecer.

- No te enseñaron que escuchar detrás de las puertas es mala educación – una voz hostil hablo detrás de mi, gire sobre mis talones y Sarsey estaba frente a mi, la sangre comenzó a hervir dentro de mis venas, sentí como cada centímetro de mi cuerpo recorría el deseo de golpear aquella que estaba separándonos, por algún motivo extraño era la culpable.

-No se que pretendes tu con los muchachos, pero yo a Taiki lo amo y no dejare que nos separes como intentas hacerlo con los chicos- Sin darme cuenta eleve demasiado mi voz, y la puerta del departamento se abrió, voltee y lo vi allí, sosteniendo la perilla, viéndome con tristeza y desesperanza.

-Amy, yo….te deje un mensaje y….- lo detuve con un movimiento de mi mano para que no continuara, temía a lo que fuera a decirme, voltee nuevamente para ver aquella chica y luego volví la mirada a él.

-No tienes que buscarte excusas para dejarme por ella, si es lo que quieres solo dímelo – escupí las palabras en su cara.

-No Amy no es lo que piensas – intento acercarme pero rechacé su contacto - ¿Qué fue lo que escuchase? – quiso saber que tan informada estaba.

-Lo suficiente para saber que eres un cobarde y no te atreves a decirme las cosas a la cara – las lagrimas no se hicieron esperar e inundaron mis ojos, voltee y salí corriendo, no quise detenerme a esperar el ascensor y corrí hacia las escaleras, sentí como por segunda vez se azotaba la puerta

- Espera Amy, por favor esperame – era su voz clamando mi nombre, me de tuve de golpe esperándolo.

- Quiero que me escuches – me dijo con sus violeta invadido también en lagrimas, tomo mi mano he hizo nos sentáramos en un escalón – tienes que abrir cerrar tus ojos, tu mente, y dejar que sea tu corazón el que me escuche – dijo en forma de suplica, yo asentí decidida a escucharlo, sea lo que sea…..termine esto de la forma que deba terminar.


POV Kenji

Ha pasado ya una semana, logre hablar con Nicolas y con Andrew, ellos me comentaron que Amy había dejado de reunirse con las chicas y que Mina andaba que parecía un zombi, todo lo contrario a la niña alegre y enamoradiza que conocíamos, en cuanto a mi pequeña princesa era un misterio, por supuesto notamos que Seiya ya no se pasaba los días por aquí, y la frecuencia de llamados era cada vez menor, lo importante es que ella no volvió a padecer desmayos ni nada, pero jamás pudimos saber a que se debió.

Estaba manejando de regreso a casa, pero decidí pasar por el colegio en donde mi pequeña trabajaba, para ver si podíamos tener una charla padre e hija, quería saber realmente como se encontraba, pero me sorprendió lo que vi, jamás me hubiera imaginado un comportamiento como ese, debía reaccionar, tendría que dejar que ella sola manejara la situación, que es lo que debe hacer un padre en estos momentos.


POV Seiya

PAFFFFFF fue el ruido que hizo mi mejilla y de pronto sentí un fuego, los cinco dedos completos de bombón, sabia que dejarían la marca.

- Nunca pensé que me harías esto, que es lo que te piensas, que soy para ti – comenzó a gritarme entre sollozos – Jamás perdonare que me hayas hecho esto Seiya, esto se termino – y ahí con aquellas palabras sentí como mi corazón se partía en pedazos, como mi alma se quebraba, ya no me encontraba vivo.

-Perdóname bombón….yo…..no quise – intente solucionarlo, no….era un cobarde no podía, era demasiado egoísta, era imposible quedarme alejado de ella, no quería vivir sin ella, debía arreglar esto, llego el autobús y comenzó a subir, intente detenerla – espera bombón, perdóname de verdad.

- Jamás te perdonare – me dijo y voltio nuevamente, se sentó sobre fila de la ventanilla y me miro con sus azules completamente cristalizados, cuando el autobús arranco pude ver como ella se partía en pedazos también, no, no podía permitir que me deje, no dejaría que todo terminara aquí, corrí hacia el estacionamiento pero había olvidado que las llave las tenia Yaten, corrí en su búsqueda el aun se encontraba en la sala de fotocopiadoras, subí rápidamente las escaleras y cuando estaba por abrir la puerta vi por la ventana que se encontraba con Mina, ella lloraba, que injusto estaba siendo todo, cuando teníamos una vida tan plena tan feliz, esto tenia que pasarnos, tantos corazones rotos, tantas almas se encontraría perdidas a partir de este momento, y allí me di cuenta, no podía permitir que nada malo le sucediera a mi bombón, ella sanaría de este desamor, o al menos eso me decía mi subconsciente, yo tenia un futuro, lejos de ella, sin ella, un futuro solitario, amargo, en el mismo infierno. Esto tenia que ser el fin, tardaría en sanar su corazón, acaso encontraría realmente aquel que la hiciera feliz, de seguro no seria suficiente para ella.


POV Serena

Pude ver como sus zafiros se habían cristalizado, no me importaba, esto era lo que estaba buscando, una excusa, algo mal que hiciera, un mal paso que diera para poder justificar mi accionar, era la única forma que podría mantenerlo vivo, no se porque pero sentía que era lo correcto, cuando me estaba besando tan apasionadamente en la parada del autobús y sentí como su mano se deslizo hacia mi trasero y el reír victorioso de los jóvenes que iban al instituto tome de aquello para interpretar mi papel de chica pura y moral, lo empuje abruptamente y le proporcione un cachetazo, mi mano completa quedo marcada en su rostro, espero no tenga que hacer ninguna sesión fotográfica, y me concentre en todo el dolor de aquellas visiones que había tenido y cada una trajo a mi un torrente de lágrimas, era el sacrificio mas grande que jamás haría, dejarlo en libertad, para que el pueda vivir, ya lo tenia mas que claro él a mi lado no llegaría a vivir, alguien no me permitiría salvarlo, alguien estaba decidido hacerle daño y yo no les daría el gusto, preferiría mil veces sufrir y ser una muerta viviente que pasar una vida sabiendo que su esencia se había desvanecido, que dejaría de existir.

Demasiado pronto llegue a casa, el auto de mi padre se encontraba aparcado afuera, entre hecha una furia corriendo hacia mi dormitorio, intentando ahogar mis penas. Sentí que alguien se aproximaba y corrí a cerrar la puerta de mi dormitorio.

- Serena hija ábreme – escuche la suplica de mi padre -

-Déjame tranquila – grite para que nadie me molestara.

-Que te ha sucedido por favor hija, no me hagas esto – gritaba mientras intentaba abrir la puerta.

-Soy bastante grande así que por favor déjame tranquila – tape mi cabeza con la almohada intentando no escuchar sus quejas, intentando no ver aquellas visiones, intentando arrancar a Seiya de mi corazón, sabia que eso jamás seria posible, sabia que debería vivir con esto, sin corazón alguno, pensar que fui la primer chica a la que el beso, pensar que creí que seria su primer mujer, pero todo termino, no podría nunca sentir su hermosa piel suave sobre la mía, jamás seria suya completamente eso lo sabia.

Tanto llorar me dejo agotada y me quede dormida, cuando desperté ya era demasiado tarde para ir a la universidad, así que me de dedique a escuchar música y reorganizar mi guardarropas, cualquier cosa que me distrajera de pensar en él.

Paso una larga semana, y podía verlo cada día en los recesos, con su mirada triste, buscándome en cada momento, cuando iba al cuarto de copiadoras y se quedaba allí parado en reposado en el barandal de las escaleras, mirándome con aquellos zafiros tan intensos, tan llenos de dolor, y me dolía mas aun saberlo tan cerca pero tan lejos a la vez. Si que dolía. Mi amiga Mina era otra alma en pena, ya la dicha se había esfumado de sus ojos, las sonrisas de cortesía era lo único que podía dibujar sobre su rostro, éramos dos muertas vivientes, sin corazón que deambulábamos por el buffet del colegio, y en la universidad ni siquiera hablábamos, que podíamos decir, los dueños de nuestros corazones no estaba a nuestro lado, solo en un momento ella toco el tema, y fue para recriminarme mi accionar, que eran sueños estupidos y sin sentido que como me había podido influenciar por eso, que comencé a creer en esas cosas desde que Rei estaba en nuestras vidas. Parte de lo que decía sabia que eran ciertas, pero otras tantas no.

Otra larga semana había pasado, ahora al menos nos saludábamos, por supuesto el se dirigía a mi como "Serena" y eso me dolía y mucho. Lita y Rei continuaban felices con sus novios, creo que esa es la suerte al no tener una estrella a su lado, de Amy no hemos vuelto a saber, siempre se encuentra ocupada o con Taiki, a ella si que le iba bien, al menos eso era lo que Taiki nos decía, el único de los tres hermanos que nos hablaba normalmente, nosotras para no incomodarlo jamás le preguntábamos por ellos, al menos por mi parte, no quería aumentar el sufrimiento. El grupo se mantenía en pie, estaban dando varios recitales, Zafiro tenia un éxito con las chicas inmenso, pero su amor por Petzite era mas que inmenso, y atendía solo con autógrafos, pero su corazón tenia una dueña, todavía manteníamos el contacto con ella, y por ella era que sabíamos todos los movimientos de los chicos, y desde las sombras con Mina los seguíamos.

En la facultad no me iba nada bien, no podía concentrarme, cada paso que daba me recordaba a él, cada persona con la que hablaba en algo…..me recordaba a él. Diamante al enterarse de nuestra separación comenzó acercarse mas a mí, si tenia que asumirlo, él era inteligente, guapo, seductor, encantador, y bla bla bla….pero no era mi estrellita.

El lunes había llegado nuevamente, y con el un sin fin de noticias que comenzarían a cambiar mi vida, llevándola a un abismo mas profundo y desolador.

- Pero esta completamente segura que es solo por eso – Le preguntaba el Sr. Arakida a Mina nuevamente.

- Si, de verdad, no soy muy inteligente y se me esta complicando demasiado Sr. Arakida, espero sepa disculparme – volvía a repetir mi amiga, si, se le estaba complicando poder ver a Yaten todos los días y ver que el también reflejaba sufrimiento en su mirada, pero era duro como un témpano de hielo, y ella ya no podía soportar estar tan cerca y alimentar el sufrimiento una y otra vez, en cambio yo, continuaba viviendo en lo que había denominado como mi purgatorio, por todos aquellos muchachos a los que use, a los que les rompí el corazón, era una enferma masoquista, que disfrutaba del dolor que me causaba cada mirada, cada sonrisa hacia cualquier persona con tal de verla en su rostro, y dolía por dios que así era.

- Bueno, espero que realmente puedan mejorar tus notas, y sabes que siempre estarán las puertas abiertas para cuando quieras volver – la abrazo como un padre protector despidiéndose de ella, hoy seria el último día de Mina en el buffet.

- Amiga, tienes que continuar adelante, sabes que necesitas de este empleo – le dije cuando Arakdia se retiro.

-No Sere, ya no lo necesito, lo único que necesito esta encerrado en aquel cuarto – dirigiendo su vista al cuarto te copiadoras – y se que jamás lo volveré a tener.

El timbre sonó y con el trajo a los estudiantes al buffet, atendía sin prestar mucha atención a quien, hasta que una voz hablando demasiado alto, como si lo hiciera para que prestara atención se escucho.

- Hay amiga no puedo creer que estas con él, me imagino que ahora tendrás que tener mucho cuidado que alguna…. No quiera irse contra ti – dijo una joven de cabellos castaños mirándome a mi, y cuando vi quien era su acompañante sentí la adrenalina recorrer mis venas, Sarsey, como odiaba a esa chica,.

- No te preocupes Liu, Seiya me dijo que no debía preocuparme por nada, y no sabes lo felices que estamos, es todo un amor, y no te cuento lo que es en la cama – le dijo esto ultimo en un susurro, no podía ser posible, no….esto no podía estar pasándome, Seiya y ella, esto tenia que ser una pesadilla, como pudo entregarse a esa perra, como podía ya tan pronto disfrutar de otros labios…..

- Sere ¿estas bien? – sentí que Mina me había preguntado, no se como estaría mi rostro, no se que estaba haciendo, solo sentí que mi cuerpo ya no me respondía, no veía nada, las lagrimas que intentaban escapar de mis ojos me nublaron completamente la vista.

- Por favor ya podrías cobrarnos de una vez – Sarsey se dirigió hacia mi y sentí un impulso asesino de estrangularla lentamente y meterle el dinero por la boca hasta asfixiarla. Pero retrocedí, observándola como una paria que era, y Mina ocupo mi lugar, yo salí corriendo de allí, sin rumbo alguno, se suponía que no pasaría tan rápido, que podría soportarlo, que debía resistir, para verlo feliz, para que tuviera una vida, pero yo no era tan fuerte como había creído, y ahora mas que nunca lo necesitaba, lo quería a mi lado, debía luchar por él, quizás Mina tenia razón y esas visiones no eran mas que sueños estupidos que había tenido, y nada significarían, no perdía nada con intentarlo, debería hacerlo, tengo que recuperar a Seiya. No se como pero mis pies me llevaron hasta el parque numero 10, me apoye sobre el barandal del puente, haciendo que mis lagrimas se mezclaran con el agua de aquel lago. Tenia que pensar como recuperarlo, y así sumida en mis pensamientos, mientras el viento jugaba salvajemente con mis cabellos que ahora estaba sueltos no preste atención a quien se había apoyado a mi lado, hasta que carraspeo fuerte, entonces levante la mirada.

- Oh…Haruka….- Lo abrace y me refugie en su pecho y comencé a llorar de nuevo, es que acaso alguien podía morirse por tanto llorar, es que nunca se acaban las lagrimas como saberlo.

-Mina me llamo, estaba preocupada porque saliste corriendo del bueffet, ¿Qué te ha pasado gatita? – me dijo tiernamente tratando de reconfortarme.

- Haru….yo jamás creí que él…..que podía…. O dios…..soy una idiota – volví a esconder mi rostro en su pecho, el tomo mi cara con sus manos y seco mis lagrimas.

-Shhhhh…. Ya no llores mas pequeña, que paso con Seiya – él me conocía, el sabia mi dolor, el sabia porque mis lagrimas, le conté lo que había escuchado, le conté lo que yo había hecho, el porque lo hice, todo, me saque todo de adentro, sentí como un gran peso se desprendía de mi al poder compartirlo con él. Le pedí me aconsejara, no sabia que decirme, no sabia como poder reconfortarme, nada podía hacer ya. – Lo siento tanto gatita, pero debes seguir adelante, si en algún momento tuviste la certeza que su vida corría peligro a tu lado, es por eso que te debes regir, lo que mas lamento es que no podré estar a tu lado para ayudarte a sobrellevar esto – y me beso en la frente mientras me acariciaba el cabello, pero que acaba de decir, el…..no mi primo no me dejaría.

- ¿Qué quieres decir? – le pregunte alejándome un poco de él. Busco algo en mi mirada que no supe que fue, cerro los ojos, soltó el abrazo que manteníamos y se apoyo sobre el barandal, dirigiendo la mirada hacia las aguas, se tomo de sus manos como si estuviera rezando y luego de un largo silencio finalmente hablo.

- Me mudaré a Kagoshima, me han brindado una beca y la verdad que allá podré crecer como piloto, sabes que es lo que mas anhelo, y por supuesto Michiru me acompañará. – esto era demasiado para un solo día Mina dejaría el buffet, Haruka y Michiru se mudan a la otra punta de Japón…..y Seiya ya me ha olvidado….el abismo en el que me encontraba ya tenia el aspecto verdadero…..era un agujero negro que poco a poco me iba consumiendo.


POV Seiya.

Cuando vi a bombón correr de esa forma, fui tras ella, pero al llegar a la puerta del buffet Sarsey se interpuso en mi camino.

-Príncipe, ya esta hecho – me dijo mientras ponía una mano en mi pecho, maldije el momento en que acepte el estupido plan de Sarsey, hacernos pasar por novios no me había convencido demasiado, pero esta era nuestra ultima semana en la tierra y debía asegurarme que bombón se olvidara para siempre de mi, prefería que me odiara a tener que irme sabiendo que sufre de la manera en que veo cada día. – Hice todo tal cual quedamos – y vi una sonrisa de satisfacción en su rostro, voltee sin verla nuevamente y me fui al cuarto de copiadoras, pude ver la mirada asesina que Mina me dirigía, hasta ella nos odiaba ya, era todo mejor así. Pero si esto era realmente lo correcto, porque demonios es que duele tanto.

- Me parece que no debías hacer eso, te lo dije desde que ella dio la idea, no me gustaba – Me dijo Taiki cuando entre abatido y cerré con todas mis fuerzas la puerta.

-Y que es lo que me recomiendas, a ver tu que eres el mas inteligente – silencio, nada respondió – Quieres que haga como tu, pues yo no puedo, sabes que bombón tiene un futuro aquí, si Amy es tan irresponsable y egoísta como para escapar de él no voy hacerle eso – le escupí en la cara.

- Ella eligió, yo le di todas las opciones puse todas las cartas en la mesa, fue su decisión, no la mía, y si Uds. dos fueron tan estupidos como para no hablar con ellas y sincerarse no es mi culpa – me grito mientras me empujaba, dejándome arrinconado. El era una persona con suerte, podía disfrutar de su compañía de Amy, ella se iría con nosotros, ella se negaba a dejarlo, después de recordar todo ella de todas formas lo eligió a él.

Es que acaso Taiki tenia razón, realmente tan equivocados estábamos con Yaten en ocultarles la verdad, y si acaso ellas podrían ser capaces como Amy de abandonarlo todo para estar a nuestro lado…..sabia cual era la respuesta, bombón era muy responsable siempre lo había demostrado y ahora al saber que ella, que algún día….demonios, no, no podía hacerle eso.

-Debemos hablar con Zafiro, tenemos que decirle algo….lo que sea – Dijo Yaten sacándome de mi ensañamiento.

-Si, pero que es lo que diremos, tenemos que dar el anuncio lo antes posible, se nos acaba el tiempo – me recordó Taiki.

- Quizás lo mejor es decir que decidimos estudiar libre y mudarnos a América o Europa, algo bien lejos….mientras mas mejor.

- En realidad no es una mala idea Seiya, podríamos decir que cada quien se va a un país distinto, que nos dedicaremos a otra cosa- Rápidamente Taiki comenzó armar un plan de lo que diríamos, este fin de semana daríamos el ultimo concierto.

El timbre sonó y un nuevo receso comenzó, tenia hambre, así que debía ir al buffet y enfrentarme con la devastadora mirada de mi eterno amor. Salí de la sala de copiadoras y eché un vistazo, allí estaba, con la misma sonrisa dulce dibujada en sus labios, esa sonrisa que sabia de sobra, que no llevaba alegría a sus ojos. Pedí lo de siempre, y me acerque a que me cobrara – Hola Serena – como me dolía no llamarla bombón, pero sabia que eso empeoraría las cosas

- Hola estrellita – me dijo levantando la mirada y pude ver reflejado el calido resplandor de su alma, brillaba como nunca, en su rostro vi fortaleza, entereza, algo había sucedido algo que la hacia brillar de esperanza y sonreír, de pronto sentí como todo ese resplandor llenaba mi ser, como comenzaba a reconstruirse mi alma, pero así de la nada, Sarsey apareció y me todo del brazo.

- Amor me pagas esto – me dijo mientras me daba una gaseosa, pero ella no bajo la mirada y me seguía regalando esa hermosa sonrisa, picara, mi favorita, nos cobro la consumición y cuando me dio el cambio me guiño el ojo, sentí un fuego recorrer mi cuerpo, es que acaso ella me quería de vuelta a su lado, yo no podía, no debía …..pero lo hice, le guiñe el ojo en respuesta y sentí su risita maliciosa, compinche. Sarsey tiro de mi y nos fuimos a sentar en una de las mesas mas alejadas, ella seguía atendiendo, pero sin ver a nadie mas que a mi y yo como un adicto a la heroína seguía perdido en sus celestes.

-Seiya esto no ayudara en nada – decía molesta Sarsey – debes dejarla ir – me volví para mirarla con todo el odio que me era posible, pero luego entendí que ella llevaba la razón y baje la mirada derrotado nuevamente.


Bueno y que les parecio? Corto? Quizas….triste? de lo peor jajajajja pero quedensen tranquilas, habra mas tristeza, pero todo sera recompensado lo prometo!

Besos y hasta el proximo!