Okay esto es la traducción del ESPECTACULAR fic de Alycia00 "Perfect Lies" así que NINGÚN TIPO DE CRÉDITO VA PARA MÍ. ¿Entendido? Yo sólo voy a traducirlo…

Disclaimer: La historia ni los personajes me pertenecen, la historia es de Alycia00 y la serie es de Disney.

Por supuesto que es Jalex, no se desesperen, a su momento lo verán…

P.D: MASON No Existe en esta historia, ¿bien?

Mentiras Perfectas

Julieta despertó con el cálido sol de la mañana que brillaba fuertemente a través de la ventana. El sol estaba apenas por encima, la ventana de la pared del fondo había desarrollado un resplandor misterioso, un halo de luz azul que empapaba las persianas y cortinas. Ella estaba empezando a entender que la luz estaba realmente allí, y que sus ojos realmente estaban abiertos. Ella amaba las mañanas porque tenía una razón por la cual despertar. Él no estaba allí cuando ella despertó, pero Julieta ya se había acostumbrado. Ella tenía que entender que era su trabajo el que dejaba el espacio vacío a su lado. Sí extrañaba el sentimiento de despertar al lado de él, pero de nuevo, ella ya se había acostumbrado a eso. Ella se despertaba sola, pero no se iba a dormir sola.

Eran sólo ella, su esposo y su pequeña niña.

Sonrió y se estiró, alzando sus manos arriba de su cabeza y luego tocando la punta de sus pies. Tomando un profundo respiro se bajó de la cama y se deslizó en sus pantuflas.

Su casa siempre se sentía cálida y confortante. Esa mañana especialmente, por alguna razón… ella no estaba segura de qué era, pero tenía un buen presentimiento sobre ese día.

Cada mañana era así.

Perfecta.

Esa era la palabra que usaría cuando describiera a su familia; perfecta.

Claro, su pasado y el de Justin habían sido duros y difíciles de entender aún y si no habías estado en medio de él. Ella nunca había imaginado ni en sus más locos sueños que podría alcanzar una estable vida como esta. Tan sólo ocho años atrás ella había sido un vampiro, pero ahora era una madre y una esposa. Ellos habían tomado la decisión de deshacerse de sus poderes juntos y aun no se habían retractado de eso. Justin ya no era un hechicero. Ahora era el tipo normal con una hermosa familia y un trabajo respetable en el hospital local. Él había estudiado duro y se había ganado su lugar allí como un doctor.

El sentimiento familiar de paz se apoderó de Julieta mientras se dirigía hacia su gran cocina.

Se sirvió un café y vio el brillo del mostrador de mármol cuando tomaba asiento a la mesa de la cocina.

Pasando una mano entre su sedoso cabello rubio, tomó un buen, largo y caliente sorbo de su tazón.

El hecho de que ella estaba allí sentada en su preciosa cocina significaba muchísimo para ella. Significaba que todo el dolor que le había causado a su familia no había sido por nada. A los padres de Julieta no les gustaba la idea de su hija siendo una mortal. Sin embargo ella lo dio todo: sus poderes y su familia. A diferencia de Justin-

Justin le dio todos sus poderes a Max, su hermano menor, cuando descubrieron que Julieta estaba embarazada. Él quería una familia normal tanto como Julieta y ambos estuvieron agradecidos cuando la familia de Justin no los abandonó. Por supuesto que Jerry estaba algo amargado de que su hijo hubiera elegido entregar sus poderes después de tantos años de entrenamiento, pero toda esa amargura se fue cuando nació su nieta.

"¡Boo!"

Julieta se sacudió y se congeló por una décima de segundo, con una mano sobre su pecho, "¡Emma, cariño, asustaste a mamá!" rió.

"¡Ven aquí!"

La abrazó y besó su frente. La niña de cuatro años rápidamente corrió y salió de la cocina.

"Cariño, recuerda empacar tu pijama, lo necesitarás cuando vayas a la casa de Amber." Julieta le gritó a su hija.

Emma siempre se había parecido a sus padres. Los ojos azul-verdoso-grisáceo de Justin y los dorados rizos de Julieta.

Julieta colocó su tazón en el mostrador y fue a tomar una ducha. Miró hacia arriba al reloj, eran las ocho y cuarto. Lo había hecho de nuevo: Una mañana perfecta.

"¿ Y qué vas a decir cuando termines tu merienda?" Julieta, ahora en su ropa de oficina, le arreglaba el cabello a su hija.

La pequeña sonriendo miró arriba hacia su madre "¡Gracias!" sus mejillas estaban sonrosadas de la emoción.

"Exacto," sonrió de vuelta "y cuando Amber te diga que te cambies y te pongas tu pijama, ¿qué harás?"

"T-tomaré una siesta y diré buenas noches." Explicó Emma, orgullosa de que sabía todas las respuestas. Julieta sonrió brillantemente a la niña con trenzas que había crecido tan rápidamente.

Primero había dudado en ponerla en una guardería, pero extrañaba el trabajo.

Ella había encontrado un trabajo genial y realmente lo disfrutaba. Después de todo era muy buena en su trabajo.

Justo cuando estaba a punto de agarrar su cartera, el timbre sonó. Julieta suspiró en voz alta y fue hacia la puerta, pero cuando la abrió, encontró algo que no estaba esperando.

No podía creer que realmente era ella.

Ellas simplemente se quedaron allí paradas, mirándose la una a la otra, sin expresión en sus rostros.

"¿Alex?"

"Santa mierd-" la morena maldijo nerviosamente "es decir, ¡Hola!"

Julieta soltó una risita sin aliento, moviendo una pieza perdida de su cabello de en frente de sus ojos, "¿Qué- quiero decir… ¡No te he visto en años!"

"Lo sé," Alex cruzó los brazos, abrazando su chaqueta de cuero "¿Podría pasar?"

Julieta felizmente tomó dos pasos atrás del camino y le permitió a su cuñada a pasar adelante.

La miró, notando los cambios que habían tomado lugar desde la última vez que la había visto.

Su desordenado cabello enmarcaba su hermoso rostro. Ella llevaba una simple chaqueta de cuero con una camisa sencilla negra ajustada, con leggins y un par de botas negras largas.

Síp, era Alex, no había duda sobre eso.

Alex miró alrededor la gran y hermosa casa en la que había entrado, casi olvidando porqué estaba allí en primer lugar.

Julieta la condujo nerviosamente a la sala de estar, "¿Te gustaría algo de café, agua, té?

Alex la miró con una sonrisa "No, gracias."

"Luces genial." Dijo Julieta acercándose "Han pasado como cuatro años desde que te vi-"

"Sí, era el primer cumpleaños de Emma cuando…" Alex tragó saliva nerviosamente "Pero eso no importa… Sé que no he sido exactamente la mejor hermana, hija o incluso amiga, pero no hubiese venido aquí de no ser algo importante."

Julieta asintió como si entendiera a lo que se refería, "¿Qué sucede, entonces?"

Ella tomó un respiro profundo, "Y-yo estaba…" empezó, pero se detuvo rápidamente, "Justin no está aquí, ¿o sí?"

"No. Está en el trabajo."

Alex dejó caer su cabeza en vergüenza, "Agh. Esto es difícil de explicar."

Julieta miró a su reloj, "Bueno, voy a saltarme el trabajo hoy de todas formas, así que tengo tiempo." Un par de sonrisas fueron intercambiadas y luego Emma entró en la habitación.

"Mami," ella tiró su mochila en el piso "quiero irme."

La preocupada madre rápidamente se levantó y caminó hacia su hija, "Cariño, hoy nos quedaremos en casa, ¿está bien?"

La pequeña niña había oído a su madre apenas mientras trataba de tomar un vistazo del visitante sentado en el sofá, "¿Quién es ella?" preguntó su pequeña voz.

La cabeza de Alex se estiró para encontrarse con los azules ojos de la pequeña y le sonrió.

Julieta ignoró la pregunta de su hija, "Emma, puedes irte y ver caricaturas en la oficina de papi mientras mami habla con una amiga, ¿Está bien?"

La niña asintió y oleó su mano como un adiós para Alex.

Alex la observó irse antes de volverse ante la mujer que se había parado en frente de ella.

"Ahora, dime qué es lo que sucede."

Luego de casi una hora de explicar cómo ella había perdido todo; su casa, su dinero, auto- Alex finalmente suspiró, "…Y así es como llegué aquí."

Julieta sabía que Alex era muy buena tomando malas decisiones.

Ella había sido así desde… siempre.

Esa era la diferencia entre el hermano y la hermana Russo; Justin era cuidadoso, pero Alex no. Ella no tenía miedo de casi nada y de alguna manera siempre terminaba en el medio de algo malo.

"¿Todavía piensas en él?"

Alex sacudió su cabeza. "No…no, claro que no," dijo suavemente, casi tristemente.

"Eso es bueno."

"No lo sé," Alex rodó sus ojos, "él robó todo lo que poseía y yo ciegamente creí que me amaba. Ahora estoy sola y en quiebra."

Julieta mordió su labio inferior y miró hacia abajo, "podrías quedarte con nosotros…"

"¿Qué?" Alex casi brincó del sofá, "¿En serio? Porque yo realmente apreciaría eso. No quiero volver con mamá y papá."

"Claro que tenemos que hablar con Justin primero, pero estoy segura de que el no tendrá nada en contra de eso."

"Sí, seguro," Alex sonrió en una mueca, "Sé lo que estoy haciendo."

Así que, ¿qué piensan?

Reviews por favor

En los otros capítulos habrá más explicaciones etc. Los poderes de Alex y todo.

Y el siguiente capítulo será más largo. Dejen reviews si les gusta la idea.

Gracias.