T/N: Alycia00 los reta: Vayan a youtube, busquen "Jem - come on closer"y escúchenla mientras leen este capítulo… Esa es la canción que ella tiene como "El tono de Alex." Asegura que Es perfecto.

Yo, como buena amiga, les digo que este capítulo no tiene nada especial… :\ yo lo recordaba mejor. Mi error. D:

En fin ¡Ya me gradué y aquí está el capítulo 12!

"Yo no hice eso." Él se quedó mirándole fijamente, entrecerrando los ojos.

"Lamento reventar tu burbuja, pero creo que sí lo hiciste." Alex se encogió de hombros, sus ojos brillaban peligrosamente, "por lo menos no está a plena vista."

"No iba a repetírmelo, pero yo no hice eso," su voz sonaba algo preocupada, "porque eso es enfermo- está mal y yo ni siquiera… yo nunca he… ¡conozco mis límites!"

Justin comenzó a caminar de un lado al otro en frente de ella con sus manos cubriendo su rostro. "No puedo creer que esto esté sucediendo de nuevo."

Ella soltó una pequeña risita, encontrando gracioso el hecho de que él se lo estuviese tomando tan seriamente, "no es el fin del mundo."

"¡Sí lo es!" exclamó al principio, pero luego notó cómo el rostro de ella caía en un frunce depresivo, "Lo siento. No quise-"

"Lo sé."

Justin caminó hacia su cama y se sentó a su lado, tratanto de encontrar una explicación lógica a la mancha enrojecida, "Quizás te golpeaste… quizás es un salpullido."

Ella soltó una carcajada vacía. "Claro… me golpeé el cuello."

"No es gracioso, Alex." Sus ojos buscaronn el piso, sin interés alguno por sus chistes.

Últimamente a Alex le era difícil verlo carcomiéndose por algo que ella había causado.

Ella le dio un codazo, "vamos," había una visible sonrisa en sus labios, "es algo gracioso cuando lo piensas bien."

"Sí, seguro, gracioso." Justin se volteó para encararla, "es gracioso darte cuenta de que le chupaste el cuello a tu hermana."

"Has hecho-"

"He hecho cosas peores, lo sé. No necesitas recordármelo."

"Uh," Alex no podía pensar en algo tedioso e inteligente para responderle a eso, "¿Realmente es tan malo? Siempre hemos sido cercanos."

"Ser cercanos y," él gesturizó algo inentendible en el aire, "ser cercanos son dos cosas diferentes."

"No te sientas tan mal por ello. Estabas jodidamente borracho y medicado- lo que fue un accidente," le recordó ella, "quizás esto también fue un accidente."

"¿Cómo? ¿Mi boca simplemente aterrizó en tu cuello?"

"Bueno, al menos solo fue tu boca lo que aterrizó sobre mí… pudo haber sido-"

Justin brincó, "¡Alex! ¡No bromees respecto-"

"Eres tan fácil" ella sonrió satisfecha, su sonrisa jugaba en su rostro a través de sus labios "Deja de tomarte todo tan seriamente. Solíamos divertirnos un montón y ahora es imposible contigo haciendo que todo parezca más grave de lo que es. ¡Solo estamos bromeando. Siendo nosotros! No hay nada malo en ello."

"Pero está mal, Alex." Él iba muy en serio, "¡Ya no somos niños! Lo que dices y la manera en la que te comportas, es… está muy lejos de la inocencia."

"No me importa." Dijo ella suavemente.

"Hay líneas entre hermanos y hermanas que se supone no deben ser cruzadas y sí, reconozco que algunas líneas entre nosotros se han desdibujado, pero aun así, no es normal."

"Pero nosotros no somos normales, ¿recuerdas?" ella se levantó y se acercó a él, colocando una mano en su pecho apaciblemente.

Él contuvo un tembloroso suspiro. "También eso lo sé…"

Maldición, ella era convincente.

..

Sus pies estaban descalzos, sus zapatos yacían en el piso, en frente de él. Él caminó de largo, acercándose a ella.

Cerró la puerta detrás de su entrada, ignorando la mirada que le arrojaban los ojos oscuros frente a él.

En vez de acercársele, él se volteó hacia un lado, encendiendo las luces tenuemente. Ella lo miró fijamente sin moverse.

"¿Escondiéndote en tu propia fiesta?" preguntó él, mirándola a la cara.

"Había demasiada gente." Respondió ella con simpleza. "¿Por qué estás aquí, Justin?"

"También soy parte de la familia." Le contestó, ganándose otra mirada de piedra, "de cualquier forma, vine aquí simplemente para felicitarte. Esto es un gran evento, ¿sabes? Nadie esperaba que terminaras la secundaria."

Ella le lanzó una mirada sombría, "¿Viniste aquí con Julieta?"

"Es mi prometida, ¿tú qué crees?"

"Debí suponerlo," replicó Alex amargamente, "¿Podrías dejarme en paz?"

"¿Y ahora qué es lo que te molesta?" él trató de alcanzar su brazo, pero ella lo rechazó con un pequeño, pero efectivo empujón.

"Tú y tu novia chupasangre."

"Prometida," le corrigió, "cuando estamos solos tú y yo, estás callada y claramente molesta, pero para todos los demás- es como si todo estuviese perfecto. Tan sólo hace dos minutos estabas abrazando a Julieta como si fuese tu mejor amiga."

"Lo que ellos ven-" empezó ella, pero antes de que pudiera decir cualquier otra cosa, él la interrumpió.

"Es una mentira," dijo, completando su frase y mirándola entretenido, "es todo un engaño, una actuación. La perfecta princesita tan dulce e inocente. Pero yo conozco a la fría y manipuladora perra que realmente eres. Lo entiendo, Alex." Dijo él, inclinándose lentamente hacia ella, con las manos apoyadas en los brazos de la silla en la que se hallaba sentada, hasta que sus rostros quedaron al mismo nivel visual.

"Entonces sabrás que no debes buscarme por las malas." Respondió ella en voz baja, con sus ojos perforando los suyos.

El frío fuego (T/N: eh, oxímoron) en sus ojos lo hacía querer sonreír, le encantaba sacarla de quicio. Esto era lo que hacían mejor. Las miradas, las peleas… y él odiaba admitirlo, pero nunca se cansaba de eso, nunca conseguía suficiente.

"No deberías fruncir el ceño, te saldrán arrugas" susurró, sintiendo que ella se tensaba ligeramente, colocando un suave beso en su mejilla antes de alejarse. "Deberías volver a tu fiesta."

"No quiero."

"Puedo hacerte querer"

"Lo dudo." En su rostro empezó a vislumbrarse una pequeña sonrisa. "Me subestimas."

"Un error que no cometo frecuentemente" respondió él, acercándose a ella, rozando el espacio entre sus piernas. "Vamos, ¿sí?"

"Me gusta estar aquí." dijo ella mirando la habitación oscura, antes de acercársele y caminar hacia la puerta.

"Es oscuro, vacío, y escalofriante. Sí, puedo ver el porqué es de tu agrado."

..

"¿Justin?" preguntó Alex perezosamente, inclinándose de nuevo hacia la cama, "¿Estás molesto conmigo?"

"No. Supongo que no." Le informó él, con un tono de voz áspero. "Solo, mantengamos esto entre nosotros."

"¿Te sucede algo?" Julieta observe a su esposo, quien parecía estar en su propio mundo, "has estado un poco callado desde que volvimos."

"Es tan solo… el trabajo." Él tosió y mantuvo su mirada sobre Alex, que para el momento estaba leyéndole una historia a su pequeña hija en el sofá de la sala de estar.

Lo perturbaba un poco, porque no podía descifrarla.

"Deberías dormir un poco," su esposa hizo un agradable esfuerzo para darle un pequeño beso en los labios, "podemos terminar esto con Alex." Ella señaló hacia los platos sucios y demás cosas en el fregadero.

Justin asintió y caminó hacia Alex y Emma.

"¿Pasa algo?" Ella había notado su presencia en segundos.

"No, solo vine aquí a darles las buenas noches."

Con sus ojos clavados en los de ella casi olvidaba que su hija lo estaba viendo todo.

"¡Papi! ¡La Tía Alex me pintó las uñas!" Su dulce voz atrajo su atención de vuelta a ella.

"Déjame ver," Justin observó sus pequeños deditos mientras los sostenía en el aire, "¡Wow, ahora son rosa!"

"Rosa sexy." Corrigió Alex con una de sus características sonrisas.

Julieta entró en la sala de estar extendiendo sus brazos hacia su hija, "Emma, cariño, es hora de cepillarse los dientes.

"Buenas noches, cielo." Dijo él rápidamente mientras observaba a Julieta cargar a su hija y llevársela. El silencio llenó la habitación y él se sentó en el otro extremo del sofá.

"¿Esto es a lo que llamas dormir?" ella lo miró,

Él mantuvo su mirada en la pantalla del televisor, "No estoy tan cansado."

"¿Por qué?"

"No lo sé. ¿Tú?"

"No estoy tan cansada." Ella imitó su voz lela y oyó cómo reía, "¿Estás seguro de que no te incomodo?" preguntó, observándose las uñas indiferente.

"No es nada, Alex." Dijo secamente, acomodando su mirada en ella. "El día ha estado un poco raro, eso es todo."

"¿Por mi culpa?"

Él no respondió.

"¿Crees que podremos almorzar juntos mañana?" Sugirió ella, "Julieta está con Emma y no tengo nada mejor que hacer. Podría pasar por allí y ver el hospital después de todo."

"Claro." Dijo simplemente.

Otros diez minutos pasaron en silencio.

Había algo en su mente y él necesitaba dejarlo salir, "La verdad, sí hay algo que está molestándome."

Ella se deshizo de la revista que se hallaba en sus manos y se volvió para verlo. "Dime."

"¿Cómo es que recuerdas haberme drogado y dejado que bebiera vino, pero no recuerdas el resto?"

Ella cruzó los brazos sobre su pecho, a la defensiva. "¿Qué se supone que significa eso?"

"Alex, solo estoy preguntando. No tiene sentido."

"Pues algunas cosas no tienen sentido."

"¿Qué? ¡Ahora eso no tiene sentido!" él lucía confundido, "Solo estoy pidiendo la verdad. Nada más."

"Suena como si me estuvieses culpando de todo esto."

"No, ¿por qué haría eso? Umm… vale, fuiste tú quien casi me drogó en primer lugar." Justin señaló sarcásticamente.

"¡Fue un accidente!" gritó mientras se permitía calmarse un poco, "¿No puedes simplemente dejarlo así?"

Él se inclinó más cerca de ella y tomó sus manos, "Alex, mírame a los ojos y dime que nada pasó. Que no dejaste que nada pasara." Su respiración aumentó en intensidad, "Por favor."

Ella sonrió dulcemente, "Te prometo que nada ocurrió."

Él se había disculpado por culparla y todo estaba bien de nuevo. Ella sabía que él solo estaba confundido por todo y se había ido por un mal camino.

Alex se había quedado despierta y estaba ahora disfrutando de la oscuridad que la rodeaba.

Había pensado en irse a dormir, pero había algo que la mantenía despierta.

Pensamientos e imágenes cruzaron por su mente mientras le daba un sorbo a su chocolate caliente.

..

Ella se inclinó contra él, con su cabeza en su hombro.

"¿Alex?" preguntó, con voz baja, "me siento gracioso."

Ella se carcajeó, "deben ser las píldoras."

Él se quedó callado, moviéndose en su asiento de vez en cuando, todavía incapaz de concentrarse o quedarse quieto. Prontamente, se volvió para encararla.

"¿Qué?" Alex se había dado cuenta de cuán raro la miraba.

"¿Julieta? ¿Dónde está mi Julieta?"

"Bieen… ahora te estás tropezando." Ella solo le sonrió, "Soy yo, Alex."

Justin murmuró algo que ella no pudo escuchar y tomó su rostro en sus manos, "Eres tan bonita…"

"Y tú eres tan estúpido," ella pinchó una de sus mejillas y sonrió, "mañana me vas a matar por esto."

Él asintió "Uhmm."

"¿Te sientes bien?" le preguntó mientras acariciaba su piel con las uñas, garabateando apaciblemente, lo que lo hacía quejarse de placer suavemente.

"Nunca he estado… mejor." respondió él y ella soltó unas risitas por sus palabras arrastradas.

Ambos suspiraron, cansados y él se giró para recostarse en su hombro, esta vez para apoyarse, "hueles bien." él respiró en su cuello.

Sus ojos se cerraron por un segundo mientras él la sostenía fuerte, encarando a su cuello, tomando un profundo respiro, olfateándola, mordisqueado su cuello.

Enterrando las manos en el cabello de él, ella lo atrajo hacia sí, "No," no podían evitar gemir con los ojos cerrados, "Detente."

..

"¿Todavía sigues despierta?"

Los ojos de Alex se abrieron de golpe, "Sí… disculpa ¿te desperté?"

Julieta negó con la cabeza, "No. La verdad había olvidado agradecerte por cuidar a Justin anoche."

Ella ahogó algunas risitas calladamente, "para eso está la familia, ¿cierto?"

"Cierto."

"Lamento lo de beber toda tu reserva de vino," ella sonrió, "te pagaré."

"Justin ya me explicó todo y me dijo que incluso hiciste cena para ellos. Solo estoy feliz de que haya alguien cuidándolos a Emma a él mientras yo no estoy," Julieta sonrió sinceramente, "sé que él ha estado trabajando bastante y estoy contenta de que tenga alguien que pueda ayudarlo a relajarse y bajar su estrés. Yo no soy el tipo de persona que hace todas esas cosas, pero sé que tú lo eres. Prefiero tenerlo aquí contigo que en cualquier bar con extraños- ¿entiendes a lo que me refiero?"

"Sí," Alex asintió con una amplia sonrisa en su rostro, "En serio, Julieta, no te preocupes por eso… el placer es todo mío."

A/N: No es malvada… tan solo… sabe lo que quiere, ¿no? ;)

No, en serio, Alex puede parecer algo escalofriante, pero ella solo tiene algunas cosillas de "dejarse llevar"… supongo.

Mientras la historia vaya avanzando, entenderán de dónde viene.

Así que no se asusten… y y y tengo más de 100 reviews de ustedes chicos, qué honor

Thanks

T/N: En cuanto a mí… Ya, me cansé de traducir por hoy. Supongo que les prometeré subir el capítulo para la semana que viene, pero con suerte estará listo antes de mi cumpleaños, ¡cumplo diecisiete el 2 de septiembre!

Bueeno. De regalo déjenme algunos reviews :C

Por cierto, en este cap, le mando saludos a una personita muy especial para mí, HOLA DANIEL A. P. R. ¡TE QUIERO! :* espero que cuando leas este cap, todos nuestros asuntos pendientes se hayan resuelto.

Sin más que decir, me despido de uds. LOS AMO.

BYE.