Hola y gracias por entrar a esta historia, sin lo hiciste te agradeezco de corazon esperando que te guste, se me ha ocurrido mientras veia Kakashi Gaiden (no tiene nada que ver con Kakashi, pero si con Minato), no espero el millon de reviews pero aun asi confio en que sera de total agrado.

Nota: No es necesario leer el epilogo para comprender la historia...

P.D: Si te agrado esta historia, visita "Por tu voz lo daria todo..."

Disclaimer: Naruto y sus personajes no me pertencen, todos ellos son propiedad de Masashi Kishimoto.

Por: Irazue Kira...


I. PROLOGO...


¿Quien pudo creerse el para hacer lo que hizo? ¿Es decir, de verdad era lo correcto? Pero lo hizo por ella, solo por ella y para ella, por que bañada en sangre y sudor ella lo pidió, por que con su pequeño hijo en manos ella lo suplico como si fuese su ultimo aliento débil y susurrante, con lagrimas en los ojos despidiendose de su pequeño y diciéndole muchas recomendaciones que quizás el nunca recordaría. Minato sintió un nudo en el estomago al igual que su corazón se fragmentaba terriblemente en el proceso, ¿quien era el? Que vil y cruel podia simplemente dejar morir a su esposa por que ella así lo había querido, era verdad que ambos habían luchado y era verdad que era su esposo, Yondaime Hokague pero pudo enviar a la mierda todo eso e irse con ella, irse muy lejos para no volver nunca mas y ser ambos felices por siempre en un mundo mas haya si es que este existía ( ¿Y naruto?).

Ese pensamiento, había sido ese pensamiento el que le ayudo a tomar la decisión, apesar de haber planeado las cosas de forma muy diferente en un inicio no vacilo pensando en su hijo y la petición que le hizo su esposa, el era sangre de su sangre y carne de su carne, quien lamentablemente debía cargar con el Jinchuriki Kyubi y seguramente vivir una infancia diferente a la de muchos niños pero el sabia que Naruto podría hacerlo, por que el era seria como el chico de la novela de su sensei, de eso no tenia duda, pero su vida no seria fácil aun cuando el fuese Hokague por que Minato no podría estar día y noche detras de su pequeño, y temía. Temía no ser buen padre, temía no poder hacerlo solo y temía no poder cuidar a Naruto con sus obligaciones de Hokague, por un loco instante penso en dejar su puesto, pero ¿Y Konoha? Minato no podía darle la espalda a su aldea, los shinobis contaban con el, simplemente iba en contra de sus principios pero tampoco podía simplemente dejar a su pequeño solo, y dejarlo al cuidado de una mujer que lo le ofrecería el mismo que el amor de Kushina, nada seria lo mismo que el amor de Kushina y por eso maldecía lo que había pasado, el tenia muchos problemas, no podía abandonar Konoha pero era impensable dejar a su pequeño y la oficina del Hokague no era lugar para cuidar a un niño...

Konoha acaba de pasar tiempos de guerra, tiempos de sufrimiento y destrucciones con perdidas horribles, pero con el tiempo la aldea lograría recuperarse eficazmente, durante ese lapso el necesitaba ayudar a la aldea mas que nunca, pero no podía dejar a Naruto solo, necesitaba tanto de Kushina que creia arruinar ambas cosas si no tenia aunque fuese un poco de ayuda, suspiro aun sudado y cansado sentadose en el despacho del Hokague con su pequeño hijo en brazos, Naruto se encontraba ya mas tranquilo después del enorme llanto que se llevo cuando le aplico el sello, se sentía mal por eso pero al final seria lo mejor, por que Naruto le sucedería como Hokague, eso no lo ponía en duda.

Suspiro recostándolo con una ligera torpeza sobre el escritorio como si temiese dañarlo y que comenzase a llorar, definitivamente no quería dejar a Naruto en su infancia o alguna otra etapa de su vida pero las cosas se tornaban difíciles y necesitaba pensar en una solución, el pequeño Naruto casi identico a el dormitaba profundamente en el escritorio y el se exprimía la cabeza por buscar una salida e ese problema, esta no tardo mucho en llegar, de nada mas y nada menos que su antecesor, Sandaime Hokague, por respeto, Minato se levanto ante su presencia, Sarutobi se limito a levantar una mano para que dejara los formalismos y hablar con voz suave, en cierto punto lastimosa.

-Hoy Konoha ha perdido a una gran Kunoichi y una excelente mujer, lo lamento mucho Minato...- Si, esas palabras dolían mas de lo que aliviaban pero cumplían un solo propósito, hacerle a entender a Minato la cruda verdad y aceptar la realidad para poco a poco acostumbrarse a ella mas rápidamente, asintió con un gesto serio viendo al Hokague, con una mirada que no se veia usualmente en sus ojos, una mirada sin brillo.

-Gracias Sandaime sama...- Hubo un repentino silencio que fue solo interrumpido por un suspirito de su niño, Minato le vio con preocupación solo por un minuto antes de volver a Sarutobi cuando este le hablo en voz baja pero perfectamente audible.

-Si, estaba pensando quien cuidaría del niño, como Hokague tus obligaciones extralimitan tu tiempo para cuidarlo y...- Era cierto, era lo que le estaba quemando la cabeza, no podía dejar solo a Naruto, no se lo permitiría después de la promesa que le había echo a Kushina, Minato estuvo apunto de hablar pero Sarutobi le detuvo con un tono suave, neutro, audible pero bien indulgente en el fondo- en mi opinión creo que Yondaime Hokague podría relevarse de su titulo por un tiempo, al menos hasta que su hijo pueda valerse con ayuda de un tutor...- Minato le vio sorprendido, en pocas palabras Sarutobi le estaba relevando de sus acciones como Hokague, y apesar de ser un buen gesto la otra mitad de su corazón decía que no solo podía entregarse a su familia, se levanto negando.

-No, escuche, yo no puedo hacerle esto a Konoha, encontrare una solución pero no le dare la espalda a la aldea...- Sarutobi volvió a interrumpir a su sucesor, si, el sabia lo que estaba sufriendo Minato, pero por el bien de ese chico y el de la misma aldea el cuarto Hokague debía relevarse de sus funciones en la medida de lo posible, sonrio un poco mientras miraba hacia la ventana.

-Tranquilo, el Sandaime puede hacerse cargo de la aldea por cuatro años y tu entrarías en servicio activo nuevamente, es lo menos que puedo hacer después de haber salvado la aldea y la vida de todos nosotros, naturalmente tu hijo y tu serán considerados héroes, es lo menos que podría hacer la aldea...- Yondaime dudo pero en pocas palabras tenia la solución a su problemática, y aun así sintió que todo seria muy difícil y que aun con todo ese tiempo no seria un buen padre para Naruto, pero debía intentarlo, e iba a intentarlo, no solo por que le nacía hacerlo si no por que respetaría la voluntad de Kushina y lucharía por sus deseos, por los deseos de ambos y por los deseos de Naruto, por que esa noche había tomando una decisión y no importaba que, seguiría a delante siempre sin mirar atras...

[+]

Se que es ridiculamente corto pero es un pequeño epilogo, siendo honesta no tengo palabras para expresarlo mas corto o largo asi que sera mejor asi, espero les agrade.