Aclarando que: Los personajes mencionados en este fic pertenecientes al juego bloody roar, son propiedad de Hudson y su marca registrada. La historia es sin embargo de mi autoría, aunque ha sido basada en una película que acabo de ver, pero que no recuerdo el nombre…

Hago esto sin ánimo de lucro.

Capitulo 1: Hipótesis

1.- Es una falsificación

Ventajas: no hay problema

Desventajas: Párese ser que es la letra de Uriko, en todo aspecto, su forma de expresión y escritura, además de que sería un trabajo muy infantil para un falsificador profesional.

No podría explicar porque en estos momentos Uriko me observa de reojo desde la puerta del aula, totalmente... ¿Apenada?

2. Una broma

Ventajas: Seria algo gracioso

Desventajas: Es algo muy preparado como para ser una broma de Uriko, además de que no explicaría su extraño comportamiento de los últimos meses... tal vez se esté riendo de mi en estos momentos que me mira desde la puerta

3. Es cierto

Ventajas: Explicaría todo lo que ha ocurrido

Desventajas: Esto sería algo incomodo, parece ser algo muy sincero y serio, no al estilo de Uriko, ni el mío.

4. Se trata de una equivocación

Ventajas: Hay muchos "Kenji" en el colegio, esta carta podría estar destinada a otra persona.

Desventajas: No hay muchas chicas de nombre Uriko, es su letra y además la carta estaba en mi casillero, que sin duda Uriko conoce a la perfección y nunca lo confundiría

Kenji el joven zoantropo del topo, frotaba sus delgados dedos contra su final y clara frente, tratando de analizar todas las posibles razones de aquella noticia que había descubierto esa misma mañana. Sus cabellos castaños danzaban con el viento y su sus dorados ojos se hallaban fijos en el escritorio, cuando de repente en su mente calculadora y analítica formulo una posibilidad que le hizo abrir sus ojos como platos y ver hacia donde Uriko se encontraba

5. Dios mío... Uriko se ha vuelto loca

Ventajas: ¿Explicaría todo?

Desventajas: Los sentimientos parecen sinceros, se ve nerviosa, pero si estuviese demente o con algún desorden mental su hermana Alice ya lo hubiese notado, ha demostrado gran fuerzadespués del rechazo de los humanos y de los horrores que vivió en el pasado, la verdad es muy poco probable la locura.

La idea no le satisfacía para nada esta idea, pero era la más lógica, según su calculadora mentalidad, pero de repente, al estar observando de nueva cuenta la carta de amor escrita en la hoja de un cuaderno de raya, la mente del joven Ninja viajo en el tiempo hacia su pasado, un pasado tortuoso y lleno de angustia hasta el día en que conoció a su actual hermano mayor y a su dulce compañera, a la que ahora analizaba, pero hubo entonces algo en esas visiones que le hizo temblar por dentro.

Maldición... ¿podría ser?

6. Buzusima el loco científico que creo a los zoantropos del Bloody Roar Tournament, modifico nuestro organismo, ha cambiado las hormonas de Uriko y tal vez las mías propias para hacer que Uriko y yo nos sintiéramos irresistiblemente atraídos el uno por el otro, a tal grado que en un futuro nos pudiésemos reproducir, obteniendo una línea directa de poderosos zoantropos.

Ventajas: ¿Puede que explique todo?, ¿Explicaría su atracción por mí? ¿Podría explicar su atractivo para mí?... El nos mantuvo en su poder durante el mismo tiempo, o más o menos estuvimos bajo su "custodia" durante una misma etapa, el bien pudo pensar en la reproducción como una buena forma de crear más zoantropos

Desventajas: Seria algo raro, ¿un topo y un gato?... bueno eso es lo de menos, y en definitiva, que el cielo me ayude, pues si el susodicho hizo lo que pienso, le matare.

Kenji volvió su mirada hacia la carta, la leyó y la releyó, pero no podía estar totalmente seguro de nada, sus dedos finos y delgados masajeaban sus sienes tratando de traer algo de calma, tenía solo tres teorías que bien lo convencían, aunque lo llevaban al borde de la paranoia.

Carajo, me estoy volviendo loco, bueno en parte creo que mis teorías no están tan... mal, pero bueno, no puedo descartar que tal vez Uriko si este... interesada en mi persona, pero no entiendo por que... he sido un asesino durante casi toda mi vida, soy un combatiente simplemente, además... bueno yo le he atacado con anterioridad... yo soy bakuryu, el maestro Ninja que por poco le doy muerte a ella y a su maestro

La cabeza de Kenji daba vueltas y vueltas, mientras recordaba aquella noche, en que él había intentado asesinar al maestro de Uriko, Long Shin.

Estuve a punto de lograrlo cuando... ella se volvió en su forma bestia y me hizo frente.

Kenji seguía en sus pensamientos cuando de repente alguien entro en el aula, era el tiempo del descanso, así que supuso que el que había entrado tenía algo de tareas que hacer, más sin embargo necesitaba una distracción y entonces se volvió hacia quien había entrado. Emma Couth, una alumna del primer grado de la preparatoria, una antigua pretendiente del joven Kenji.

La chica le miro rápidamente, y después de una pequeña sonrisa, miro al suelo completamente ruborizada, pero Kenji no hizo nada, ni siquiera sonrió de hecho su mente volvió al pasado, por suerte esta vez no a uno doloroso, o al menos no tanto.

La verdad es que recibir notas de amor no era algo nuevo para el joven Ohgami, hace no más de un año había recibido cuatro notas de amor y unas tres declaraciones, pero... ¿Por qué esta era distinta?

No es que me moleste, de hecho Uriko es alguien muy especial para mí, pero... es que no entiendo ¿Qué es lo que me ven las chicas?, si es cierto que soy un joven muy formal, serio, interesante hasta cierto momento... pero... detrás de todo eso, debo de recordar que ninguna de ellas me conoce en verdad, soy un asesino y nadie lo sabe en este sitio, excepto claro... ella... ¿es eso lo que lo hace distinto esta vez?, de ser así, debo entonces buscar la manera de cómo parar esta situación, se que a Uriko tal vez no le importe lo que yo haya sido o lo que sea, pero a mi si me importa y jamás me perdonare el haberle lastimado en aquel entonces...

Kenji trataba de idealizar entonces un plan para quitarse a Uriko de encima, la verdad era que el no deseaba hacerlo, pero por su seguridad, debía de hacerlo, ¿pero cómo?... de qué manera no la lastimarla, él sabía que Uriko era una niña muy sentimental, y que lo que sufrió en el pasado la hacía demasiado susceptible, así que de nueva cuenta su mente formulo varios planes.

1. Inventarle que tengo otra novia

Ventajas: Sería algo muy poco doloroso, no habría problema en fingir, a excepción de que ella sabe que he rechazado a cuatro chicas en menos de un año.

Desventajas: en caso de que lo creyera, pudiese acarrear un odio hacia la susodicha, que en este caso probablemente no existiría y ella adelante le descubriría.

2. Rechazarle

Ventajas: La alejaría de mí de forma definitiva, he... eso no es una ventaja

Desventaja: Podría lastimarle de por vida, ella es muy sensible, además de que nuestros hermanos tiene una relación muy personal, lo que haría esto insoportable para los dos.

3. Desaparecer

Ventajas: no hay problema, soy bueno fingiendo, en eso soy un maestro

Desventajas: ¿Causaría demasiado daño?, ¿Podría mi hermano Yugo soportarlo?

Kenji seguía pensando en que debería hacer, y como, era lo más importante, a tal grado que de nuevo se perdió en sus pensamientos sin darse cuenta de que la chica de nombre Emma se había acercado a su pupitre.

—Hola

Aclamo ella con voz amable, pero Kenji no reacciono, hasta después de un pequeño instante en que calvo sus dorados ojos en la joven y le respondió fría pero cortésmente, sin duda alguna Kenji era un maestro del disfraz, podía mostrarse sumamente tranquilo ante su propia muerte, e incluso mentirle a su propio hermano, pero más sin embargo el sabía que en el mundo, en su mundo, había alguien a quien jamás engañaría, y el hablar con Emma le rectificaba la cruel verdad.

No lo entiendo, simplemente no es algo normal, puedo fingir a quien sea, puedo mostrarme insensible ante todos, ante todos salvo por ella... Uriko, es algo muy especial, no sé porque pero siempre que la miro le sonrío, ella es la única capaz de robarme una risa, de robarme un suspiro, ¡es la única que me saca de quicio!

Kenji observo atento a Emma, quien el platicaba cosas muy triviales, como las clases, los profesores, tareas, etc., aunque el joven bien sabía lo que la chica quería, era demasiado fácil adivinarlo...

—Y tal vez podríamos salir algún día, no sé al baile de graduación...

—No puedo, gracias

Contesto Kenji de la manera más cortes que le fue posible, para después tomar sus cosas y salir del aula, dejando un corazón roto pero todavía latente. Mil y un recuerdos de cuerpos sin vida, cuerpos que alguna vez fueron personas con un trabajo, una familia... ¿a cuántos había matado Kenji por Buzusima?, simplemente el no podía perdonarse, el era demasiado peligroso, por ello el no quería tener relaciones personales, no más de las que ya tenía.

Pero ella insiste, y lo peor es que yo si lo deseo...pero...

Los recuerdos de Kenji eran cada vez peores, que solo la fuerza y la calma que le había brindado su entrenamiento le impedían perder la cabeza, aunque por un momento deseo que Kohyryu, su "clon" maquina regresase por él y lo eliminase, seguramente así no tendría más problemas, la muerte es el final de sus pesares, más sin embargo no sería capaz de lastimar a las únicas personas que siguen creyendo en él.

— ¡Kenji!

La dulce y alegre voz de la joven Nonomura le saco de sus pensamientos; Kenji volvió su mirada hacia la dirección de donde provenía la voz, a pesar de que su mente le pedía que saliera huyendo de allí, el no pudo si quiera tratar de ignorarle.

Era la razón de su confusión, su martirio y al mismo tiempo la única razón de su vida, Uriko Nonomura, una joven Japonesa, o al menos eso sabía él, de largos cabellos chocolate y enormes ojos caoba, algo raro en oriente, pero eso poco importaba, ya que cada vez que él veía aquel hermoso y alegre rostro, todo el mundo y todos sus males desaparecían con ella.

—Uriko

Saludo él, al tiempo en que alzaba su mano para saludarla.

La joven entonces se abalanzo contra él envolviéndolo en un cariñoso abrazo, que él correspondió de forma inconsciente. Ella le miro entonces fijamente a los ojos, y después le sonrió.

— Me da tanto gusto verte Kenji Kun

Aclamo ella contenta, mientras el joven correspondía la sonrisa, a pesar de que su mente le decía que debía alejarse lo antes posible.

—No es para tanto Uriko, nos veremos a la salida otra vez

Las palabras salieron como si fuese fuego por su garganta, sabía que al decir eso, era aceptar la confesión de los sentimientos de la chica, y entonces el tendría que buscar una manera de cómo frenarle, de cómo alejarle de él.

Uriko le soltó entonces, mientras le miraba divertida, para después, ya más tranquila y con apenas un hilo de voz pedirle un favor.

— Oye Ken... yo... quería hablar contigo en... bueno... a solas, si puedes

Kenji no respondió y su rostro se torno rígido como la roca, sus manos cayeron en seco a los lados de su cuerpo, mientras sus ojos se fijaban en el suelo.

—Debo irme

Aclamo Kenji al tiempo en que daba media vuelta y quedaba de espaldas a la joven Uriko, que le miraba desconcertada, sin entender que había ocurrido. Kenji se alejo a paso veloz de ella, volviendo al aula de clases, que esta vez se encontraba llena, se la hacía tarde para la segunda clase, y ni siquiera había ido al almuerzo.

¿Cómo explicarle?

Se decía a si misma mientras imaginaba la cara de su amada, totalmente desconcertada y tal vez hasta decepcionada, el no podía dar crédito a lo que estuvo a punto de ocurrir, pero ahora de alguna manera se había quitado el problema de encima, hasta que llegase la hora de la salida, su única salvación era que ella olvidara el tema.

Uriko miraba el cielo sin entender que había ocurrido, desviando su atención de la clase de matemáticas, no podía creer lo que había ocurrido, de hecho ni siquiera lo entendía.

Tal vez... se le olvidaron sus útiles, o presencio algo peligroso o... no me escucho, o no leyó la carta...o... no...me...

La joven silencio la frase antes de siquiera pensar en la respuesta más obvia, ella amaba al joven Ohgami, era cierto, a pesar de lo que él había hecho en el pasado ella aprendió a quererlo, pero no podía asegurar lo mismo por parte de él.

El es muy guapo, listo, fuerte, un chico modelo, bueno exceptuando que es un zoantropo, si quiera él puede controlarse en esa forma... en cambio yo... ¿Cómo espero que se fije en mí?, digo que tal si él solo me ve como una amiga y nada más, o será a caso que... ¡¿no le gustan las chicas?

Los ojos de la joven se abrieron de par en par mientras su imaginación volaba más allá de lo imaginable, para escapar al rechazo de su amado, y aunque era una opción muy extraña y poco probable, no era tan ilógica y de hecho era la menos dolorosa.

Mientras tanto Kenji se encontraba meditando en la azotea de la escuela, como de costumbre cuando no deseaba estar cerca de sus compañeros iba allí a relajarse, pero esta vez, la paz jamás llego.

Y ahora tendré que hacerle frente, mmm... o tal vez no, bien puedo decirle que se me ha olvidado algo justo antes de que salgamos del colegio... pero ella bien puede esperarme, o incluso acompañarme y eso será algo muy malo, pues estaríamos a solas

Sin saber por qué el joven se ruborizo totalmente.

¡No!... ¿en qué demonios pienso?, digo debo de concentrarme en qué hacer para decirle que no, de tal manera que no termine odiándome.