1

Unus

Diane y Catherine habían tenido la mejor noche de su vida. ¡U2 había tocado en el Wembley Stadium! Ambas adolescentes habían gritado hasta quedar afónicas, habían cantado todas y cada una de las canciones de Bono.

¡Dios, había sido la mejor noche de su vida! Aun mientras caminaban por las calles del distrito urbano de Borough seguían cantando "I still haven't found what I'm looking for" sin importarles ser las únicas dos almas vivas a tan altas horas de la noche.

Ambas amigas caminaban por la empedrada calle iluminadas solo por los postes de luz antes de pasar por debajo de un puentecillo.

¡Bono!- volvió a gritar Catherine adelantando un poco a su amiga- Fue genial, no Diane… ¿Diane?

La chica casi había llegado a la otra salida del puente cuando giro a ver a su amiga. No podía creer lo que sus ojos le mostraban. A contra luz podía ver a un hombre parado justo detrás de Diane, le había tapado la boca para que la pobrecita no gritara, el desconocido le tapaba la boca con la mano derecha mientras con la izquierda la había movilizado, eso no era lo peor ¡Ese hombre estaba mordiendo a Diane en el cuello! La había mordido con tal fuerza que le había sacado sangre, ¿un momento? ¡No había sido solo la mordida, le estaba chupando el cuello! ¡Como los vampiros en las películas!

Catherine sabía que estaban en peligro y pese a que la lógica hubiera sido correr y pedir ayuda la pobre adolescente solo atino a gritar con todas sus fuerzas. El hombre levantó la cabeza con molestia mientras de sus labios aun escurría la sangre de su amiga, solo soltó a la pobre Diane ésta cayó con un sonido sordo al suelo, parecía que se iba a lanzar contra la chica que se había petrificado en su lugar sino hubiera sido obra del destino que en ese momento las luces de las casas cercanas comenzaran a iluminarse por el grito de la chica.

Con una velocidad asombrosa el desconocido desapareció, solo no verlo cerca Catherine se acercó a su amiga sintiendo como le temblaban las piernas.

¿Diane? ¿Di?- susurró sin reconocer su propia voz- ¿Di?

Catherine se soltó a llorar de manera desgarradora, por más que sacudía a su amiga no respondía, su mirada estaba perdida y poco a poco iba poniéndose más fría.

Era una desgracia que la mejor noche de sus vidas terminara de esta manera…

Los vecinos salieron de sus hogares para encontrarse a una chica llorando como Magdalena sobre un bulto a la entrada del puente norte.

Continuara...