Capítulo 3

Cuatro días después de lo ocurrido con Yono Ron finalmente regreso a la escuela. Ese día los gemelos los acompañaban nuevamente. Ambos intentaban dar apoyo moral al chico, pero no lo lograban tal como esperaban, principalmente cuando dijeron.

-No es como si ahora fueras capaz de hacer todo eso

-Si, ahora eres de nuevo el torpe de siempre

-¡Bitontos! No ayudan

-No es chierto- dijo Rufus, quien ha estado en el hombro del rubio durante el viaje, mientras le da unas palmaditas en la mejilla para mostrar su apoyo a su amigo

-No les hagas caso, no saben de lo que hablan ¿verdad?

-Si- dijeron los gemelos arrepentidos

-¿Pero por qué debemos ir a la escuela?

-Si ¿Por qué?- preguntaron los menores

-1. Debemos terminar la escuela, 2. Para aprender cosas útiles y 3. Forma parte de nuestra vida normal- en ese momento se paró por la luz roja y Kim aprovechando el momento para tomar su mano, mostrando así su apoyo

Ella entendía perfectamente como se sentía y por eso no lo presiono tanto para regresar a clases. Aunque tuviera razón en ese punto. No era necesario que ambos fueran a clases pues ya no irían a la Universidad, aunque no sabían si alguna los aceptaría, por unirse a JG. Pero como dijo era de las pocas cosas que aún formaban parte de su vida, pues ya no hacían misiones y no podían ir al Buen Nacho. De solo recordar eso la hacía enojar.

-Flash Black-

Después de regresar de Japón decidieron ir al Buen Nacho, después de todo Ron había dejado de recibir su dosis diaria de nacos durante más de un mes. Al llegar al establecimiento él fue a sentarse en la mesa más apartada y fuera de la vista de todos (aunque existe una así o.o) junto con su hermana, pues sus padres habían salido nuevamente. Mientras Kim iba por su orden habitual

-Haber, dame 4 nacos, 3 quesoritos, una ensalada de tortilla con extra queso, una ensalada y dos sodas

-Kim, yo… no puede servirte- dijo Ned nervioso

-¿Ya no hay?- pregunto extrañada sin darse cuenta del nerviosismo del otro –entonces…

-No, no es eso, es que… no puedo servirte

-¿De qué hablas?- pregunto enojada, casi gritando y con el ceño fruncido

-Llego una orden de arriba- llega Ron por el alboroto que empezaban –no puedo darles servicio a ninguno de los dos… lo siento

-Pensé que éramos amigos- comento aún molesta Kim

-¡Y lo somos! Pero son órdenes y necesito el trabajo

-Lo entendemos- dijo Ron algo distraído –nos temen y no pueden perdonarlos

-Pero yo no soy como ellos- se apresuró a decir –los conozco y se que solo por esa cosa hicieron lo que hicieron, son buenos y ustedes no harían daño a nadie

-Gracias- mostró una pequeña sonrisa antes de salir

Kim salió detrás de él y lo tomo de una mano. Con su mano libre él limpio una lagrima traviesa. No quería llorar ahí y menos con su hermanita con él, no quería repetir lo mismo de horas atrás.

-Fin del Flash Back-

Además ya no conservaban sus empleos, por la parte del reglamento que decía que los empleados no debían tener antecedentes criminales.

Monique le dijo la decisión del dueño y le entrego su último cheque. Aunque se molesto por esto y se sintió herida, aunque eso no lo admitiría, tuvo que aceptarlo, después de todo era parte del reglamento ¿no?

Con Ron fue diferente. El Sr. Fortune le conto la razón del despido en persona.

-Si no fuera por el reglamente no lo haría- le dijo –eres mi mejor empleado y el más fiel, tampoco puede hacer una excepción aunque quisiera, pues debo tratar a todos por igual

Le entrego su último cheque y le deseo suerte en el futuro. Antes de irse, pues es un hombre ocupado, le aseguro que cualquier cosa que necesitara no dudara en llamarlo. Gracias a esto acepto mejor la decisión y no le dolió tanto.

Al llegar a la escuela ambos entraron tomados de la mano, detrás de los gemelos. Al igual que el regreso de Kim todos se quedaron viéndolos. Todas las miradas eran de asombro y unas pocas de nerviosismo.

Los Possibles actuaron con naturalidad, mientras Imparable se encontraba nervioso. Se separaron para ir a sus propias clases. La primera hora estaría solo. Pero al entrar al salón se reprochó mentalmente, pues en esa clase también estaba Felix.

Gracias a él, que no se mostró diferente, paso mejor la clase. Hasta el receso las clases ocurrieron sin ninguna novedad. Poco a poco, con ayuda de sus amigos, la tención que se formaba ante su presencia se fue disminuyendo, pero no desapareció, para eso tardaría más tiempo.

Lo interesante pasó durante el almuerzo. Ron y todos sus amigos estaban con él en la misma mesa. Todo era normal hasta que Kim salió corriendo al baño después de un bocado de la carne misteriosa.

-Definitivamente no voy a comerla- declaro Ron quien no había tocado la carne al igual que el resto de los chicos, quienes asintieron y apartaron la comida

Al terminar las clases Ron se fue al entrenamiento del equipo mientras se reprochaba mentalmente de regresar el día que eran las practicas.

-¡Imparable!- grito el Sr. Barkin tan pronto vio al chico

-Sea lo que sea, yo no lo hice- dijo inmediatamente luego de recuperarse del susto por el grito

-No puedes entrenar- le dijo luego de verlo severamente en busca de la razón de su contestación anterior. Pero solo era Ron siendo… bueno Ron

-¿Eh? ¿Por qué? Soy parte del equipo, el runnick back y ¡el mejor jugador!

-Por sorprendente que suene, si, pero la Asociación de Futbol cree que por la seguridad de los jugadores, el resto de la temporada no juegues –le entrego un papel

-Veamos que dice- empezó a leer la hoja junto con Rufus, quien había subido a su hombro

-Oh, oh- dijo el ratopín al terminar de leer

-Pe-pero solo corro, no pongo a nadie en peligro solo por correr aunque quisiera

-Es cierto, pero eso es lo que han decidido ellos y no puedo hacer nada- se dio media vuelta dispuesto a marcharse –lo siento- susurro alejándose del rubio

-¡Eso no es justo!- grito enojada Kim cuando su novio le conto lo sucedido y le mostro el documento –si pedimos unos favores tal vez…- empezó a pensar dando vueltas en la sala, pero se detuvo cuando él tomo su mano

-Déjalo así, tal vez sea lo mejor

-Pero Ron…

-Después de todo sin el traje me sigue dando miedo jugar- dijo nervioso, haciendo que le saliera una sonrisa

Así es él, viendo el lado positivo de las cosas. Aunque con lo sucedido había dejado un poco esa parte de su personalidad. Ahora empezaba a resurgir y puede que sin esto ninguno de los dos pueda salir adelante.

Continuara…

Bien este capitulo no están largo como el anterior pero muestra más cosas. Como le dije a Dannita, o fue a Carli?, hay más personas que creen en ellos, pero son difíciles de encontrar en el mar de gente. Además ya vemos que Ron vuelve a ser el de antes, un poco, sus fantasmas no desaparecerán tan fácilmente, pero no los veremos tan pronto.

Bueno esto es todo por el momento, nos vemos la próxima semana y espero tener tiempo de escribir Verdaderas Consecuencias.