No puedo evitar sentir como mi vida empieza a desvanecerse, pero a pesar de el dolor que siento se que tu sientes uno mas grande lo se por la forma en la que me miras suplicándome que no me valla que resista que me quede contigo, tus lagrimas caer en mis rostro recorren mis mejillas como si fueran mías, mi ojos quieren llorar pero mi alma se esta secando impidiéndome seguir.

Intento levantar mi mano hacia tu rostro quiero-o no deseo tanto quedarme cumplirte lo que hace tanto te prometí y hasta ahora lo había cumplido.

-te tienes que quedar conmigo-tratas de hacer que tus palabra suenen como orden pero llegan a mis oídos en forma de suplica

Sonrió a pesar de que no hay ningún motivo para hacerlo, mi mano por fin alcanza tu rostro acarisicio tu cara en un inútil intento de recordarla a pesar de mi muerte, me siento tan débil que mi mano empieza a resbalarse pero antes de que caiga la sujetas con firmeza contra tu mejilla.

-Lo-o sient-o- mi voz suena muerta la sangre a llenado mis plumones ya no puedo respirar

-no hay nada que perdonar ya-a veras que todo saldrá bien-se que esas palabras te las dices mas a ti que a mi

-siempre he sido mala dspid…. Despidiéndome-cada vez me cuesta mas responderte

No contestas me observas detenidamente cierras los ojos con fuerza como si al abrirlos todo esto desapareciera.

Intento respirar pero lo único que consigo es ahogarme con mi sangre, abres los ojos y puedo ver la desilusión al verme aun entre tus brazos muriendo tu mano aprieta aun mas fuerza la herida en mi vientre pero ya todo es inútil no siento nada y lo que logro sentir es solo dolor.

No se cuantas veces imagine nuestras vida, cada momento por mas insignificante que fuera lo había soñado tenia esa vaga ilusión de que algún día solo seriamos tu y yo que no habría nadie que nos separara y ahora todo esto se terminaría y todo por culpa mía

-perdóname, lo lamento tanto yo yo solo quería que no te pasara nada- termine de hablar y mi voz cada vez sonaba mas débil pude sentir como algo cálido salía de mi boca era esa la sutil señal de que todo estaba por terminar

-no me dejes- abrí un poco mas lo ojos luchaba cada vez mas por que no se cerraran vi tu cara con tanto detenimiento recordando cada parte de el tus ojos aquellos que miraban de una manera tan absorbente y de ese profundo negro en el que podía perderme tus labio con los que solías dibujarme una sonrisa que era solo mía y que hoy solo mostraban dolor.

Me levantaste un poco y posaste tus labios sobre los míos e n un ultimo beso el sabor metálico me decía que ese seria el ultimo ¿este es el sabor de la muerte? Intente alargarlo lo mas que pude sabiendo que este seria el adió de nuevo sentí tus lagrimas bañarme el rostro también sentí como todos tus brazos me apretaban mas a tu cuerpo te apartaste liberando mis labio y de nuevo mi rostro reflejado en tus ojos vi como se apagaban al igual que mi existencia.

-te-e amo- fue lo ultimo que te escuche decir antes de caer en este sueño eterno.