. Más allá de la muerte .

De: PRISS

20-OCT-08

21-ABR-09

Capítulo I: Prologo.


Más aterrador que cuando vivo, con voz lúgubre y una sonrisa aterradora, él le dijo que, ahora que estaba muerto, ya no había ningún problema. . . por fin podrían estar juntos.


Anna temblaba al grado de rechinar los dientes.

Abrazaba sus blancas piernas, recluida en un rincón de su habitación. Al principio no lo veía, pero lo sentía, luego lo escuchaba; risas, gemidos extraños y hasta escalofriantes, luego esa cosa comenzó a acosarla.

La rubia no podía siquiera quitarse el suéter porque ya se sentía observada, tan incómoda. Sabía que era objeto de lujuria y deseo.

Antes le era suficiente con estar lejos de casa la mayor parte del día, luego de nada sirvió. No importaba dónde y cuándo estaba, esa presencia estaba cerca. La vida normal de la chica se fue al diablo.

La Kyouyama se sacudió al sentir el aliento de alguien a su lado, giró el rostro tan solo para gritar aterrada.

~ Hola, Annita… ¿ me extrañaste?.

La chica retrocedió hasta que la pared le impidió la huida. Esos ojos ambarinos se clavaron en ella, haciéndole sentir el terror en su forma más pura.

~ Vine por ti… estaremos juntos, tal como me lo prometiste.

Ella negó con la cabeza, sus ojos desteñidos y contraídos por el miedo, su voz apagada, atorada en algún lugar de su garganta.

Entonces, él se acercó, sonriéndole de forma malévola, acariciándole el rostro con su mano helada.

A esas alturas, Anna ya no pudo más y al borde de un paro cardiaco, su voz por fin surgió en la oscuridad de la noche.

~ I… Iaaahhh!. . .

Un grito aterrador se escuchó por toda la casa, alertando al hermano de la rubia, quien no tardó en ir a la habitación de esta.

Solo entonces el culpable de los temores de la joven, desapareció, no sin antes prometerle que volvería por ella.

~ Anna!.

Pino se apresuró donde su hermana menor, quien, con su rostro escondido entre sus suaves manos, lloraba desconsolada ante lo que ya era inevitable.

El rubio acarició los dorados cabellos de la chiquilla, solo así ella fue plenamente consciente de la presencia de su hermano y de que, por ahora, estaba a salvo.

~ Pinnoo!, y-yo, te… tenia tanto miedoo!. . .

Mientras decía esas palabras, la chica se arrojó a los brazos del muchacho, aferrándose a él con las pocas fuerzas que le quedaban.

~ Tranquila, pequeña, ya estoy aquí, yo te protegeré.

Más Anna no dejó de llorar, pues aunque no quisiera aceptarlo, ella bien sabía que Pino no podría hacer nada para protegerla de ese hombre, o. . . lo que quiera que él sea.

~ Él… tarde o temprano cumplirá su promesa y… me matará.

La rubia lloró más intensamente, aferrándose a su hermano.

Que ella lo supiera y lo aceptara, no quería decir que eso la tranquilizara. . .

.

.

.

.

. . . . Continuará.


Este fic surgió después de aventarme un maratón de Gakko no Kaidan -Historias de fantasmas-. Ese anime me encantó y me atrapó realmente.

Me inspiró al grado de hace esta historia en la que Anna es acosada por un fantasma.

Y aunque quise darle un toque de miedo, termine, como siempre, narrando un romance ¬¬'.

. . . .