"¡Tú me hiciste esto!" Quinn instantáneamente golpeó a Rachel en la mejilla. Del impacto, la morena cayó al suelo y en segundos su cara pasó a ser un mar de lágrimas incontrolables.

Se suponía que la rubia iba a ser la reina del baile, con Finn como su rey. Pero él la dejó minutos antes de que anunciaran a los ganadores, y todo por 'una enorme confusión' -según sus palabras- que por supuesto incluía a una cierta morena.

"¡Lo- lo siento!" -exclamó-

Realmente lo sentía. No era algo digno de creer, al menos no para Rachel; pero ese golpe no era algo que Quinn hubiese esperado hacer. Incluso cuando ella solía torturar demasiado a la morena.

Rachel continuaba llorando. Ella lloró muchas veces antes a causa de la rubia, pero esta vez era diferente. Por un segundo la morena pensó en morir como la mejor opción posible, si es que eso podría hacer feliz a Quinn.

¿Cómo era capaz Rachel de pensar una cosa semejante? Quinn era una persona horrible con ella y, ¿aún así buscaba complacerla?

"¡Lo- lo- lo- Lo siento! ¡Lo siento!" Quinn ahora estaba desesperada y llorando, por lo que había hecho; rogando por perdón.

Era inusual ver a la rubia pidiendo disculpas por cualquier cosa que hubiese hecho, pero esta vez obviamente había ido muy lejos.

Rachel tenía los ojos cerrados y estaba sentada en el suelo; tocando su mejilla con una mano, acariciándola. No estaba prestando atención, ni siquiera escuchando la voz de Quinn.

"¡Lo siento!" Quinn gritó tan fuerte como pudo, pero Rachel aún estaba encerrada en su propio mundo. "¡Lo siento!" trató de sacudir a la morena pero, nuevamente, nada ocurrió.

¿Qué se suponía que debía hacer ahora?

Se sentó junto a la morena para pensar. Cerró sus ojos y dejó que su mente trabajara por un momento. "Seguramente algo surgirá pronto" pensó. Y definitivamente, así pasó.

Otra cosa que Quinn no esperaba hacer, una reacción que era producto de su mente enroscada. Tomó la mano de Rachel (con la que no estaba acariciando su mejilla) y la besó suavemente. "Lo siento" dijo, esta vez con una voz calma.

Era como la historia de la Bella Durmiente. Eso sorpresivamente ayudó; no precisamente Rachel estaba esperando por un beso de ella (sea como fuese el beso) pero eso funcionó.