Esta historia me pertenece sus personajes no son del gran Kishimoto.

Hola a todos! Este es mi segundo fic (ya que el primero la verdad no tuvo éxito jiji) pero aun así millones de gracias a quienes se toman el tiempo de leerme, por ello y porque realmente me encantan los fics y escribir ahora presento este que espero guste un poquitito más que el primero, gracias!

Notas:

Este fic tendrá escenas un poco subidas de tono.

Es un universo alterno

Este primer capítulo no será de lo más emocionante, pero denle una oportunidad al fic tengo planeadas cosas muy interesantes

Sin más mil gracias por leer y por favor si te gusto o si no te gusta o tu opinión PLease comenten!

Cap. 1 Maestra - alumno

Hinata hyuga era una joven de 24 años que recién había egresado de la escuela de letras de la ciudad de konoha. Ella era una chica con suerte era una talentosa licenciada en letras que escribía maravillosamente, además tenía un novio muy guapo, culto y además proveniente de una familia respetable, su nombre: Uchiha Sasuke.

Hinata no amaba a su novio, y para decir verdad él no estaba lo que se dice enamorado de ella, pero a pesar de ser asediado por las mujeres siempre les encontraba un pero: muy parlanchina, demasiado empalagosa, de familia modesta, etc. Pero Hinata era un excelente partido, hija de una de las familias más acomodadas de la ciudad, caracterizada por su apego a la moral y los valores, ella era una chica educada, elegante, recatada y además era ya una profesionista prominente, en ella Sasuke encontró a la chica con las cualidades perfectas para ser una digna esposa de él.

Por su parte Hinata siempre fue tímida, vestía en forma muy propia y elegante sin mostrar mucho, le gustaba leer y vivía para sus estudios y escribir sus novelas, así que en cuanto a novios, Sasuke había sido el primero.. Y único. Fue su familia (mas bien dicho su padre) el que motivó a Hinata a salir con el joven, y así inició un estable noviazgo.

Primer empleo

Al graduarse la Hyuga no le fue dificil encontrar su primer empleo y no cualquier empleo, sería Profesora de filosofia y de español en una prestigiosa escuela de la ciudad: "El colegio preparatoriano de Konoha", ella estaba feliz, no imaginaba siquiera todas las cosas por las que tendría que pasar gracias a su "flamante empleo".

...

A pesar de su preparación académica pensó que no podría con su puesto de profesora, el primer día en el colegio había sido toda una pesadilla, nunca imaginó que pararse frente a tanto adolescente la fuera intimidar de tal manera, quería salir corriendo pero su alto sentido de responsabilidad la obligaron a permanecer en el salón y comenzar su clase insegura y nerviosa. Justo su última clase era en el tercer piso, un grupo de tercer año de preparatoria, entró a medio curso dado que la antigua maestra había tenido que dejar la ciudad por motivos personales.

Cuando entró al salón suspiró nerviosa y se dijo a sí misma -es la última clase y me iré-, pero ahí encontró un ambiente distinto, los chicos estaban platicando pero en un volumen moderado, al verla supieron que trabajaba en la escuela por su uniforme mas no pensaron que sería profesora, la verdad se veía tan joven.

Camino al frente del salón saludó y se presentó, a diferencia de los anteriores grupos ellos no hicieron comentario alguno sobre su edad o su preparación se limitaron a responder el saludo y sacar sus cuadernos, ella sonrió en sus adentros –debe ser que ya son mayores y no tan inmaduros pensó- le fue fácil dar la clase y conforme pasaba el tiempo empezó a sentirse cómoda, tanto que el tiempo se fue volando, cuando dieron el timbre a diferencia de otros grupos ellos no salieron atropellándose si no que ordenados se pusieron de pie y se fueron.

-Gracias jóvenes muy buenas tardes- dijo ella a manera de despedida.

Empezó a reunir sus cosas cuando escuchó una voz –bienvenida al colegio profesora Hyuga-dijo una joven de cabello rosado y ojos verdes, Hinata alzó la vista -mil gracias señorita-Haruno, Sakura Haruno- contestó la joven. Hinata le sonrió y ambas salieron del salón.

Hinata volvió a su casa confusa, por un lado el día fue horrible, pero por otro la última clase fue un bálsamo de paz para tan difícil primer día de trabajo.

Al día siguiente llevó mucho material y empezó a trabajar, innegablemente con los primeros y segundos la disciplina le costó, pero el grupo de 3A era sin duda maravilloso, daba su clase tan a gusto.

Ese día entró al salón y con una breve sonrisa dijo – muy bien jóvenes el día de ayer me presente y les di a conocer los contenidos de la materia pero hoy, quisiera conocerlos mejor, por favor se va a ir poniendo de pie uno por uno me dicen su nombre y algún dato que quieran compartir.-

-Nara Shikamaru ah que problematico no se qué dato decir.-

-Gracias Nara san respondió la profesora.-

Y la presentación continuó:

-Yamanaka Ino-

-Haruno Sakura-( sonrió la chica), -a mi me encanta la medicina dijo.-

Uno a uno se presentaron y tocó el turno de un chico de hasta atrás del salón, se pusó de pie un chico rubio, alto, delgado con unos preciosos ojos azules

-Uzumaki Naruto yo amo el ramen! Aseveró y puso su mano derecha sobre su nuca y esbozo una simple sonrisa de oreja a oreja.

La maestro también sonrió, -gracias Uzumaki san, bien jóvenes empecemos les voy a pedir que tomen una hoja de su cuaderno y escriban unas líneas.-

Un joven muy serio levantó su mano – si abúrame san? (hinata trato de memorizar cada apellido)

-Profesora sobre que vamos a escribir? (Preguntó el joven).

-Si claro, bueno quiero algo trascendente escriban como se sienten hoy, que piensan de la vida, algo que describa como ven al mundo.-

Los jóvenes se quedaron en silencio un instante hasta que se escuchó:

- ¿todo eso? Pues yo veo el mundo con los ojos con que mas? (Dijo un rubio desde atrás).

Todos rieron excepto Ino Yamanaka – eres un tonto naruto la profesora quiere que escribas lo que piensas de todo lo que te rodea, a perdón no podrás porque tu NO piensas- (enfatizó el no).

Naruto iba a responder cuando la profesora dijo serena, -vamos chicos a trabajar quiero abrir una pequeña ventana hacia su interior.-

-disculpe señorita Hyuga no entendí lo que dice- (dijo una confusa sakura).

-Verán chicos- (comenzó la profesora), -si estudie lo que estudie y estoy hoy aquí es porque amo las letras, amo leer y escribir y si realmente ustedes quieren saber cómo piensa una persona, que siente, que anhela solo tienen que leer lo que dice, al escribir uno deja salir parte su alma, de su esencia para contar su historia.-

- qué lindo profesora- (dijo una atenta Sakura), -no me quedo muy claro pero su explicación se oyó tan bien.-

Hinata sonrió levemente – poco a poco les mostrare a lo que me refiero, y bien escriban por favor necesito por lo menos cuatro líneas de cada uno de ustedes en mi escritorio antes de que concluya la clase.-

Todos comenzaron a trabajar y Hinata se paseaba entre las filas, llamó su atención como el chico rubio se rascaba la cabeza, parecía escribir pero luego arrancaba la hoja y comenzaba de nuevo.

-Todo bien Uzumaki san?- dijo la ojiplata.

Naruto alzó su rostro y la miró un instante – si ya casi termino-

-bien – dijo ella – si necesitas ayuda no dudes en pedirla está bien?

-Gracias.- Contestó el.

La clase término, la Hyuga se quedó en el salón mientras sus alumnos salían al descanso y empezó a leer, las notas eran interesantes unas hablaban de autos, moda, futbol, etc. pero una le pareció encantadora por su simpleza, decía:

No podré con esta clase y abajo venía el auto retrato del rubio Uzumaki con cara de terror jalándose el cabello.

-Valla pensó para sí tal vez no le explique bien y se sintió intimidado, creo que seré mas atenta con este joven.

Pasaron las semanas y Hinata disfrutaba cada día más su trabajo, aprendía tanto de aquellos jóvenes y su grupo 3 A, ellos conquistaron su corazón.

Esa tarde se encontraba en un jardín cerca del trabajo de su novio, con él, - podemos ir a mi casa Hinata? (Preguntó él Uchiha serio) como era habitual en él, ella quien miraba la ciudad – si esta bien- pocas veces había ido con él, vivía solo ya que era muy independiente aunque apegado a su familia, era un excelente abogado y se podía mantener; Por lo general iban a la casa de él solo a recoger papeles o a hacer una llamada a un cliente, pero esa vez:

-Hinata ponte cómoda voy por un trago, tengo sed.-

-Si… gracias- respondió la joven y se sentó en el sofá

Sasuke llego después con una copa, se le acercó y sin más la beso, ella correspondió tímidamente.

Sasuke no era del tipo de los tiernos y considerados, tomaba lo que quería y ya, el beso fue subiendo de intensidad hasta que el Uchiha deslizó su mano a la blusa de su novia y empezó a desabotonarla, ante esto Hinata se separó.

-Sasuke yo no se si esto…

Sasuke hizo una mueca de fastidio pero inmediatamente volvió a la carga besándola con mayor pasión y empezando a recorrerla con sus manos, Hinata se apartó pero esta vez con un rostro de miedo y sus ojos como a punto de llorar.

-yo…

Sasuke nuevamente hizo cara de fastidio, si bien no le importaba mucho los sentimientos de los demás el miedo de Hinata había logrado bajarle un poco los "ánimos" – Hinata por Dios somos novios, nuestra relación es demás de mojigata no crees, es normal que las parejas tengan más cercanía, no esperaras que estemos "de manita sudada" toda la vida verdad- (dijo con molestia).

Hinata le dió la espalda –perdóname Sasuke, se que tienes razón pero…

-Pero que hina? Dijo el tratando se sonar un poco más "comprensivo"

Hinata tragó saliva y en un arranque de valentía habló – Sasuke tu me conoces, y dado que tu tuviste otras novias y además eres muy inteligente debes saber o al menos supones que yo… Sasuke yo soy virgen, nunca he tenido tanta "cercanía" con un chico y la verdad me da un poco de miedo.-

Sasuke la miró un poco desconcertado esas eran muchas palabras para una Hinata tan tímida, pero tenía razón, todo lo que dijo era verdad.

-Si, lo sé – respondió el. –Pero, todos llegamos a un momento en que perdemos nuestra "inocencia" y bueno Hinata tu sabes que conmigo tú tienes seguridad.-

Ella seguía de espaldas, las palabras de Sasuke no le parecieron las mas tiernas, podía decir lo mismo pero siendo un poco más dulce.

El continuó – yo creo que a estas alturas de relación podemos pasar a otro nivel, tu sabes ya un año de relación, sin duda nos casaremos… bueno solo hay una razón por la que yo esperaría...-

Ella giró interesada en esa última frase – razón? Que quieres decir Sasuke kun, no te entiendo.-

-Bueno me parece muy respetable que una mujer quiera llegar virgen al matrimonio, es más eso es lo correcto, tu serás mi esposa, así que puedo esperar, a menos que… tu- (la miró de arriba abajo perversamente) -que decidas entregarte a mi antes- (dijo esto último con una maliciosa sonrisa).

Hinata se sonrojó ante el comentario y bajó la mirada – Sasuke gracias por tu comprensión-,(dijo ignorando su última frase), -y sí, como lo dijiste yo quiero esperar a casarme para… para eso-. Finalizó.

El pelinegro suspiró resignado y acercándose a ella la tomó de la cintura – puedo esperar Hinata.- (Susurró cerca de su oído).

Días después…

Hinata entregó la primera evaluación. Naruto pusó cara de tristeza, cosa que no pasó desapercibida para la jóven profesora.

-Los felicito a todos por su esfuerzo- dijo ella.

La clase concluyó y Hinata se acerco a Naruto y lo abordó –Uzumaki san-

-Si señorita Hyuga- (respondió el ojiazul).

-Naruto estoy segura que puede subir sus notas.-

Él la miró un momento – no lo sé, no es que yo no estudie, esto es difícil, leer, analizar, no es lo mío.-

- Naruto, usted tiene potencial solo confíe más en su capacidad.-

-Claro que confió! Yo seré muy exitoso, seré el alcalde de esta ciudad- (dijo con seguridad) cosa que sorprendió a la profesora, pensó que él se sentiría inseguro, pero al contrario hablaba con gran seguridad.

-Es solo que la escuela… no es fácil reconoció el.-

Hinata sonrió de una manera tan cálida que llamó la atención del chico.