Esto, pues, aquí vengo con otra historia (si es que se le puede llamar así). Miren, esto surgió así... llevado, volado, como quieran llamarle, pero se me ocurrió y pues pensé que sería algo interesante.

Disclaimer: lamentablemente no soy rubia, ni inglesa, ni millonaria, así que Harry Potter y sus personajes pertenecen J.K.

Sin más, les dejo el prólogo

Viajes, ¿placenteros o no placenteros?

Prólogo

Se supone que, cuando la gente viaja, se divierte, sale de la rutina, su vida trata de dejar la monotonía, pero, en algunos casos, no es así.

En algunos casos el estrés predomina por sobre todas las cosas, la confusión, la ira, pero claro, nunca falta la diversión.

En cada viaje hay algo de calma, pero la diversión nunca faltará, aunque seas el tipo más estresado del mundo. Ya sea por un bochorno, por algo raro y estúpido que viste, ya sea por otra cosa, siempre habrá diversión. Pero para estos chicos, digamos que… lo estaban pasando… ¿cómo decirlo? ¿confundidos? ¿asustados? No. Más bien en sus emociones se encontraban: una pizca de interés, otra de diversión, y otra de susto. ¿Susto? ¿Por qué? Pues porque estaban aterrados de lo que les haría su madre si se enteraba de que estaban allí.

Sí. James Sirius, Albus y Lily Potter estaban en un aprieto.

Y? Qué les pareció? Muy malo? Aburrido? Interesante? Les dan ganas de pegarme un tiro o aventarme un tomate? Quieren q continúe con este intento de historia?