Bathroom

Era mediodía y se encontraba caminando por toda su casa sin saber que hacer, estaba aburrido, por no decir que estaba caliente, tenia ganas, muchas, había pasado un tiempo considerable desde que tubo su ultimo encuentro en la cama con aquel rubio, que sin saber como o porque se había convertido en su todo (a pesar de los acontecimientos ocurridos varios años atrás con la armada invencible).

-….-caminaba como león enjaulado, de un lado a otro, estaba solo en la casa y no sabia a que hora llegaría ese maldito ingles.

Quiso intentar bajar su temperatura corporal metiéndose a la piscina que estaba en el jardín, la había mandado a hacer debido al horrible calor. Pero no ayudo, es mas, lo empeoro, el agua estaba tibia y para colmo le hizo recordar una ocasión en la que estuvieron a punto de hacerlo ahí mismo si no fuera porque el ingles es demasiado protector y decidió mejor ir a una cama, lo cual frustro momentáneamente al español.

Dio un suspiro pesado y se sumergió en el agua un momento para ver si así podía alejar esos pensamientos pero tampoco funciono.

Salió a la superficie tomando una gran bocanada de aire, sacudió su cabeza haciendo que el agua de su cabello salpicara.-Joderrr…. –masculló y con la misma salió de la piscina-….

Se le ocurrió una idea, tal vez si se daba un buen baño con agua fría podría bajar la temperatura, se dio un pequeño zape a si mismo ¿Por qué no se le había ocurrido antes?

Ni lento ni perezoso, se seco el cuerpo y enrolló la toalla en su cintura, entro de nuevo a la casa y corrió al baño.

A veces odiaba ser "el país de la pasión" ya que debido a eso, sucumbía demasiado fácil ante las caricias que le daban en sus puntos mas débiles, y también porque con recordar algún pequeño momento candente entre el ingles y el no podía evitar que su cuerpo reaccionara, sumándole que no lo habían hecho durante un tiempo considerable.

Llego al baño, se quito la toalla de la cintura y su bañador. Una vez desnudo, abrió la llave del agua fría de la regadera y se metió bajo el chorro que caía de esta, sintió alivio, pero no le duro mucho tiempo ya que en ese baño precisamente, le traía recuerdos eróticos, malditos sean los lugares que escogían para tener relaciones.

Recordaba con claridad las manos del ingles deslizarse por su cuerpo mojado por el agua, sus labios rozar su cuello y morderlo ligeramente dejándole pequeñas marcas… maldición, se estaba excitando, mas de lo que ya estaba. Sucumbió, de algún modo tenia que satisfacerse el solo. Comenzó a pasar sus manos por su pecho, cerró los ojos para poder imaginar mejor que Reino Unido era el que cometía tales caricias, su cuerpo se estremecía, mas al pasar la yema de sus dedos con suavidad por sus erectos pezones haciéndole abrir la boca para jadear.

-Ha… -jadeó, quería sentir mas, bajo una mano hasta su excitado miembro que clamaba por atención, poso un dedo sobre el glande y tubo que hincarse sobre el piso del baño ya que sus piernas flaquearon, el agua seguía fluyendo de la regadera y deslizándose sobre su morena piel.

-Arthur…. –gimió el nombre de su amante al tomar firmemente su miembro y comenzar a estimularlo lentamente, causándole una sensación jodidamente placentera, agradeció que el ingles no se encontraba en casa, no quería que lo viera en esa situación, seguro que si lo encontraba así le diría que es un indecente o algo por el estilo.

Estimulaba su miembro ahora con más rapidez, pero quería más, mucho más. Dejo momentáneamente de estimular su miembro y se acostó bocabajo sobre el frio y húmedo piso, apoyo sus rodillas sobre este dejando el trasero elevado y su entrada a la vista, su pecho se encontraba contra el suelo aun, llevo su diestra hasta su trasero y rozo con su dedo medio su entrada, ejerciendo un poco de presión, tal y como lo solía hacer el ingles, gimió quedamente en el momento en que introdujo un dedo en su estrecha entrada, lo movió en círculos pequeños para aminorar la molestia.

-Ah… aah... –gemía cada vez mas fuerte al sentir unas corrientes eléctricas sumamente placenteras recorrer su cuerpo, introdujo el segundo dedo y comenzó a moverlo también. Gimió mas sonoramente en el momento en que rozo aquella parte tan sensible en su interior, esa que le hacia sentir en el paraíso.

-Hmmm… aah… -movía los dedos con mas rapidez, los sacaba y los metía una y otra vez cada vez mas rápido, tomo su miembro de nuevo con la mano que tenia libre y comenzó a masturbarse rápida y ansiosamente. –A-Arthur… aahh~- sus pensamientos se nublaron, sus mejillas se sonrojaron totalmente y sus jadeos empañaban las turbias ventanas de la regadera. Sintió unos espasmos en la parte baja de su vientre, conocía bastante bien esa sensación, estaba a punto de venirse ahí mismo, no es que no lo quisiera, lo ansiaba. Dejando escapar un último y sonoro gemido, derramo violentamente toda su semilla en el suelo de la regadera, la cual fue enjuagada inmediatamente por el agua que aun caía.

Retiró los dedos de su interior y se quedo en esa posición tan sugestiva por un tiempo, jadeante y agotado pero satisfecho. Se sentó bajo el chorro de agua, dejando que esta se deslizara por su cuerpo, haciendo que se relaje totalmente, con una pequeña sonrisa formada en sus labios.

Lo que ignoraba por completo, es que afuera del baño, a un lado de la puerta, cierto rubio lo había escuchado todo, tenía los ojos cubiertos con su mano izquierda, un notorio sonrojo en sus blancas mejillas y una sonrisa maliciosa en sus labios. Ohh parece que esta noche Antonio no dormiría pero que bien se lo pasaría.