Capítulo 4

Una semana más tarde desde el regreso de Ron a la escuela las cosas se veían mejor, a pesar de algunos problemas que tenían. En la escuela eran tratados como antes, por la mayoría, pues unos los evitaban, sin saber realmente si debían confiar de nuevo en ellos, y otros los odiaban completamente, como el caso de Bonnie. Un ejemplo de esto ocurrió el día anterior.

=Flash Back=

-¿Qué hacen? Planeando su próximo plan malvado- dijo apareciendo detrás de ellos cuando estaban solos en la cafetería- o decidiendo quien será el próximo que mataran- agrego antes de marcharse

-Nosotros no mataremos a nadie – dijo Kim molesta, girando para verla de frente. Cada vez que podía decía algo así y a ambos le dolía, principalmente a Ron, pues aún tenía esas pesadillas que no lo dejaban completamente.

-Pero lo hicieron y puede que lo vuelvan a hacer- agrego llena de rabia y dolor

-No volveremos a hacerlo- dijo Ron asombrando a ambas chicas

Ambas giraron a verlo, pero este tenía la mirada perdida en un punto del infinito, triste y desanimado perdido en sus propios pensamientos

-Eso dices pero no hay forma de asegurarlo- dijo finalmente antes de irse y dejar a la pareja solos con su dolor

=fin de Flash Back=

Ella tenía sus razones para no dar el brazo a torcer en este asunto, pero eso no quitaba que muchas veces sus palabras fueran injustificadas y los lastimaran. Durante los primeros días, cuando solo Kim había vuelto a clases, la atacaba verbalmente cada vez que podía, pero con el tiempo solo cuando estaba sola. Mientras estuviera con sus amigos la defendían y pocos, del resto del alumnado, hacia algo para apoyarlos en esos momentos.

Ese día ambos estaban solos en la casa de Kim sin nada mejor que hacer que ver la TV

Cada uno a cada lado en el sofá pues a pesar de todo, aun se sentía incomodos de compartir algo más que una caricia y eso ya empezaba a molestar a Ron. Pues sentía que ella se alejaba de él, y temía, sin razón, que lo dejaría. Quería un beso, uno que le asegurara que aun compartían el mismo sentimiento. Además de quererla cerca, saber que estaba a su lado y no estaba solo. Pero siempre se interrumpían las recuerdos de las cosas que hicieron solo; las caricias atrevidas y… el sexo. De solo pensar en lo último lo dejaba tieso y se sonrojaba fuertemente.

Pero un día tenían que hablarlo

-¿Y porque no ahora?- pensó al darse cuenta de que era la situación adecuada. Rufus estaba profundamente dormido en un cojín y nadie los molestaría por varias horas. Solo había un pequeño problema.

No tenía el valor para hacerlo ¿Cómo empezar? ¿Cómo tratar el tema? Giro a ver a la pelirrojo quien aparentaba ver la TV, pero estaba perdida en sus propios pensamientos.

Suspiro.

Si había un momento para ser valiente era ese. Se acercó a ella.

-Kim- la llamo mientras tomaba su mano. Ella volteo sorprendida

-¿Cuándo se había acercado?- se pregunto con un ligero sonrojo

-Tenemos que hablar- tomo su otra mano obligándola a estar frente a frente con él

-¿Sobre qué?- pregunto curiosa, pues eran pocas las veces que lo había visto tan serio, además estaba un poco nerviosa, por su cercanía y su contacto

-Sobre…- respiro hondo para tranquilizarse –cuando tuvimos sexo- cuando se lo dijo la miro directamente a los ojos

-Oh- fue lo único que atino decir antes de apartar la mirada de él más sonrojada que antes

-Esto es complicado, lo sé, pero tenemos que hablarlo- intento buscar su mirada pero no lo lograba, ella evitaba mirarlo –siempre me imagine este momento cuando pensáramos tenerlo, no cuando ya lo tuvimos

-¿Antes habías pensado que tuviéramos relaciones?- pregunto sorprendida, mirándolo

-Si… después de ese malentendido con los "anillos", no pude pensar en las cosas que implicaba casarnos y eso fue una de ellas, y después de esa platica que el Sr. Barquin nos obligó a escuchar sobre el sexo seguro, las ETS y embarazos prematuras- hizo una mueca ante la tortura que le pareció tal platica –fue casi inevitable- volvió a mirarla a los ojos -¿y tu… lo habías pensado antes?

-Realmente no, aunque siempre había esperado que mi primera vez fuera después de casarme, pero me alegro que haya sido contigo, no como lo esperaba, pero contigo

-Es verdad, no fue como lo hubiera querido, algo especial y con amor- ambos juntaron sus frentes, compartir sus ideas sobre este tema hacia que sintieran como la tensión que había a su alrededor se fuera esfumando poco a poco –pero eso tendrá que ser la próxima vez

-¿Quieres que tengamos relaciones de nuevo?- pregunto sorprendida y sonrojada

-Si, digo no, bueno si, algún día cuando ambos estemos de acuerdo, además algún día nos casaremos ¿no?

-¿Esperas que nos casemos?- pregunto aún sorprendida y sonrojada, pero también feliz y emocionada

-Si algún día ¿Cómo no querer pasar el resto de mi vida con la persona que amo y formar una familia contigo?- mientras hablaba se fue acercando para abrazarla

-Eso parece un buen plan- susurrando imaginando ese futuro

-¿Cuántos hijos quieres tener?- se atrevió a preguntar Ron luego de estar en silencio disfrutando su cercanía. Ambos se habían recostado en el sofá

-¿Por qué?

-No se simple curiosidad, me gustaría que tuviéramos un niño, así no tendría que cuidarla todo el tiempo de los chicos la persigan si fuera niña, con Hana tendré suficiente

-Jajaja- se rio al comparar esa opinión con la actitud de su padre –a mi me gustaría tener la parejita

-Es una buena idea- se imagina la posibilidad

-Es divertido imaginar nuestro futuro

-Si, pero para eso falta mucho

-Si…

Ya no volvieron hablar, estar así de juntos era perfecto para ellos no necesitaban de nada más

Continuara…

Bueno un poquito tarde pero aquí la continuación. Se me hizo difícil hacerlo, ya vieron porque, pero era necesario para eliminar toda ese tención sobre ese asunto y la única forma de hacerlo es hablando. Desde mi punto de vista la mayoría de los problemas se puede solucionar hablando. Ya el final me gusto mucho, incluso me dio gracia XD

Ya esta semana trabajare en Verdaderas Consecuencias y para que la próxima semana traerles un nuevo capi, aunque no aseguro nada ok?

Nos vemos!