Consecuencias de ser una princesa

Disclaimer: Ninguno de estos personajes me pertenece.


—¡Tooru-kun! — escuchó como lo llamaba desde el otro lado de la puerta. —¡Sale ya!¡llegaremos tarde!

Tooru, quien no despegaba la mirada del espejo, se apoyó con ambas manos en el lavado. —¡No puedo hacerlo!

Se escucharon varios golpes en la puerta, Fuera del baño Shihoudani llamó exasperado a su amigo. —¡Sale de una puta vez!, ¡terminemos con esto!

Tooru Kouno, un delicado moreno, llevaba encerrado ya por media hora en ese lugar, este día sería el primero que ejercería su deber de princesa. Pero todavía le falta uno de los pasos más importantes para cumplir su trabajo. Depilarse.

—¡No puedo hacerlo!¡No lo haré! —es su respuesta.

—¡Entonces aféitate! —gritó el rubio —¡Pero por lo menos has algo!

Se escuchó ruido en la puerta y al segundo siguiente Yuujirou está a su lado, tomando la cera caliente que reposaba en la repisa. Una mirada seria grabada en su rostro mientras obliga al moreno a sentarse.

—Co… ¡¿Cómo entraste? —Alarmado, Tooru intenta escapar— ¡Había cerrado!

—simple, abrí. —Contestó, una sonrisa macabra dibujándose en su angelical rostro —Ahora, a depilarte.

—¡No!